Lenin y el dere­cho de la nación cata­la­na a la autodeterminación

Par­ti­cu­lar­men­te la del Esta­do mul­ti­na­cio­nal espa­ñol, sobre el lega­do de Lenin en cuan­to al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, asen­ta­do, por cier­to, en el artícu­lo pri­me­ro de la Car­ta de Nacio­nes Uni­das, que esta­ble­ce la igual­dad de dere­chos entre las nacio­nes y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pueblos.

Des­de la letal dic­ta­du­ra de Fran­co, has­ta los gobier­nos de sus segui­do­res espa­ño­lis­tas, ese Esta­do y su vetus­ta monar­quía bor­bó­ni­ca, res­tau­ra­da por el Cau­di­llo, se han nega­do a reco­no­cer el carác­ter de nacio­nes con dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de enti­da­des his­tó­ri­cas como Cata­lu­ña, el País Vas­co, Gali­cia, Anda­lu­cía, impo­nien­do su nacio­na­lis­mo como el úni­co a pre­va­le­cer en Espa­ña una, gran­de y libre (sic).

El prin­ci­pal diri­gen­te bol­che­vi­que ela­bo­ra las herra­mien­tas con­cep­tua­les para el aná­li­sis de la lla­ma­da cues­tión nacio­nal y colo­nial, indis­pen­sa­bles para enten­der las razo­nes por las que se pre­ten­de repri­mir, estig­ma­ti­zar y cri­mi­na­li­zar a la joven repú­bli­ca cata­la­na. Para Lenin era nece­sa­rio dis­tin­guir tres épo­cas radi­cal­men­te dis­tin­tas de los movi­mien­tos nacio­na­les y la lucha por la auto­de­ter­mi­na­ción. La pri­me­ra, de 1789 a 1871, repre­sen­ta la línea ascen­den­te de la bur­gue­sía que, en su lucha con­tra el feu­da­lis­mo, cons­ti­tu­ye la socie­dad y el Esta­do demo­crá­ti­co-bur­gués; los movi­mien­tos nacio­na­les adquie­ren el carác­ter masi­vo, incor­po­ran­do de una u otra for­ma a la polí­ti­ca a todas las cla­ses de la pobla­ción bajo la hege­mo­nía de la bur­gue­sía, que pro­cla­ma el dere­cho a cons­ti­tuir su pro­pio Esta­do, como el camino para esta­ble­cer el con­trol eco­nó­mi­co-polí­ti­co-cul­tu­ral e, inclu­so, lin­güís­ti­co, sobre la pobla­ción de deter­mi­na­do terri­to­rio; es la épo­ca en que las luchas nacio­na­les adquie­ren los con­te­ni­dos épi­cos que inte­gra­rían los mitos fun­da­do­res del patrio­tis­mo de Estado.

Una segun­da épo­ca, de 1871 a 1914, se carac­te­ri­za por la domi­na­ción total de la bur­gue­sía y su trans­for­ma­ción de cla­se pro­gre­sis­ta en reac­cio­na­ria, bajo el lide­raz­go del capi­tal finan­cie­ro. En este perio­do, los esta­dos nacio­na­les capi­ta­lis­tas están con­so­li­da­dos, con un anta­go­nis­mo de cla­ses muy mar­ca­do en su inte­rior y con el esta­ble­ci­mien­to de estas metró­po­lis como poten­cias colo­nia­les. Por últi­mo, Lenin seña­la una ter­ce­ra épo­ca que se abre con la revo­lu­ción de 1917, en la que tie­nen lugar movi­mien­tos nacio­na­les que apun­tan a la for­ma­ción de nacio­nes y la con­so­li­da­ción del prin­ci­pio de auto­de­ter­mi­na­ción, en el mar­co gene­ral de la lucha por el socia­lis­mo. No obs­tan­te, Lenin no logró reco­no­cer que la lucha nacio­nal no cul­mi­na con la for­ma­ción o esta­ble­ci­mien­to de un Esta­do polí­ti­ca­men­te inde­pen­dien­te, e inclu­so en su cla­si­fi­ca­ción de paí­ses con pro­ble­mas nacio­na­les, no inclu­yó a los de Amé­ri­ca Lati­na, por­que para el diri­gen­te bol­che­vi­que, una vez logra­da la inde­pen­den­cia polí­ti­ca, el pro­ble­ma nacio­nal que­da­ba resuel­to. Ana María Riva­deo sos­tie­ne que tam­po­co en Lenin la cues­tión nacio­nal acce­de a des­aco­plar­se de la bur­gue­sía y de la fase capi­ta­lis­ta. (El mar­xis­mo y la cues­tión nacio­nal, Méxi­co, UNAM, 1994, p. 10.)

Aho­ra que­da cla­ro que no bas­ta la auto­de­ter­mi­na­ción polí­ti­ca de la nación y la igual­dad jurí­di­co-for­mal: es nece­sa­rio asu­mir la cons­ti­tu­ción inter­na de la nación y su direc­cio­na­li­dad cla­sis­ta, y tomar en cuen­ta que en esta eta­pa de tras­na­cio­na­li­za­ción del Esta­do, la inde­pen­den­cia nacio­nal se encuen­tra suje­ta a pro­fun­dos cues­tio­na­mien­tos, ya que la sobe­ra­nía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mili­tar, capa­ci­dad fun­da­men­tal de la auto­de­ter­mi­na­ción, es res­trin­gi­da por las nece­si­da­des de la actual for­ma de repro­duc­ción del capi­tal. Por ello, es nece­sa­ria la inde­pen­den­cia en lo eco­nó­mi­co y es fun­da­men­tal la demo­cra­ti­za­ción de la socie­dad, en el sen­ti­do de un ejer­ci­cio de la sobe­ra­nía popu­lar; esto es, el esta­ble­ci­mien­to de la hege­mo­nía de las cla­ses subal­ter­nas que otor­gue esa direc­cio­na­li­dad demo­crá­ti­ca popu­lar a la nación. De ahí la nece­si­dad de refor­mu­lar una recons­truc­ción de la nación des­de aba­jo, des­de las cla­ses subal­ter­nas, a par­tir de vin­cu­lar­se estre­cha­men­te con los pro­ble­mas y las deman­das de las gran­des mayo­rías popu­la­res, con la his­to­ria y reali­dad nacio­nal, con las tra­di­cio­nes de lucha y resis­ten­cia de los diver­sos sec­to­res del pue­blo (como cate­go­ría cla­sis­ta), esto es, enrai­zar­se y nutrir­se en el espa­cio y el tiem­po nacionales.

En encen­di­do deba­te con Rosa Luxem­burg, Lenin pro­pug­na por el reco­no­ci­mien­to del dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción como el dere­cho a la fun­da­ción de un Esta­do inde­pen­dien­te. Lelio Bas­so, en una nota intro­duc­to­ria al tra­ba­jo de Rosa Luxem­burg, La Cues­tión nacio­nal y la auto­no­mía, afir­ma que las posi­cio­nes anta­gó­ni­cas de ambos en esa polé­mi­ca se debie­ron, sobre todo, a que Luxem­bur­go par­tía de la Polo­nia divi­di­da entre Rusia, Ale­ma­nia y Aus­tria, y, en con­se­cuen­cia, su pun­to de vis­ta, que se fun­da­men­ta­ba en los mis­mos plan­tea­mien­tos polí­ti­cos y meto­do­ló­gi­cos de Lenin, apun­ta­ba a la nece­si­dad de afian­zar el sen­ti­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta del pue­blo pola­co en su lucha con­tra la opre­sión de cla­se; mien­tras Lenin, des­de su ópti­ca de revo­lu­cio­na­rio ruso, ve alia­dos a todos los enemi­gos del zaris­mo, inclu­yen­do los nacio­na­lis­mos de los paí­ses opri­mi­dos, como Polo­nia, reafir­man­do por ello el prin­ci­pio de auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal de pue­blos y naciones.

Para expli­car el caso cata­lán y las posi­cio­nes de cerril nacio­na­lis­mo espa­ño­lis­ta, inclu­yen­do el de la izquier­da ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, es espe­cial­men­te impor­tan­te recor­dar el docu­men­to de Lenin que refie­re a los pro­ble­mas cau­sa­dos por Sta­lin en Geor­gia, su tie­rra natal: “Es nece­sa­rio dis­tin­guir entre el nacio­na­lis­mo de una nación opre­so­ra y el nacio­na­lis­mo de una nación opri­mi­da; entre el nacio­na­lis­mo de una nación gran­de y el nacio­na­lis­mo de una nación peque­ña… Res­pec­to al segun­do nacio­na­lis­mo, los inte­gran­tes de una nación gran­de tene­mos casi siem­pre la cul­pa de come­ter en el terreno prác­ti­co de la his­to­ria infi­ni­tos actos de vio­len­cia…” Que mayor vio­len­cia que la repre­sión bru­tal por par­te del Esta­do espa­ño­lis­ta de un refe­ren­do civi­lis­ta y demo­crá­ti­co en el que la mayo­ría de los elec­to­res votó por la inde­pen­den­cia, el cual con­tras­ta con los refe­ren­dos en Esco­cia y Que­bec. Mi modes­to apo­yo soli­da­rio a la repú­bli­ca cata­la­na y a su dere­cho inalie­na­ble a la autodeterminación.

Gil­ber­to López y Rivas

4 de noviem­bre de 2017

Fuen­te: http://​www​.jor​na​da​.unam​.mx/​2​0​1​7​/​1​1​/​0​3​/​o​p​i​n​i​o​n​/​0​1​6​a​2​pol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *