Ex pre­si­den­te Sar­kozy es arrestado

Nicolas SarkozyLa jus­ti­cia de Fran­cia detu­vo en la maña­na de este mar­tes al expre­si­den­te, Nico­lás Sar­kozy, para ser inte­rro­ga­do sobre supues­to trá­fi­co de influencias.

La deci­sión de poner­lo bajo cus­to­dia en Nan­te­rre, cer­ca de la capi­tal fran­ce­sa, París, es una medi­da sin pre­ce­den­tes con­tra un exmandatario.

Sar­kozy es el cen­tro de una inves­ti­ga­ción penal por “trá­fi­co de influen­cias” y “vio­la­ción del secre­to de inves­ti­ga­ción” ini­cia­da en febre­ro. El expre­si­den­te nie­ga los cargos.

El lunes su abo­ga­do, Thierry Her­zog, tam­bién fue dete­ni­do para ser inte­rro­ga­do, como par­te de la mis­ma investigación.

Sar­kozy, de 59 años, gober­nó Fran­cia entre 2007 y 2012.

El exman­da­ta­rio es acu­sa­do de haber pro­me­ti­do un pres­ti­gio­so pues­to en Móna­co a Gil­bert Azi­bert, uno de los más pro­mi­nen­tes magis­tra­dos de la Cor­te de Ape­la­cio­nes, a cam­bio de infor­ma­ción sobre indagaciones.

Azi­bert fue cita­do a decla­rar el lunes. Otro juez, Patrick Sas­soust, tam­bién fue interrogado.

Iné­di­to

La deten­ción de Sar­kozy se con­vier­te en la pri­me­ra vez en que un expre­si­den­te es man­te­ni­do bajo cus­to­dia policial.

Sin embar­go, su pre­de­ce­sor, Jac­ques Chi­rac, fue con­de­na­do a una pena de pri­sión en sus­pen­so en 2011 por mal­ver­sa­ción de fon­dos y abu­so de poder cuan­do era alcal­de de París.

Los inves­ti­ga­do­res pue­den man­te­ner dete­ni­do a Sar­kozy por un perío­do ini­cial de 24 horas, el que pue­de ser exten­di­do por un día más.

Se ale­ga que Sar­kozy fue infor­ma­do sobre accio­nes en su con­tra mien­tras la jus­ti­cia deci­día si man­ten­dría o no requi­sa­dos sus dia­rios de trabajo.

Los dia­rios fue­ron requi­sa­dos lue­go de denun­cias en 2010 sobre la finan­cia­ción de su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2007. Se ale­ga que el falle­ci­do líder libio, Mua­mar Gada­fi, ayu­dó a finan­ciar dicha campaña.

El Tri­bu­nal de Casa­ción deter­mi­nó en mar­zo de este año que Sar­kozy no obten­dría los dia­rios de vuelta.

El telé­fono del expre­si­den­te fue inter­ve­ni­do por la jus­ti­cia en el mar­co de la inves­ti­ga­ción de las denun­cias sobre Libia y se cree que Sar­kozy fue adver­ti­do de que su telé­fono esta­ba pinchado.

Sar­kozy insis­te en que los las acu­sa­cio­nes en su con­tra tie­nen moti­va­cio­nes políticas.

El corres­pon­sal de la BBC en París, Hugh Scho­field, dice que son un cla­ro obs­tácu­lo en el camino a su regre­so a la polí­ti­ca fran­ce­sa de pri­me­ra línea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.