OTAN: 65 años de crí­me­nes “huma­ni­ta­rios”

Aun­que la OTAN fue fun­da­da hace 65 años como una fuer­za de segu­ri­dad colec­ti­va, para muchos se con­vir­tió en una mera fuen­te de con­flic­tos arma­dos en todo el mun­do. ¿Por qué duran­te todos esos años la alian­za no logró hacer del mun­do un lugar mejor?
«¡Vae Vic­tis!», “¡Ay de los ven­ci­dos!”, fue la res­pues­ta que el gene­ral galo Breno dio a los ven­ci­dos roma­nos cuan­do estos se que­ja­ron de que la balan­za con la que medían el oro que debían pagar para obte­ner la reti­ra­da gala esta­ba ama­ña­da. Con la sober­bia del ven­ce­dor, Breno acom­pa­ñó sus pala­bras lan­zan­do su espa­da al pla­to de la balan­za don­de esta­ban los pesos, cuen­ta en su quin­to libro el his­to­ria­dor romano Tito Livio.
Todo pare­ce indi­car que tan­to los gober­nan­tes de Esta­dos Uni­dos como otros líde­res de la OTAN apren­die­ron mucho de la his­to­ria, sobre todo de sus pági­nas más cíni­cas.

En su recien­te dis­cur­so en el Pala­cio de Bellas Artes de Bru­se­las, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, afir­mó que EE.UU. y Euro­pa no quie­ren con­tro­lar Ucra­nia y no bus­can un con­flic­to con Rusia, sino que la OTAN ya hace 65 años que no hace sino lle­var demo­cra­cia. El Tra­ta­do de la Alian­za del Atlán­ti­co Nor­te, más tar­de Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) fue sus­cri­to en 1949 y según su artícu­lo 5.º per­si­gue fina­li­da­des pura­men­te defen­si­vas y de ayu­da mutua en el caso de un ata­que con­tra alguno de los Esta­dos miem­bro. Pero la his­to­ria ha vuel­to a demos­trar cómo saben men­tir los Esta­dos que se pro­cla­man “demó­cra­tas”.
Con la des­apa­ri­ción del blo­que sovié­ti­co el sim­ple sen­ti­do común de varias per­so­nas les hizo pen­sar que des­apa­re­ce­ría tam­bién la OTAN, pero ocu­rrió lo con­tra­rio: par­tien­do del vie­jo prin­ci­pio “vae vic­tis”, el blo­que incor­po­ró paí­ses de Euro­pa del Este pasan­do por alto los ver­da­de­ros e innu­me­ra­bles crí­me­nes suyos.
Aba­jo les pre­sen­ta­mos un bre­ve “guía” de los con­flic­tos más san­grien­tos des­ata­dos por la OTAN en los últi­mos 20 años, diplo­má­ti­ca­men­te lla­ma­dos por ellos «ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz».

65 años del «man­te­ni­mien­to de la paz» al esti­lo de la OTAN

El des­pre­cio a la vida o a la con­di­ción huma­na del otro, pro­pio de las accio­nes mili­ta­res de la OTAN, no es una nove­dad para los paí­ses que aho­ra for­man par­te de este blo­que. Podría­mos comen­zar por la pri­me­ra arma bac­te­rio­ló­gi­ca (man­tas con­ta­mi­na­das con virue­la) uti­li­za­da por los ingle­ses con­tra los indios de Dela­wa­re en 1763, seguir con las masa­cres que come­tie­ron en dis­tin­tos con­ti­nen­tes en el siglo XVIII y XIX, etc. Sin embar­go, nos limi­ta­re­mos a recor­dar lo más reciente.
Anti­gua Yugoslavia
Víc­ti­mas mor­ta­les: 5.700 per­so­nas, inclui­dos 400 niños
Heri­dos: cer­ca de 7.000 civi­les, 30% de ellos niños
Des­apa­re­ci­dos: 821 personas
Afganistán
Víc­ti­mas mor­ta­les: 35.000 personas
Refu­gia­dos: 500.000 personas
Y tam­bién: el agra­va­mien­to de los con­flic­tos inter­ét­ni­cos, terro­ris­mo, ver­ti­gi­no­so aumen­to del trá­fi­co de dro­gas, etc.

Un sol­da­do esta­dou­ni­den­se cer­ca del cuer­po de una víc­ti­ma de un ata­que sui­ci­da en Kabul, en mayo de 2010.

Irak
Duran­te la gue­rra en Irak murie­ron cer­ca de un millón de ira­quíes: las mayo­res bajas de la his­to­ria moder­na. Una cuar­ta par­te de ellos eran muje­res y niños. La OTAN uti­li­zó en su inter­ven­ción algu­nas armas prohi­bi­das como el fós­fo­ro blanco.
Libia
Muer­tos: más de 20.000 per­so­nas (entre mili­ta­res y civiles)
Refu­gia­dos: más de 350.000 personas
En agos­to de 2011, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, argu­men­tó, con la mis­ma arro­gan­cia del “leyen­da­rio” galo, que las accio­nes de los avio­nes de la OTAN en Libia no hicie­ron dañó a los civiles.

65 años de fal­si­fi­ca­cio­nes de la OTAN y de Esta­dos Unidos

Viet­nam
Como ejem­plo de las esta­fas de EE.UU. pue­de ser­vir el inci­den­te en el gol­fo de Ton­kin, en agos­to de 1964, que sir­vió de pre­tex­to para una agre­sión san­grien­ta con­tra Viet­nam. En 1964 el Pen­tá­gono anun­ció que lan­chas nor­viet­na­mi­tas pre­sun­ta­men­te habían ata­ca­do buques de la Mari­na esta­dou­ni­den­se. Des­pués de 40 años, el Gobierno de EE.UU. des­cla­si­fi­có docu­men­tos de archi­vos mili­ta­res y se reve­ló que la cam­pa­ña con­tra Viet­nam del Nor­te fue des­ca­ra­da­men­te pre­fa­bri­ca­da. Tras el inci­den­te de Ton­kin, la Fuer­za Aérea de EE.UU. empren­dió una serie de bom­bar­deos que cau­sa­ron miles de víc­ti­mas entre la pobla­ción civil.
Los paí­ses de la anti­gua Yugoslavia
La razón for­mal fue el des­cu­bri­mien­to en el pue­blo koso­var de Racak, según los obser­va­do­res occi­den­ta­les, de una fosa común de 45 alba­ne­ses supues­ta­men­te fusi­la­dos por tro­pas yugos­la­vas. Más tar­de resul­tó que se tra­ta­ba de una fal­si­fi­ca­ción orga­ni­za­da con la par­ti­ci­pa­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les. La gran mayo­ría de los ente­rra­dos eran mili­tan­tes del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo, muer­tos en dis­tin­tas zonas de la pro­vin­cia en enfren­ta­mien­tos con las fuer­zas de segu­ri­dad yugoslavas.

Rui­nas de Bel­gra­do, abril 1999.

Para­le­la­men­te a la pre­pa­ra­ción para el ata­que sobre Yugos­la­via, el enton­ces pre­si­den­te de EE.UU., Bill Clin­ton, estu­vo impli­ca­do en un escán­da­lo sexual por sus rela­cio­nes con Moni­ca Lewinsky.
Resul­ta­do: duran­te los bom­bar­de­ros de la OTAN no solo fue­ron des­trui­das las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res de la Fuer­za Aérea de Ser­bia y las empre­sas de la indus­tria mili­tar, sino tam­bién la infra­es­truc­tu­ra civil del país: puen­tes, fábri­cas, trans­por­te, cen­tra­les eléc­tri­cas y líneas de transmisión.

Rui­nas de Bel­gra­do, noviem­bre 2010.

Qui­zá la mejor cali­fi­ca­ción de los crí­me­nes de Esta­dos Uni­dos y de la OTAN en Yugos­la­via fue dada por el ex mejor ami­go de Occi­den­te, pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra y defen­sor de los dere­chos huma­nos Ale­xán­der Solzhe­nitsyn, que com­pa­ró las accio­nes de la Alian­za con los crí­me­nes de los nazis: «Lo peor de lo que está suce­dien­do hoy en día no es siquie­ra el bom­bar­deo a Ser­bia, por difí­cil que sea decir­lo, lo peor es que la OTAN nos ha tras­la­da­do a una nue­va era. Tal como lo hizo ante­rior­men­te Hitler, al lan­zar­se a una de sus aven­tu­ras de turno y exclu­yen­do a Ale­ma­nia de la Liga de las Nacio­nes (…), EE.UU. y la OTAN han deja­do de lado el sis­te­ma de segu­ri­dad colec­ti­va de las Nacio­nes Uni­das, el reco­no­ci­mien­to de la sobe­ra­nía de los Esta­dos. Comen­za­ron una nue­va era: el que sea más fuer­te pue­de pre­sio­nar a los demás. Eso sí que da miedo…».
Irak
Las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas inva­die­ron este país bajo el pre­tex­to de que Irak supues­ta­men­te tenía armas de des­truc­ción masi­va, es decir, bac­te­rio­ló­gi­cas (ántrax). Una razón adi­cio­nal fue, como de cos­tum­bre, la “lucha por la democracia”.
La “demo­cra­ti­za­ción” de Irak ha cos­ta­do la vida de un millón de ira­quíes. Las armas bac­te­rio­ló­gi­cas, por supues­to, no fue­ron halla­das. Sadam Husein fue eje­cu­ta­do públicamente.

Reda­da efec­tua­da por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en la loca­li­dad de Baqu­ba, a 65 kiló­me­tros al nores­te de Bag­dad, octu­bre 2008.

En 2004 el secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU, Colin Powell, admi­tió que los datos que die­ron lugar al san­grien­to ata­que habían sido «inexac­tos», es decir, fal­si­fi­ca­dos, en len­gua­je corrien­te, y esta­ban basa­dos en infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por la CIA. «Estoy pro­fun­da­men­te decep­cio­na­do por esto y lo lamen­to», dijo Powell. Lo “lamen­ta­mos” tam­bién, pero no lo olvidamos.

Uti­li­za­ción de armas inhumanas

Viet­nam
El napalm es una espe­cie de gaso­li­na o gela­ti­no­sa, un com­bus­ti­ble capaz de arder sin oxí­geno. En otras pala­bras, el napalm lite­ral­men­te que­ma a una per­so­na aún viva y casi no hay mane­ra de apa­gar­lo. Más tar­de, en 1980, la Con­ven­ción de la ONU sobre la prohi­bi­ción de armas prohi­bió el uso de esta terri­ble arma, pero antes las bom­bas de EE.UU. pudie­ron matar a miles de vietnamitas.

Viet­nam, abril 1972, Víc­ti­mas de un bom­bar­deo estadounidense.

Los paí­ses de la anti­gua Yugoslavia
En la ope­ra­ción mili­tar de EE.UU. con­tra Yugos­la­via se uti­li­za­ron armas que cau­san gran­des víc­ti­mas entre la pobla­ción civil y prohi­bi­das por la Car­ta de Núrem­berg, así como por las con­ven­cio­nes de La Haya y de Ginebra.
En pri­mer lugar se tra­ta de pro­yec­ti­les de ura­nio empo­bre­ci­do amplia­men­te usa­dos en la mar­ti­ri­za­da tie­rra ser­bia. Sien­do desa­rro­lla­das para des­truir el mate­rial blin­da­do, estas muni­cio­nes al explo­tar son alta­men­te tóxi­cas y radiac­ti­vas, peli­gro­sas para los seres huma­nos y el entorno.

Bom­bar­deos de la OTAN a ser­bios de Bosnia.

En segun­do lugar, la OTAN uti­li­zó las deno­mi­na­das “bom­bas de raci­mo”, armas extre­ma­da­men­te peli­gro­sas para la pobla­ción civil. Una muni­ción de raci­mo, o bom­ba “clús­ter” es la que al alcan­zar la altu­ra pro­gra­ma­da por un altí­me­tro se abre en el aire y deja caer cen­te­na­res o dece­nas de sub­mu­ni­cio­nes, nor­mal­men­te de dis­tin­tos tipos (anti­per­so­na, per­fo­ran­te, incen­dia­ria, etc.) cubrien­do una impor­tan­te superficie.
Pues­to que las sub­mu­ni­cio­nes des­per­di­ga­das no siem­pre explo­tan, pue­den con­ver­tir­se en minas ente­rra­das, con­ser­van­do su peli­gro­si­dad ter­mi­na­da la gue­rra. Sobre todo pre­sen­tan peli­gro para los niños por tener una for­ma lla­ma­ti­va, como pelo­ti­tas o latas.
Irak
La cam­pa­ña mili­tar en Irak se carac­te­ri­zó por varios crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por la Alian­za. Bas­ta­ría con recor­dar el escán­da­lo de tor­tu­ras y abu­sos de pre­sos en la tris­te­men­te famo­sa cár­cel Abu Ghraib.

Abu­so a pre­sos en la cár­cel ira­quí de Abu Ghraib.

Otra cara de esta ope­ra­ción demo­crá­ti­ca fue la vio­len­cia con­tra los civi­les (ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, robos, sobre todo de museos). Y, por supues­to, el uso de uno de los peo­res tipos de armas quí­mi­cas incen­dia­rias: el fós­fo­ro blan­co. Este tipo de arma que que­ma el cuer­po y disuel­ve la car­ne has­ta el hue­so, fue prohi­bi­do por una Con­ven­ción de la ONU de 1980, aún no rati­fi­ca­da por EE.UU.

Aun­que la OTAN fue fun­da­da hace 65 años como una fuer­za de segu­ri­dad colec­ti­va, para muchos se con­vir­tió en una mera fuen­te de con­flic­tos arma­dos en todo el mun­do. ¿Por qué duran­te todos esos años la alian­za no logró hacer del mun­do un lugar mejor?

«¡Vae Vic­tis!», “¡Ay de los ven­ci­dos!”, fue la res­pues­ta que el gene­ral galo Breno dio a los ven­ci­dos roma­nos cuan­do estos se que­ja­ron de que la balan­za con la que medían el oro que debían pagar para obte­ner la reti­ra­da gala esta­ba ama­ña­da. Con la sober­bia del ven­ce­dor, Breno acom­pa­ñó sus pala­bras lan­zan­do su espa­da al pla­to de la balan­za don­de esta­ban los pesos, cuen­ta en su quin­to libro el his­to­ria­dor romano Tito Livio. 
Todo pare­ce indi­car que tan­to los gober­nan­tes de Esta­dos Uni­dos como otros líde­res de la OTAN apren­die­ron mucho de la his­to­ria, sobre todo de sus pági­nas más cíni­cas.

En su recien­te dis­cur­so en el Pala­cio de Bellas Artes de Bru­se­las, el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se, Barack Oba­ma, afir­mó que EE.UU. y Euro­pa no quie­ren con­tro­lar Ucra­nia y no bus­can un con­flic­to con Rusia, sino que la OTAN ya hace 65 años que no hace sino lle­var democracia.
El Tra­ta­do de la Alian­za del Atlán­ti­co Nor­te, más tar­de Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) fue sus­cri­to en 1949 y según su artícu­lo 5.º per­si­gue fina­li­da­des pura­men­te defen­si­vas y de ayu­da mutua en el caso de un ata­que con­tra alguno de los Esta­dos miem­bro. Pero la his­to­ria ha vuel­to a demos­trar cómo saben men­tir los Esta­dos que se pro­cla­man “demó­cra­tas”.
Con la des­apa­ri­ción del blo­que sovié­ti­co el sim­ple sen­ti­do común de varias per­so­nas les hizo pen­sar que des­apa­re­ce­ría tam­bién la OTAN, pero ocu­rrió lo con­tra­rio: par­tien­do del vie­jo prin­ci­pio “vae vic­tis”, el blo­que incor­po­ró paí­ses de Euro­pa del Este pasan­do por alto los ver­da­de­ros e innu­me­ra­bles crí­me­nes suyos.
Aba­jo les pre­sen­ta­mos un bre­ve “guía” de los con­flic­tos más san­grien­tos des­ata­dos por la OTAN en los últi­mos 20 años, diplo­má­ti­ca­men­te lla­ma­dos por ellos «ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz».

65 años del «man­te­ni­mien­to de la paz» al esti­lo de la OTAN

El des­pre­cio a la vida o a la con­di­ción huma­na del otro, pro­pio de las accio­nes mili­ta­res de la OTAN, no es una nove­dad para los paí­ses que aho­ra for­man par­te de este blo­que. Podría­mos comen­zar por la pri­me­ra arma bac­te­rio­ló­gi­ca (man­tas con­ta­mi­na­das con virue­la) uti­li­za­da por los ingle­ses con­tra los indios de Dela­wa­re en 1763, seguir con las masa­cres que come­tie­ron en dis­tin­tos con­ti­nen­tes en el siglo XVIII y XIX, etc. Sin embar­go, nos limi­ta­re­mos a recor­dar lo más reciente.
Anti­gua Yugoslavia 
Víc­ti­mas mor­ta­les: 5.700 per­so­nas, inclui­dos 400 niños
Heri­dos: cer­ca de 7.000 civi­les, 30% de ellos niños
Des­apa­re­ci­dos: 821 personas
Afga­nis­tán
Víc­ti­mas mor­ta­les: 35.000 personas
Refu­gia­dos: 500.000 personas
Y tam­bién: el agra­va­mien­to de los con­flic­tos inter­ét­ni­cos, terro­ris­mo, ver­ti­gi­no­so aumen­to del trá­fi­co de dro­gas, etc.

Un sol­da­do esta­dou­ni­den­se cer­ca del cuer­po de una víc­ti­ma de un ata­que sui­ci­da en Kabul, en mayo de 2010.


Irak 

Duran­te la gue­rra en Irak murie­ron cer­ca de un millón de ira­quíes: las mayo­res bajas de la his­to­ria moder­na. Una cuar­ta par­te de ellos eran muje­res y niños. La OTAN uti­li­zó en su inter­ven­ción algu­nas armas prohi­bi­das como el fós­fo­ro blanco.
Libia
Muer­tos: más de 20.000 per­so­nas (entre mili­ta­res y civiles)
Refu­gia­dos: más de 350.000 personas
En agos­to de 2011, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, argu­men­tó, con la mis­ma arro­gan­cia del “leyen­da­rio” galo, que las accio­nes de los avio­nes de la OTAN en Libia no hicie­ron dañó a los civiles.

65 años de fal­si­fi­ca­cio­nes de la OTAN y de Esta­dos Unidos

Viet­nam
Como ejem­plo de las esta­fas de EE.UU. pue­de ser­vir el inci­den­te en el gol­fo de Ton­kin, en agos­to de 1964, que sir­vió de pre­tex­to para una agre­sión san­grien­ta con­tra Viet­nam. En 1964 el Pen­tá­gono anun­ció que lan­chas nor­viet­na­mi­tas pre­sun­ta­men­te habían ata­ca­do buques de la Mari­na esta­dou­ni­den­se. Des­pués de 40 años, el Gobierno de EE.UU. des­cla­si­fi­có docu­men­tos de archi­vos mili­ta­res y se reve­ló que la cam­pa­ña con­tra Viet­nam del Nor­te fue des­ca­ra­da­men­te pre­fa­bri­ca­da. Tras el inci­den­te de Ton­kin, la Fuer­za Aérea de EE.UU. empren­dió una serie de bom­bar­deos que cau­sa­ron miles de víc­ti­mas entre la pobla­ción civil.
Los paí­ses de la anti­gua Yugoslavia 
La razón for­mal fue el des­cu­bri­mien­to en el pue­blo koso­var de Racak, según los obser­va­do­res occi­den­ta­les, de una fosa común de 45 alba­ne­ses supues­ta­men­te fusi­la­dos por tro­pas yugos­la­vas. Más tar­de resul­tó que se tra­ta­ba de una fal­si­fi­ca­ción orga­ni­za­da con la par­ti­ci­pa­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia occi­den­ta­les. La gran mayo­ría de los ente­rra­dos eran mili­tan­tes del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo, muer­tos en dis­tin­tas zonas de la pro­vin­cia en enfren­ta­mien­tos con las fuer­zas de segu­ri­dad yugoslavas.

Rui­nas de Bel­gra­do, abril 1999.

Para­le­la­men­te a la pre­pa­ra­ción para el ata­que sobre Yugos­la­via, el enton­ces pre­si­den­te de EE.UU., Bill Clin­ton, estu­vo impli­ca­do en un escán­da­lo sexual por sus rela­cio­nes con Moni­ca Lewinsky.
Resul­ta­do: duran­te los bom­bar­de­ros de la OTAN no solo fue­ron des­trui­das las ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res de la Fuer­za Aérea de Ser­bia y las empre­sas de la indus­tria mili­tar, sino tam­bién la infra­es­truc­tu­ra civil del país: puen­tes, fábri­cas, trans­por­te, cen­tra­les eléc­tri­cas y líneas de transmisión.

Rui­nas de Bel­gra­do, noviem­bre 2010.

Qui­zá la mejor cali­fi­ca­ción de los crí­me­nes de Esta­dos Uni­dos y de la OTAN en Yugos­la­via fue dada por el ex mejor ami­go de Occi­den­te, pre­mio Nobel de Lite­ra­tu­ra y defen­sor de los dere­chos huma­nos Ale­xán­der Solzhe­nitsyn, que com­pa­ró las accio­nes de la Alian­za con los crí­me­nes de los nazis: «Lo peor de lo que está suce­dien­do hoy en día no es siquie­ra el bom­bar­deo a Ser­bia, por difí­cil que sea decir­lo, lo peor es que la OTAN nos ha tras­la­da­do a una nue­va era. Tal como lo hizo ante­rior­men­te Hitler, al lan­zar­se a una de sus aven­tu­ras de turno y exclu­yen­do a Ale­ma­nia de la Liga de las Nacio­nes (…), EE.UU. y la OTAN han deja­do de lado el sis­te­ma de segu­ri­dad colec­ti­va de las Nacio­nes Uni­das, el reco­no­ci­mien­to de la sobe­ra­nía de los Esta­dos. Comen­za­ron una nue­va era: el que sea más fuer­te pue­de pre­sio­nar a los demás. Eso sí que da miedo…».
Irak
Las tro­pas esta­dou­ni­den­ses y bri­tá­ni­cas inva­die­ron este país bajo el pre­tex­to de que Irak supues­ta­men­te tenía armas de des­truc­ción masi­va, es decir, bac­te­rio­ló­gi­cas (ántrax). Una razón adi­cio­nal fue, como de cos­tum­bre, la “lucha por la democracia”.
La “demo­cra­ti­za­ción” de Irak ha cos­ta­do la vida de un millón de ira­quíes. Las armas bac­te­rio­ló­gi­cas, por supues­to, no fue­ron halla­das. Sadam Husein fue eje­cu­ta­do públicamente.

Reda­da efec­tua­da por sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en la loca­li­dad de Baqu­ba, a 65 kiló­me­tros al nores­te de Bag­dad, octu­bre 2008.

En 2004 el secre­ta­rio de Esta­do de EE.UU, Colin Powell, admi­tió que los datos que die­ron lugar al san­grien­to ata­que habían sido «inexac­tos», es decir, fal­si­fi­ca­dos, en len­gua­je corrien­te, y esta­ban basa­dos en infor­ma­ción pro­por­cio­na­da por la CIA. «Estoy pro­fun­da­men­te decep­cio­na­do por esto y lo lamen­to», dijo Powell. Lo “lamen­ta­mos” tam­bién, pero no lo olvidamos.

Uti­li­za­ción de armas inhumanas

Viet­nam
El napalm es una espe­cie de gaso­li­na o gela­ti­no­sa, un com­bus­ti­ble capaz de arder sin oxí­geno. En otras pala­bras, el napalm lite­ral­men­te que­ma a una per­so­na aún viva y casi no hay mane­ra de apa­gar­lo. Más tar­de, en 1980, la Con­ven­ción de la ONU sobre la prohi­bi­ción de armas prohi­bió el uso de esta terri­ble arma, pero antes las bom­bas de EE.UU. pudie­ron matar a miles de vietnamitas.

Viet­nam, abril 1972, Víc­ti­mas de un bom­bar­deo estadounidense.


Los paí­ses de la anti­gua Yugoslavia
En la ope­ra­ción mili­tar de EE.UU. con­tra Yugos­la­via se uti­li­za­ron armas que cau­san gran­des víc­ti­mas entre la pobla­ción civil y prohi­bi­das por la Car­ta de Núrem­berg, así como por las con­ven­cio­nes de La Haya y de Ginebra.
En pri­mer lugar se tra­ta de pro­yec­ti­les de ura­nio empo­bre­ci­do amplia­men­te usa­dos en la mar­ti­ri­za­da tie­rra ser­bia. Sien­do desa­rro­lla­das para des­truir el mate­rial blin­da­do, estas muni­cio­nes al explo­tar son alta­men­te tóxi­cas y radiac­ti­vas, peli­gro­sas para los seres huma­nos y el entorno.

Bom­bar­deos de la OTAN a ser­bios de Bosnia.

En segun­do lugar, la OTAN uti­li­zó las deno­mi­na­das “bom­bas de raci­mo”, armas extre­ma­da­men­te peli­gro­sas para la pobla­ción civil. Una muni­ción de raci­mo, o bom­ba “clús­ter” es la que al alcan­zar la altu­ra pro­gra­ma­da por un altí­me­tro se abre en el aire y deja caer cen­te­na­res o dece­nas de sub­mu­ni­cio­nes, nor­mal­men­te de dis­tin­tos tipos (anti­per­so­na, per­fo­ran­te, incen­dia­ria, etc.) cubrien­do una impor­tan­te superficie.
Pues­to que las sub­mu­ni­cio­nes des­per­di­ga­das no siem­pre explo­tan, pue­den con­ver­tir­se en minas ente­rra­das, con­ser­van­do su peli­gro­si­dad ter­mi­na­da la gue­rra. Sobre todo pre­sen­tan peli­gro para los niños por tener una for­ma lla­ma­ti­va, como pelo­ti­tas o latas.
Irak
La cam­pa­ña mili­tar en Irak se carac­te­ri­zó por varios crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos por la Alian­za. Bas­ta­ría con recor­dar el escán­da­lo de tor­tu­ras y abu­sos de pre­sos en la tris­te­men­te famo­sa cár­cel Abu Ghraib.

Abu­so a pre­sos en la cár­cel ira­quí de Abu Ghraib.

Otra cara de esta ope­ra­ción demo­crá­ti­ca fue la vio­len­cia con­tra los civi­les (ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, robos, sobre todo de museos). Y, por supues­to, el uso de uno de los peo­res tipos de armas quí­mi­cas incen­dia­rias: el fós­fo­ro blan­co. Este tipo de arma que que­ma el cuer­po y disuel­ve la car­ne has­ta el hue­so, fue prohi­bi­do por una Con­ven­ción de la ONU de 1980, aún no rati­fi­ca­da por EE.UU.

Tex­to com­ple­to en: http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​v​i​e​w​/​1​2​3​5​5​8​-​o​t​a​n​-​c​r​i​m​e​n​e​s​-​h​u​m​a​n​i​t​a​r​i​o​s​-​c​r​o​n​ica

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.