Todo por la paz, bien supre­mo. Así, a secas

Pri­me­ros

Foro Social por la paz. Arte­sa­nos por la paz. Inter­me­dia­rios por la paz. Faci­li­ta­do­res por la paz. Comi­sión de veri­fi­ca­ción por la paz. Lide­res de par­ti­dos polí­ti­cos por supues­to que por la paz. Medios de comu­ni­ca­ción, no iban a ser menos, por la paz. Ins­ti­tu­cio­nes por la con­vi­ven­cia entre los de más o menos pas­ta por la paz. Per­so­na­li­da­des por la paz. La igle­sia, que calle bas­tan­te, por la paz. La bur­gue­sía vas­ca por la paz.

Segun­dos

Cabría pre­gun­tar­se por qué no están los pobres por la paz, las que están por deba­jo del nivel de la pobre­za por la paz, los muer­tos por amian­to por la paz, los desahu­cia­dos por la paz, los para­dos por la paz, las mal­tra­ta­das por la paz, los estu­dian­tes sin tra­ba­jo por la paz, los que viven al lado de Garo­ña por la paz, los jubi­la­dos que no les lle­ga ni por el forro por la paz, las que les renue­van el con­tra­to unas doce veces al año por la paz, los que viven 6 en un piso con un suel­do de 800 y otro de 500 por la paz, es decir 1.600 para 6 en total por la paz. Y así podría­mos estar has­ta abu­rrir­nos por o de la paz.

Pre­gun­ta­mos y res­pon­de­mos noso­tros mis­mos (lo nues­tro es un cho­llo). Vamos por par­tes. Los pri­me­ros están supe­di­ta­dos al man­do de los pode­res reales (y son com­pen­sa­dos evi­den­te­men­te), sea ello de una mane­ra abier­ta y des­ca­ra­da o de una for­ma sola­pa­da. Entre ellos hay quien tie­ne dedi­ca­ción ple­na en estos menes­te­res. Para otras es su pri­me­ra expe­rien­cia. Para otros no es su ámbi­to de actua­ción, pero lo hacen gus­to­sos para que el sis­te­ma lo sepa… En fin. Mas o menos todos/​as están inte­gra­dos en él y, por supues­to, a su ser­vi­cio y en el caso más excep­cio­nal, cola­bo­ran coyunturalmente.

Los segun­dos no están en esa tesi­tu­ra. Más bien sufren la polí­ti­ca de los pode­res reales en cual­quie­ra de los ámbi­tos de actua­ción. No son fia­bles para estos pode­res ni para sus alia­dos. Y en cam­bio si son uti­li­za­dos por dichos pode­res para la repro­duc­ción del sis­te­ma que los aplas­ta. Curio­so. Y ojo al par­che por­que el capi­tal toda­vía es más per­ver­so cuan­do su tasa de ganan­cia dis­mi­nu­ye nota­ble­men­te y aun man­tie­ne la sar­tén por el mango.

¿Y qué es lo que ha pasa­do con todo este feno­me­nal lio?

Pri­me­ra cues­tión. Lo que ha acon­te­ci­do es que del supues­to de tener que sen­tar­se en una mesa para nego­ciar con ETA, final­men­te, los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, no han teni­do que hacer­lo. Y como decía la pro­pia ETA, esta tuvo que aban­do­nar la mesa de nego­cia­ción por fal­ta del con­tra­rio en la mis­ma. Esto es, de inten­tar nego­ciar algo se ha lle­ga­do a pasar por el cen­tro del aro del sis­te­ma. Así, como suena.

Segun­da cues­tión. Para cubrir­se las espal­das ante algu­na posi­ble inje­ren­cia exte­rior, el Esta­do espa­ñol ha hecho pre­va­le­cer que la cues­tión vas­ca es una cues­tión inter­na y, por tan­to, no sus­cep­ti­ble de nego­cia­ción y el Esta­do fran­cés sos­tie­ne que noso­tros pasá­ba­mos por aquí, el pro­ble­ma de ETA es espa­ñol.

Ter­ce­ra cues­tión. Vis­ta la ansie­dad de la direc­ción de la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial por el aban­dono de la lucha arma­da por par­te de ETA, la entre­ga de sus arse­na­les y las pri­sas para resi­tuar­se en la nue­va coyun­tu­ra, el Esta­do espa­ñol y fran­cés optan por­que los acon­te­ci­mien­tos se pudran y espe­ran sacar algún bene­fi­cio de la tor­pe, pue­ril e incom­pren­si­ble para­noia de la IAO.

Y para guin­da, la cons­cien­te acti­vi­dad de los fir­man­tes del pri­mer párra­fo del artícu­lo. Todos/​as locos, pare­ce que les va la vida en ello, por con­tri­buir a des­truir los ins­tru­men­tos de la vio­len­cia de los opri­mi­dos. Y hace tiem­po que muchos han lle­ga­do a la con­clu­sión de que pre­ci­sa­men­te esos ins­tru­men­tos son unos de los pocos que tie­ne el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y Eus­kal Herria para su defen­sa y supervivencia.

Es decir, aca­ban con la mayor e inasi­mi­la­ble pesa­di­lla del sis­te­ma espa­ñol y fran­cés e inme­dia­ta­men­te dan por bueno, sen­ta­do y legí­ti­mo el dere­cho de los pode­res reales a la vio­len­cia. El dere­cho del Esta­do espa­ñol y fran­cés a la vio­len­cia. El dere­cho de la bur­gue­sía a la vio­len­cia. Así que, de las con­se­cuen­cias lógi­cas y cons­ta­ta­bles que deven­drán de todo esto, una es más que evi­den­te, nos van a rom­per has­ta la cris­ma. Y enci­ma, tie­ne nari­ces, con nues­tro consentimiento.

Y, a su vez, nun­ca ha esta­do más legi­ti­ma­da la vio­len­cia del opre­sor. La vio­len­cia de una cla­se sobre otra. Es como si los Esta­dos hubie­ran hecho un refe­rén­dum espe­cial para legi­ti­mar aún más el dere­cho a su vio­len­cia. Resul­ta­do: el refren­do a su vio­len­cia de los par­ti­dos del sis­te­ma (arco par­la­men­ta­rio), de los medios de comu­ni­ca­ción y de su corres­pon­dien­te y mayo­ri­ta­ria por­ción de la opi­nión públi­ca. Sufi­cien­te para un buen tiem­po. Jamás ha habi­do un pro­ce­so tan sen­ci­llo y bara­to para los Esta­dos en lucha con una Insur­gen­cia. Esto sí que ha sido un ver­da­de­ro pro­ce­so de paz para la bur­gue­sía espa­ño­la, fran­ce­sa y vas­ca. Las cosas cla­ri­tas para no asus­tar­se ante la repre­sión que aumen­ta­rá, y mucho.

Ade­más de eso, tan­to los espa­ño­les, fran­ce­ses, bur­gue­ses vas­cos, como social­de­mó­cra­tas vas­cos (EH Bil­du, con Sor­tu a la cabe­za) se ponen de acuer­do para bus­car nue­vos obje­ti­vos y nue­vos cul­pa­bles de entre los que no han cam­bia­do de cha­que­ta y siguen en defen­sa del pue­blo tra­ba­dor vas­co. Cada cual bajo sus intere­ses. Unos para sal­va­guar­dar sus intere­ses de cla­se y otros para jus­ti­fi­car su via­je a la nada.

De manual. De manual de prin­ci­pian­tes sin escrú­pu­los, ner­vio­sos por hacer bien los debe­res impues­tos, con mie­do a la repri­men­da y vuel­ta a las ile­ga­li­za­cio­nes, con el deber supre­mo de cum­plir con la letra ni siquie­ra escri­ta en la ley de par­ti­dos espa­ño­la. Por enci­ma de todo.

Juan­jo Gonzalez

23 de mar­zo de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.