Vene­zue­la y la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te: ¿poco o mucho?

Pocas veces se cele­bra­ron elec­cio­nes en un con­tex­to tan sig­na­do por la vio­len­cia como las de este domin­go pasa­do en Vene­zue­la. Hay pocas expe­rien­cias simi­la­res en el Líbano, Siria e Irak. Tal vez en los Bal­ca­nes duran­te la desin­te­gra­ción de la ex Yugoslavia.

Dudo que en algún país euro­peo o mis­mo en Esta­dos Uni­dos se hubie­ra cele­bra­do elec­ción algu­na en un con­tex­to simi­lar al vene­zo­lano. Por eso que algo más de ocho millo­nes de per­so­nas hayan desa­fia­do a la dere­cha terro­ris­ta con sus sica­rios, piró­ma­nos, saquea­do­res y fran­co­ti­ra­do­res y con­cu­rri­do a emi­tir su voto demues­tra el arrai­go del cha­vis­mo en las cla­ses popu­la­res y, ade­más, un valor a toda prue­ba para luchar por la paz y repu­diar la vio­len­cia. Y cuan­do el CNE dice que vota­ron 8.089.320 per­so­nas es así nomás, doble­men­te cer­ti­fi­ca­do por la cédu­la elec­to­ral y el con­trol de las hue­llas dac­ti­la­res de cada uno de los votantes.

Ese mate­rial está allí, suje­to a veri­fi­ca­ción por par­te de la opo­si­ción o de obser­va­do­res inde­pen­dien­tes, con­tra­ria­men­te a lo ocu­rri­do con la pan­to­mi­ma elec­to­ral de la MUD el 16 de Julio que en una hila­ran­te inno­va­ción en el arte y la cien­cia de la polí­ti­ca pro­ce­dió a admi­tir votan­tes con o sin docu­men­tos, sufra­gar cuan­tas veces lo qui­sie­ra para lue­go que­mar todos los regis­tros una vez ter­mi­na­do el relam­pa­guean­te recuen­to de los 7 millo­nes y medio de votos que mien­ten haber recibido.

Pese a estos ante­ce­den­tes el resul­ta­do de la elec­ción a la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te fue til­da­do como frau­du­len­to tan­to por la dere­cha inter­na­cio­nal, guber­na­men­tal o no, como por algu­nas sec­tas deli­ran­tes de la izquier­da eter­na­men­te fun­cio­na­les al impe­ria­lis­mo. Algu­nos ilus­tres gobier­nos de den­tro y fue­ra de la región: Méxi­co, Argen­ti­na, Chi­le, Perú, Esta­dos Uni­dos, Pana­má, Colom­bia, Para­guay, Bra­sil, Cana­dá, Espa­ña y Cos­ta Rica se apre­su­ra­ron a decla­rar al día siguien­te de la elec­ción que no reco­no­ce­rían la ANC sur­gi­da del voto ciu­da­dano en Vene­zue­la algo que, sin dudas, le qui­ta el sue­ño al gobierno boli­va­riano y a millo­nes de vene­zo­la­nos aba­ti­dos por tan degra­dan­te noti­cia. Se com­pren­de que aque­llos gobier­nos no pue­dan hacer­lo por­que tie­nen dema­sia­das preo­cu­pa­cio­nes en casa como para per­der un minu­to en reco­no­cer la lec­ción de demo­cra­cia que el bra­vo pue­blo vene­zo­lano ofre­cie­ra el domingo.

Méxi­co está azo­ra­do por el octa­vo perio­dis­ta ase­si­na­do en lo que va del año, y sin nun­ca hallar al res­pon­sa­ble amén de otras minu­cias como los 57 ase­si­na­tos por día regis­tra­dos duran­te el 2016; el gobierno argen­tino por la muy pro­ba­ble derro­ta en el prin­ci­pal dis­tri­to elec­to­ral del país y una eco­no­mía que no levan­ta vue­lo; Chi­le, por la pro­fun­da des­le­gi­ti­ma­ción de su sis­te­ma polí­ti­co y las pro­tes­tas socia­les que a dia­rio con­mue­ven las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país; Colom­bia, absor­ta en la aten­ción de sus sie­te millo­nes y medio de des­pla­za­dos por el para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co; Para­guay por la pene­tra­ción del nar­co en los dis­tin­tos nive­les de la admi­nis­tra­ción públi­ca; Bra­sil por el ester­co­le­ro en que se ha hun­di­do el con­jun­to de su diri­gen­cia, para ni hablar del caos en que se encuen­tra Esta­dos Uni­dos con un jefe de esta­do impre­de­ci­ble y velei­do­so como pocos y una pobre Espa­ña sumi­da ella tam­bién en la corrup­ción de sus rica­cho­nes, la putre­fac­ción de la monar­quía y el irre­pa­ra­ble des­pres­ti­gio de su cla­se polí­ti­ca. Gobier­nos excel­sos que segu­ra­men­te igno­ran que el ex pre­si­den­te de EEUU James Car­ter –no pre­ci­sa­men­te un cha­vis­ta- ase­gu­ró que el sis­te­ma elec­to­ral de Vene­zue­la era más con­fia­ble y trans­pa­ren­te que el de Esta­dos Unidos.

Pero, enva­len­to­na­dos por el apo­yo de tan dis­tin­gui­dos gobier­nos, los crí­ti­cos de la revo­lu­ción boli­va­ria­na no se arre­dran y levan­tan su dedo acu­sa­dor seña­lan­do que el gra­do de par­ti­ci­pa­ción en la elec­ción de la ANC, 42 % del padrón elec­to­ral, fue muy bajo y mal pue­de ava­lar las pre­ten­sio­nes del ofi­cia­lis­mo de legi­ti­mar su ins­ta­la­ción en los pró­xi­mos días. 

La pren­sa cana­lla, cuya misión exclu­yen­te es men­tir y mani­pu­lar con abso­lu­ta ines­cru­pu­lo­si­dad la con­cien­cia públi­ca, nada dice de las con­di­cio­nes bajo las cua­les las vene­zo­la­nas y los vene­zo­la­nos salie­ron de sus casas a votar. Peor aún, en su abso­lu­ta des­com­po­si­ción moral al dia­rio El País, nave insig­nia del terro­ris­mo mediá­ti­co, se le olvi­dó que el 21 de Febre­ro del 2005 titu­ló «Si rotun­do a la Cons­ti­tu­ción Euro­pea con una par­ti­ci­pa­ción del 42 %» de los espa­ño­les, resul­ta­do obte­ni­do en medio de un cli­ma de total tran­qui­li­dad, sin gua­rim­bas ni sica­rios suel­tos por las calles. Pero doce años más tar­de lo que en Espa­ña per­mi­tía hablar de un «sí rotun­do» se trans­mu­ta­ba en una crí­ti­ca por la «vio­len­cia y la abs­ten­ción en la Cons­ti­tu­yen­te de Maduro».

Nada dijo ese «hou­se organ» del capi­tal que su tan admi­ra­da Miche­lle Bache­let obtu­vo la pre­si­den­cia en 2013 en elec­cio­nes que con­ta­ron con la par­ti­ci­pa­ción del 41.9 % de los empa­dro­na­dos, y que en las muni­ci­pa­les de Chi­le del año pasa­do la par­ti­ci­pa­ción fue menor aún: 34.9 %. O que en Colom­bia Juan M. San­tos fue ele­gi­do en un balo­ta­je con 47 % de con­cu­rren­cia de votan­tes y que en el Refe­ren­do por la Paz, de comien­zos del 2016 la par­ti­ci­pa­ción para deci­dir un asun­to tan cru­cial como ese fue de solo el 38 %; o que Bill Clin­ton fue reelec­to en 1996 en comi­cios en los cua­les tomó par­te solo el 49 % de los regis­tra­dos para votar y su suce­sor, Geor­ge W. Bush, en otros en los cua­les par­ti­ci­pó el 50,3 %. ¡Y eso que lo que esta­ba en jue­go era nada menos que la pre­si­den­cia de Esta­dos Unidos!

En con­clu­sión: exce­len­te nivel de par­ti­ci­pa­ción dadas las cir­cuns­tan­cias y fra­ca­so total de la estra­te­gia de la dere­cha para sabo­tear la ANC. Esto segu­ra­men­te redo­bla­rá el accio­nar de la frac­ción terro­ris­ta de la opo­si­ción cuyo des­pre­cio por las reglas demo­crá­ti­cas es incu­ra­ble. Y eso que hay elec­cio­nes de gober­na­do­res pau­ta­das para diciem­bre de este año, y que en el año pró­xi­mo ten­drán lugar las pre­si­den­cia­les. Pero a esa «éli­te de fora­ji­dos», como el labo­ris­ta bri­tá­ni­co Harold Las­ki lla­ma­ba a la diri­gen­cia fas­cis­ta euro­pea cuya des­cen­den­cia hoy devas­ta Vene­zue­la, esto no les intere­sa en lo más mínimo.

Quie­ren aca­bar con el cha­vis­mo ya, apre­mia­dos por sus amos y finan­cis­tas del nor­te, y para ello están dis­pues­tos a hacer cual­quier cosa, a vio­lar cual­quier nor­ma éti­ca. Le toca­rá a un rele­gi­ti­ma­do gobierno de Nico­lás Madu­ro aca­bar sin más demo­ras con el ala terro­ris­ta de la opo­si­ción y recom­po­ner el orden públi­co y la vida coti­dia­na, sin lo cual será impo­si­ble relan­zar el pro­yec­to bolivariano.

Ati­lio Borón

31 de julio de 2017

Fuen­te: http://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​V​e​n​e​z​u​e​l​a​-​y​-​l​a​-​A​s​a​m​b​l​e​a​-​N​a​c​i​o​n​a​l​-​C​o​n​s​t​i​t​u​y​e​n​t​e​-​p​o​c​o​-​o​-​m​u​c​h​o​-​2​0​1​7​0​731 – 0006.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=35

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *