Ale­po, Mosul y Raq­qa, esce­na­rios de la estra­te­gia neo­co­lo­nial de des­mem­bra­mien­to de Irak y Siria.

Aho­ra, con la derro­ta de Clin­ton, que­dan en sus­pen­so sus pla­nes para recru­de­cer peli­gro­sa­men­te la gue­rra con­tra Siria con el ries­go aña­di­do que supo­nían de una con­fla­gra­ción mun­dial de con­se­cuen­cias imprevisibles.

La bata­lla de Alepo

La bata­lla de Ale­po sigue su cur­so con la pers­pec­ti­va bas­tan­te pro­ba­ble de la derro­ta de los EEUU y sus alia­dos terro­ris­tas en un pla­zo más o menos bre­ve. Una derro­ta que los EEUU pare­ce que la tie­nen asu­mi­da por lo que tra­tan de com­pen­sar­la con las ofen­si­vas para­le­las de Mosul y Raqqa.

La no inter­ven­ción de la avia­ción rusa y siria en Ale­po duran­te dos sema­nas ha hecho aca­llar la alga­ra­bía mediá­ti­ca con­tra las supues­tas matan­zas de civi­les rea­li­za­das por la avia­ción rusa y siria –la recu­rren­te men­ti­ra uti­li­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te por la mayo­ría de los medios occidentales – .

Se ha mos­tra­do con evi­den­cia que quie­nes rea­li­zan las matan­zas de civi­les son los mer­ce­na­rios terro­ris­tas, los que ade­más uti­li­zan a la pobla­ción como escu­dos huma­nos y no le per­mi­ten la uti­li­za­ción de los corre­do­res huma­ni­ta­rios pues­tos a su dis­po­si­ción, matan­do con mor­te­ros y misi­les a quie­nes pre­ten­dan poner a sal­vo sus vidas, a menos que paguen 300 $ por per­so­na, en cuyo caso tam­po­co tie­nen ase­gu­ra­do el salir con vida de los ata­ques yihadistas.

Han sido dos sema­nas en las que se ha demos­tra­do por enési­ma vez, que los supues­tos «rebel­des mode­ra­dos» no pue­den sepa­rar­se de Al Nus­ra, por­que no exis­ten, por­que todos los gru­pos son par­te con­sus­tan­cial de la mis­ma amal­ga­ma, por­que todos son lo mis­mo al ser­vi­cio de sus patro­ci­na­do­res, los EEUU y sus aliados-vasallos.

Y tam­bién ha sido un perío­do en el que se ha evi­den­cia­do más si cabe, el tra­ta­mien­to into­xi­ca­dor y dife­ren­te de los media entre, Ale­po, sitia­da por el ejér­ci­to sirio y alia­dos –los malos, los enemi­gos de EEUU– y Mosul y Raq­qa. Mosul, sitia­da por fuer­zas capi­ta­nea­das al menos vir­tual­men­te por los EEUU, lo que jus­ti­fi­ca una acti­tud bene­vo­len­te y con­si­de­ra­da por par­te del mono­po­lio de los media a su servicio.

El pro­cla­ma­do ini­cio de la ofen­si­va con­tra Raq­qa por par­te bási­ca­men­te de los kur­dos pero patro­ci­na­da tam­bién por los EEUU, tie­ne al igual que con Mosul, un tra­ta­mien­to entu­sias­ta por par­te de los medios.

Por otra par­te, duran­te estos días se han desa­rro­lla­do tam­bién nue­vas e impor­tan­tes ofen­si­vas de miles de yiha­dis­tas en el Sur­oes­te de Ale­po para tra­tar de abrir vías de esca­pe y de envío de refuer­zos a las fuer­zas mer­ce­na­rias sitia­das en Ale­po Este. Las con­tra­ofen­si­vas lan­za­das por el Ejér­ci­to sirio y Hez­bo­la han con­tra­rres­ta­do dichas ofen­si­vas y recu­pe­ra­do más terri­to­rios cir­cun­dan­tes de Ale­po, man­te­nien­do el sitio de Ale­po Este y avan­zan­do en barrios del mis­mo. Asi­mis­mo han des­trui­do la red de túne­les que ser­vía de apro­vi­sio­na­mien­to a los mer­ce­na­rios del este de Alepo.

Los fra­ca­sos de las ofen­si­vas yiha­dis­tas como par­te de la lla­ma­da Gran Ope­ra­ción Épi­ca para rom­per el sitio de Ale­po, en las que el Fren­te Al Nus­ra ha per­di­do a unos 2.500 com­ba­tien­tes y la derro­ta elec­to­ral de Clin­ton –con la con­si­guien­te pér­di­da de apo­yos que eso va a supo­ner– está con­du­cien­do a una des­mo­ra­li­za­ción de los yiha­dis­tas y a fuer­tes ten­sio­nes inter­nas den­tro del grupo.

Es de rese­ñar asi­mis­mo, que según seña­ló el perió­di­co The Washing­ton Post, el pre­si­den­te toda­vía en vigor de los EEUU, Barack Oba­ma, ha orde­na­do al Pen­tá­gono eli­mi­nar a los líde­res del gru­po terro­ris­ta Fatah al Sham (Fren­te al Nus­ra). El hecho es que tras la derro­ta de Hillary Clin­ton, varios ofi­cia­les yiha­dis­tas han sido ase­si­na­dos no sola­men­te en Ale­po Este, sino que tam­bién en Idleb y Raq­qa, asi como en Irak. Por el momen­to no está cla­ro si se tra­ta de ajus­tes de cuen­tas entre gru­pos riva­les o si la admi­nis­tra­ción Oba­ma está borran­do hue­llas de sus crí­me­nes antes de la toma de pose­sión de Trump.

Dada la pre­sen­cia de impor­tan­tes uni­da­des de la Arma­da rusa en la cos­ta siria, se supo­ne que en un bre­ve pla­zo se van a pro­du­cir una ofen­si­vas de gran enver­ga­du­ra por par­te del Ejér­ci­to sirio y alia­dos y de la Arma­da y avia­ción rusa sobre el área de Ale­po, que pudie­ran supo­ner un avan­ce muy deci­si­vo en la zona, pre­lu­dian­do avan­ces en otras zonas.

La toma de Mosul

La toma de Mosul no tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do para los ira­kíes, que pre­ten­den expul­sar y des­truir al ISIS y recu­pe­rar su sobe­ra­nía sobre la ciu­dad, que para los EEUU, que siguen jugan­do a dobles jue­gos, en los que el ISIS no es su enemi­go, sino un ins­tru­men­to den­tro de su estra­te­gia de rup­tu­ra de Irak y Siria.

En el con­tex­to de la ofen­si­va de Mosul, los EEUU están mani­fes­tan­do una vez más, que con­tra­ria­men­te a lo que pro­cla­man, su obje­ti­vo no es des­truir el ISIS, sino ins­tru­men­ta­li­zar­lo para sus fines. El ISIS, crea­do por los EEUU y sus alia­dos, no lo olvi­de­mos, res­pon­de a muchos fines. Y entre ellos, el de ocu­par las zonas suníes de Irak y Siria, arre­ba­tán­do­se­las a sus gobier­nos legí­ti­mos, con el obje­to de frag­men­tar y debi­li­tar ambos países.

La pre­sión de las fuer­zas ira­kíes más acti­vas, espe­cial­men­te chiíes, ha obli­ga­do al gobierno ira­kí a acti­var una lucha más o menos seria con­tra el ISIS en Irak, ante la que los EEUU han teni­do que amol­dar­se a rega­ña­dien­tes y tener que guar­dar las apa­rien­cias, aun­que sabo­tean­do las ofen­si­vas todo lo posi­ble –con bom­bar­deos en el desier­to, lan­zán­do­les armas, ali­men­tos y medi­ca­men­tos en para­caí­das, pasán­do­les infor­ma­ción de inte­li­gen­cia sobre los movi­mien­tos de las tro­pas ira­kíes, tra­tan­do de que las ofen­si­vas dañen lo menos posi­ble al ISIS y pue­dan fugar­se los diri­gen­tes y mili­tan­tes con sus fami­lias, etc – . En el pro­pio Mosul, los EEUU han segui­do lan­zán­do­le armas al ISIS des­de heli­cóp­te­ros, según con­fir­man diver­sos testimonios.

En Mosul, la estra­te­gia de los EEUU, acor­da­da con Ara­bia Sau­di y Tur­quía, con­sis­tía en ralen­ti­zar la ofen­si­va para per­mi­tir que los mer­ce­na­rios del ISIS y espe­cial­men­te sus líde­res pue­dan ir fugán­do­se –el líder del ISIS por ejem­plo, Abu Bakr al Bagh­da­di, se ha podi­do fugar con su fami­lia a Raq­qa, uti­li­zan­do 150 fami­lias de Mosul como rehe­nes para evi­tar ata­ques aéreos – .

Así, han que­ri­do dejar una sali­da de Mosul abier­ta, en la par­te oes­te, una par­te no sitia­da, para que los terro­ris­tas del ISIS pue­dan esca­par­se hacia Siria, hacia la zona del sudes­te y a Raq­qa, engro­san­do y refor­zan­do las fuer­zas terro­ris­tas anti-Assad y per­pe­tuan­do la gue­rra neo­co­lo­nial con­tra Siria. En la toma de Falu­ya, los EEUU tam­bién per­mi­tie­ron igual­men­te una fuga masi­va de terro­ris­tas del ISIS, dejan­do vías de sali­da, cosa que fue con­tra­rres­ta­da par­cial­men­te con los ata­ques aéreos del Ejér­ci­to ira­kí con­tra los con­vo­yes en fuga.

Un segun­do ele­men­to esen­cial en la estra­te­gia de los EEUU para la toma de Mosul –al igual que en el enfren­ta­mien­to con el ISIS en Irak – , es el tra­tar de impe­dir o redu­cir al míni­mo la par­ti­ci­pa­ción de las mili­cias chiíes de Hashid al Shaa­bi. La supues­ta razón es el «peli­gro de ven­gan­zas chiíes sobre la pobla­ción suni». Otra gran mentira.

La razón fun­da­men­tal es que los chiíes no entren en las zonas suníes, en el Sunis­tán que quie­ren crear los EEUU median­te su ocu­pa­ción pri­me­ro por el ISIS, y des­pués, cuan­do no ten­gan más reme­dio, sien­do sus­ti­tui­dos por otros mer­ce­na­rios a su ser­vi­cio, Al Qae­da, en cual­quie­ra de sus fran­qui­cias, Al Nus­ra, ELS, etc, o inclu­so por los turcos.

Los EEUU han esta­do pre­sio­nan­do al Gobierno ira­kí para que las mili­cias chiíes no inter­ven­gan en nin­gu­na par­te, tam­po­co en Mosul, o al menos que no entren en la ciu­dad y que hagan de apo­yo. Pero estas mili­cias a pesar de los impe­di­men­tos esta­dou­ni­den­ses han juga­do un papel esen­cial en la lucha con­tra el ISIS y en defen­sa de la sobe­ra­nía de Irak con el apo­yo del gobierno irakí.

La res­pues­ta nor­te­ame­ri­ca­na ha sido el bom­bar­dear­los «por error», el lan­zar ata­ques masi­vos de gue­rra ciber­né­ti­ca con­tra ellos para que que­den des­coor­di­na­dos y el fre­nar o para­li­zar los bom­bar­deos como medi­da de chan­ta­je –en con­cre­to en Mosul por ejemplo – .

Fren­te a la aper­tu­ra de vías de fuga, las mili­cias chiíes de acuer­do con el gobierno ira­kí, pre­ten­den blo­quear esa sali­da para impe­dir que tal fuga de los mer­ce­na­rios del ISIS se haga reali­dad. Los rusos tam­bién, cons­cien­tes de ese peli­gro, han redo­bla­do la vigi­lan­cia de la zona fron­te­ri­za con Siria median­te dro­nes. Con ese obje­ti­vo Hashid al Shaa­bi ha libe­ra­do más de 45 pue­blos al oes­te de Mosul y ha cor­ta­do las carre­te­ras que unen Mosul con el oes­te del país y Siria, pudien­do per­se­guir al ISIS por Siria según acuer­do entre Damas­co y Bag­dad. Con esa mis­ma inten­ción se han diri­gi­do hacia Tal Afar, cer­ca­na a la fron­te­ra siria.

Pero aquí inter­vie­nen una vez más los EEUU, esta vez en con­ni­ven­cia con los tur­cos. Los tur­cos, como sabe­mos, piso­tean­do con todo des­ca­ro la sobe­ra­nía de Siria a pesar de las pro­tes­tas del Gobierno sirio –al igual que lo hacen con total impu­ni­dad y pre­po­ten­cia los EEUU y sus alia­dos– y con el bene­plá­ci­to e inclu­so apo­yo de los EEUU entra­ron en el nor­te de Siria , supues­ta­men­te para echar al ISIS, en reali­dad para ale­jar a los kur­dos de la fron­te­ra y hacia el este del Eufra­tes. Y piso­tean­do la sobe­ra­nía de Irak y con­tra las pro­tes­tas de su gobierno, entra­ron en Irak, y se ins­ta­la­ron cer­ca de Mosul, en Bashiqa.

Es más, en un ejer­ci­cio de pre­po­ten­cia y de locu­ra expan­sio­nis­ta que quie­re emu­lar al Impe­rio oto­mano, Tur­quía ha recla­ma­do Ale­po, Mosul y Raq­qa, como par­tes de su terri­to­rio y de su cul­tu­ra, y ha rei­vin­di­ca­do su dere­cho a par­ti­ci­par en la recon­quis­ta de Mosul y Raq­qa de manos del ISIS y a par­ti­ci­par en su ges­tión y admi­nis­tra­ción, rei­vin­di­ca­cio­nes a las que los EEUU no hacen ascos, sino todo lo contrario.

De hecho, el Secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Ash­ton Car­ter, via­jó ex pro­fe­so a Bag­dad para tra­tar de con­ven­cer al Pri­mer minis­tro ira­kí, Hai­der al Aba­di, de la «con­ve­nien­cia» de acep­tar la par­ti­ci­pa­ción de los tur­cos en la toma de Mosul, cosa que fue recha­za­da. Y en rela­ción con ello, el gobierno ira­kí ha ame­na­za­do a Tur­quía si inter­vie­ne en Mosul piso­tean­do su soberanía.

Recien­te­men­te, de común acuer­do con los EEUU, Tur­quía ha envia­do tro­pas a la fron­te­ra de Irak y ha trans­fe­ri­do de mane­ra ile­gal dos bata­llo­nes hacia Tel Afar, muy cer­ca de las mili­cias de Hashid al Shaa­bi, para impe­dir que estas entren en Tal Afar y con la evi­den­te inten­ción de pro­te­ger la fuga de las mili­cias del ISIS hacia Siria difi­cul­tan­do el blo­queo de las mili­cias chiíes, con lo que es muy pro­ba­ble un enfren­ta­mien­to de éstas ade­más de con el ISIS, con los tur­cos. Tur­quía reti­ró hace poco sus tro­pas de Bashi­qa y afir­mó que podía des­pla­zar­las a cual­quier otra par­te del nor­te de Irak, lugar que podría ser Tal Afar.

Otro obje­ti­vo que sigue sien­do posi­ble, es que los tur­cos tam­bién inten­ten de algu­na mane­ra par­ti­ci­par en la toma de Mosul y en la ges­tión post-toma de la ciu­dad. La pre­ten­sión de los EEUU pro­ba­ble­men­te es tam­bién que Mosul sea ges­tio­na­da por suníes dís­co­los con el gobierno ira­kí y recep­ti­vos a enten­tes con el ISIS e inclu­so no es a des­car­tar, que ten­gan pre­vis­ta una cier­ta par­ti­ci­pa­ción tur­ca. De todas for­mas la fir­me­za ira­kí y con el ase­so­ra­mien­to ira­ní, hará muy difí­ci­les manio­bras de este tipo. Para Irak, estas ame­na­zas tur­cas supo­nen pro­vo­ca­cio­nes que inten­tan sal­var al ISIS de una desas­tro­sa derro­ta en la bata­lla de Mosul.

En este momen­to las fuer­zas espe­cia­les ira­kíes ya com­ba­ten en sie­te barrios de Mosul y tam­bién han avan­za­do en el fren­te sur y libe­ra­do Hamam al-Alil, a 15 km de la capi­tal del cali­fa­to y vía de entra­da direc­ta al aero­puer­to, un pun­to estra­té­gi­co. El ejer­ci­to ira­kí en sus avan­ces ha ido encon­tran­do prue­bas y res­tos de las eje­cu­cio­nes masi­vas que el ISIS ha rea­li­za­do en Mosul des­de que se hizo con el poder el verano de 2014, sobre todo de miem­bros chiíes del Ejér­ci­to. Tam­bién han mata­do a dece­nas de excom­ba­tien­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad y civi­les que se nega­ron a empu­ñar las armas para defen­der el cali­fa­to. Por otra par­te tam­bién inten­ta­ron lle­var recien­te­men­te a miles de civi­les a Mosul des­de Hamam al-Alil, como escu­dos humanos.

Los kur­dos y la ofen­si­va con­tra Raqqa

Por fin, está la bata­lla de Raq­qa que los EEUU quie­ren ace­le­rar­la para que vaya pare­ja a la de Mosul, para con­tra­pe­sar como decía­mos, la pre­vi­si­ble derro­ta en Ale­po y para tomar Raq­qa antes de que las tro­pas sirias se diri­jan a tomar­la. Los EEUU han duda­do de si uti­li­zar a los kur­dos o a los tur­cos –que tam­bién se ofre­cie­ron para ello– como aliados.

Los kur­dos sirios y los tur­cos son alia­dos de los EEUU que se exclu­yen y recha­zan mutua­men­te, por lo que los EEUU se ven obli­ga­dos a hacer jue­gos mala­ba­res para com­bi­nar a ambos en sus alian­zas. Pare­ce que la opción que han toma­do es la de basar­se en las Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Sirias con mayo­ría kur­da para tra­tar de tomar Raq­qa, con el apo­yo aéreo estadounidense.

Menos de 24 horas des­pués del anun­cio de las Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Sirias (FDS), alian­za de gru­pos arma­dos lide­ra­dos por la Uni­da­des de Pro­tec­ción Popu­lar (YPG) kur­das sobre el ini­cio de la ope­ra­ción para expul­sar al ISIS de Raq­qa, el Depar­ta­men­to de Defen­sa de EEUU comu­ni­có que tie­ne un acuer­do con Tur­quia para desa­rro­llar «un plan de gobierno» para la era post­ca­li­fa­to en Raqqa.

Pese a que los kur­dos sub­ra­ya­ron que los tur­cos «no ten­drán nin­gún papel» en la ope­ra­ción, el gene­ral Joseph Dun­ford, jefe del Esta­do Mayor Con­jun­to esta­dou­ni­den­se se reu­nió con su con­tra­par­te tur­ca, el gene­ral Hulu­si Akar y ase­gu­ró que no se libe­ra­rá Raq­qa sin la incor­po­ra­ción de Tur­quía. Los pri­me­ros mili­ta­res de EEUU que actua­rán de ase­so­res en la ope­ra­ción ya están pre­sen­tes en el encla­ve kur­do sirio de Kobani.

En lo que se refie­re a los kur­dos lo más gra­ve es que están sien­do uti­li­za­dos por los EEUU como fuer­za de cho­que, como infan­te­ría para enfren­ta­se al ISIS y hacer­se con terri­to­rios del nor­te de Siria que no son kur­dos, de los que lue­go serán obli­ga­dos a aban­do­nar­los para que sean ges­tio­na­dos por los tur­cos y gru­pos mer­ce­na­rios diver­sos de la fami­lia de Al Qae­da. Es lo que les suce­dió en Manbij.

Están sien­do uti­li­za­dos den­tro de una alian­za anti-natu­ra, las Fuer­zas Demo­crá­ti­cas Sirias( (FDS) crea­da a ins­tan­cias de EEUU entre kur­dos y gru­pos sirios reac­cio­na­rios y pro­nor­te­ame­ri­ca­nos con el obje­to de dar coar­ta­da a la ocu­pa­ción terri­to­rial del nor­te de Siria, más allí del Kur­dis­tán, den­tro de la estra­te­gia de los EEUU y sus alia­dos de des­mem­bra­mien­to de Siria y de crea­ción de un terri­to­rio fue­ra del con­trol del gobierno sirio y ocu­pa­do por el ISIS y otros gru­pos terro­ris­tas, que iría des­de Ale­po en prin­ci­pio, has­ta Abu Kamal –en la fron­te­ra con Irak– pasan­do por Raq­qa y Der Ezzor.

Los kur­dos están hacien­do deja­ción de la defen­sa inclu­so de par­tes de su terri­to­rio ocu­pa­dos por los tur­cos –el com­pren­di­do entre Jara­blus y Azaz – , sin enfren­tar­se a ellos ni a los patro­ci­na­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos, obe­de­cien­do sumi­sa­men­te a la exi­gen­cia de per­ma­ne­cer al este del Eúfra­tes si quie­ren seguir reci­bien­do armas y apo­yo aéreo. Pero resul­ta que el apo­yo aéreo que reci­ben es para avan­zar en terri­to­rio sirio que no es el suyo en favor de los pla­nes del impe­ria­lis­mo norteamericano.

Es real­men­te lamen­ta­ble que algu­nos diri­gen­tes trai­do­res de los kur­dos hayan podi­do arras­trar al movi­mien­to a esta deri­va al ser­vi­cio de los intere­ses de los EEUU, rom­pien­do con la uni­dad de lucha con­tra el impe­ria­lis­mo en defen­sa de la sobe­ra­nía de los pue­blos de Siria y por tan­to de su pro­pia sobe­ra­nía como kur­dos, a cam­bio del cara­me­lo enve­ne­na­do de una auto­no­mía de la mano de los EEUU que no se va a dar, que se va a redu­cir en el mejor de los casos a un pro­tec­to­ra­do con­tro­la­do por aque­llos, nada que ver con el «Con­fe­de­ra­lis­mo democrático».

La derro­ta de Hillary Clin­ton y su inci­den­cia en la polí­ti­ca imperialista

Hillary Clin­ton ha sido derro­ta­da. La que ha ido de femi­nis­ta y demó­cra­ta, cuan­do es una geno­ci­da ase­si­na, ase­si­na de muje­res, niños, ancia­nos y hom­bres de todas las razas, pue­blos, colo­res y reli­gio­nes, far­san­te, tram­po­sa y mani­pu­la­do­ra, inclu­so en con­tra de can­di­da­tos de su pro­pio par­ti­do como fue Sanders.

La corrup­ta, sio­nis­ta, trai­do­ra a su país en favor de Israel, trai­do­ra al pro­pio Oba­ma, su tutor, con la cues­tión siria y en con­ni­ven­cia con Erdo­gan y Fran­cia, aun­que aho­ra pare­ce que aquél lo haya olvi­da­do, una de las prin­ci­pa­les induc­to­ras de los bom­bar­deos y matan­zas de Libia, de Siria y de tan­tos paí­ses, estre­cha cola­bo­ra­do­ra de Oba­ma en el mon­ta­je de cri­mi­na­les gol­pes de Esta­do con­tra los pueblos.

La can­di­da­ta del poder real de los EEUU y del mun­do, de Wall Street, de las gran­des mul­ti­na­cio­na­les, del gran con­glo­me­ra­do finan­cie­ro — arma­men­tís­ti­co que con­tro­la el poder de los EEUU y que es el núcleo del impe­ria­lis­mo, gran ami­ga de los «demó­cra­tas» y «femi­nis­tas» de Ara­bia Sau­di­ta y bene­fi­cia­ria de ingen­tes fon­dos pro­ce­den­tes de sus arcas, ínti­ma­men­te rela­cio­na­da con los cri­mi­na­les Her­ma­nos Musul­ma­nes, tron­co del que sur­gen todos los terro­ris­mos isla­mis­tas, tan­to del ISIS como las diver­sas varian­tes de Al Qae­da y finan­cia­do­ra de estos mis­mos terrorismos.

Y al mis­mo tiem­po apo­ya­da sin fisu­ras por el gigan­tes­co mono­po­lio into­xi­ca­dor de los medios de comu­ni­ca­ción con­tro­la­dos por los sio­nis­tas y el impe­ria­lis­mo y que ope­ra en todos los rin­co­nes del mun­do. Su derro­ta ha crea­do un tre­men­do des­con­cier­to entre todas las eli­tes del poder, de esas mis­mas que le han esta­do deni­gran­do al ven­ce­dor Trump, ridi­cu­li­zán­do­lo, y tra­tan­do de mar­gi­nar­lo día sí y día tam­bién, fun­da­men­tal­men­te por­que ha pues­to en cues­tión la polí­ti­ca ase­si­na de los EEUU en el mun­do, las inter­na­cio­na­les del terro­ris­mo crea­das y ali­men­ta­das para con­tro­lar y des­truir todos los paí­ses, la polí­ti­ca mili­ta­ris­ta cuyo eje nuclear es la OTAN, las polí­ti­cas sui­ci­das de aco­so bru­tal a Chi­na y Rusia, las polí­ti­cas inter­ven­cio­nis­tas en el mun­do, y los tra­ta­dos comer­cia­les expo­lia­do­res de los con­ti­nen­tes y paí­ses al ser­vi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les, es decir por­que ha pues­to en cues­tión a los gran­des pode­res que obtie­nen gigan­tes­cos bene­fi­cios con la ven­ta de armas, con las gue­rras y con una expo­lia­ción gigan­tes­ca de todo el planeta.

Y jun­to al des­con­cier­to de las eli­tes tam­bién se ha pro­du­ci­do el des­con­cier­to de las social­de­mo­cra­cias, de las izquier­das ni-ni, de las pseu­do­iz­quier­das e «izquier­das» pro-impe­ria­lis­tas que han per­di­do hace tiem­po el sen­ti­do de la reali­dad y de la orien­ta­ción, que no saben ni don­de están, que no entien­den nada de lo que suce­de y/​o que tie­nen la cabe­za absor­ta y empa­pa­da de los dis­cur­sos de los gran­des pode­res, de los cen­tros del poder mun­dial. Y ha pro­du­ci­do, cómo no, la exas­pe­ra­ción de un medio como GARA, siem­pre en defen­sa del impe­ria­lis­mo, siem­pre into­xi­can­do, jus­ti­fi­can­do y enal­te­cien­do de hecho los terro­ris­mos islá­mi­cos ase­si­nos impul­sa­dos por los EEUU y sus alia­dos en con­tra de los paí­ses que lucha­ron y que luchan por su sobe­ra­nía como Libia, Siria, Yemen y tan­tos otros.

La derro­ta de Hillary Clin­ton, ha sido la denun­cia de la polí­ti­ca de Barack Oba­ma de quien se pre­ten­de con­ti­nua­do­ra, que lle­gó a la Casa Blan­ca con gran­des pro­me­sas de las que no ha cum­pli­do nin­gu­na, quien no ha cerra­do Guan­tá­na­mo, ha ase­si­na­do cin­co veces más que el ya ase­sino Bush, está man­te­nien­do nada menos que sie­te gue­rras, ha dado e inten­ta­do gol­pes de Esta­do en Ucra­nia, Hon­du­ras, Para­guay, Ecua­dor, Bra­sil, Argen­ti­na, Vene­zue­la…, ha prac­ti­ca­do una polí­ti­ca tre­men­da­men­te arma­men­tis­ta y agre­si­va por todo el mun­do, ha impul­sa­do el terro­ris­mo de una mane­ra bru­tal, ha depor­ta­do más de 2,8 millo­nes de inmi­gran­tes, ha mata­do con total impu­ni­dad más de 120 afro­ame­ri­ca­nos, mata­do otros muchos miles de per­so­nas civi­les con su depor­te favo­ri­to, el de los dro­nes ase­si­nos, y ha dete­rio­ra­do enor­me­men­te las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y de vida de la pobla­ción nor­te­ame­ri­ca­na. La derro­ta de Clin­ton ha sido la expre­sión de la rebel­día de gran­des sec­to­res de la pobla­ción con­tra las eli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas norteamericanas.

De hecho la derro­ta de Clin­ton ha sido el mal menor, sien­do Trump, el que a pesar de su racis­mo, xeno­fo­bia, y miso­gi­nia, ha sido el recep­tor de un masi­vo voto de des­con­ten­to. El voto masi­vo a Trump –como antes el del Bre­xit y como el auge de las lla­ma­das extre­mas dere­chas en Euro­pa – , son expre­sión de una pro­fun­da cri­sis del neo­li­be­ra­lis­mo, de una pro­fun­da cri­ti­ca del impe­ria­lis­mo y sus nefas­tas polí­ti­cas, de una denun­cia de los gran­des mon­ta­jes que el gran capi­tal finan­cie­ro y mono­po­lis­ta ha cons­trui­do, des­de la mis­ma UE, la OTAN, los pro­yec­tos del TTIP, del TIP, etc.

Se está con­for­man­do una dere­cha nacio­na­lis­ta, de valo­res reac­cio­na­rios, pero mucho más liga­da a las nece­si­da­des de los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos, que está actuan­do a la defen­si­va y como vál­vu­la de esca­pe fren­te a la ver­da­de­ra dere­cha, a la gran dere­cha, a la extre­mí­si­ma dere­cha o a la dere­cha extre­ma –habrá que repen­sar estos con­cep­tos– que cons­ti­tu­yen el vér­ti­ce de la pirá­mi­de de la explo­ta­ción mun­dial, a la que per­te­ne­cen Oba­ma, Hillary Clin­ton y todos los con­glo­me­ra­dos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos, ideo­ló­gi­cos, mili­ta­res y mediá­ti­cos que les han apo­ya­do y les apoyan.

Hay que ser cons­cien­tes por otra par­te, que esa nue­va dere­cha ha sur­gi­do cubrien­do el vacío que deja la ausen­cia de una autén­ti­ca polí­ti­ca de izquier­da, anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta, de una izquier­da que se encuen­tra anes­te­sia­da y per­di­da. La pre­sen­cia de una izquier­da con­se­cuen­te hubie­ra impe­di­do que suce­dan fenó­me­nos como Trump –no hay más que ver la imper­do­na­ble renun­cia que hizo San­ders en favor de Clin­ton– y harían que se pro­duz­can Bre­xits en todos los paí­ses, que des­apa­re­cie­se la OTAN, etc.

No sabe­mos lo que hará en el futu­ro Trump. Lo que pare­ce cier­to, es que al menos de momen­to nos hemos libra­do de la III Gue­rra Mun­dial a la que nos abo­ca­ba con toda cer­te­za una des­ce­re­bra­da beli­ge­ran­te has­ta el deli­rio como la Hillary Clin­ton, y si Trump cum­ple lo que pro­me­te, men­gua­rá al menos el bru­tal aco­so del impe­ria­lis­mo sobre los pue­blos rei­nan­te has­ta aho­ra, lo cual faci­li­ta­rá siem­pre las luchas de los pue­blos por su sobe­ra­nía y las luchas de las cla­ses opri­mi­das por su emancipación.

Otra cosa es cier­ta­men­te que las fuer­zas fác­ti­cas le per­mi­tan hacer, pero eso habrá que ver. El Plan A, que era Hillary Clin­ton, les ha falla­do. Aho­ra inten­ta­rán modu­lar a Trump, y vere­mos lo que suce­de. De momen­to, en lo que se refie­re a Siria, apa­re­cen al menos unas peque­ñas lla­mas de espe­ran­za, de que las cosas pue­dan solu­cio­nar­se o al menos que no vayan a peor como iba a suce­der con la cri­mi­nal Clinton.

Iña­ki Urrestarazu

Eus­kal Herria, 2016ko aza­roa­ren 13an

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: EL TABLERO INTERNACIONAL | Epidemiología y Salud Pública

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *