Por un 8 de mar­zo anti­pa­triar­cal y anticapitalista

El capi­ta­lis­mo nece­si­ta y legi­ti­ma la des­igual­dad, es una estruc­tu­ra de domi­na­ción que sus­ten­ta su super­vi­ven­cia a tra­vés de las dis­tin­tas opre­sio­nes que ejer­ce con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Den­tro de nues­tra pro­pia cla­se, las con­tra­dic­cio­nes de géne­ro, nación, raza o disi­den­cia sexual agu­di­zan la frag­men­ta­ción de la mis­ma, y el capi­ta­lis­mo uti­li­za estas fisu­ras para garan­ti­zar su tasa de ganan­cia y el apun­ta­la­mien­to de las bases ideo­ló­gi­cas que con­for­man su dis­cur­so dominante.

Pero el capi­ta­lis­mo, sin el hete­ro­pa­triar­ca­do, no es nada. La mujer tra­ba­ja­do­ra, como suje­to y cuer­po, ha sufri­do la agu­di­za­ción de estas con­tra­dic­cio­nes con más vio­len­cia y más deter­mi­nis­mo, si cabe. El hete­ro­pa­triar­ca­do ha ser­vi­do para crear unas con­di­cio­nes de domi­na­ción entre los sexos, que han subor­di­na­do a la mujer deva­luan­do el valor de su tra­ba­jo en todos los ámbi­tos, tan­to en el pro­duc­ti­vo como en el repro­duc­ti­vo. Ade­más, la con­fi­gu­ra­ción de la fami­lia hete­ro­pa­triar­cal es la herra­mien­ta que el capi­ta­lis­mo ha uti­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te para per­pe­tuar el patriar­ca­do como ideo­lo­gía y valor social que impreg­na todas las rela­cio­nes humanas.

El capi­ta­lis­mo nos han con­ver­ti­do en las res­pon­sa­bles del tra­ba­jo repro­duc­ti­vo, sin embar­go, aun sien­do rele­ga­das al mis­mo, lo ejer­ce­mos de mane­ra gra­tui­ta, escla­vas sis­te­má­ti­cas de la repro­duc­ción social de la fuer­za de tra­ba­jo, impres­cin­di­ble para garan­ti­zar las con­di­cio­nes de pro­duc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Lo que nos lle­va a seña­lar incues­tio­na­ble­men­te que la subor­di­na­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra es el garan­te obje­ti­vo de la super­vi­ven­cia de este sis­te­ma de dominación.

Nues­tro cuer­po sufre la vio­len­cia más explí­ci­ta del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Nues­tro tra­ba­jo está más pre­ca­ri­za­do, esta­mos más empo­bre­ci­das, las con­se­cuen­cias de la cri­sis capi­ta­lis­ta nos afec­tan con más rotun­di­dad ale­ján­do­nos más de la igual­dad, y sien­do más vul­ne­ra­bles a la explo­ta­ción y al des­arrai­go. No sólo nues­tra fuer­za de tra­ba­jo es explo­ta­da, nues­tro cuer­po es de domi­nio públi­co, y los valo­res que impreg­nan las socie­da­des patriar­ca­les nos hacen sufrir la dis­cri­mi­na­ción den­tro de nues­tra pro­pia cla­se. Da lo mis­mo que sea­mos, vas­cas, negras, kur­das, les­bia­nas o tran­se­xua­les, la con­di­ción de mujer siem­pre va a ser el ele­men­to común que apun­ta­le nues­tra situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad y subordinación.

El femi­nis­mo debe inte­grar­se prio­ri­ta­ria­men­te en la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral y del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co en par­ti­cu­lar. Nues­tra eman­ci­pa­ción como muje­res, deber ir de la mano de nues­tra eman­ci­pa­ción como cla­se y como pue­blo. No que­re­mos la igual­dad den­tro de las con­di­cio­nes de explo­ta­ción que tie­nen los hom­bres en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, no que­re­mos ser igua­les que los hom­bres den­tro de su con­tra­dic­ción de cla­se. Que­re­mos ser libres como muje­res y tra­ba­ja­do­ras, que­re­mos la supera­ción del Patriar­ca­do y del Capi­ta­lis­mo como estruc­tu­ras de dominación.

Des­de Maiatzak1egin! que­re­mos sacar el dis­cur­so femi­nis­ta de los des­pa­chos de las uni­ver­si­da­des, «desin­te­lec­tua­li­zar­lo» y con­ver­tir­lo en domi­nio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Que recu­pe­re su pro­ta­go­nis­mo en los cen­tros de tra­ba­jos. No pue­de ser una lucha más, tie­ne que ser ver­te­bral a todas las luchas, sin noso­tras no hay revo­lu­ción, sin noso­tras, no hay victoria.

KAPITALISMOAREN AURKA,

EMAKUME LANGILEOK BAT EGIN!

m1egin

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *