The Wall Street Jour­nal: Fer­gu­son qui­ta a EEUU el dere­cho a cri­ti­car el mundo

Nue­va York, agos­to 20 – La cuan­tio­sa inver­sión de EE.UU. en la pro­mo­ción de valo­res demo­crá­ti­cos alre­de­dor del mun­do se ha vis­to soca­va­da por los dis­tur­bios racia­les en Fer­gu­son, opi­na Robin Wright, colum­nis­ta del dia­rio “The Wall Street Jour­nal”.

«El cos­te de la tra­ge­dia en Fer­gu­son pue­de ser no sólo la ima­gen que EEUU tenía de sí mis­mo, sino tam­bién la ima­gen de EEUU en el mun­do (…) esta cri­sis soca­va la auto­ri­dad moral que EE.UU. pre­ten­día tener des­de hace tiem­po. Varios paí­ses que solían enfren­tar­se con la crí­ti­ca seve­ra de los infor­mes anua­les sobre dere­chos huma­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do, aho­ra se dedi­can visi­ble­men­te a un tipo de un “tou­ché” diplo­má­ti­co con­de­nan­do a EEUU», escri­be Robin Wright, cola­bo­ra­dor del Ins­ti­tu­to de EE.UU. para la Paz, en su colum­na para el dia­rio esta­dou­ni­den­se “The Wall Street Journal”.

El pasa­do 9 de agos­to en la ciu­dad de Fer­gu­son, esta­do de Misu­ri, Michael Brown, un joven afro­ame­ri­cano de 18 años, fue mata­do a tiros por un poli­cía a pesar de ir des­ar­ma­do. Reci­bió seis balas, dos de ellas en la cabe­za. En la ciu­dad, don­de dos ter­cios de la pobla­ción son afro­ame­ri­ca­nos, se ini­cia­ron dis­tur­bios masi­vos. Des­de enton­ces, la ten­sión no ha deja­do de aumen­tar. Por un lado, los mani­fes­tan­tes se enfren­tan a los agen­tes con pie­dras y bote­llas, mien­tras los poli­cías supri­men las pro­tes­tas usan­do gases lacri­mó­ge­nos y balas de goma. El sena­dor del esta­do de Geor­gia, John Lewis, ha pedi­do al pre­si­den­te Barack Oba­ma que decla­re la ley mar­cial en la ciudad.

Algu­nos pales­ti­nos han man­da­do men­sa­jes vía Twit­ter para acon­se­jar a los mani­fes­tan­tes de Fer­gu­son la for­ma de mini­mi­zar los efec­tos de gases lacri­mó­ge­nos, des­ta­ca Wright. Tam­bién Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha envia­do a sus repre­sen­tan­tes a la ciu­dad, para mos­trar a las auto­ri­da­des que el mun­do les está miran­do, según decla­ró la pro­pia organización.

«EEUU no pue­den dic­tar a otros paí­ses que mejo­ren su his­to­rial de vigi­lan­cia poli­cial y de reu­nión pací­fi­ca si no acla­ra antes su pro­pio his­to­rial de dere­chos huma­nos», tui­teó Amnis­tía Inter­na­cio­nal esta semana.

«Pare­ce que las auto­ri­da­des de EEUU debe­rían ocu­par­se de los pro­ble­mas inter­nos de gran­des dimen­sio­nes que tie­nen. Esta sería una for­ma más cons­truc­ti­va y acor­de a la reali­dad del siglo XXI, que seguir la polí­ti­ca here­de­ra del pasa­do de inter­ve­nir en los asun­tos de otros paí­ses y de cam­bio de regí­me­nes inde­sea­bles bajo el fal­so pre­tex­to de defen­der la demo­cra­cia y los dere­chos huma­nos», reza un comu­ni­ca­do en la pági­na web del Minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Rusia.

Los dis­tur­bios de Fer­gu­son y la reac­ción de las auto­ri­da­des de EE.UU. a la cri­sis «con­fir­ma una vez más la pre­sen­cia de pro­fun­dos pro­ble­mas sis­té­mi­cos en rela­ción a la situa­ción de los dere­chos huma­nos y las nor­mas demo­crá­ti­cas en la socie­dad esta­dou­ni­den­se», comen­tó el repre­sen­tan­te de la Can­ci­lle­ría rusa para los Dere­chos Huma­nos y la Demo­cra­cia, Kons­tan­tín Dolgov.

«Usar gases lacri­mó­ge­nos y gra­na­das de humo con­tra ciu­da­da­nos y arres­tar a los perio­dis­tas es poco con­gruen­te con los dis­cur­sos solem­nes de la Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se sobre la demo­cra­cia y dere­chos huma­nos», insis­tió, a su vez, el sena­dor ruso, Andréi Klishás. El Depar­ta­men­to de Esta­do se mues­tra preo­cu­pa­do por el jui­cio de los par­ti­ci­pan­tes en los vio­len­tos dis­tur­bios anti­gu­ber­na­men­ta­les en Mos­cú, pero no ven nin­gún pro­ble­ma en que su pro­pia poli­cía supri­ma pro­tes­tas con gases lacri­mó­ge­nos y balas de goma, opi­nó, por su par­te, el par­la­men­ta­rio ruso Ser­guéi Nevérov.

En Cuba, Méxi­co, Chi­na, Irán y Egip­to tam­bién se han pro­nun­cia­ron al res­pec­to. El por­tal cuba­de­ba­te publi­có un artícu­lo titu­la­do “¿Rena­ce con fuer­za el Ku Kux Klan?”.

«Cabe recor­dar que en el país vecino es fre­cuen­te el encu­bri­mien­to y la obse­cuen­cia ins­ti­tu­cio­na­les ante abu­sos poli­cia­les extre­mos con­tra jóve­nes negros», escri­bió el dia­rio mexi­cano “La Jor­na­da” en un tex­to titu­la­do “EU: el fan­tas­ma de la revuel­ta racial”. Por su par­te Gabriel Gue­rra, exdi­plo­má­ti­co mexi­cano, opi­nó que «las imá­ge­nes son impac­tan­tes, indig­nan­tes. Si alguien nos dije­ra que se tra­ta de la anti­gua Sudá­fri­ca o del sur esta­dou­ni­den­se hace medio siglo lo cree­ría­mos», en un artícu­lo publi­ca­do en el dia­rio mexi­cano “El Universal”.

El Minis­te­rio de Exte­rio­res de Egip­to, un país que duran­te los últi­mos tres años sufrió dos gol­pes de esta­do y sigue sumer­gi­do en pro­tes­tas caó­ti­cas, lla­mó a las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses a mos­trar más mode­ra­ción y hacer fren­te a las pro­tes­tas de acuer­do con el dere­cho inter­na­cio­nal. «La vio­len­cia ha sido ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en EEUU en los últi­mos años», escri­bió la agen­cia esta­tal de noti­cias de Irán, IRNA. Tam­bién uno de los nego­cia­do­res del pro­gra­ma nuclear ira­ní con EE.UU., Majid Takht Ravan­chi, cri­ti­có a Washing­ton por «un com­por­ta­mien­to racista».

«Obvia­men­te, lo que EEUU tie­ne que hacer es con­cen­trar­se en la solu­ción de sus pro­pios pro­ble­mas en lugar de seña­lar con el dedo a los demás», escri­bió Xinhua, la agen­cia esta­tal de noti­cias de Chi­na, país que recu­rren­te­men­te es cri­ti­ca­do por la Casa Blan­ca bajo el argu­men­to de repri­mir a disi­den­tes y mino­rías étnicas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.