Las cin­co mara­vi­llas del gaz­tetxe Mara­vi­llas

Pri­me­ra mara­vi­lla: el anta­go­nis­mo de la oku­pa­ción popu­lar fren­te a la ocu­pa­ción fas­cis­ta. La oku­pa­ción de un local, un edi­fi­cio o de una tie­rra, o sea, la recu­pe­ra­ción por el pue­blo de aque­llo que le arre­ba­tó la bur­gue­sía, es jus­to lo con­tra­rio que la ocu­pa­ción de un local por el fas­cis­mo, como vere­mos. El gaz­tetxe Mara­vi­llas de la pla­za Nava­rre­ría de Iru­ña (Eus­kal Herria), un pala­cio aban­do­na­do, res­pon­de a una estra­te­gia de auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar, tra­ba­ja­do­ra, que se auto­ges­tio­na para impul­sar la eman­ci­pa­ción del pue­blo obre­ro median­te la eman­ci­pa­ción juve­nil como deto­nan­te de con­cien­cia­ción colec­ti­va. El gaz­tetxe es así un expe­ri­men­to de con­tra­po­der juve­nil que demues­tra no sólo a otros sec­to­res de la juven­tud sino tam­bién de los adul­tos que es posi­ble crear islo­tes de liber­tad en el océano capi­ta­lis­ta. Islo­tes siem­pre some­ti­dos a toda cla­se de pre­sio­nes y ame­na­zas para aca­bar con ellos.

Por el con­tra­rio, cuan­do los neo­na­zis de Hogar Social Madrid ocu­pan un edi­fi­cio en el que esta­ba el Regis­tro de la Pro­pie­dad sito en la calle Prín­ci­pe de Ver­ga­ra, en Madrid (Espa­ña), no quie­ren cues­tio­nar la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta sino refor­zar­la median­te la legi­ti­ma­ción del fas­cis­mo, del racis­mo, de las jerar­quías auto­ri­ta­rias y ver­ti­ca­les que ejer­cen la cari­dad para con la cla­se obre­ra empo­bre­ci­da, alie­nán­do­la con el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol y el odio a la soli­da­ri­dad entre los pue­blos, cla­ses y muje­res explo­ta­das.

Los valo­res del gaz­tetxe se sos­tie­nen, como su pro­pio nom­bre indi­ca, en la pra­xis del poder juve­nil que rom­pe o al menos debi­li­ta las cade­nas del poder adul­to con la auto­or­ga­ni­za­ción, la auto­ges­tión, la auto­de­ter­mi­na­ción y la auto­de­fen­sa. Sin pre­ci­sio­nes aho­ra, una de las gran­des dife­ren­cias entre el poder juve­nil y el adul­to radi­ca en que la obe­dien­cia y el patriar­ca­do son carac­te­rís­ti­cas del segun­do, como lo son tam­bién el mie­do al pen­sa­mien­to crí­ti­co y a la liber­tad. El fas­cis­mo es el epí­to­me del poder adul­to en su esen­cia bru­ta aun­que haya neo­fas­cis­tas rela­ti­va­men­te jóve­nes pero enve­je­ci­dos men­tal­men­te.

Segun­da mara­vi­lla: la cues­tión de la pro­pie­dad. El gaz­tetxe quie­re ser en la medi­da de lo posi­ble un peque­ño poder comu­nal, pro­to­so­cia­lis­ta, que cues­tio­na en su día a día la irra­cio­na­li­dad esen­cial de la pro­pie­dad bur­gue­sa y la nece­si­dad urgen­te de socia­li­zar el sue­lo como pri­mer paso inelu­di­ble para garan­ti­zar la cali­dad de vida del pue­blo tra­ba­ja­dor. Por esto mis­mo, un hilo rojo conec­ta al gaz­tetxe con un taller o fábri­ca oku­pa­da por las y los obre­ros en huel­ga, etc.: esa oku­pa­ción se orien­ta hacia la defi­ni­ti­va recu­pe­ra­ción de ese espa­cio al eman­ci­par­se como espa­cio socia­li­za­do median­te la lega­li­dad del pue­blo que es la ile­ga­li­dad de la bur­gue­sía, y vice­ver­sa.

No deci­mos nada nue­vo ni des­cu­bri­mos nin­gún mis­te­rio al insis­tir en el cru­cial pro­ble­ma de la pro­pie­dad. El anta­go­nis­mo entre la pro­pie­dad bur­gue­sa y la socia­lis­ta, o comu­nal para res­ca­tar la auto­crí­ti­ca de Engels, pudre aho­ra más que nun­ca antes la civi­li­za­ción del capi­tal. Debe­mos refe­rir­nos siem­pre a ese anta­go­nis­mo para des­cu­brir la razón últi­ma que impul­sa a los repre­sen­tan­tes socio­po­lí­ti­cos del capi­tal en Nafa­rroa e Iru­ña, en todas par­tes, a cerrar los gaz­tetxes y las empre­sas recu­pe­ra­das, a legis­lar y apli­car toda serie de prohi­bi­cio­nes u obs­tácu­los pre­vios a los embrio­nes de con­tra­po­der popu­lar. Sean gro­se­ra­men­te reac­cio­na­rios o edu­ca­da­men­te refor­mis­tas, los dele­ga­dos socio­po­lí­ti­cos del capi­tal saben que su cómo­da for­ma de vida, sus suel­dos, depen­den de la efec­ti­vi­dad de su ser­vi­dum­bre al capi­tal.

Cuan­do la ini­cia­ti­va juve­nil y popu­lar empie­za a rei­vin­di­car nece­si­da­des y dere­chos socia­lis­tas inacep­ta­bles por el capi­tal, los ama­bles refor­mis­tas que defien­den sus intere­ses se ponen ner­vio­sos por­que el capi­tal les recuer­da para qué les ha pres­ta­do el poder legal que admi­nis­tran. Y es que, como dijo el alcal­de peneu­vis­ta de Bil­bo, Azku­na, cuan­do solem­ne­men­te jus­ti­fi­có el des­man­te­la­mien­to vio­len­to de Kukutza: la pro­pie­dad es into­ca­ble. Tam­bién el mons­truo de la pro­pie­dad bur­gue­sa aplas­tó Kortxoe­nea y revo­lo­tea sobre Erre­ka­leor y sobre tan­tos y tan­tos embrio­nes de espe­ran­za huma­na: hay que des­truir­les antes de que ger­mi­nen y demues­tren que se pue­de cons­truir el futu­ro libre median­te la liber­tad pre­sen­te.

Ter­ce­ra mara­vi­lla: la nación popu­lar, comu­nal, tra­ba­ja­do­ra. El gaz­tetxe es auto­or­ga­ni­za­ción juve­nil que se iden­ti­fi­ca como eus­kal­dun y bus­ca auto­ges­tio­nar­se cada vez más median­te el eus­ka­ra como valor de uso comu­nal. Por ello el con­te­ni­do de nación vas­ca que desa­rro­lla es con­tra­rio al con­jun­to de la ideo­lo­gía bur­gue­sa que lle­va en su seno for­mas com­ple­men­ta­rias de nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus varias expre­sio­nes, de auto­no­mis­mo y regio­na­lis­mo de las media­nas y peque­ñas bur­gue­sías autóc­to­nas, y del cos­mo­po­li­tis­mo fabri­ca­do por el capi­tal finan­cie­ro mun­dial para com­ba­tir el inter­na­cio­na­lis­mo de los pue­blos.

Dado que el gaz­tetxe es la pra­xis de lo común des­de y para su valor de uso, el idio­ma y la cul­tu­ra en la que se expre­sa cada vez más, el eus­ka­ra en su pra­xis dia­ria con­fir­ma aque­lla vital e impres­cin­di­ble afir­ma­ción de Marx de que la len­gua común es «el ser comu­nal que habla por sí mis­mo». Esto tam­bién es inacep­ta­ble para un capi­ta­lis­mo que tie­ne en su indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral una de las ramas más ren­ta­bles, uni­da a la del turis­mo des­truc­tor de las iden­ti­da­des popu­la­res e impo­si­tor del opre­sor enga­ño de la «ciu­da­da­nía del mun­do». Y por lo mis­mo, la len­gua como valor de uso comu­nal, es decir, como con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria, tam­bién es incon­ci­lia­ble con la mer­can­ti­li­za­ción que de ella hace el auto­no­mis­mo y en menor medi­da el regio­na­lis­mo. O sea, el gaz­tetxe ayu­da a la (re)construcción de otra nación vas­ca anta­gó­ni­ca con la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta.

Cuar­ta mara­vi­lla: la con­cien­cia polí­ti­ca en el pues­to de man­do. Lenin decía que la polí­ti­ca es la eco­no­mía con­cen­tra­da. La lucha por la pro­pie­dad comu­nal ata­ca a la raíz mate­rial y sim­bó­li­ca de la dic­ta­du­ra bur­gue­sa que sos­tie­ne la extrac­ción de plus­va­lía. Tan­to en el gaz­tetxe como en una uni­ver­si­dad en huel­ga, en un hos­pi­tal movi­li­za­do o en una asam­blea popu­lar y obre­ra exter­na al par­la­men­to en la que se deba­te cómo intro­du­cir la demo­cra­cia direc­ta en el sanc­ta sanc­to­rum de la fic­ción bur­gue­sa de demo­cra­cia, en estas y otras prác­ti­cas de demo­cra­cia de base, actúan nive­les más o menos desa­rro­lla­dos de con­cien­cia polí­ti­ca que se ha for­ma­do com­pren­dien­do que la úni­ca solu­ción es cons­truir el poder popu­lar.

El gaz­tetxe como espa­cio común solo vive en la medi­da en que sir­ve para inter­re­la­cio­nar la mayor can­ti­dad posi­ble de luchas: des­de la Amnis­tía y la anti­pa­triar­cal has­ta la eco­lo­gis­ta pasan­do por el urba­nis­mo y el anti­rra­cis­mo, la lucha con­tra el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, el arte y la cul­tu­ra en todas sus for­mas, la eman­ci­pa­ción de las sexua­li­da­des y los afec­tos, y un inaca­ba­ble etcé­te­ra. Un míni­mo deba­te demues­tra que esas luchas en apa­rien­cia inco­ne­xas entre sí, tie­nen sin embar­go un deno­mi­na­dor: en la medi­da en que avan­zan apun­tan al poder de cla­se de la pro­pie­dad pri­va­da: cár­ce­les y tor­tu­ras, muje­res como pro­pie­dad mas­cu­li­na, natu­ra­le­za mer­can­ti­li­za­da, urba­nis­mo para ricos, explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca de las y los migran­tes, las dro­gas como arma de des­truc­ción y de ganan­cia… Según se des­cu­bren sus cone­xio­nes con la tasa media de bene­fi­cio del capi­tal tam­bién se des­ve­lan sus con­te­ni­dos polí­ti­cos. La teo­ría siem­pre es nece­sa­ria y por eso se com­pren­de que, entre las múl­ti­ples tareas a rea­li­zar, tam­bién esta­ba orga­ni­za­do un cur­so de crí­ti­ca de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta des­de su esen­cia polí­ti­ca.

Y quin­ta mara­vi­lla: la auto­de­fen­sa. Fren­te a la entra­da del gaz­tetxe Mara­vi­llas, en la mitad de la pla­za hay un tabu­re­te, una mesa nor­mal de esas de for­mi­ca y varios micró­fo­nos. Alre­de­dor muchas per­so­nas y algu­nos perio­dis­tas que rodean a una pare­ja que expli­ca en eus­ke­ra y espa­ñol el inmi­nen­te cie­rre del gaz­tetxe. Esta­mos ante uno de los méto­dos de auto­de­fen­sa no vio­len­ta. Hay otros muchos méto­dos, pero pasan siem­pre por la expli­ca­ción de los por­qués de la repre­sión: dado que el gaz­tetxe asu­me que la polí­ti­ca está en el pues­to de man­do, su auto­de­fen­sa con­sis­te en expli­car todos los intrín­gu­lis ocul­tos de la polí­ti­ca del poder para movi­li­zar amplios sec­to­res popu­la­res en defen­sa del gaz­tetxe.
La auto­de­fen­sa comien­za des­de antes de oku­par el gaz­tetxe, des­de el momen­to en el que se deci­de abrir otro en res­pues­ta al que nos están cerran­do en ese ins­tan­te. La auto­de­fen­sa no es otra cosa que la ofen­si­va juve­nil per­ma­nen­te y cre­cien­te expre­sa­da en la con­sig­na de «nos cie­rran uno, abri­mos dos». Esta estra­te­gia, la úni­ca posi­ble, exi­ge pla­ni­fi­car con ante­la­ción toda la peda­go­gía de diá­lo­go y comu­ni­ca­ción con el pue­blo por­que sólo así la auto­de­fen­sa será común, cre­cien­te, la úni­ca con visos de vic­to­ria acu­mu­la­ti­va.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 15 de agos­to de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *