Eco­no­mía mun­dial: se pro­fun­di­zan los pro­ble­mas x Rolan­do Astarita

A pesar de la recu­pe­ra­ción de fina­les de mes, agos­to ter­mi­nó con fuer­tes caí­das de las prin­ci­pa­les bol­sas del mun­do. Los prin­ci­pa­les rojos: Wall Street (Dow) 6,57%; Lon­dres 6,7; Frank­furt 9,3%; Tokio 8,23%; París 8,45%; Bra­sil 8,33%; Hong Kong 12%; y Shanghai 13%. Ayer, 1º de sep­tiem­bre, las bol­sas vol­vie­ron a expe­ri­men­tar bajas gene­ra­li­za­das. El deto­nan­te esta vez fue­ron nue­vos infor­mes sobre la indus­tria en Chi­na; el índi­ce de Geren­tes de Com­pra ofi­cial cerró agos­to en 49,7, por deba­jo del nivel del mes ante­rior de 50, que mar­ca la divi­so­ria entre expan­sión y con­trac­ción. Es el segun­do mes con­se­cu­ti­vo de baja, e indi­ca­ti­vo de que los pro­ble­mas de Chi­na son más gra­ves que un mero ajus­te pasa­je­ro. En res­pues­ta, Wall Street cayó 2,84%; Lon­dres un 3%; Frank­furt el 2,38%; Tokio 3,84%; Shanghai 1,23%. Los futu­ros de petró­leo en Nue­va York caye­ron 7,7%. Los tres días pre­vios el pre­cio del petró­leo había subi­do 27%, en la creen­cia de que la OPEP esta­ría dis­pues­ta a “con­ver­sar pre­cios jus­tos”. Pero las noti­cias de Chi­na y la admi­sión de que hay altos stocks, vol­vie­ron los pre­cios a la reali­dad. Las pre­sio­nes bajis­tas en los mer­ca­dos de mate­rias pri­mas con­ti­núan (Acla­ra­ción: subo una nota más lar­ga de lo habi­tual para pre­sen­tar el pano­ra­ma de con­jun­to).

La situa­ción en China

Chi­na hoy está sumi­da en una cri­sis de sobre­in­ver­sión, y esto tie­ne reper­cu­sio­nes glo­ba­les (aquí y notas ante­rio­res). Ten­ga­mos pre­sen­te que el gigan­te asiá­ti­co fue cla­ve para que la caí­da de la eco­no­mía mun­dial de 2008 – 2009 no se agra­va­ra; su eco­no­mía, medi­da con tipo de cam­bio a pari­dad de poder de com­pra, repre­sen­ta el 15% del pro­duc­to mun­dial. Y en 2009 Chi­na cre­ció el 9,2%, en 2010 el 10,3% y en 2011 el 7,8%. Aun­que posi­ble­men­te el cre­ci­mien­to real haya sido menor, en cual­quier caso fue nota­ble, y con­tri­bu­yó a ate­nuar los efec­tos de la cri­sis. En 2013 Chi­na con­su­mía apro­xi­ma­da­men­te la mitad de la pro­duc­ción mun­dial de mine­ral de hie­rro, alu­mi­nio, níquel, cobre y zinc. Por eso fue deci­si­va para sos­te­ner la deman­da y los pre­cios de las mate­rias pri­mas, y con ello las eco­no­mías de paí­ses productores.

Los moto­res de ese desem­pe­ño de la eco­no­mía de Chi­na fue­ron la inver­sión, prin­ci­pal­men­te en la cons­truc­ción, y el cré­di­to. Pero se tra­tó de un cre­ci­mien­to extre­ma­da­men­te des­igual: la cons­truc­ción lle­gó a repre­sen­tar, en los últi­mos años, un cuar­to del PBI (que es de 10 billo­nes de dóla­res). Es una pro­por­ción más alta que la que había en EEUU en vís­pe­ras de la cri­sis inmo­bi­lia­ria de 2007.

Para enten­der la diná­mi­ca glo­bal, es nece­sa­rio recor­dar las raí­ces del pro­ble­ma. Como seña­la Marx en El Capi­tal, la acu­mu­la­ción –aci­ca­tea­da por la com­pe­ten­cia- da lugar al aumen­to ince­san­te de la pro­duc­ción. Con ello tam­bién tien­de a aumen­tar la inver­sión de capi­tal por obre­ro, lo que ejer­ce una pre­sión bajis­ta sobre la tasa de ren­ta­bi­li­dad. “Con el desa­rro­llo del pro­ce­so que se expre­sa en la baja de la tasa de ganan­cia, la masa de plus­va­lor así pro­du­ci­do aumen­ta has­ta pro­por­cio­nes mons­truo­sas” (p. 313, t. 3, Siglo XXI; una dis­cu­sión deta­lla­da sobre la ley de la ten­den­cia decre­cien­te de la ganan­cia, aquí). Múl­ti­ples datos mos­tra­rían que en Chi­na la fuer­te acu­mu­la­ción ha pro­vo­ca­do una caí­da pro­gre­si­va de la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas (ver aquí; grá­fi­co aquí).

Pero enton­ces vie­ne “el segun­do acto del pro­ce­so”, ya que debe ven­der­se toda la masa de mer­can­cías. “Si ello no ocu­rre, o solo suce­de en for­ma par­cial o a pre­cios infe­rio­res a los pre­cios de pro­duc­ción, el obre­ro habrá sido explo­ta­do cier­ta­men­te, pero su explo­ta­ción no se rea­li­za­rá en cuan­to tal para el capi­ta­lis­ta…” (Marx, ídem). Es que las con­di­cio­nes de explo­ta­ción direc­ta y de su rea­li­za­ción (o sea, de su ven­ta) “no son idén­ti­cas”. ¿Por qué? Pues por­que mien­tras la pro­duc­ción está limi­ta­da solo por la fuer­za pro­duc­ti­va, la ven­ta está limi­ta­da “por la pro­por­cio­na­li­dad entre los diver­sos ramos de la pro­duc­ción y por la capa­ci­dad de con­su­mo de la socie­dad” (ídem). Una capa­ci­dad de con­su­mo deter­mi­na­da sobre la base de rela­cio­nes anta­gó­ni­cas, de explo­ta­ción. Por otra par­te, las pro­por­cio­nes entre las ramas de la pro­duc­ción se esta­ble­cen median­te cons­tan­tes des­pro­por­cio­nes, que lle­van a des­va­lo­ri­za­cio­nes masi­vas de capital.

Este es el mar­co teó­ri­co en el que se pue­de expli­car la situa­ción actual en Chi­na. Como seña­la­mos en las notas ante­rio­res cita­das, la sobre­in­ver­sión se plas­mó en ciu­da­des fan­tas­mas y gran­des inver­sio­nes impro­duc­ti­vas. No es que haya dema­sia­das vivien­das “en gene­ral”, sino dema­sia­das vivien­das para un poder de com­pra con­di­cio­na­do por rela­cio­nes de explo­ta­ción, y por el cre­ci­mien­to extre­ma­da­men­te des­igual de la rama. Por otra par­te, la sobre­in­ver­sión se exten­dió a las indus­trias, y gene­ró sobre­ca­pa­ci­dad, que dio lugar a caí­da de la ren­ta­bi­li­dad de las empre­sas, gue­rras de pre­cios y pre­sio­nes defla­cio­na­rias crecientes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *