Algu­nas con­si­de­ra­cio­nes sobre la ini­cia­ti­va ¿Habla­mos? Par­lem?, ¿De qué hemos de hablar?

A par­tir de la pues­ta en mar­cha de la ini­cia­ti­va ¿Habla­mos? Par­lem?, ayer (8 de octu­bre) la orga­ni­za­ción Arran publi­có una serie de tweets que en Boltxe nos han pare­ci­do muy intere­san­tes, por lo que los tra­du­ci­mos para publi­car­los. Al final de los tweets publi­ca­re­mos un artícu­lo sobre el mis­mo tema (¿De qué hemos de hablar?).

Tweets de Arran

  1. No vali­da­mos que el #Dia­leg sea la nue­va excu­sa para negar el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción de un pue­blo que ya ha hablado.
  2. Eje­cu­tar los resul­ta­dos del #Refe­rén­dum es aho­ra una obli­ga­ción demo­crá­ti­ca que nin­gún lla­ma­mien­to al diá­lo­go pue­de obviar.
  3. La ini­cia­ti­va #Par­lem blan­quea el fas­cis­mo y la repre­sión al situar el mis­mo nivel la auto­de­ter­mi­na­ción y la bru­ta­li­dad policial.
  4. La pli­ca­ción de los resul­ta­dos del #Refe­rén­dum en for­ma de decla­ra­ción de inde­pen­den­cia (DI) y la apli­ca­ción del 155 que nos nie­ga en tan­to que pue­blo NO son lo mismo.
  5. La cosa no va de so par­tes igua­les, va del poder de un Esta­do here­de­ro del fran­cis­mo con­tra un pue­blo opri­mi­do deter­mi­na­do a liberarse.
  6. Un Esta­do que, ade­más, ha nega­do sis­te­má­ti­ca­men­te cual­quier tipo y opo­tu­ni­dad de diá­lo­go al pue­blo catalán.
  7. Nada nue­vo: una ini­cia­ti­va ves­ti­da de paci­fis­mo que nie­ga el dere­cho a la auto­de­ter­mian­ción de los Paï­sos Catalans.

¿De qué hemos de hablar?

Hoy, de repen­te, una vez con­so­li­da­do un sí rotun­do al refe­rén­dum del domin­go 1 de octu­bre, miles de ciu­da­da­nos piden que «hable­mos» y que «dia­lo­gue­mos», somo si esta peti­ción ho hubie­ra esta­do nun­ca en los labios de nues­tros repre­sen­tan­tes y como si no hubie­ra pasa­do abso­lu­ta­men­te nada duran­te estos últi­mos 10 años (y muy espe­cí­fi­ca­men­te el domin­go pasa­do). Per­do­nar, pero se ha de tener mucha cara dura.

¿Quién lo pide?

Por­que esta gen­te que hoy pide «diá­lo­go» es la gen­te que calló y rió la gra­cia al Sr. Gue­rra cuan­do este se vana­glo­rió públi­ca­men­te de haber­se pasa­do por la pie­dra el Esta­tu­to; la gen­te, de cual­quier ideo­lo­gía, que no hizo nada para que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal no hicie­ra el dis­pa­ra­te cons­ti­tu­cio­nal que come­tió; la gen­te que no supo –o no qui­so– levan­tar nun­ca el dedo para pro­te­ger Cata­lun­ya de la deri­va anti­de­mo­crá­ti­ca y cen­tra­lis­ta que, día detrás día, el PP y sus alia­dos le fue­ron impo­nien­do; la gen­te que –a pesar del ries­go de des­afec­ción denun­cia­do por el Pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat Sr. Mon­ti­lla– no hizo nun­ca nada para evi­tar­la; la gen­te que ha menos­pre­cia­do mise­ra­ble­men­te las movi­li­za­cio­nes impre­sio­nan­tes que un año sí, y otro tam­bién, han ocu­pa­do el terri­to­rio de nor­te a sur y de este a oes­te; la gen­te que ha nega­do el pan y la sal al movi­mien­to trans­ver­sal más impor­tan­te que nun­ca haya exis­ti­do (por­que –sea­mos cla­ros– no lo habían sabri­do lide­rar, ni podían diri­gir­lo); la gen­te que nos ha des­pre­cia­do (cuan­do no insul­ta­do) con la espe­ran­za que no lle­gá­ra­mos a hacer nada de lo que final­men­te hemos con­se­gui­do; la gen­te que ha nega­do el dere­cho a deci­dir de todo un pue­blo; la gen­te que nos ha que­ri­do man­te­ner siem­pre pre­sos de la lega­li­dad, negán­do­nos la legi­ti­mi­dad de quien quie­re ser libre; la gen­te que siem­pre ha nega­do el sig­ni­fi­ca­do y el alcan­ce del 9N; la gen­te que nun­ca ha que­ri­do reco­no­cer su mino­ría demo­crá­ti­ca des­pués del 27S; la gen­te que siem­pre ha nega­do la posi­bi­li­dad de un refe­rén­dum como expre­sión máxi­ma de la demo­cra­cia; la gen­te que nun­ca qui­so comi­sio­nes par­la­men­ta­rias para deba­tir abier­ta­men­te cómo y de qué mane­ra tenía­mos que hacer para dar sali­da al man­da­to demo­crá­ti­co de la ciu­da­da­nía; la gen­te que no ha duda­do nun­ca en poner obs­tácu­los al diá­lo­go y al deba­te en el Par­la­ment; la gen­te que ha pre­ten­di­do ridi­cu­li­zar, sis­te­má­ti­ca­men­te, el esfuer­zo ingen­te de un gobierno y de todo un pue­blo para pre­pa­rar y eje­cu­tar un refe­rén­dum que ha deja­do boquia­bier­to al mun­do; la gen­te que ha exi­gi­do, has­ta el últi­mo momen­to, que el Esta­do impi­die­ra su cele­bra­ción; la gen­te que toda­vía hoy se nie­ga a repu­diar la vio­len­cia extre­ma de la Poli­cía Nacio­nal y de la Guar­dia Civil duran­te el pasa­do domin­go; la gen­te que nie­ga abso­lu­ta­men­te su vali­dez; la gen­te –en defi­ni­ti­va– que cree que «el amo y señor» tie­ne que ser siem­pre quien impon­ga su cri­te­rio y volun­tad por enci­ma de los dere­chos fun­da­men­ta­les que toda per­so­na ostenta.

¿Qué pre­ten­den?

Cuan­do toda esta gen­te pide que «hable­mos» sin que, has­ta aho­ra, haya movi­do ni un solo dedo para indi­car –y exi­gir– al gobierno espa­ñol que dia­lo­ga­ra, que escu­cha­ra y que per­mi­tie­ra el ejer­ci­cio de la demo­cra­cia, es por­que –a ojos vis­tas– ha pasa­do algo. Una de gor­da. De lo con­tra­rio, segui­rían tan con­tem­pla­ti­vos como has­ta aho­ra, admi­tien­do cosas tan «super­fluas» para la ciu­da­da­nía y la eco­no­mía del país como, por ejem­plo, la decla­ra­ción de incons­ti­tu­cio­na­li­dad de la nor­ma­ti­va para resol­ver la pobre­za ener­gé­ti­ca; el colo­sal défi­cit fis­cal; el esta­do indigno de los tre­nes de cer­ca­nías o, inclu­so, la inexis­ten­cia mis­ma del corre­dor del Mediterráneo.

Lo que ha sacu­di­do toda esta gen­te (admi­to que hay algu­nos de bue­na fe) es que el espe­jo de la reali­dad les ha hecho cons­ta­tar, de repen­te, que la mayo­ría de ciu­da­da­nos de Cata­lun­ya que­rían efec­ti­va­men­te hacer el refe­rén­dum; que a pesar de las ame­na­zas y repre­sión efec­ti­va lo han cele­bra­do; que la par­ti­ci­pa­ción ha sido mag­ní­fi­ca; y que el resul­ta­do (se lo miren como se lo miren) es inata­ca­ble. Socio­ló­gi­ca­men­te, polí­ti­ca­men­te y jurídicamente.

Y he aquí que aho­ra esta gen­te que nun­ca ha movi­do un dedo para resol­ver el tema de fon­do y pro­pi­ciar el diá­lo­go y deba­te que el gobierno cata­lán ha ofre­ci­do sis­te­má­ti­ca­men­te; que, inclu­so, lo ha que­ri­do extraer de su lugar natu­ral y legí­ti­mo (el Par­la­ment), median­te sus aplau­di­dos recur­sos al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal; nos exi­ge –des­pués de un refe­rén­dum, tan heroi­co como masi­vo y ago­bian­te– «hablar».

«Hablar», eso sí, dejan­do com­ple­ta­men­te de lado la pre­ten­sión de todo un pue­blo des­de hace años. ¿Se pue­de ser más des­ho­nes­to y caradura?

¿Qué espe­ra­mos?

Este domin­go acom­pa­ñé a algu­nos obser­va­do­res inter­na­cio­na­les y tam­bién cola­bo­ré acti­va­men­te en mi cole­gio (CEIP Boga­tell) para el buen desa­rro­llo de la jor­na­da. Vivi­mos momen­tos de emo­ción, de ilu­sión y de mucha ten­sión (este últi­mo, por las noti­cias dra­má­ti­cas que nos lle­ga­ban de otros luga­res). Pero, por enci­ma de todo, vivi­mos inten­sa­men­te el com­pro­mi­so inne­go­cia­ble (has­ta la exte­nua­ción) de la gen­te con el refe­rén­dum. Con la volun­tad de saber que está­ba­mos allí y que nos con­ta­ban. Que no era nin­gu­na fies­ta, ni nin­gu­na mani­fes­ta­ción. Que está­ba­mos dis­pues­tos a jugar­nos lite­ral­men­te el tipo (como el res­to de con­ciu­da­da­nos) para ejer­cer demo­crá­ti­ca­men­te un dere­cho que nadie nos podía arre­ba­tar. Y con la con­vic­ción de que si ganá­ba­mos (tal como hemos hecho) nun­ca más nadie nos podría decir que no éra­mos suficientes.

Tenía­mos, y tene­mos, ple­na con­fian­za en nues­tro gobierno. Cree­mos en el con­te­ni­do y alcan­ce de las leyes ema­na­das del Par­la­ment y esta­mos abso­lu­ta­men­te segu­ros que nues­tros repre­sen­tan­tes harán honor a su pala­bra y com­pro­mi­so. Se lo han gana­do a pulso.

Lo que noso­tros espe­ra­mos es pre­ci­sa­men­te esto. Y en con­se­cuen­cia que hagan caso omi­so a cual­quier pre­sión o can­to de sirena.

Es el momen­to pro­pi­cio para los que quie­ren impe­dir aque­llo que hemos con­se­gui­do; para los fulle­ros habi­tua­les; para los des­ho­nes­tos o para los trai­do­res; para los que bus­can la opor­tu­ni­dad de apa­re­cer como supues­tos «sal­va­do­res» de una situa­ción crí­ti­ca pro­vo­ca­da, úni­ca­men­te, por aque­llos que nun­ca han que­ri­do reco­no­cer el dere­cho fun­da­men­tal de auto­de­ter­mi­na­ción (ni están dis­pues­tos); para los que se ofre­cen como «fal­sos media­do­res», con el úni­co obje­ti­vo de sacar toda legi­ti­mi­dad al pro­ce­so que hemos segui­do y al refe­rén­dum cele­bra­do; para los que solo quie­ren ganar tiem­po para con­se­guir el divor­cio que has­ta aho­ra no han con­se­gui­do entre el pro­pio blo­que sobe­ra­nis­ta y/​o entre la ciu­da­da­nía; o para los que –al fin y al cabo– nos quie­ren com­ple­ta­men­te debi­li­ta­dos en una futu­ra negociación.

La decla­ra­ción de independencia

Hay que hacer, pues, la decla­ra­ción de inde­pen­den­cia. Tan pron­to como se pue­da. De acuer­do con el resul­ta­do del refe­rén­dum. La demo­ra nos debi­li­ta más que nun­ca. Si, tal como es evi­den­te, tar­de o tem­prano nos ten­dre­mos que sen­tar a una mesa de nego­cia­ción, con ver­da­de­ros media­do­res (pre­fe­ri­ble­men­te inter­na­cio­na­les) y/​o direc­ta­men­te con el gobierno espa­ñol, hay que hacer­lo con la con­tun­den­cia y con­vic­ción que nece­si­ta­mos: la de ser tra­ta­dos de igual a igual. Sin haber malo­gra­do nues­tro acti­vo fun­da­men­tal: la per­se­ve­ran­cia y per­sis­ten­cia de la ciu­da­da­nía (del Par­la­ment y del gobierno) cul­mi­na­da en un refe­rén­dum vin­cu­lan­te que diji­mos que cele­bra­ría­mos y hemos celebrado.

De lo con­tra­rio no lo enten­de­ría­mos. La gen­te que nos juga­mos la cara domin­go no espe­ra­mos otra cosa.

Jor­di Domingo

7 de octu­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.