Vene­zue­la y la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te: ¿poco o mucho?

Pocas veces se cele­bra­ron elec­cio­nes en un con­tex­to tan sig­na­do por la vio­len­cia como las de este domin­go pasa­do en Vene­zue­la. Hay pocas expe­rien­cias simi­la­res en el Líbano, Siria e Irak. Tal vez en los Bal­ca­nes duran­te la desin­te­gra­ción de la ex Yugoslavia.

Dudo que en algún país euro­peo o mis­mo en Esta­dos Uni­dos se hubie­ra cele­bra­do elec­ción algu­na en un con­tex­to simi­lar al vene­zo­lano. Por eso que algo más de ocho millo­nes de per­so­nas hayan desa­fia­do a la dere­cha terro­ris­ta con sus sica­rios, piró­ma­nos, saquea­do­res y fran­co­ti­ra­do­res y con­cu­rri­do a emi­tir su voto demues­tra el arrai­go del cha­vis­mo en las cla­ses popu­la­res y, ade­más, un valor a toda prue­ba para luchar por la paz y repu­diar la vio­len­cia. Y cuan­do el CNE dice que vota­ron 8.089.320 per­so­nas es así nomás, doble­men­te cer­ti­fi­ca­do por la cédu­la elec­to­ral y el con­trol de las hue­llas dac­ti­la­res de cada uno de los votantes.

Ese mate­rial está allí, suje­to a veri­fi­ca­ción por par­te de la opo­si­ción o de obser­va­do­res inde­pen­dien­tes, con­tra­ria­men­te a lo ocu­rri­do con la pan­to­mi­ma elec­to­ral de la MUD el 16 de Julio que en una hila­ran­te inno­va­ción en el arte y la cien­cia de la polí­ti­ca pro­ce­dió a admi­tir votan­tes con o sin docu­men­tos, sufra­gar cuan­tas veces lo qui­sie­ra para lue­go que­mar todos los regis­tros una vez ter­mi­na­do el relam­pa­guean­te recuen­to de los 7 millo­nes y medio de votos que mien­ten haber recibido.

Pese a estos ante­ce­den­tes el resul­ta­do de la elec­ción a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te fue til­da­do como frau­du­len­to tan­to por la dere­cha inter­na­cio­nal, guber­na­men­tal o no, como por algu­nas sec­tas deli­ran­tes de la izquier­da eter­na­men­te fun­cio­na­les al impe­ria­lis­mo. Algu­nos ilus­tres gobier­nos de den­tro y fue­ra de la región: Méxi­co, Argen­ti­na, Chi­le, Perú, Esta­dos Uni­dos, Pana­má, Colom­bia, Para­guay, Bra­sil, Cana­dá, Espa­ña y Cos­ta Rica se apre­su­ra­ron a decla­rar al día siguien­te de la elec­ción que no reco­no­ce­rían la ANC sur­gi­da del voto ciu­da­dano en Vene­zue­la algo que, sin dudas, le qui­ta el sue­ño al gobierno boli­va­riano y a millo­nes de vene­zo­la­nos aba­ti­dos por tan degra­dan­te noti­cia. Se com­pren­de que aque­llos gobier­nos no pue­dan hacer­lo por­que tie­nen dema­sia­das preo­cu­pa­cio­nes en casa como para per­der un minu­to en reco­no­cer la lec­ción de demo­cra­cia que el bra­vo pue­blo vene­zo­lano ofre­cie­ra el domingo.

Méxi­co está azo­ra­do por el octa­vo perio­dis­ta ase­si­na­do en lo que va del año, y sin nun­ca hallar al res­pon­sa­ble amén de otras minu­cias como los 57 ase­si­na­tos por día regis­tra­dos duran­te el 2016; el gobierno argen­tino por la muy pro­ba­ble derro­ta en el prin­ci­pal dis­tri­to elec­to­ral del país y una eco­no­mía que no levan­ta vue­lo; Chi­le, por la pro­fun­da des­le­gi­ti­ma­ción de su sis­te­ma polí­ti­co y las pro­tes­tas socia­les que a dia­rio con­mue­ven las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país; Colom­bia, absor­ta en la aten­ción de sus sie­te millo­nes y medio de des­pla­za­dos por el para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co; Para­guay por la pene­tra­ción del nar­co en los dis­tin­tos nive­les de la admi­nis­tra­ción públi­ca; Bra­sil por el ester­co­le­ro en que se ha hun­di­do el con­jun­to de su diri­gen­cia, para ni hablar del caos en que se encuen­tra Esta­dos Uni­dos con un jefe de esta­do impre­de­ci­ble y velei­do­so como pocos y una pobre Espa­ña sumi­da ella tam­bién en la corrup­ción de sus rica­cho­nes, la putre­fac­ción de la monar­quía y el irre­pa­ra­ble des­pres­ti­gio de su cla­se polí­ti­ca. Gobier­nos excel­sos que segu­ra­men­te igno­ran que el ex pre­si­den­te de EEUU James Car­ter –no pre­ci­sa­men­te un cha­vis­ta- ase­gu­ró que el sis­te­ma elec­to­ral de Vene­zue­la era más con­fia­ble y trans­pa­ren­te que el de Esta­dos Unidos.

Pero, enva­len­to­na­dos por el apo­yo de tan dis­tin­gui­dos gobier­nos, los crí­ti­cos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na no se arre­dran y levan­tan su dedo acu­sa­dor seña­lan­do que el gra­do de par­ti­ci­pa­ción en la elec­ción de la ANC, 42 % del padrón elec­to­ral, fue muy bajo y mal pue­de ava­lar las pre­ten­sio­nes del ofi­cia­lis­mo de legi­ti­mar su ins­ta­la­ción en los pró­xi­mos días. 

La pren­sa cana­lla, cuya misión exclu­yen­te es men­tir y mani­pu­lar con abso­lu­ta ines­cru­pu­lo­si­dad la con­cien­cia públi­ca, nada dice de las con­di­cio­nes bajo las cua­les las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos salie­ron de sus casas a votar. Peor aún, en su abso­lu­ta des­com­po­si­ción moral al dia­rio El País, nave insig­nia del terro­ris­mo mediá­ti­co, se le olvi­dó que el 21 de Febre­ro del 2005 titu­ló «Si rotun­do a la Cons­ti­tu­ción Euro­pea con una par­ti­ci­pa­ción del 42 %» de los espa­ño­les, resul­ta­do obte­ni­do en medio de un cli­ma de total tran­qui­li­dad, sin gua­rim­bas ni sica­rios suel­tos por las calles. Pero doce años más tar­de lo que en Espa­ña per­mi­tía hablar de un «sí rotun­do» se trans­mu­ta­ba en una crí­ti­ca por la «vio­len­cia y la abs­ten­ción en la Cons­ti­tu­yen­te de Maduro».

Nada dijo ese «hou­se organ» del capi­tal que su tan admi­ra­da Miche­lle Bache­let obtu­vo la pre­si­den­cia en 2013 en elec­cio­nes que con­ta­ron con la par­ti­ci­pa­ción del 41.9 % de los empa­dro­na­dos, y que en las muni­ci­pa­les de Chi­le del año pasa­do la par­ti­ci­pa­ción fue menor aún: 34.9 %. O que en Colom­bia Juan M. San­tos fue ele­gi­do en un balo­ta­je con 47 % de con­cu­rren­cia de votan­tes y que en el Refe­ren­do por la Paz, de comien­zos del 2016 la par­ti­ci­pa­ción para deci­dir un asun­to tan cru­cial como ese fue de solo el 38 %; o que Bill Clin­ton fue reelec­to en 1996 en comi­cios en los cua­les tomó par­te solo el 49 % de los regis­tra­dos para votar y su suce­sor, Geor­ge W. Bush, en otros en los cua­les par­ti­ci­pó el 50,3 %. ¡Y eso que lo que esta­ba en jue­go era nada menos que la pre­si­den­cia de Esta­dos Unidos!

En con­clu­sión: exce­len­te nivel de par­ti­ci­pa­ción dadas las cir­cuns­tan­cias y fra­ca­so total de la estra­te­gia de la dere­cha para sabo­tear la ANC. Esto segu­ra­men­te redo­bla­rá el accio­nar de la frac­ción terro­ris­ta de la opo­si­ción cuyo des­pre­cio por las reglas demo­crá­ti­cas es incu­ra­ble. Y eso que hay elec­cio­nes de gober­na­do­res pau­ta­das para diciem­bre de este año, y que en el año pró­xi­mo ten­drán lugar las pre­si­den­cia­les. Pero a esa «éli­te de fora­ji­dos», como el labo­ris­ta bri­tá­ni­co Harold Las­ki lla­ma­ba a la diri­gen­cia fas­cis­ta euro­pea cuya des­cen­den­cia hoy devas­ta Vene­zue­la, esto no les intere­sa en lo más mínimo.

Quie­ren aca­bar con el cha­vis­mo ya, apre­mia­dos por sus amos y finan­cis­tas del nor­te, y para ello están dis­pues­tos a hacer cual­quier cosa, a vio­lar cual­quier nor­ma éti­ca. Le toca­rá a un rele­gi­ti­ma­do gobierno de Nico­lás Madu­ro aca­bar sin más demo­ras con el ala terro­ris­ta de la opo­si­ción y recom­po­ner el orden públi­co y la vida coti­dia­na, sin lo cual será impo­si­ble relan­zar el pro­yec­to bolivariano.

Ati­lio Borón

31 de julio de 2017

Fuen­te: http://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​-​y​-​l​a​-​A​s​a​m​b​l​e​a​-​N​a​c​i​o​n​a​l​-​C​o​n​s​t​i​t​u​y​e​n​t​e​-​p​o​c​o​-​o​-​m​u​c​h​o​-​2​0​1​7​0​731 – 0006.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=35

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.