Ex pre­si­den­te Sar­kozy es arrestado

Nicolas SarkozyLa jus­ti­cia de Fran­cia detu­vo en la maña­na de este mar­tes al expre­si­den­te, Nico­lás Sar­kozy, para ser inte­rro­ga­do sobre supues­to trá­fi­co de influencias.

La deci­sión de poner­lo bajo cus­to­dia en Nan­te­rre, cer­ca de la capi­tal fran­ce­sa, París, es una medi­da sin pre­ce­den­tes con­tra un exmandatario.

Sar­kozy es el cen­tro de una inves­ti­ga­ción penal por “trá­fi­co de influen­cias” y “vio­la­ción del secre­to de inves­ti­ga­ción” ini­cia­da en febre­ro. El expre­si­den­te nie­ga los cargos.

El lunes su abo­ga­do, Thierry Her­zog, tam­bién fue dete­ni­do para ser inte­rro­ga­do, como par­te de la mis­ma investigación.

Sar­kozy, de 59 años, gober­nó Fran­cia entre 2007 y 2012.

El exman­da­ta­rio es acu­sa­do de haber pro­me­ti­do un pres­ti­gio­so pues­to en Móna­co a Gil­bert Azi­bert, uno de los más pro­mi­nen­tes magis­tra­dos de la Cor­te de Ape­la­cio­nes, a cam­bio de infor­ma­ción sobre indagaciones.

Azi­bert fue cita­do a decla­rar el lunes. Otro juez, Patrick Sas­soust, tam­bién fue interrogado.

Iné­di­to

La deten­ción de Sar­kozy se con­vier­te en la pri­me­ra vez en que un expre­si­den­te es man­te­ni­do bajo cus­to­dia policial.

Sin embar­go, su pre­de­ce­sor, Jac­ques Chi­rac, fue con­de­na­do a una pena de pri­sión en sus­pen­so en 2011 por mal­ver­sa­ción de fon­dos y abu­so de poder cuan­do era alcal­de de París.

Los inves­ti­ga­do­res pue­den man­te­ner dete­ni­do a Sar­kozy por un perío­do ini­cial de 24 horas, el que pue­de ser exten­di­do por un día más.

Se ale­ga que Sar­kozy fue infor­ma­do sobre accio­nes en su con­tra mien­tras la jus­ti­cia deci­día si man­ten­dría o no requi­sa­dos sus dia­rios de trabajo.

Los dia­rios fue­ron requi­sa­dos lue­go de denun­cias en 2010 sobre la finan­cia­ción de su cam­pa­ña pre­si­den­cial de 2007. Se ale­ga que el falle­ci­do líder libio, Mua­mar Gada­fi, ayu­dó a finan­ciar dicha campaña.

El Tri­bu­nal de Casa­ción deter­mi­nó en mar­zo de este año que Sar­kozy no obten­dría los dia­rios de vuelta.

El telé­fono del expre­si­den­te fue inter­ve­ni­do por la jus­ti­cia en el mar­co de la inves­ti­ga­ción de las denun­cias sobre Libia y se cree que Sar­kozy fue adver­ti­do de que su telé­fono esta­ba pinchado.

Sar­kozy insis­te en que los las acu­sa­cio­nes en su con­tra tie­nen moti­va­cio­nes políticas.

El corres­pon­sal de la BBC en París, Hugh Scho­field, dice que son un cla­ro obs­tácu­lo en el camino a su regre­so a la polí­ti­ca fran­ce­sa de pri­me­ra línea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *