Espa­cio-tiem­po mili­ta­ri­za­do y lucha de cla­ses. Donos­tia como ejemplo

[next­pa­ge title=«Propiedad pri­va­da del espa­cio-tiem­po y poder del capital»]
[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

[alert]Texto que for­ma par­te de las refle­xio­nes y deba­tes sur­gi­dos en 2015 a raíz de la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral Euro­pea en 2016.[/alert]

«En cuan­to for­ma de capi­tal, la ciu­dad-mer­can­cía es lugar de espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria: la tie­rra como capi­tal fic­ti­cio […] El dere­cho a la ciu­dad sur­ge como nece­si­dad radi­cal de un espa­cio en fun­ción de la for­ma natu­ral, como un movi­mien­to con­tra la alie­na­ción del espa­cio urbano; tie­ne carác­ter direc­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, pues sus rei­vin­di­ca­cio­nes impli­can rom­per con la lógi­ca de la ciudad-mercancía.»

Geor­ge I. Gar­cía Que­sa­da: La ciu­dad entre mer­can­cía y dere­choLa ciu­dad entre mer­can­cía y derecho

Pro­pie­dad pri­va­da del espa­cio-tiem­po y poder del capital

  1. El desa­rro­llo de la vida orgá­ni­ca y la antro­po­ge­nia han sido inse­pa­ra­bles de las con­di­cio­nes natu­ra­les, geo­grá­fi­cas, espa­cia­les. La razón no es otra que la obje­ti­vi­dad de la ley del aho­rro de ener­gía o del míni­mo esfuer­zo, des­pués de la ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y por últi­mo y en la actua­li­dad capi­ta­lis­ta, de la ley del valor. Exis­te una con­ti­nui­dad inter­na entre ellas basa­da en últi­ma ins­tan­cia en el pro­ble­ma del gas­to de la ener­gía, la mate­ria y el tiem­po como recur­sos fini­tos en un espa­cio cerra­do. El pro­ble­ma irre­so­lu­ble sur­ge cuan­do la ley del valor aten­ta direc­ta­men­te con­tra la ley del míni­mo esfuer­zo y de la pro­duc­ti­vi­dad, supe­di­tán­do­las a los intere­ses irra­cio­na­les del capi­ta­lis­mo. Esto es lo que suce­de en Eus­kal Herria, y en con­cre­to lo que la bur­gue­sía está hacien­do con Donos­tial­dea, o sea la zona de pue­blos que cir­cun­va­lan la capi­tal y depen­den de ella en todos los sentidos.
  2. La ley del valor exi­ge para su opti­mi­za­ción la mayor rapi­dez de flu­jo posi­ble por los cana­les en los que cir­cu­la, des­de la pro­duc­ción has­ta la rea­li­za­ción del bene­fi­cio. El capi­ta­lis­mo se carac­te­ri­za por su nece­si­dad férrea de ampliar e inten­si­fi­car lo más posi­ble la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo para mul­ti­pli­car el bene­fi­cio, por revo­lu­cio­nar las fuer­zas pro­duc­ti­vas hacien­do de la cien­cia par­te del capi­tal cons­tan­te, por crear nue­vas ramas eco­nó­mi­cas que suplan­tes a las obso­le­tas, por redu­cir las dis­tan­cias y los tiem­pos ya que el capi­ta­lis­mo es la eco­no­mía del tiem­po en cuan­to peli­gro para la valo­ra­ción. Esto exi­ge crear vías rápi­das y segu­ras para que el trans­por­te de mer­can­cías requie­ra el menor tiem­po posi­ble, para que flu­ya el valor: el capi­tal no solo trans­for­ma y des­tru­ye la natu­ra­le­za sino que sobre todo la crea en cuan­to mer­can­cía que debe tran­sus­tan­ciar­se en beneficio.
  3. Los cana­les de trans­por­te adquie­ren por eso deci­si­va impor­tan­cia eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca, mili­tar, etc., lo que obli­ga a des­truir la natu­ra­le­za: son nece­si­da­des y pro­ble­mas estra­té­gi­cos cre­cien­tes des­de que la ley del valor apa­re­ció embrio­na­ria­men­te hace alre­de­dor de 6000 años, y deci­si­vos des­de que el capi­ta­lis­mo es el modo de pro­duc­ción domi­nan­te. Dado que el valor está uni­do a la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo, ocu­rre que la geo­gra­fía social es el pro­duc­to de esta dia­léc­ti­ca de lucha de con­tra­rios, en la que el Esta­do jue­ga un papel cen­tral. Por tan­to, la his­to­ria y el futu­ro de Donos­tia y de Eus­kal Herria depen­de de la lucha de clases.
  4. Cen­trán­do­nos solo en el pre­sen­te inme­dia­to, las exi­gen­cias de frac­cio­nes del capi­tal mun­dial en lo que toca a la reduc­ción del tiem­po-espa­cio, así como la exi­gen­cia cie­ga de con­te­ner la caí­da ten­den­cial de la tasa medio de ganan­cia, hace que la cla­se domi­nan­te en Euro­pa se encuen­tre en la encru­ci­ja­da de tener que lidiar con el pro­ble­ma de resol­ver el pun­to de cho­que de, al menos, tres gran­des ejes que vehi­cu­lan flu­jos de valor y que res­pon­den a con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas: el que está for­mán­do­se con el nom­bre de «nue­va ruta de la seda», des­de el Pací­fi­co has­ta Irán y Siria por aho­ra, con sus rama­les; el que poten­cia Euro­ale­ma­nia hacia el cen­tro de Euro­pa y Rusia con un ramal al nor­te de Áfri­ca para garan­ti­zar el saqueo de este con­ti­nen­te; y el que va de Esta­dos Uni­dos a paí­ses fie­les del Este euro­peo pasan­do por Gran Bretaña.
  5. Estos ejes y sus rama­les conec­tan, como se ve, frac­cio­nes bur­gue­sas que intere­ses simi­la­res en los Esta­dos, agu­di­zan­do dife­ren­cias que pue­den lle­gar a ser opo­si­cio­nes pero nun­ca con­tra­dic­cio­nes, y menos aún anta­gó­ni­cas. No olvi­de­mos que lo deter­mi­nan­te es la lógi­ca capi­ta­lis­ta que los conec­ta obje­ti­va­men­te en el fon­do: pue­den tener dife­ren­cias más o menos des­ta­ca­das por siem­pre ter­mi­na impo­nién­do­se la obje­ti­vi­dad del capi­tal: Syri­za, Pode­mos, etc., son un ejem­plo de estas dife­ren­cias super­fi­cia­les en su expre­sión polí­ti­ca de refor­mis­mo tibio, lo mis­mo que suce­de entre par­ti­dos de dere­cha y extre­ma dere­cha por el otro lado. Las dis­cu­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas entre frac­cio­nes bur­gue­sas euro­peas, el peso cre­cien­te de los lobbys y gru­pos de pre­sión, el poder abso­lu­to del BCE… indi­can cómo en la mayo­ría inmen­sa de los casos es la gran bur­gue­sía la que se impo­ne, y cómo siem­pre salen per­dien­do los pue­blos tra­ba­ja­do­res, sobre todo los que pade­ce­mos opre­sión nacional.
  6. La mun­dia­li­za­ción de la ley del valor, his­tó­ri­ca­men­te efec­ti­va des­de el siglo XVII y polí­ti­ca y cul­tu­ral­men­te domi­nan­te des­de comien­zos del siglo XVIII gene­ra aho­ra con­tra­dic­cio­nes más agu­das que nun­ca antes. La remi­li­ta­ri­za­ción de la Unión Euro­pea y de los Esta­dos que nos opri­men como pue­blo –Macron va a reins­tau­rar el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio y el Esta­do espa­ñol va a aumen­tar en un 80% sus gas­tos ofi­cia­les en arma­men­to, al mar­gen de otros aumen­tos silen­cia­dos – . Recor­de­mos que el capi­tal salió de la depre­sión de 1873 con la gue­rra mun­dial de 1914 – 1918, y de la depre­sión de 1929 con la gue­rra de 1939 – 1945, según la cro­no­lo­gía occi­den­tal. Recor­de­mos que la cri­sis –no con­fun­dir depre­sión con cri­sis– de 1968 – 1973 pro­vo­có la res­pues­ta neo­li­be­ral del impe­ria­lis­mo, y que fue en 1983 la rei­na Isa­bel II de Ingla­te­rra estu­vo a pun­to de leer un comu­ni­ca­do ofi­cial sobre el esta­lli­do de la gue­rra con la URSS.
  7. La depre­sión de 2007 aún se man­tie­ne y, repi­tien­do las lec­cio­nes del pasa­do, el rear­me del impe­ria­lis­mo es sal­va­je: Gran Bre­ta­ña ha lla­ma­do a nue­vas levas de sol­da­dos, lo mis­mo que Ale­ma­nia, y Sue­cia tras­la­da tro­pas a la fron­te­ra con Rusia siguien­do la estra­te­gia de la OTAN de mili­ta­ri­zar esa fron­te­ra que reco­rre Euro­pa del nor­te al Medi­te­rrá­neo y al Mar Negro. Esta­dos Uni­dos se ha lan­za­do a una irra­cio­nal carre­ra arma­men­tis­ta con un gas­to ofi­cial de 639.000 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses para 2018, con la ayu­da del rena­ci­do nacio­na­lis­mo expan­sio­nis­ta japo­nés. El cer­co a Irán, Rusia y Chi­na Popu­lar por par­te del impe­ria­lis­mo se está endu­re­cien­do día a día en lo que ya es una soga al cue­llo de estas poten­cias que el impe­ria­lis­mo inten­ta­rá cerrar apro­ve­chan­do el des­hie­lo del Océano Polar Árti­co. Todo esto está logran­do que la coti­za­ción media en las Bol­sas mun­dia­les de la indus­tria mili­tar haya subi­do un 27%, repi­tien­do los pasos de las dos depre­sio­nes y de las gran­des cri­sis anteriores.

[next­pa­ge title=«Explotación, vio­len­cias, insu­rrec­cio­nes y represiones»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Explo­ta­ción, vio­len­cias, insu­rrec­cio­nes y represiones

  1. La dic­ta­du­ra del capi­tal crea su pro­pia natu­ra­le­za como mer­can­cía con sus vías de trans­por­te para ace­le­rar los flu­jos de valor. La mili­ta­ri­za­ción es una fuer­za inne­ga­ble en ese pro­ce­so: las cal­za­das roma­nas lo demues­tran, pero bajo el capi­tal lo prio­ri­ta­rio de las vías no son los ejér­ci­tos en sí sino éstos en cuan­to par­te de la repro­duc­ción amplia­da, o sea, las vías como los cana­les que faci­li­tan que la vio­len­cia se desa­rro­lle como lo que es, como poten­cia eco­nó­mi­ca. O sea, los cana­les por los que la vio­len­cia glo­bal del capi­tal gol­pea en todos los aspec­tos al tra­ba­jo para maxi­mi­zar el bene­fi­cio: los flu­jos de la vio­len­cia inhe­ren­te a la ley del valor inci­den direc­ta­men­te en la lucha de cla­ses y son a su vez inci­di­dos por esta por­que for­man una uni­dad en auto­no­mía rela­ti­va de cada parte.
  2. No solo la vio­len­cia físi­ca en sus múl­ti­ples expre­sio­nes sino que tam­bién la psi­co­ló­gi­ca, afec­ti­va, cul­tu­ral, sim­bó­li­ca, sexual, infor­ma­ti­va… cir­cu­lan por los cana­les, y éstos mis­mos son dise­ña­dos en fun­ción de esas vio­len­cias, no solo para que se mue­van más rápi­da­men­te sino sobre todo para que for­men una red que mate­ria­li­ce la omni­po­ten­cia, omni­pre­sen­cia y plu­ri­di­men­sio­na­li­dad del capi­tal y de sus repro­duc­ción amplia­da en lo obje­ti­vo y en lo sub­je­ti­vo. Las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma, entre las que des­ta­ca la ley de la caí­da ten­den­cia del bene­fi­cio, le obli­gan a crear ramas median­te las que aumen­tar la ganan­cia media y la alie­na­ción de masas como las indus­trias cul­tu­ra­les, sexua­les, afec­ti­vas, turís­ti­cas, depor­ti­vas, etc., lega­les e ilegales.
  3. La natu­ra­le­za, la geo­gra­fía, la pla­ni­fi­ca­ción urba­na… todo que­da sub­su­mi­do en la lógi­ca del bene­fi­cio. Sobre todo si son nacio­nes peque­ñas como la vas­ca, des­apa­re­ce la sepa­ra­ción entre cam­po y ciu­dad por­que se acor­ta el espa­cio-tiem­po y el turis­mo, el depor­te, la indus­tria cul­tu­ral, los ser­vi­cios, la indus­tria del sexo, el nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, el eco­lo­gis­mo refor­mis­ta y la sutil tram­pa bur­gue­sa de la lla­ma­da eco­no­mía social y soli­da­ria, etcé­te­ra, tie­nen el mer­ca­do inte­gra­do a sus pies. La apa­ren­te­men­te inago­ta­ble mul­ti­di­ver­si­dad de ofer­ta que tie­ne el mer­ca­do inte­gra­do hace que, for­mal­men­te, des­apa­rez­ca la lucha de cla­ses, la lógi­ca de la explo­ta­ción nacio­nal y de la mujer tra­ba­ja­do­ra sur­gien­do el rei­no eterno del ciu­da­dano indi­vi­dua­li­za­do o en todo caso del refor­mis­mo de toda la vida.
  4. La super­fi­cie impi­de ver el fon­do y la demo­cra­cia ciu­da­da­na legi­ti­ma la vio­len­cia del capi­tal. Pero la ima­gen de nor­ma­li­dad empie­za a res­que­bra­jar­se cuan­do las resis­ten­cias ais­la­das en un barrio, escue­la, taller, comu­na, hos­pi­tal, mer­ca­do, casa ocu­pa­da, biblio­te­ca, fábri­ca, espa­cio libe­ra­do, domi­ci­lio. trans­por­te, gaz­tetxe, paseo o pla­za públi­ca, son sín­to­mas de males­tar que difi­cul­tan la rapi­dez de los flu­jos de valor y de rea­li­za­ción del bene­fi­cio. Si las resis­ten­cias ais­la­das se coor­di­nan y cre­cen, si se dotan de una estra­te­gia que englo­be a las múl­ti­ples tác­ti­cas de lucha y sus obje­ti­vos espe­cí­fi­cos, según se ascien­de a la con­cien­cia polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria, el espa­cio-tiem­po y la ciu­dad demues­tran abier­ta­men­te, sin ideo­lo­gías mix­ti­fi­ca­do­ras, que son un cam­po de gue­rra social, más aún en un pue­blo opri­mi­do nacionalmente.
  5. Una de las cau­sas más fre­cuen­tes que moti­van la reapa­ri­ción de las pro­tes­tas del pue­blo son los pro­ble­mas rela­cio­na­dos con el espa­cio-tiem­po: las huel­gas de 1951 en Iru­ña y Bar­ce­lo­na con­tra el aumen­to del pre­cio de trans­por­te. Es la impo­si­ción tram­po­sa o des­ca­ra­da de la geo­gra­fía capi­ta­lis­ta que des­tro­za barria­das popu­la­res con sus for­mas de vida colec­ti­va e indi­vi­dual. Ade­más de aso­cia­cio­nes de veci­nos con su accio­nar, se suman otros colec­ti­vos de modo que del males­tar cuan­ti­ta­ti­vo se sal­ta al pro­yec­to cua­li­ta­ti­vo: la lucha con­tra la auto­vía Irur­tzun-Andoain en Eus­kal Herria, con­tra Ren­fe en Mur­cia, con­tra el Metro en Donos­tia y una lis­ta casi inaca­ba­ble en la que tam­bién inclui­mos las movi­li­za­cio­nes con­tra la ubi­ca­ción de cuar­te­les y comi­sa­rías, con­tra fábri­cas con­ta­mi­nan­tes, con­tra gran­des cen­tros comer­cia­les que arrui­nan las peque­ñas tien­das fami­lia­res, con­tra el rui­do y el trá­fi­co, por la ins­ta­la­ción de cen­tro edu­ca­ti­vos, cul­tu­ra­les, sanitarios…
  6. Sabe­do­ra des­de al menos el siglo XIV en las rebe­lio­nes popu­la­res en las ciu­da­des del nor­te de Ita­lia que el espa­cio-tiem­po es un acti­vo más en la gue­rra social, la vio­len­cia bur­gue­sa fue mejo­ran­do sus estra­te­gias: por ejem­plo sepa­rar los cen­tros de tor­tu­ra para que el pue­blo no oye­ra los esca­lo­frian­te gri­tos de las víc­ti­mas. En el siglo XVI el urba­nis­mo y la arqui­tec­tu­ra mili­tar iban uni­dos. Con la revo­lu­ción indus­trial de fina­les del siglo XVIII y el sur­gi­mien­to de las vio­len­cias defen­si­vas del pue­blo tra­ba­ja­dor, la bur­gue­sía sin­tió la urgen­cia de des­truir el espa­cio medie­val y crear otro abier­to a su poder en todos los sen­ti­dos. Un mode­lo bási­co de espa­cio-tiem­po muy apto para la rapi­dez de movi­mien­tos, el aho­rro de ener­gía y tiem­po y la omni­pre­sen­cia de la dis­ci­pli­na, lo encon­tró en la téc­ni­ca están­dar de los acuar­te­la­mien­tos mili­ta­res roma­nos que, ade­más, eran nudos de una red den­sa muy racio­nal­men­te pla­ni­fi­ca­da para aho­rrar ener­gía y tiem­po bajo las pre­sio­nes cie­gas de la eco­no­mía mer­can­til sus­ten­ta­da en el esclavismo.
  7. El para­dig­ma del urba­nis­mo mili­tar ocul­to tras la opu­len­ta esté­ti­ca demo­crá­ti­co-bur­gue­sa lo tene­mos en la trans­for­ma­ción de París rea­li­za­da por Hauss­mann en1853-1869 para per­mi­tir ame­tra­llar a pla­cer al pue­blo insu­rrec­to que no podía pro­te­ger­se en las calle­jas medie­va­les como en 1789, 1830 y 1848. El impe­ria­lis­mo fran­cés sufrió la efec­ti­vi­dad defen­si­va de las calle­jue­las pre­ca­pi­ta­lis­tas en Arge­lia y Cochin­chi­na. La rapi­dez de las balas de fusi­le­ría y arti­lle­ría por las gran­des ave­ni­das rec­ti­lí­neas es otra for­ma de expre­sión de la rapi­dez de cir­cu­la­ción de la mer­can­cía y rea­li­za­ción del bene­fi­cio. La Comu­na de París de 1871 demos­tró que la inven­ti­va popu­lar tar­de o tem­prano supera las barre­ras y repre­sio­nes: tras 1871 la bur­gue­sía pari­si­na adap­tó sus sis­te­mas de vio­len­cia para abor­tar otra posi­ble Comu­na. Pero París se suble­vó con­tra los nazis y la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta en verano de 1944, vol­ve­ría a hacer­lo en mayo de 1968, y des­pués ha sido esce­na­rio de gran­des mani­fes­ta­cio­nes que podrían haber ter­mi­na­do en bata­lla defen­si­vas con­tra la vio­len­cia del capi­tal que no pode­mos ana­li­zar aquí.
  8. París no es la excep­ción, sino una de tan­tas expe­rien­cias que con­fir­man las tesis de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria entre fina­les del siglo XIX y 1905: ni las barri­ca­das ni las insu­rrec­cio­nes han deja­do de ser posi­bles, efec­ti­vas y nece­sa­rias debi­do a los cam­bios espa­cio-tem­po­ra­les intro­du­ci­dos por el capi­tal. La social­de­mo­cra­cia mani­pu­ló y cen­su­ró duran­te cua­ren­ta años las ideas de Engels de 1895 sobre la valía incues­tio­na­ble de esos méto­dos siem­pre que se adap­ta­sen a las inno­va­cio­nes casi per­ma­nen­tes que hace la bur­gue­sía en su sis­te­ma repre­si­vo den­tro del espa­cio urbano. La olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1917 lo con­fir­mó de nue­vo, y des­de enton­ces y has­ta aho­ra sigue sien­do esen­cial­men­te váli­do el bri­llan­te tex­to La insu­rrec­ción arma­da publi­ca­do por la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta en 1928.
  9. Si en algún sitio apa­re­ce cru­da­men­te la esen­cia de poder de la pla­ni­fi­ca­ción espa­cio-tem­po­ral es en las inva­sio­nes colo­nia­lis­tas e impe­ria­lis­tas que sufren los pue­blos: se les impo­ne una geo­gra­fía dise­ña­da para el saqueo sis­te­má­ti­co, para rom­per la uni­dad endó­ge­na pre­xis­ten­te, para aplas­tar con rapi­dez sus resis­ten­cias, para hacer­los depen­dien­tes del colo­ni­za­dor… Sus luchas apro­ve­chan lo que que­da de la geo­gra­fía tra­di­cio­nal cer­can­do la ciu­dad por el cam­po, pero tam­bién simul­ta­nean fre­cuen­te­men­te las gue­rri­llas con las insu­rrec­cio­nes, etcé­te­ra. La expan­sión inhu­ma­na del capi­ta­lis­mo en estos pue­blos ha crea­do conur­ba­cio­nes explo­si­vas en las que las resis­ten­cias inven­tan tác­ti­cas defen­si­vas que, una vez ade­cua­das, sir­ven tam­bién para las ciu­da­des empo­bre­ci­das de las socie­da­des impe­ria­lis­tas, o «del norte».
  10. La des­es­truc­tu­ra­ción social impues­ta por el neo­li­be­ra­lis­mo ha gene­ra­do como res­pues­ta una ascen­den­te rees­truc­tu­ra­ción del tra­ba­ja­do glo­bal­men­te explo­ta­ble. La alie­na­ción, refor­mis­mo y des­unión, recor­tes, des­pi­dos y vio­len­cias que derro­ta­ron la olea­da de luchas de 1968 – 1988 son supe­ra­dos gra­dual­men­te por las nue­vas res­pues­tas del tra­ba­jo o por la recu­pe­ra­ción de las tra­di­cio­na­les. Revuel­tas de 2005 huel­gas masi­vas como la de 2010 y otras pos­te­rio­res en el Esta­do fran­cés. Gran huel­ga de los ser­vi­cios públi­cos bri­tá­ni­cos en 2011; huel­ga gene­ral euro­pea de 2012, huel­ga gene­ral de 2014 en Ita­lia, el 15‑M de 2011 en el Esta­do espa­ñol… son algu­nos ejem­plos de lucha de cla­ses en el actual espa­cio-tiem­po del capi­tal euro­peo, sin olvi­dar­nos de Gre­cia y de las mani­fes­ta­cio­nes en Ham­bur­go de 2017, por citar un solo caso. La CEOE reco­no­ce que la lucha obre­ra y popu­lar cre­ce en el esta­do espa­ñol sobre todo des­de verano de 2017, mien­tras que millo­nes de muje­res tra­ba­ja­do­ras salen a la calle a fina­les de enero de 2018 pro­tes­tan­do con­tra las vio­len­cias que sufren.
  11. La res­pues­ta bur­gue­sa es ful­mi­nan­te: A fina­les de 2004 Gran Bre­ta­ña apli­có un sofis­ti­ca­do méto­do repre­si­vo que inte­gra­ba las más moder­nas tec­no­cien­cias en esta pro­ble­má­ti­ca. La ten­sión social cre­cien­te en el Esta­do des­de los moti­nes de 2005 fran­cés ha ser­vi­do de excu­sa para ins­tau­rar una «socie­dad de vigi­lan­cia gene­ra­li­za­da». La Cum­bre de Lis­boa de 2010 amplia­ba las atri­bu­cio­nes de con­trol polí­ti­co-mili­tar de la OTAN den­tro de la Unión Euro­pea. La Ley Mor­da­za espa­ño­la de 2015 es simul­tá­nea a la pro­pues­ta bri­tá­ni­ca de res­trin­gir dere­chos de huel­ga y mani­fes­ta­ción. La peti­ción ale­ma­na de 2017 de crear un archi­vo poli­cial úni­co sobre la izquier­da revo­lu­cio­na­ria ante­ce­de en muy poco al pro­yec­to grie­go de redu­cir los dere­chos sindicales.
  12. A la vez, Trump hace apo­lo­gía de la tor­tu­ra y Cana­dá acep­ta las decla­ra­cio­nes arran­ca­das con este tor­men­to inhu­mano. Se aprie­ta el cer­co con la liber­tad en inter­net, y el esta­do espa­ñol apli­ca el artícu­lo 155 con­tra Cata­lun­ya. La dere­cha mun­dial se orga­ni­za y con­tra­ata­ca para aca­bar con las con­quis­tas de la mujer tra­ba­ja­do­ra redu­cien­do drás­ti­ca­men­te los fon­dos públi­cos que le ayu­dan, sua­vi­zan­do mediá­ti­ca­men­te el terro­ris­mo machis­ta, incre­men­tan­do la explo­ta­ción glo­bal de la mujer. La sexua­li­za­ción del mar­ke­ting, de la cul­tu­ra, de la polí­ti­ca, de la vida coti­dia­na en suma bus­ca crear nue­vas cade­nas de domi­na­ción y aumen­tar la tasa media de beneficio.

[next­pa­ge title=«Comuna de Donos­tia: lucha nacio­nal de cla­se en la ciudad»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Comu­na de Donos­tia: lucha nacio­nal de cla­se en la ciudad

  1. El espa­cio-tiem­po capi­ta­lis­ta, supe­di­ta­do al desa­rro­llo irra­cio­nal de la ley del valor, des­tru­ye el espa­cio-tiem­po medie­val excep­to aque­llas par­tes sub­su­mi­bles en su lógi­ca del bene­fi­cio rápi­do sin repa­rar en sus efec­tos des­truc­ti­vos. En la medi­da en que el espa­cio-tiem­po medie­val seguía aún hablan­do en eus­ka­ra, a pesar de su retro­ce­so, su suplan­ta­ción por el espa­cio-tiem­po del pro­to­ca­pi­ta­lis­mo sig­ni­fi­ca­ba el retro­ce­so de la len­gua vas­ca. Para el siglo XII la pro­duc­ción y expor­ta­ción de mine­ral de hie­rro crea­ba la nue­va geo­gra­fía vas­ca. Donos­tia fue fun­da­da por el Esta­do de Nafa­rroa a fina­les del siglo XII como sali­da a la mar para impul­sar el comer­cio, pero a los muy pocos años la inci­pien­te bur­gue­sía donos­tia­rra pac­tó su unión con los inva­so­res cas­te­lla­nos y su rup­tu­ra con el Esta­do de Nafa­rroa impo­nien­do defi­ni­ti­va­men­te la lógi­ca mer­can­til sobre cual­quier posi­ble seña de iden­ti­dad lin­güís­ti­co-cul­tu­ral y etno-nacio­nal tardomedieval.
  2. En el siglo XVI esta bur­gue­sía fue vital en la liqui­da­ción de la inde­pen­den­cia nava­rra. Des­de enton­ces y has­ta aho­ra, la bur­gue­sía donos­tia­rra ha sido fiel como cla­se al Esta­do espa­ñol, excep­to bre­ves momen­tos de coque­teo con la revo­lu­ción bur­gue­sa fran­ce­sa, en los que un sec­tor pen­só en aso­ciar­se de algu­na for­ma a nue­vo poder por­que le era eco­nó­mi­ca­men­te mucho más ren­ta­ble. La indus­tria del hie­rro ace­le­ró el retro­ce­so de la len­gua vas­ca por­que el espa­ñol y el fran­cés eran más ren­ta­bles al capi­tal comer­cial no solo en la pro­duc­ción eco­nó­mi­ca sino tam­bién en su domi­na­ción polí­ti­co-cul­tu­ral inter­na y en sus rela­cio­nes exteriores.
  3. No pode­mos resu­mir aquí la his­to­ria de sus suce­si­vas inser­cio­nes de Eus­kal Herria y Donos­tia en los flu­jos de pro­duc­ción y cir­cu­la­ción de valor por­que ten­dría­mos que ana­li­zar las trans­for­ma­cio­nes glo­ba­les de varios siglos y las corres­pon­dien­tes accio­nes de los Esta­dos ocu­pan­tes duran­te las tres pri­me­ras reor­de­na­cio­nes euro­peas ante­rio­res a la actual y cuar­ta, la de Maas­trich de 1992. Sí debe­mos decir que la impo­si­ción de la len­gua fran­ce­sa y espa­ño­la así como el retro­ce­so y des­apa­ri­ción de la len­gua vas­ca guar­da, dicho a gran­des ras­gos, estre­cha rela­ción con las evo­lu­cio­nes de la opre­sión nacio­nal al son de esas reordenaciones.
  4. Las reor­de­na­cio­nes lega­li­zan la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les median­te sal­va­jes gue­rras que ter­mi­nan en vic­to­rias polí­ti­cas de unos Esta­dos hege­mó­ni­cos sobre otros ven­ci­dos –Tra­ta­do de West­fa­lia de 1648, Con­gre­so de Vie­na de 1815 y Pac­tos de Yal­ta-Post­dam de 1945 – , abrien­do fases socio­eco­nó­mi­cas que gene­ran nue­vas con­tra­dic­cio­nes. En las tres reor­de­na­cio­nes Donos­tial­dea fue un cen­tro comer­cial pero sobre todo fue una zona mili­tar impor­tan­te en el sis­te­ma espa­ñol, lo que faci­li­tó el sur­gi­mien­to del turis­mo por el tra­sie­go de ofi­cia­les y sus fami­lias, por la exten­sión de la fama de la ciu­dad y de su entorno, por la crea­ción de una infra­es­truc­tu­ra ade­cua­da. Ten­ga­mos en cuen­ta que turis­mo y con­trol polí­ti­co-mili­tar y cul­tu­ral del terri­to­rio siem­pre han ido unidos.
  5. Sobre esta base, la bur­gue­sía comer­cial empe­zó a espe­cia­li­zar­se en el turis­mo en la segun­da mitad del siglo XIX para com­pen­sar el auge de Bil­bo. El aumen­to del turis­mo cada vez más selec­to impu­so cam­bios en la eco­no­mía de Donos­tial­dea. Por ejem­plo, se hun­dió la pro­duc­ción de vino local por las impor­ta­cio­nes de vinos de mejor cali­dad, sobre todo des­de que a comien­zos del siglo XX se gene­ra­li­zó el turis­mo de alto con­su­mo. El eus­ka­ra fue que­dan­do redu­ci­do a la len­gua de las lim­pia­do­ras de hote­les… Para enton­ces, la indus­tria turís­ti­ca absorb��a cada vez más capi­ta­les exce­den­ta­rios e impro­duc­ti­vos, mos­tran­do la correc­ción de la ley de pere­cua­ción que dice que los capi­ta­les aban­do­nar las ramas menos ren­ta­bles pare inver­tir en las más rentables.
  6. Donos­tial­dea tenía indus­trias de varias cla­ses, pes­ca, agri­cul­tu­ra, etc., y por eso goza­ba de una exce­len­te lucha de cla­ses con una con­cien­cia nacio­nal en ascen­so, como se demos­tró sobre todo duran­te la Comu­na anti­fas­cis­ta del 18 de julio al 13 de sep­tiem­bre de 1936. La inva­sión mili­tar extran­je­ra fue a la vez lucha de cla­ses en tie­rra vas­ca. El pue­blo tra­ba­ja­dor tomó el poder en varios ayun­ta­mien­tos, se orga­ni­zó en pue­blo en armas, y cen­tra­li­zó su pues­to de man­do en Donos­tia. Se tomó al asal­to el cuar­tel de Loio­la y se derro­tó al fas­cis­mo en una feroz bata­lla urba­na. Sur­gie­ron con­se­jos y comi­tés de fábri­ca, se recu­pe­ra­ron loca­les, se requi­sa­ron coches y camio­nes, se pla­ni­fi­có la pro­duc­ción de armas, se racio­na­ron los ali­men­tos, se socia­li­zó la sani­dad, se crea­ron cupo­nes de pago, se orga­ni­zó la defen­sa de un amplio terri­to­rio sin ape­nas armas y muni­cio­nes, se apli­có la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria… pero se come­tie­ron los mis­mos erro­res de la Comu­na de París 65 años antes: no se recu­pe­ró el capi­tal depo­si­ta­do en los ban­cos, sobre todo en el Gui­puz­coano, y no se actuó con la sufi­cien­te radi­ca­li­dad revolucionaria.
  7. La repre­sión fran­quis­ta fue impla­ca­ble. La memo­ria de la Comu­na fue barri­da en la his­to­rio­gra­fía ofi­cial y en la ver­sión nacio­na­lis­ta bur­gue­sa intere­sa­da en negar tan­to su exis­ten­cia como la reali­dad de la lucha de cla­ses entre vas­cas y vas­cos. La bur­gue­sía como cla­se impul­só la inva­sión y si tuvo la mala suer­te de que­dar­se en terri­to­rio con­tro­la­do por el Gobierno Vas­co actuó como espía y sabo­tea­do­ra al ser­vi­cio de Fran­co, pero sec­to­res de la media­na y peque­ña bur­gue­sía nacio­na­lis­ta se divi­die­ron entre los pocos que resis­tie­ron has­ta el final y la mayo­ría que espe­ra­ba cual­quier opor­tu­ni­dad para nego­ciar la rendición.
  8. Excep­tuan­do heroi­ci­da­des indi­vi­dua­les, gene­ral­men­te de la peque­ña bur­gue­sía, la cla­se como tal se man­tu­vo pasi­va o fiel a la dic­ta­du­ra por los bene­fi­cios que supo­nía para Donos­tia. Mien­tras iba al alza la ten­den­cia de la lucha obre­ra y popu­lar, la indus­tria turís­ti­ca siguió cre­cien­do en su gama alta y media. Para la dic­ta­du­ra y para la bur­gue­sía era impor­tan­te dar una ima­gen de ciu­dad atra­yen­te, pací­fi­ca e inclu­so «abier­ta a Euro­pa» por su cer­ca­nía a la fron­te­ra con el Esta­do fran­cés. Las cada vez más duras luchas obre­ras y popu­la­res y su sín­te­sis en la lucha de libe­ra­ción supo­nían un peli­gro para esa alian­za de clase.
  9. Des­de fina­les de los años 60 se había mul­ti­pli­ca­do la repre­sión con los Con­se­jos de Gue­rra de Bur­gos, esta­dos de excep­ción, etc., y a prin­ci­pios de los años 70 la dro­ga ile­gal comen­zó a inun­dar la ciu­dad como arma de exter­mi­nio psi­co­fí­si­co de la juven­tud vas­ca. Pero las movi­li­za­cio­nes aumen­ta­ron en la clan­des­ti­ni­dad y en los espa­cios semi­pú­bli­cos sur­gie­ron gaues­ko­las, ikas­to­las, movi­mien­tos cul­tu­ra­les, socia­les, depor­ti­vos, sin­di­ca­tos…, el pue­blo tra­ba­ja­dor se auto­or­ga­ni­za­ba al mar­gen de las ins­ti­tu­cio­nes de la dictadura.
  10. De ahí sur­gi­ría tras muchos deba­tes y rup­tu­ras lo que sería la izquier­da aber­tza­le que se implan­ta­ría con fuer­za en el pue­blo tra­ba­ja­dor donos­tia­rra: el 20,09% de votos en las pri­me­ras elec­cio­nes muni­ci­pa­les en 1979, la segun­da fuer­za de la ciu­dad. Des­de ese momen­to la his­to­ria polí­ti­ca de la ciu­dad está con­di­cio­na­da por la obse­sión de la bur­gue­sía y del refor­mis­mo, con la per­ma­nen­te inter­ven­ción rec­to­ra del Esta­do espa­ñol, por redu­cir lo más posi­ble la implan­ta­ción popu­lar de la izquier­da abertzale.

[next­pa­ge title=«Financiarizacion del capi­tal e indus­tria turística»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Finan­cia­ri­za­cion del capi­tal e indus­tria turística

  1. La segun­da mitad de la déca­da de 1980 fue tes­ti­go de dos gran­des cam­bios que deter­mi­na­ron el auge actual de la indus­tria del turis­mo en el capi­ta­lis­mo desa­rro­lla­do y en Donos­tial­dea: uno, y el menos impor­tan­te a la lar­ga, fue la polí­ti­ca de deser­ti­za­ción indus­trial y des­lo­ca­li­za­ción que en Eus­kal Herria impu­so el Esta­do espa­ñol con la ayu­da de las bur­gue­sías loca­les, lo que abrió espa­cios a otras indus­trias y nego­cios; y el deci­si­vo y segun­do fue la libe­ra­li­za­ción de capi­ta­les impues­ta pri­me­ro por Esta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña lo que faci­li­tó que la indus­tria turís­ti­ca reci­bie­ra más capi­ta­les exce­den­ta­rios pro­ce­den­tes de las indus­trias aban­do­na­das por su baja rentabilidad.
  2. A estas nue­vas con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les al sis­te­ma capi­ta­lis­ta se le suma­ron al menos otras cua­tro «nue­vas»: una, la implo­sión de la URSS y a los pocos años la inun­da­ción de turis­tas mul­ti­mi­llo­na­rios pro­ce­den­tes de la muy corrup­ta nue­va bur­gue­sía del Este; dos, la inten­si­fi­ca­ción del capi­ta­lis­mo corrup­to inse­pa­ra­ble del auge incon­tro­la­ble del capi­tal fic­ti­cio y de la espe­cu­la­ción de alto ries­go; tres, el auge de la indus­tria cul­tu­ral alie­na­do­ra que tie­ne en la indus­tria del depor­te uno de sus pila­res. Y cua­tro, el poder del capi­ta­lis­mo mafio­so, nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, etc., que gene­ra­ba ingen­tes masas de dine­ro en papel que debía ser «lim­pia­do» para inte­grar­lo en el pro­ce­so legal de valo­ra­ción amplia­da del capi­tal. La indus­tria turís­ti­ca es inse­pa­ra­ble de estos nue­vos mer­ca­dos que sus­ti­tu­yen a los ya impro­duc­ti­vos. Un ejem­plo, en la medi­ción del PIB espa­ñol se con­ta­bi­li­zan los «bene­fi­cios» de la pros­ti­tu­ción, un com­po­nen­te clá­si­co de la indus­tria turística.
  3. Tales cam­bios expli­can que según datos de comien­zos de 2017 el turis­mo es una rama eco­nó­mi­ca en impa­ra­ble cre­ci­mien­to: si en 1995 hubo en el mun­do un total 525 millo­nes de turis­tas, en 2016 han sido 1235 millo­nes, y la ten­den­cia sigue para arri­ba de entre el 3% y el 4%. Según estas fuen­tes y a la espe­ra de com­ple­tar el estu­dio mun­dial de 2016, se cal­cu­la que la indus­tria supo­ne ya alre­de­dor del 10% del PIB mun­dial, el 7% del comer­cio mun­dial y el 30% de las expor­ta­cio­nes de ser­vi­cios, y se cal­cu­la que 1 de cada 11 empleos depen­de de la indus­tria turís­ti­ca. Otros estu­dios ase­gu­ran que en 2014 la indus­tria turís­ti­ca supo­nía el 9,8% del PIB mun­dial mien­tras que la quí­mi­ca el 8,6%, la agri­cul­tu­ra el 8,5%, la edu­ca­ción el 8,4%, y la auto­mo­vi­lís­ti­ca el 7%, y la ban­ca el 5,9%.
  4. La bur­gue­sía del Esta­do espa­ñol sabe que esta indus­tria es una de sus muy pocas tablas de sal­va­ción que tie­ne para no aho­gar­se en el hura­cán de la cri­sis mun­dial que per­sis­te a pesar de la lige­ra reac­ti­va­ción actual en muy pocos paí­ses. En 2017 el Esta­do espa­ñol fue el segun­do del mun­do en el núme­ro de turis­tas, des­pués del fran­cés y por delan­te del nor­te­ame­ri­cano: 2017 es el quin­to año de aumen­to sos­te­ni­do, en gran par­te por la bara­tu­ra de pre­cios gra­cias a la inhu­ma­na sobre explo­ta­ción en esa indus­tria –en 2017 el 97% de los con­tra­tos en hos­te­le­ría han sido pre­ca­rios – , por sus gan­gas en pros­ti­tu­ción y dro­ga­dic­ción y por el con­tex­to de caos e inse­gu­ri­dad en otras zonas turís­ti­cas pro­vo­ca­do por las agre­sio­nes imperialistas.
  5. En 2015 el turis­mo apor­ta­ba 119.011 millo­nes de euros, el equi­va­len­te al 11,1% del PIB, con 2,49 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, el 13% del total. Esti­ma­cio­nes empre­sa­ria­les sos­tie­nen que en 2016 la apor­ta­ción al PIB fue del 11,2% con un ingre­so de 125.000 millo­nes y que en 2017 ha lle­ga­do al 11,5% del PIB con un aumen­to del 9% más de turis­tas que en 2016. Sin embar­go, es un turis­mo pobre, que deja poco dine­ro por visi­tan­te. La bur­gue­sía lo sabe e inten­ta mejo­rar la ofer­ta en cali­dad: el pre­si­den­te auto­nó­mi­co de Gali­za dijo que la juven­tud debía apren­der inglés para ser mejo­res cama­re­ros. Lo tie­ne difí­cil por­que la media esta­tal de com­pren­sión de lec­tu­ra está por deba­jo de la media de 24 paí­ses de la OCDE estu­dia­dos: 528 pun­tos fren­te a 540.
  6. El impul­so al turis­mo bus­ca com­pen­sar en par­te el des­plo­me de la indus­tria en gene­ral, inclui­da la cons­truc­ción, etc., que en 2007 sig­ni­fi­ca­ba el 29,40% del PIB y en 2015 el 23,63%, según qué méto­dos se uti­li­cen. Pese a la recu­pe­ra­ción de los últi­mos tiem­pos, la indus­tria manu­fac­tu­re­ra no lle­ga­ba al 13% del PIB en 2016. Com­pa­re­mos: la indus­tria turís­ti­ca el 11,5% y la manu­fac­tu­re­ra menos del 13% en 2016. La depen­den­cia cre­cien­te del capi­ta­lis­mo espa­ñol hacia el exte­rior se con­fir­ma en el retro­ce­so de dos pues­tos en la com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial, cayen­do al 34 en una lis­ta de 138 paí­ses; tam­bién en que el capi­tal extran­je­ro posee ya en 43,1% de las accio­nes espa­ño­las, y con res­pec­to a la cada vez más deci­si­va indus­tria del turis­mo en que la inver­sión exte­rior en ella ha lle­ga­do en 2017 al 60% del total.
  7. La peri­fe­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo esta­tal, su cre­cien­te depen­den­cia del exte­rior, va uni­da al aumen­to del peso del turis­mo y a la debi­li­dad de la manu­fac­tu­ra, ade­más de a otros fac­to­res que deben ser com­pren­di­dos estu­dian­do cómo la cuar­ta reor­de­na­ción del capi­ta­lis­mo euro­peo ofi­cia­li­za­da en Maas­tricht en 1992 impo­ne res­tric­cio­nes que endu­re­cen los ya acep­ta­dos por la bur­gue­sía esta­tal a comien­zos de los ’80 para ser acep­ta­da en Euro­pa. La Euro­pa de las tres velo­ci­da­des –Ale­ma­nia, Bene­lux, Esta­do fran­cés, nor­te de Ita­lia, etc.; este de Euro­pa; y la peri­fe­ria del sur – , impo­ne a esta últi­ma área unas tareas muy pre­ci­sas, sien­do el turis­mo una de ellas.

[next­pa­ge title=«Turistificación e iner­te­bra­ción nacio­nal vasca»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Turis­ti­fi­ca­ción e iner­te­bra­ción nacio­nal vasca

  1. La bur­gue­sía de Hegoal­de en gene­ral y la donos­tia­rra en par­ti­cu­lar están den­tro de este agu­je­ro negro esta­tal aun­que con algu­nas dife­ren­cias. Efec­ti­va­men­te, en abril de 2016 según el Círcu­lo de Empre­sa­rios, el sec­tor indus­trial repre­sen­ta­ba el 24,4% del PIB de la CAV mien­tras que el de Madrid era el 9,7% y el del Esta­do espa­ñol 15,5%. Según la con­ta­bi­li­dad del PIB del Gobierno Foral de Nafa­rroa, en 2017 el sec­tor indus­trial apor­ta­ba el 31,68% del PIB nava­rro, 14 pun­to por arri­ba del Esta­tal que era del 17% y 12 pun­tos por arri­ba del 19,1% euro­peo. Estas dife­ren­cias tan nota­bles entre el capi­ta­lis­mo vas­co y la media esta­tal corres­pon­den a la espe­ci­fi­ci­dad vas­ca de la dia­léc­ti­ca entre la pro­duc­ción de valor y la lucha de cla­ses en un mar­co de opre­sión nacio­nal, tema que no pode­mos desa­rro­llar ahora.
  2. Sin embar­go y tam­bién por estas mis­mas razo­nes la bur­gue­sía vas­ca es par­te sus­tan­ti­va del capi­ta­lis­mo espa­ñol. Esto mis­mo, más la pre­sión obje­ti­va de las exi­gen­cias impues­tas por la Unión Euro­pea arri­ba vis­tas, y la férrea lógi­ca del capi­ta­lis­mo mun­dial, hace que la bur­gue­sía vas­ca se lan­ce tam­bién a poten­ciar la indus­tria turís­ti­ca para incen­ti­var la indus­tria en gene­ral: quie­re subir de ese 24,4% indus­trial del PIB al 25% en el 2020. Por ejem­plo el gobier­ni­llo vas­con­ga­do ha ela­bo­ra­do un ambi­cio­so plan turís­ti­co para subir su apor­ta­ción al PIB del actual 10,56%, con la explo­ta­ción de 96.500 tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, nada menos que al 12% en 2020.
  3. Se tra­ta de un muy duro plan de incen­ti­va­ción entre­ga­do al capi­tal pri­va­do ya que de los 2457 millo­nes de euros esti­ma­dos por aho­ra solo 357 serán públi­cos dejan­do 2100 a la bur­gue­sía. Recor­de­mos lo arri­ba dicho de la sobre­ex­plo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en la indus­tria turís­ti­ca en gene­ral: una de sus ramas más fero­ces es la de la hos­te­le­ría. Pues bien, la hos­te­le­ría supo­ne el 3,17% del PIB de la CAV con la explo­ta­ción direc­ta de 2300 tra­ba­ja­do­ras y trabajadores.
  4. Ha sido nece­sa­rio resu­mir estas ten­den­cias para com­pren­der la opción estra­té­gi­ca que el capi­tal está desig­nan­do para Donos­tia y Gipuz­koa. Según datos de verano de 2017, el turis­mo supo­ne el 12,5% del PIB de la ciu­dad, la indus­tria de la salud el 12% y el comer­cio y la edu­ca­ción el 11% res­pec­ti­va­men­te. En la actua­li­dad uno de cada tres pues­tos de tra­ba­jo depen­de del turis­mo. En 2016 la hos­te­le­ría aumen­tó un 5,2% con res­pec­to a 2015 entre otras cosas gra­cias a que ese año fue el de la Capi­ta­li­dad Euro­pea de la Cul­tu­ra. Donos­tia apa­re­cía en 2015 ade­más como el cen­tro motor del herrial­de de la CAV en el que el turis­mo tie­ne más peso con un 7,4%, segui­do por el 5,2% de Biz­kaia y el 5,1% de Araba.
  5. Esta hege­mo­nía gui­puz­coa­na en lo turís­ti­co hace sur­gir dife­ren­cias com­pe­ti­ti­vas entre las bur­gue­sías de cada herrial­de para no que­dar­se reza­ga­das en la carre­ra por la supe­rio­ri­dad en una rama indus­trial muy impor­tan­te, lo que les lle­va a pre­sio­nar a sus res­pec­ti­vos alia­dos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos en la CAV pero sobre todo en el Esta­do espa­ñol, en el gobierno cen­tral, etc. Por ejem­plo, la bur­gue­sía donos­tia­rra obtu­vo un gran triun­fo en 2016 con la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral euro­im­pe­ria­lis­ta, pero en 2017 la viz­caí­na ha res­pon­di­do con un sofis­ti­ca­do plan turís­ti­co des­ti­na­do a des­pla­zar a Gipuz­koa, pero la res­pues­ta donos­tia­rra es ser sede en mayo de 2018 de la reu­nión de la Orga­ni­za­ción Mun­dial del Turis­mo. En el fon­do, par­te de las dife­ren­cias inter­nas en los par­ti­dos de orden vie­nen de estas dispu­tas eco­nó­mi­cas entre frac­cio­nes del capital.
  6. Aho­ra bien, como encla­ve fron­te­ri­zo his­tó­ri­co, Gipuz­koa y Donos­tia pue­den ser uno de los pun­tos cen­tra­les del pro­yec­to auto­nó­mi­co y regio­na­lis­ta que pro­po­nen sec­to­res de la bur­gue­sía en Ipar y Hego Eus­kal Herria: uno de los nudos fun­da­men­ta­les de cone­xión del eje de Gali­za a Cata­lun­ya con el eje de Madrid a París, inser­tos a su vez en ejes más amplios oes­te-este y sur-nor­te. Vemos así la impor­tan­cia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca que adquie­ren las vías de comu­ni­ca­ción y trans­por­te para la ace­le­ra­ción de los flu­jos de valor a su paso por lo que lle­van años defi­nien­do como región trans­fron­te­ri­za según una visión de la Unión Euro­pea ante­rior a la cri­sis de 2007, que ha obli­ga­do a suce­si­vas refle­xio­nes y ade­cua­cio­nes como la de 2014 y la muy recien­te de sep­tiem­bre de 2017, por citar algunas.
  7. La impor­tan­cia del Esta­do espa­ñol apa­re­ce aquí mani­fies­ta­men­te ade­más de por la recen­tra­li­za­ción que lle­va impo­nien­do des­de hace tiem­po, tam­bién por su papel de juez y par­te, de árbi­tro y de juga­dor en la pla­ni­fi­ca­ción de los ejes que cana­li­zan los flu­jos de valor crean­do vías espa­cio-tem­po­ra­les más ade­cua­das a la nece­si­dad del capi­tal esta­tal. Pero tam­bién se ve la impor­tan­cia del Esta­do fran­cés por­que sus deci­sio­nes faci­li­tan o no los pro­yec­tos espa­ño­les para ace­le­rar el flu­jo de valor con el nor­te euro­peo. Por ejem­plo, el Tren de Alta Velo­ci­dad o TAV espa­ñol tie­ne el cue­llo de bote­lla de la red fran­ce­sa que des­de Hen­daia has­ta Bur­deos va a paso de burro. Para Fran­cia Eus­kal Herria tie­ne menos impor­tan­cia eco­nó­mi­ca que Anda­lu­cía para Espa­ña y simi­lar a Extre­ma­du­ra, lo que expli­ca sus con­ti­nuas pos­po­si­cio­nes para cons­truir el TGV.
  8. La bur­gue­sía de la par­te vas­ca bajo con­trol espa­ñol sabe que los intere­ses del capi­tal fran­cés miran al nor­te y no al sur, pero insis­te en cons­truir el TAV por tres razo­nes: abrir nego­cios que gene­ren bene­fi­cios inme­dia­tos al mar­gen de su via­bi­li­dad pos­te­rior; crear infra­es­truc­tu­ra para la cir­cu­la­ción de mer­can­cías y de turis­tas aun­que no se ter­mi­nen del todo; y hacer pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca a su favor hin­chan­do el glo­bo de «cons­truir país» den­tro de lo per­mi­ti­do por el Esta­do ocu­pan­te. Lo fun­da­men­tal siem­pre es «mover el dine­ro» por­que el capi­tal inmo­vi­li­za­do es una rui­na, y a la vez extraer ganan­cia polí­ti­ca de ese movi­mien­to de dine­ro median­te la mani­pu­la­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca. Otro ejem­plo lo tene­mos en el irra­cio­nal Metro de Donos­tia, que repi­te a esca­la redu­ci­da las tres carac­te­rís­ti­cas del TAV.
  9. El TAV sus rama­les con el super­puer­to de Bil­bo, su apti­tud para lle­var o no lle­var mer­can­cías, su cone­xión con Iru­nea, etc., es otro ejem­plo más –otro es el de la LOMCE por su impac­to a medio pla­zo en la eco­no­mía e iden­ti­dad nacio­nal, etc.- de que la pla­ni­fi­ca­ción estra­té­gi­ca depen­de de los intere­ses del nacio­na­lis­mo espa­ñol que tie­ne un pode­ro­so ins­tru­men­to social y polí­ti­co en las fuer­zas espa­ño­lis­tas en Hegoal­de. Es Espa­ña la que deci­de qué se hace y qué no se hace en las cues­tio­nes deci­si­vas en la tro­zo de Eus­kal Herria que ocu­pa. Fue Espa­ña la que dio el vis­to bueno e impul­só que, por ejem­plo, Donos­tia fue­ra ele­gi­da como sede de la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral en 2016. Otras frac­cio­nes loca­les del capi­tal sin­tie­ron envi­da y celos por ese favor espa­ñol a la bur­gue­sía donostiarra.
  10. Los sec­to­res bur­gue­ses recha­zan una ver­te­bra­ción auto­cen­tra­da y endó­ge­na, nacio­nal, de Eus­kal Herria: asu­men la par­ti­ción ini­cial­men­te impues­ta por la Roma escla­vis­ta y lue­go refor­za­da por el feu­da­lis­mo y el capi­ta­lis­mo. Acep­tan el tro­cea­mien­to impues­to duran­te siglos por París y Madrid con el apo­yo de las cla­ses domi­nan­tes vas­cas, dis­cre­pan­do solo en las por­cio­nes de la tar­ta que con­si­gue cada una de ellas, en la impor­tan­cia del poder local dele­ga­do que con­si­gue. En lo sus­tan­ti­vo, en lo refe­ren­te al poder de cla­se, su iden­ti­dad y unión en incues­tio­na­ble. Como tam­bién lo es derro­tar defi­ni­ti­va­men­te la con­cien­cia nacio­nal de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, empe­zan­do por el donos­tia­rra por­que aho­ra habla­mos de él.

[next­pa­ge title=«Capitalismo mili­ta­ri­za­do y pro­pie­dad comu­nal de la ciudad»]

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Capi­ta­lis­mo mili­ta­ri­za­do y pro­pie­dad comu­nal de la ciudad

  1. Donos­tial­dea está reple­ta de fuer­zas repre­si­vas. En abril de 2017 la CAV tenía 7.640 ertzai­nas y el Gobierno Vas­co nego­cia­ba con el esta­tal ampliar­los has­ta 8000. Suman­do todas las fuer­zas poli­cia­les, la CAV sufría enton­ces la ratio más alta de la Unión Euro­pea de poli­cía por habi­tan­te: 6,9÷100.000 fren­te a los 3,7 de Bél­gi­ca, 3,5 de Fran­cia, 2,9 de Ale­ma­nia… En Nafa­rroa no hay Ertzain­tza pero en esas fechas sufría la pre­sen­cia de 2.168 guar­dia civi­les y poli­cías espa­ño­les para 641.345 habi­tan­tes, y la CAV tenía 3.738 para una pobla­ción de 2.168.254. O sea, y sin con­tar otras fuer­zas, Hegoal­de aguan­ta­ba 13.546 per­so­nas arma­das espe­cia­li­za­das en el con­trol, vigi­lan­cia y repre­sión de 2.809.599 per­so­nas, lo que corres­pon­de a 207,41 per­so­nas por agen­te del orden.
  2. Otro infor­me ofi­cial decía que en octu­bre 2017 había en la CAV 1.317 poli­cías espa­ño­les, 1.481 mili­ta­res y 2.369 guar­dia civi­les, es decir, 5.167 agen­tes arma­dos a las órde­nes de Madrid, más los ertzai­nas indi­rec­ta­men­te a sus órde­nes, o sea, 12.807 para 2.168.254 habi­tan­tes, sin tener en cuen­ta la lige­ra varia­ción habi­da en ocho meses. Quie­re esto decir que en la CAV había en esa fecha había un defen­sor arma­do del orden capi­ta­lis­ta por cada 169,30 per­so­nas. Hego Eus­kal Herria es un terri­to­rio mili­ta­ri­za­do al máxi­mo. No nos exten­de­mos en la cifra corres­pon­dien­te a Donos­tial­dea por­que en caso de nece­si­dad las fuer­zas repre­si­vas pue­den ser mul­ti­pli­ca­das en muy poco tiem­po con la lle­ga­da de otros con­tin­gen­tes pró­xi­mos. Hay que decir que pocas ciu­da­des del mun­do tie­nen una pro­por­ción tan alta de per­se­guidxs, exi­liadxs, dete­nidxs, tor­tu­radxs, encar­ce­ladxs y muertxs por las fuer­zas arma­das del capi­tal como Donostia.
  3. La explo­ta­ción nacio­nal de cla­se y patriar­cal que ver­te­bra obje­ti­va­men­te al capi­ta­lis­mo vas­co tie­ne su sos­tén deci­si­vo y últi­mo –el terror arma­do que inter­vie­ne cuan­do fallan los otros medios de orden– en la muy sig­ni­fi­ca­ti­va mili­ta­ri­za­ción. Pero el capi­ta­lis­mo mili­ta­ri­za­do no lo es solo por la can­ti­dad de las fuer­zas arma­das que lo sos­tie­nen sino tam­bién por el impres­cin­di­ble papel que ha juga­do la vio­len­cia espa­ño­la en la vic­to­ria polí­ti­co-mili­tar del capi­ta­lis­mo en Hegoal­de y en las derro­tas mili­ta­res del pue­blo tra­ba­ja­dor, y por la impor­tan­cia de su indus­tria de armas expor­tan bie­nes de des­truc­ción por un valor de 800 millo­nes de euros con una ganan­cia de san­gre de 150 millo­nes de euros.
  4. La bur­gue­sía en Hegoal­de tie­ne lógi­cas dife­ren­cias y celos fra­ter­na­les por ganar­se la aten­ción del Esta­do: her­ma­nos pelean­do por los favo­res del padre. Acep­ta de muy buen gra­do la altí­si­ma den­si­dad de fuer­zas repre­si­vas por­que sabe que su pre­sen­cia inti­mi­da­to­ria, jun­to a otras leyes socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­co-cul­tu­ra­les, le garan­ti­za lo fun­da­men­tal: su pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. El últi­mo infor­me de Gobierno de la CAV sobre pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas reco­no­ce que en 2018 aumen­ta­rán las ganan­cias empre­sa­ria­les y a la vez empeo­ra­rán aún más las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo del pue­blo al cre­cer el paro y el des­em­pleo, y es indu­da­ble que por eso implo­ra a Espa­ña más fuer­zas represivas.
  5. Este aná­li­sis mar­xis­ta de las con­tra­dic­cio­nes nos per­mi­te com­pren­der toda­vía más radi­cal­men­te el sen­ti­do y los obje­ti­vos de la Capi­ta­li­dad Cul­tu­ral donos­tia­rra tal cual cri­ti­ca­mos en Donos­tia, capi­tal cul­tu­ral de Euro­pa de 23 de octu­bre de 2015, Duran­go y la cul­tu­ri­lla donos­tia­rra de 7 de diciem­bre de 2015, Cul­tu­ra y rebe­lión. Crí­ti­ca de la Capi­ta­li­dad donos­tia­rra de la cul­tu­ra de 31 de mayo de 2016, La memo­ria, el tor­men­to y la cár­cel como cul­tu­ra de 1de sep­tiem­bre de 2016Gara y la gue­rra cul­tu­ral de 9 de febre­ro de 2017. Resu­mien­do: tenía como prin­ci­pal obje­ti­vo refor­zar la cul­tu­ra de la sumi­sión en un herrial­de espe­cial­men­te com­ba­ti­vo para faci­li­tar el desa­rro­llo de los pla­nes estra­té­gi­cos gene­ra­les, que no solo los de la bur­gue­sía donostiarra.
  6. Pero solo logra­ron una fugaz vic­to­ria mien­tras el grue­so de la izquier­da aber­tza­le bos­te­za­ba. Aho­ra es ilu­sio­nan­te para cual­quier per­so­na de bien ver la iras­ci­bi­li­dad y enfa­do que car­co­me al poder por el fra­ca­so de toda la alie­na­ción que bom­bar­deó Donos­tia de fina­les de 2015 a comien­zos de 2017: asis­ti­mos al reini­cio de las movi­li­za­cio­nes de sec­to­res juve­ni­les, socia­les, popu­la­res, sin­di­ca­les y polí­ti­cos con­tra la turis­ti­fi­ca­ción, con­tra el irra­cio­nal Metro donos­tia­rra, con­tra la bar­ba­ri­dad de la inci­ne­ra­do­ra, con­tra el silen­cia­mien­to cre­cien­te de las deci­sio­nes muni­ci­pa­les, con­tra los sala­rios de mise­ria, con­tra el terro­ris­mo machis­ta, por la amnis­tía y las liber­ta­des, por la cul­tu­ra vas­ca, etcé­te­ra. O sea, por ir pre­pa­ran­do otra futu­ra Comu­na donos­tia­rra que no repi­ta los erro­res de 1936.
  7. Pero esta­mos en el comien­zo, esta­mos cues­tio­nan­do solo la super­fi­cie de los pro­ble­mas, por­que su fon­do no es otro que el de las for­mas que adquie­re la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta en Donos­tia, y la inser­ción de las rela­cio­nes socia­les de explo­ta­ción fun­cio­na­les a esas for­mas de pro­pie­dad pri­va­da en la lógi­ca del bene­fi­cio a esca­la del Esta­do espa­ñol y de la Unión Euro­pea. Y es que, de nue­vo las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas del capi­ta­lis­mo agu­di­za­das des­de 2007 con­fir­man las leyes de acu­mu­la­ción, con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción, pere­cua­ción, caí­da ten­den­cial del bene­fi­cio y otras, que le fuer­zan a crear nue­vas áreas de explo­ta­ción de la fuer­za de trabajo.
  8. Por ejem­plo y citan­do algu­nas ciu­da­des cono­ci­das, Ber­lín y Nue­va York son esce­na­rios de las mis­mas ten­sio­nes que exis­ten en Bar­ce­lo­na, Madrid, Lis­boa, Donos­tia, etc., sobre la polí­ti­ca muni­ci­pal de los alqui­le­res pri­va­dos de pisos turís­ti­cos, la apa­ri­ción de empre­sas loca­les, esta­ta­les e inter­na­cio­na­les y de fon­dos bui­tre, espe­cia­li­za­das en tra­fi­car ile­gal­men­te con los alqui­le­res y la com­pra de vivien­das e inmue­bles para obte­ner ingen­tes bene­fi­cios des­es­truc­tu­ran­do la vida popu­lar. La gen­tri­fi­ca­ción se está mul­ti­pli­can­do con la indus­tria turís­ti­ca, lo que agu­di­za la inte­rro­gan­te deci­si­va: ¿de quién es el sue­lo, del pue­blo donos­tia­rra auto­or­ga­ni­za­do en poder comu­nal, o del capi­tal inmo­bi­lia­rio y turístico?
  9. Lo que está en jue­go en estas y otras pro­ble­má­ti­cas es el mode­lo urba­nís­ti­co de una peque­ña ciu­dad como Donos­tia en un peque­ño herrial­de como Gipuz­koa que es par­te de una peque­ña nación opri­mi­das por dos gran­des Esta­dos, lo cual es cier­to, pero tam­bién y sobre todo que lucha­mos ya por otro mode­lo espa­cio-tem­po­ral ade­cua­do para una nación tra­ba­ja­do­ra libre en un con­tex­to euro­peo que avan­ce al socia­lis­mo. Aquí nos vale el ejem­plo de la vic­to­ria popu­lar sobre la nuclea­ri­za­ción de Eus­kal Herria, logran­do que no fun­cio­na­sen nin­gu­na de las cua­tro cen­tra­les nuclea­res ini­cial­men­te pro­yec­ta­das: fue una lucha nacio­nal e inter­na­cio­nal a la vez.
  10. La mun­dia­li­za­ción de la ley del valor, ese pro­ce­so cri­mi­nal que se quie­re ocul­tar bajo lo que lla­man mun­dia­li­za­ción del mer­ca­do, es lo que hace que todo lo rela­cio­na­do con la lucha entre mode­los espa­cio-tem­po­ra­les anta­gó­ni­cos en cual­quier barria­da, pue­blo o nación por peque­ña que sea, reper­cu­ta rápi­da­men­te en la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo a esca­la mun­dial. El pro­yec­to de hacer de Donos­tia y de Eus­kal Herria un nudo impor­tan­te en la red de flu­jos de valor en el capi­ta­lis­mo euro­peo es a la vez con­de­nar al pue­blo tra­ba­ja­dor a la explo­ta­ción, opre­sión y domi­na­ción nece­sa­rias para ace­le­rar lo máxi­mo posi­ble la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal. Por esto es más nece­sa­rio y urgen­te que nun­ca antes, ela­bo­rar una estra­te­gia de libe­ra­ción nacio­nal en Donos­tia inser­ta en la lucha por el socia­lis­mo y el comunismo.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 23 de enero de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *