«El Esta­do no espe­ra que noso­tros clau­di­que­mos, sino que los demás os autocensuréis»

Entre­vis­ta a Pablo Hasél y Val­tònyc, dos rape­ros con­de­na­dos a pri­sión por las letras de sus can­cio­nes. El últi­mo fin de sema­na hicie­ron una gira por Cata­lu­ña para difun­dir su situación.

Pablo Rivadulla, <em>aka</em> [<em>also known as</em>] Pablo Hasél (Lleida, 1988) y Josep Miquel Arenas Beltran, <em>aka</em> Valtònyc (Sa Pobla, 1993) son dos raperos que juntos suman veinte años y seis meses de cárcel por «apología del terrorismo» e «injurias a la corona» en sus letras: <cite>El fascismo se cura muriendo</cite>, <cite>Microglicerina</cite>, <cite>Juan Carlos el Bobón</cite>…

La Sala Penal del Tribunal Supremo ya ratificó la condena de la Audiencia Nacional española de tres años y medio para el mallorquín, mientras que Hasél espera la orden de ingreso en la cárcel –el 2015 también fue condenado por el mismo tribunal a dos años por «apología del terrorismo». El último fin de semana recorrieron varias ciudades catalanas para difundir su situación. Hablamos con ambos minutos antes de su bolo en Lleida, el viernes 2 de marzo.

<strong>Pablo, la Audiencia Nacional española ha anunciado tu pena de prisión. ¿En qué momento personal y vital te encuentras para afrontarlo?</strong>

<strong>Pablo Hasél (H)</strong>: Con cierta angustia, por no saber cuándo entraré en la cárcel. Es posible que, como preso político, sea dispersado con todo lo que implica para la familia. Pero también con rabia, que es lo que me lleva a seguir luchando. Mucha gente ha despertado gracias a todo lo que pasa, y este es el objetivo de los que hacemos un arte revolucionario.

<strong>Josep Valtònyc (V)</strong>: Mi vida hará una pausa. Me han hecho fijo en el trabajo, hace poco que vivo con mi pareja, es un momento en el que mi vida empezaba a ser estable y ahora tengo que hacer un paréntesis porque en quince días tengo que ir a la cárcel. También es un momento en el que te haces más fuerte por la gente que te apoya, por los que se indignan por la condena y luchan por la libertad de expresión.

<strong>Para dos raperos comprometidos con la lucha social, ¿qué representa la cultura?</strong>

<strong>V</strong>: Es la manera de dar forma a la realidad, de utilizarla como instrumento de transformación social y, sobre todo, para provocar indignación, rabia y acritud. La cultura es la huella que dejamos durante nuestro paso por la vida.

<strong>H</strong>: Una herramienta para dar a conocer lo que los grandes medios del capitalismo quieren ocultar. Como reconoció la fiscalía en mi juicio, lo que nos hace peligrosos es que nuestra música llegue a mucha gente, porque llamamos a la movilización. Escuchando música revolucionaria no se conquistan derechos, y por eso nuestro objetivo es impulsar la organización.

<strong>¿La implicación del músico se limita a difundir ideas o va más allá?</strong>

H: Un artista que se moja es militancia, y es un riesgo, como se ha visto en nuestros procesos. Mis influencias han sido militantes: Miguel Hernández, Mayakovski, Roque Dalton… Con lo que decimos en nuestras letras no podemos quedarnos de brazos cruzados.

<strong>V</strong>: En mi caso es más importante la militancia que la música. Antes que músicos somos militantes. Escogimos la música porque nos gusta y llega a la conciencia. En los años noventa, la comunidad negra utilizaba el rap contra el Estado policial.

<strong>Entonces, ¿os condenan por músicos que incomodáis con vuestras letras o por personas con un compromiso político contrario a los intereses del Estado?</strong>

<strong>V</strong>: Nos juzgan por nuestra conciencia comunista. Los fiscales me preguntaban por qué colectivos actúo, por mis amistades, por con quién me relaciono, en definitiva. No son preguntas que juzguen los hechos delictivos de las canciones.

H: Además de escribir canciones, si no hubiese estado organizado no hubieran registrado la casa de mis padres en 2011. Buscaban cosas que me involucrasen más allá de la música.

<strong>Vuestras condenas se enmarcan en un contexto político marcado por la represión.</strong>

<strong>V</strong>: En el Estado español la represión crece porque el movimiento revolucionario aumenta. Vivimos en un momento histórico en el que incluso la burguesía y el fascismo están en conflicto. Han encarcelado a políticos por hacer un referéndum, encerrarán raperos por hacer canciones, y ya veremos quién será el siguiente si no lo paramos.

<strong>H</strong>: El Estado tiene una crisis de legitimidad. Cuanto menos ignorante es la gente, más deben intensificar el miedo. Por eso es importante que organicemos la solidaridad y la lucha para dar una respuesta, y que no les salga barata la represión.

<strong>Parece que para desactivar la lucha focalizan la represión en quien difunde ideas. Tu sentencia, Valtònyc, se supo el día de la censura de la exposición sobre los presos políticos, el del secuestro de <cite>Fariña</cite>… ¿qué está pasando?</strong>

<strong>H</strong>: El arte y la cultura son armas muy poderosas para dar a conocer cosas silenciadas. En la obra de Santiago Sierra aparecen comunistas de los que hablo en mis canciones. Ahora que la cultura va ligada a la situación objetiva en la que vivimos, en  que este descontento en las calles se refleja en un arte más reivindicativo, temen su influencia.

<strong>V</strong>: Ya que hoy no existe la lucha armada, van a por la resistencia intelectual. Desde el fin de ETA se han quintuplicado los juicios por apología del terrorismo. He hablado con reconocidos humoristas que me dicen que les da miedo hacer según qué, ¡incluso de obras que habían hecho diez años atrás!

<strong>Se dice que la libertad de expresión tiene límites, grados de aplicabilidad. Para dos comunistas, ¿qué significa? </strong>

<strong>V</strong>: Hablar de libertad de expresión en el arte es una tontería. Nos condenan por canciones en las que se supone que hay un margen de creación artística. No pueden sacarse de contexto ni saber con qué intención se escribieron. Si yo cogiera un trozo de película de Tarantino donde todos se matan, la gente quedaría impactada. Si cojo la película entera, la gente lo entiende.

<strong>H</strong>: Discrepo. Es cierto que hay versos que son metáforas, Valtònyc habla de una «bomba de destrucción nuclear», pero ni la tiene ni podrá utilizarla contra Jorge Campos. Pero cuando digo que apoyo todos los medios de lucha lo digo seriamente. Si me condenan por eso es porque el juez ha comprendido que lo digo de forma literal.

Es peligroso hablar de libertad de expresión en abstracto. Como decía Lenin: ¿libertad para qué? Yo, como comunista, no puedo defender la libertad de un nazi para decir que hay que exterminar a los inmigrantes.

<strong>Históricamente, la libertad de expresión se ha encontrado con el reverso autoritario de los delitos de opinión. ¿Cree el Estado que os habrá disciplinado y que al salir de la cárcel abjuraréis de vuestra opinión inicial?</strong>

<strong>H</strong>: Más que nuestra claudicación, lo que esperan es que los demás os autocensuréis. Hay personas que han sufrido la represión y se han echado para atrás. Por eso es importante salir del individualismo y ver que cuando reprimen a una reprimen a todas.

<strong>V</strong>: Cuando plantean ir a la cárcel y ven que ni claudicamos ni pedimos perdón, que solo hemos expresado nuestras ideas, saben que no cambiaremos. Es más bien un castigo colectivo.

<strong>¿Cómo creéis que hay que enfrentarse hoy a la represión? Por vuestro caso y por la que está capilarizándose en tantos sectores de la sociedad: arte, política, trabajo…</strong>

<strong>V</strong>: A pie de calle, haciendo música que moleste. La izquierda en las instituciones tiene que comprender que por la vía pacífica no hay nada que hacer.

<strong>H</strong>: No hemos de echarnos para atrás o ganan ellos. Organizar la solidaridad, no solo con la lucha antirrepresiva, sino también por los derechos y libertades que el Estado nos niega con violencia. La lucha debe tener una meta clara, si no, lo perpetuamos.

5 de marzo de 2018

Fuente: <a href="https://directa.cat/lestat-no-espera-que-nosaltres-claudiquem-sino-que-resta-us-autocensureu" rel="nofollow" target="_blank"><img class="extlink-icon" src="http://www.google.com/s2/favicons?domain=directa.cat" style="display: inline-block; padding-right: 4px;"/>https://directa.cat/lestat-no-espera-que-nosaltres-claudiquem-sino-que-resta-us-autocensureu</a> 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *