Operaciones de bandera falsa reconocidas por los países implicados

JPEG - 24.7 KB
Agos­to de 1964, el secre­ta­rio de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos, Robert McNa­ma­ra, expli­ca a la pren­sa los deta­lles del supues­to ata­que nor­viet­na­mi­ta con­tra buques esta­dou­ni­den­ses en el Gol­fo de Ton­kin. Años antes de su falle­ci­mien­to, Mcna­ma­ra reco­no­ció que aquel ata­que nun­ca exis­tió.
Fuen­te: blog de Jor­ge Álva­rez.

Estados Unidos de América

Una cuar­ta par­te de las ope­ra­cio­nes de ban­de­ra fal­sa enu­me­ra­das por Info­wars corres­pon­den a Esta­dos Uni­dos, que las ha uti­li­za­do más de una vez para pro­vo­car con­flic­tos inter­nos en los paí­ses enemi­gos o bien jus­ti­fi­car inva­sio­nes.

-En este sen­ti­do, la CIA admi­te que en la déca­da de 1950 con­tra­tó a varios ira­níes para que se hicie­ran pasar por comu­nis­tas y per­pe­tra­ran una serie de aten­ta­dos con bom­bas en Irán para poner al país en con­tra del pri­mer minis­tro elec­to demo­crá­ti­ca­men­te.

-Por su par­te, la NSA [1] reco­no­ce que min­tió sobre lo que suce­dió real­men­te en el inci­den­te del Gol­fo de Ton­kin en 1964. La NSA mani­pu­ló los datos para que pare­cie­ra que los bar­cos de Viet­nam del Nor­te habían dis­pa­ra­do con­tra una nave esta­dou­ni­den­se. El supues­to inci­den­te fue uti­li­za­do como pre­tex­to para jus­ti­fi­car la agre­sión esta­dou­ni­den­se con­tra Viet­nam.

-Del mis­mo modo, según reve­ló en 2012 un docu­men­to des­cla­si­fi­ca­do del Pen­ta­gono, Esta­dos Uni­dos lle­vó a cabo una cam­pa­ña para vin­cu­lar a Irak con los ata­ques del 11 de sep­tiem­bre y uti­li­zar este hecho como una de las prin­ci­pa­les jus­ti­fi­ca­cio­nes para el ini­cio de la gue­rra con­tra ese país del Medio Orien­te.

Inclu­so des­pués de que la Comi­sión del 911 admi­tie­ra que no había nin­gu­na cone­xión entre al Qae­da y el gobierno de Sadam Husein, el enton­ces vice­pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Dick Che­ney, insis­tía en que las prue­bas eran «abru­ma­do­ras» y que él «pro­ba­ble­men­te» tenía infor­ma­ción de la cual no dis­po­nía la Comi­sión. Ade­más, afir­ma­ba que los medios de comu­ni­ca­ción no esta­ban hacien­do lo que debe­rían para denun­ciar esos víncu­los.

-Muchos de los pla­nes de ope­ra­cio­nes de ban­de­ra fal­sa que final­men­te no se lle­va­ron a cabo esta­ban diri­gi­dos con­tra Cuba.

Así, en 1963, el Depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos escri­bió un artícu­lo pro­po­nien­do rea­li­zar una serie de ata­ques a las nacio­nes de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos, como Tri­ni­dad y Toba­go o Jamai­ca, para cul­par a Cuba.

En otra oca­sión, el Pen­tá­gono sugi­rió pagar secre­ta­men­te a una per­so­na en el gobierno cubano para lograr que este ata­ca­ra a Esta­dos Uni­dos.

Israel

-Israel admi­tió que en 1954 una célu­la terro­ris­ta israe­lí que ope­ra­ba en Egip­to colo­có bom­bas en varios edi­fi­cios, inclu­yen­do ins­ta­la­cio­nes diplo­má­ti­cas de Esta­dos Uni­dos y plan­tó “prue­bas” que seña­la­ban a los ára­bes como cul­pa­bles. Una de las bom­bas deto­nó antes de tiem­po, lo que per­mi­tió a los egip­cios iden­ti­fi­car a los auto­res del ata­que.

-Un agen­te del Mos­sad admi­tió que en 1984 colo­có un trans­mi­sor de radio en el com­ple­jo de Kad­ha­fi en Trí­po­li des­de el cual se rea­li­za­ron tras­mi­sio­nes a fal­sos terro­ris­tas para crear una ima­gen de Kad­ha­fi como pro­mo­tor del terro­ris­mo. Inme­dia­ta­men­te des­pués, Ronald Reagan bom­bar­deó Libia.

-En una oca­sión más recien­te, en 2005, sol­da­dos israe­líes se hicie­ron pasar por pales­ti­nos y lan­za­ron pie­dras con­tra otros sol­da­dos israe­líes para cul­par a los pales­ti­nos y tener una excu­sa para aca­bar con las pro­tes­tas pací­fi­cas.

Turquía

-El ex pri­mer minis­tro de Tur­quía Adnan Men­de­res reco­no­ció que el gobierno tur­co per­pe­tró el aten­ta­do de 1955 con­tra un con­su­la­do tur­co en Gre­cia y res­pon­sa­bi­li­zó ese país para inci­tar y jus­ti­fi­car la vio­len­cia anti­grie­ga.

-Un gene­ral reco­no­ció que las fuer­zas tur­cas incen­dia­ron una mez­qui­ta en Chi­pre, en la déca­da de 1970, para cul­par a su enemi­go.

-Fuen­tes esta­dou­ni­den­ses de alto nivel reve­la­ron que en agos­to de 2013 el gobierno de Tur­quía per­pe­tró los ata­ques con armas quí­mi­cas en Siria para acu­sar al gobierno sirio. Exis­te ade­más, hay una gra­ba­ción en la que un alto fun­cio­na­rio tur­co admi­te los pla­nes.

Reino Unido

-El gobierno bri­tá­ni­co admi­tió que entre 1946 y 1948 bom­bar­deó 5 buques que trans­por­ta­ban judíos que inten­ta­ban huir del Holo­caus­to hacia Pales­ti­na. Lue­go creó un gru­po lla­ma­do «Defen­so­res de la Pales­ti­na ára­be», que recla­mó fal­sa­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de los aten­ta­dos.

-El expri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Harold Mac­mi­llan con­fe­só a su secre­ta­rio de Defen­sa que en 1957 el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Dwight Eisen­ho­wer y él apro­ba­ron un plan para rea­li­zar una serie de ata­ques en Siria y res­pon­sa­bi­li­zar al gobierno nacio­nal en un inten­to de derro­car al régi­men.

-La agen­cia de espio­na­je bri­tá­ni­ca ha admi­ti­do haber lle­va­do a cabo ata­ques de ban­de­ra fal­sa “digi­tal” para acu­sar a los ciu­da­da­nos inocen­tes de estar divul­gan­do mate­rial ofen­si­vo o ile­gal a tra­vés de la Red.

Indonesia

-Un equi­po indo­ne­sio de inves­ti­ga­ción deter­mi­nó que «ele­men­tos de las fuer­zas arma­das» habían par­ti­ci­pa­do en los vio­len­tos dis­tur­bios de 1998,« algu­nos de los cua­les fue­ron pro­vo­ca­dos deli­be­ra­da­men­te».

-Según The Washing­ton Post, la poli­cía indo­ne­sia reco­no­ció que en 2002 el ejér­ci­to ase­si­nó a varios pro­fe­so­res esta­dou­ni­den­ses en Papúa y cul­pó del cri­men a un gru­po sepa­ra­tis­ta para con­se­guir que fue­ra inclui­do en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas.

-El ex pre­si­den­te de Indo­ne­sia Abdu­rra­mán Wahid tam­bién admi­tió que su gobierno tuvo un papel pro­ta­go­nis­ta en los aten­ta­dos de Bali de 2002.

10 teorías de la conspiración hechas realidad

Pese a que el tér­mino «teo­ría cons­pi­ra­ti­va» se ha con­ver­ti­do en un cali­fi­ca­ti­vo peyo­ra­ti­vo emplea­do con­tra todo lo que cues­tio­ne las ver­sio­nes ofi­cia­les de los hechos, hay innu­me­ra­bles ejem­plos en la his­to­ria de hipó­te­sis que resul­ta­ron ser ver­da­de­ras.

Paul Joseph Watson y Alex Jones, auto­res del por­tal Info­wars, pro­po­nen que nos deten­ga­mos en 10 ejem­plos des­ta­ca­dos de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas que resul­ta­ron ser cier­tas.

Operación AJAX y operaciones de bandera falsa

La idea de que los gobier­nos y las agen­cias de inte­li­gen­cia lle­van a cabo des­de anta­ño actos de terro­ris­mo lla­ma­dos de «ban­de­ra fal­sa» ha sido reite­ra­da­men­te ridi­cu­li­za­da y tacha­da de cons­pi­ra­ti­va por los medios ofi­cia­lis­tas a pesar de la exis­ten­cia de gran can­ti­dad de casos debi­da­men­te docu­men­ta­dos.

Des­pués de déca­das de obs­ti­na­da nega­ción, en agos­to de 2013 la CIA admi­tía final­men­te su papel en el gol­pe de Esta­do que lle­vó al derro­ca­mien­to, en Irán, de Moham­mad Mos­sa­degh en 1953 bajo el para­guas de la Ope­ra­ción AJAX.

En el mar­co de esa ope­ra­ción, la CIA orga­ni­zó ope­ra­cio­nes encu­bier­tas que incluían actos de terro­ris­mo de ban­de­ra fal­sa que pro­vo­ca­ron la muer­te de unas 300 per­so­nas.

Golfo de Tonkin

El 4 de agos­to de 1964, el pre­si­den­te Lyn­don John­son apa­re­ció en la tele­vi­sión esta­dou­ni­den­se para anun­ciar a la nación que las fuer­zas nor­viet­na­mi­tas habían lan­za­do dos ata­ques con­tra des­truc­to­res de Esta­dos Uni­dos en el gol­fo de Ton­kin.

El 2 de agos­to, el des­truc­tor USS Mad­dox ale­gó haber detec­ta­do tres tor­pe­de­ros nor­viet­na­mi­tas que se le acer­ca­ban. Según Washing­ton, el buque se encon­tra­ba en aguas inter­na­cio­na­les, pero varios his­to­ria­do­res tie­nen razo­nes para creer que el des­truc­tor esta­dou­ni­den­se esta­ba nave­gan­do (deli­be­ra­da­men­te o no) en aguas terri­to­ria­les de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Viet­nam. Enton­ces esta­lló un com­ba­te, tras el cual los buques de gue­rra de Viet­nam del Nor­te resul­ta­ron daña­dos y se reti­ra­ron, mien­tras que el des­truc­tor esta­dou­ni­den­se no sufrió daño alguno.

El segun­do inci­den­te se pro­du­jo duran­te una tor­men­ta tro­pi­cal en el gol­fo de Ton­kin, cuan­do el radar de un des­truc­tor esta­dou­ni­den­se detec­tó supues­ta­men­te diez naves no iden­ti­fi­ca­das.

El 7 de agos­to de 1964, el Con­gre­so auto­ri­za­ba al pre­si­den­te una ope­ra­ción mili­tar a gran esca­la con­tra Viet­nam.

Operación Gladio

Tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial, Esta­dos Uni­dos patro­ci­na y orga­ni­za actos de terror para atri­buir­los a movi­mien­tos de izquier­da.

Des­pués de la con­tien­da, la CIA y el MI6 bri­tá­ni­co cola­bo­ra­ron a tra­vés de la OTAN en la Ope­ra­ción Gla­dio, un esfuer­zo para pre­sen­tar a los movi­mien­tos de izquier­da euro­peos como terro­ris­tas y infun­dir temor a la pobla­ción para que vota­ra a favor de gobier­nos de dere­cha. Para lle­var a cabo esta misión, los ser­vi­cios secre­tos rea­li­za­ron una serie de mor­tí­fe­ros ata­ques terro­ris­tas que fue­ron atri­bui­dos a izquier­dis­tas y mar­xis­tas, pero fue­ron lle­va­dos a cabo por ele­men­tos del cri­men orga­ni­za­do, agen­tes pro­vo­ca­do­res y uni­da­des mili­ta­res secre­tas.

Operación Northwoods

En el mar­co de la gue­rra encu­bier­ta con­tra Cuba y como par­te de la Ope­ra­ción Man­gos­ta de la CIA, el Esta­do Mayor Con­jun­to de Esta­dos Uni­dos pro­pu­so en 1962 rea­li­zar actos de terro­ris­mo reales y simu­la­dos (como secues­tros de avio­nes) en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se, que se die­ron en lla­mar Ope­ra­ción North­woods. Enton­ces el pre­si­den­te era John F. Ken­nedy quien, tam­ba­leán­do­se tras el fra­ca­so ver­gon­zo­so de la CIA en la inva­sión de Cuba en Bahía de Cochi­nos, recha­zó el plan en mar­zo de 1962.

Gleiwitz: ¿Provocación o Incidente?

En 1939, la Ale­ma­nia nazi, que ya había inva­di­do Aus­tria y los Sude­tes, Repú­bli­ca Che­ca, esta­ba dis­pues­ta a diri­gir todo su pode­río mili­tar acu­mu­la­do con­tra Polo­nia, país que había fir­ma­do con el Reino Uni­do y Fran­cia un tra­ta­do de ayu­da mutua en caso de agre­sión. En vir­tud del tra­ta­do, los paí­ses se com­pro­me­tían a inter­ve­nir en la gue­rra si alguno de los paí­ses fir­man­tes era ata­ca­do.

A fin de jus­ti­fi­car un ata­que con­tra el esta­do vecino se reali­zó una ope­ra­ción de fal­sa ban­de­ra en la que sol­da­dos ale­ma­nes ves­ti­dos con uni­for­mes pola­cos ata­ca­ban una esta­ción de radio en Glei­witz para lue­go difun­dir un men­sa­je que inci­ta­ba a la mino­ría pola­ca de Sile­sia a levan­tar­se en armas con­tra Hitler. Como “prue­ba” del ata­que, los nazis ase­si­na­ron y vis­tie­ron con uni­for­mes pola­cos a algu­nos pri­sio­ne­ros de cam­pos de con­cen­tra­ción.

El 1º de sep­tiem­bre de aquel año Hitler anun­cia­ba el inci­den­te y que Ale­ma­nia había decla­ra­do la gue­rra a Polo­nia. Has­ta los jui­cios de Nurem­berg, cuan­do fue­ron des­cla­si­fi­ca­dos docu­men­tos secre­tos de las SS, no se supo real­men­te lo que había ocu­rri­do aquel día.

Las empresas tabacaleras añaden químicos adictivos a los cigarrillos

Las cons­pi­ra­cio­nes no solo afec­tan a los gobier­nos: tam­bién pue­den estar diri­gi­das con­tra los con­su­mi­do­res. Según la BBC, las com­pa­ñías de taba­co esta­dou­ni­den­ses fue­ron sor­pren­di­das con las manos en la masa aña­dien­do al taba­co pro­duc­tos quí­mi­cos que cau­san adic­ción.

Operación Rápido y Furioso

Median­te la Ope­ra­ción Rápi­do y Furio­so el gobierno de Oba­ma sumi­nis­tró armas de fue­go a ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes mexi­ca­nos, supues­ta­men­te para seguir­les la pis­ta y reco­lec­tar datos de inte­li­gen­cia. El supues­to obje­ti­vo era des­cu­brir mayo­res cons­pi­ra­cio­nes cri­mi­na­les del lado mexi­cano de la fron­te­ra. Sin infor­mar a las auto­ri­da­des mexi­ca­nas, la Agen­cia [esta­dou­ni­den­se] del Alcohol, Taba­co, Armas de Fue­go y Explo­si­vos (ATF) faci­li­tó así que más de 2 500 armas de asal­to entra­ran ile­gal­men­te en Méxi­co.

Espionaje y vigilancia masiva de la NSA

Más de una déca­da antes de las reve­la­cio­nes de Edward Snow­den, la Agen­cia de Segu­ri­dad Nacio­nal (NSA, por sus siglas en inglés) inter­cep­tó y gra­bó innu­me­ra­bles comu­ni­ca­cio­nes elec­tró­ni­cas inter­na­cio­na­les a tra­vés del pro­gra­ma Eche­lon.

En 1999, el gobierno aus­tra­liano admi­tió haber par­ti­ci­pa­do en el pro­gra­ma de inter­cep­ción y vigi­lan­cia mun­dial lide­rea­do por la NSA lla­ma­do Eche­lon, en el que cola­bo­ró con Esta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do. El obje­ti­vo del pro­gra­ma era escu­char «todas las lla­ma­das inter­na­cio­na­les de telé­fono, fax, correo elec­tró­ni­co, o de trans­mi­sión de radio» en el pla­ne­ta.

Ade­más, un infor­me del Par­la­men­to Euro­peo de 2001 reve­ló que «en Euro­pa todas las comu­ni­ca­cio­nes de correo elec­tró­ni­co, telé­fono y fax se inter­cep­tan de mane­ra ruti­na­ria» por la NSA.

Tráfico de drogas y armas de la CIA

La Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos (CIA) ha sido impli­ca­da en ope­ra­cio­nes de trá­fi­co de dro­gas y armas en todo el mun­do y tam­bién a nivel nacio­nal. El escán­da­lo de mayor reper­cu­sión fue la Ope­ra­ción Irán-Con­tras, en la que el gobierno de Esta­dos Uni­dos, bajo la admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Ronald Reagan, ven­dió armas a Irán, que esta­ba inmer­so en la gue­rra con­tra Irak, y finan­ció a los Con­tras nica­ra­güen­ses que ata­ca­ban el gobierno san­dis­ta.

Con la com­pli­ci­dad de la CIA, los Con­tras nica­ra­güen­ses intro­du­cían cocaí­na de con­tra­ban­do en Esta­dos Uni­dos. Los bene­fi­cios de la ven­ta se cana­li­za­ban de nue­vo a los Con­tras.

La pistola “de ataque cardiaco” de la CIA

En una com­pa­re­cen­cia de un repre­sen­tan­te ante el Sena­do sobre las acti­vi­da­des de la CIA en 1975 se reve­ló que la Agen­cia había desa­rro­lla­do una pis­to­la lan­za­dar­dos para cau­sar un ata­que car­dia­co. Según la pági­na web del Sena­do esta­dou­ni­den­se:

«En la pri­me­ra audien­cia tele­vi­sa­da, que tuvo lugar en el salón Cau­cus del Sena­do, el pre­si­den­te Church [el sena­dor de Idaho Frank Church, quien pre­si­día la Comi­sión para inves­ti­gar el caso de Water­ga­te] ense­ñó con ges­to dra­má­ti­co una pis­to­la de dar­dos vene­no­sos de la CIA. Reve­la­ba así que la comi­sión había des­cu­bier­to que la Agen­cia vio­ló direc­ta­men­te una orden pre­si­den­cial al man­te­ner un “stock” de toxi­nas de molus­cos que sería sufi­cien­te para matar a miles de per­so­nas»

Tras entrar rápi­da­men­te en el torren­te san­guí­neo este veneno letal pro­vo­ca un ata­que car­dia­co. Una vez que el daño está hecho, el veneno se disuel­ve rápi­da­men­te en el orga­nis­mo de la per­so­na afec­ta­da, por lo que es muy poco pro­ba­ble poder detec­tar duran­te una autop­sia que el ata­que al cora­zón se debió a cau­sas no natu­ra­les.

Pare­ce el arma per­fec­ta de James Bond, pero se tra­ta de una ver­dad veri­fi­ca­da en tes­ti­mo­nios ante el Con­gre­so.

[1] La NSA (Agen­cia de Segu­ri­dad Nacio­nal, siglas en inglés) es el órgano esta­dou­ni­den­se a car­go de la inter­cep­ción ile­gal de las comu­ni­ca­cio­nes a nivel mun­dial, públi­ca­men­te denun­cia­da por el ex con­tra­tis­ta Edward Snow­den en junio de 2013. Nota de la Red Vol­tai­re.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: