Con la refor­ma migra­to­ria de Cuba espe­ra­ban la caí­da del Muro de Ber­lín en ver­sión cari­be­ña… y se que­da­ron con las ganas

Cubain­for­ma­cion

Carga Policial 25S Madrid

Con la refor­ma migra­to­ria de Cuba espe­ra­ban la caí­da del Muro de Ber­lín en ver­sión cari­be­ña… y se que­da­ron con las ganas

Cubain­for­ma­ción TV – Basa­do en un tex­to de Ángel Gue­rra Cabre­ra – Blog “La pupi­la insom­ne” (Cuba).- Muchos desea­ban que se pro­du­je­ra en Cuba una ava­lan­cha de gen­te deses­pe­ra­da por aban­do­nar la Isla. Una espe­cie de caí­da del Muro de Ber­lín en ver­sión caribeña.

Pero la maña­na del lunes 14 de enero, fecha des­de la cual ya no se exi­ge en Cuba el famo­so “per­mi­so de sali­da” para via­jar, fue tan tran­qui­la como cual­quier otra. Ape­nas unas dece­nas de per­so­nas se ali­nea­ban en cada una de las 195 ofi­ci­nas de con­fec­ción de pasaportes.

Esta situa­ción de com­ple­ta nor­ma­li­dad era pre­vi­si­ble. Según cifras de los últi­mos años, ape­nas el 12,8 % de quie­nes via­ja­ron al exte­rior deci­die­ron no regre­sar. Y, aun­que no exis­ten esta­dís­ti­cas, se sabe que un buen núme­ro de migran­tes cuba­nos están regre­san­do a la Isla debi­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca en Euro­pa y otros lugares.

La refor­ma migra­to­ria de Cuba ha des­tro­za­do los vie­jos este­reo­ti­pos de la pro­pa­gan­da de Esta­dos Uni­dos con­tra la Revo­lu­ción. Washing­ton ya no podrá seguir ven­dien­do la ridí­cu­la ima­gen de isla-cár­cel que los medios han hecho creer a no pocas per­so­nas de bue­na voluntad.

Ý EEUU que­da expues­to aho­ra como el úni­co país de Amé­ri­ca que impi­de via­jar a su ciu­da­da­nía, a quien solo un per­mi­so espe­cial de sali­da –mucho más res­tric­ti­vo que el que impe­ra­ba en Cuba- le per­mi­te visi­tar la isla caribeña.

Con la refor­ma migra­to­ria cuba­na, en Mia­mi ya no saben ni qué decir. Y el Gobierno de Washing­ton ten­drá que deci­dir aho­ra qué hace con la famo­sa Ley de Ajus­te Cubano, la que ofre­ce refu­gio polí­ti­co y resi­den­cia a todo migran­te cubano que, supues­ta­men­te, “huía” de la Isla. Y es que el Gobierno cubano ha colo­ca­do una ver­da­de­ra pata­ta calien­te en manos de la Admi­nis­tra­ción norteamericana.

Tex­to original:

Cuba: encru­ci­ja­da para Washington

Ángel Gue­rra Cabre­ra – Blog “La pupi­la insom­ne” (Cuba).- La apli­ca­ción de las nue­vas dis­po­si­cio­nes migra­to­rias cuba­nas des­tro­za vie­jos este­reo­ti­pos crea­dos por la feroz cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca de Esta­dos Uni­dos con­tra la revo­lu­ción. Washing­ton ya no podrá con­ti­nuar ven­dien­do la ridí­cu­la ima­gen de isla-cár­cel que los pul­pos mediá­ti­cos y los vec­to­res cul­tu­ra­les domi­nan­tes han hecho creer a no pocas per­so­nas de bue­na voluntad.

Esta­dos Uni­dos que­da expues­to como el úni­co país de Amé­ri­ca que impi­de via­jar a sus ciu­da­da­nos, aun­que un hecho tan deni­gran­te no se con­vier­ta en titu­la­res como ati­na­da­men­te obser­vó el blo­gue­ro y ana­lis­ta cubano Iroel Sán­chez(htpp://lapupilainsomne.wordpress.com/20:). Las cate­dra­les de la liber­tad de pren­sa escon­den que los esta­du­ni­den­ses tie­nen prohi­bi­do via­jar a Cuba. Que de hacer­lo sin la auto­ri­za­ción con­ce­di­da por Washing­ton a solo con­ta­dos casos y con muchas res­tric­cio­nes, se expo­nen a ser one­ro­sa­men­te mul­ta­dos y a otras sanciones.

Sin embar­go, de aho­ra en ade­lan­te los cuba­nos no sólo podrán via­jar a cual­quier par­te del mun­do sin tener que rea­li­zar los engo­rro­sos trá­mi­tes exis­ten­tes ante­rior­men­te sino que esta­rán auto­ri­za­dos a con­ver­tir­se en resi­den­tes o ciu­da­da­nos de otros paí­ses, inclui­do Esta­dos Uni­dos, sin per­der la resi­den­cia legal en Cuba. Pero esta, dado el caso, pue­de ser recu­pe­ra­da en cual­quier momen­to a soli­ci­tud del intere­sa­do. Aun­que el Esta­do se reser­va, por razo­nes de segu­ri­dad nacio­nal o de inte­rés públi­co, la facul­tad de negar el per­mi­so de via­je a una mino­ría de fun­cio­na­rios, cien­tí­fi­cos o depor­tis­tas de alto ren­di­mien­to, esta­mos vien­do una volun­tad de hacer el menor uso de esa pre­rro­ga­ti­va. Has­ta los mer­ce­na­rios de Esta­dos Uni­dos den­tro de la isla han com­pro­ba­do que pue­den soli­ci­tar el pasa­por­te, por lo que supon­go que tan pron­to lo reci­ban podrán via­jar al país que les otor­gue una visa. Ya sabe­mos que dine­ro no les falta.

Debe sub­ra­yar­se que las nue­vas regu­la­cio­nes lega­les, con todo y su hon­du­ra, pro­vie­nen de una polí­ti­ca de pau­la­ti­na fle­xi­bi­li­za­ción en los con­tro­les migra­to­rios por el gobierno cubano. Según datos ofi­cia­les, entre 2000 y agos­to de 2012 fue­ron auto­ri­za­dos el 99.6 por cien­to de los per­mi­sos de sali­da reque­ri­dos por ciu­da­da­nos cuba­nos. En ese perio­do via­ja­ron por asun­tos par­ti­cu­la­res 941 mil 953 per­so­nas, de las cua­les no retor­na­ron 120 mil 275, equi­va­len­te al 12.8 por cien­to. De los via­je­ros, 158 068 eran gra­dua­dos uni­ver­si­ta­rios, de los que no regre­só el 10.9 por cien­to. Las cifras mues­tran cla­ra­men­te que la inmen­sa mayo­ría de los cuba­nos que via­jan regre­sa a Cuba. De modo que las versiones(o ilu­sio­nes) sobre el supues­to éxo­do que vie­ne care­cen por com­ple­to de asidero.

Aun­que no dis­pon­go de datos pre­ci­sos sé de pri­me­ra mano que muchos cuba­nos están regre­san­do a la isla a con­se­cuen­cia de la mag­na cri­sis sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo o movi­dos por las cre­cien­tes faci­li­da­des de que pue­den dis­po­ner para mon­tar un peque­ño nego­cio en su patria. Recien­te­men­te hablé en La Haba­na con médi­cos que habían via­ja­do a visi­tar a sus fami­lia­res en Esta­dos Uni­dos antes de la entra­da en vigor de la actua­li­za­ción migra­to­ria, como se le lla­ma en Cuba. Es decir, que su espí­ri­tu ya fun­cio­na­ba des­de antes de apli­car­se a la letra.

El impac­to de este cam­bio es de tal natu­ra­le­za que a unas horas de entrar en vigor ha deja­do mudos a los inte­gran­tes de la mafia de Mia­mi, más allá de pro­fe­rir per­las como “todo lo que hace la dic­ta­du­ra de los Cas­tro es para man­te­ner­se en el poder”. La ver­dad es que no saben qué decir y por eso en los últi­mos días los hemos vis­to afir­mar que don­de dije dije, dije Die­go. Por su par­te, la voce­ra del Depar­ta­men­to de Esta­do, Vic­to­ria Nuland lo ha cali­fi­ca­do de posi­ti­vo y has­ta los medios más anti­cu­ba­nos como El País, aun­que con ese ses­go inno­ble que es su tra­de mark, han teni­do que ren­dir­se a la evidencia.

El pro­ble­ma prin­ci­pal aho­ra es para Washing­ton, que ten­drá que deci­dir qué hace con la famo­sa Ley de Ajus­te Cubano, que per­mi­te con­ce­der per­mi­so de tra­ba­jo, resi­den­cia y natu­ra­li­za­ción a todos los cuba­nos que –legal o ile­gal­men­te- lle­gan a Esta­dos Uni­dos. Se supo­ne que son per­se­gui­dos polí­ti­cos, pero muy extra­ños, pues des­de hace años via­jan a la isla por cien­tos de miles y aho­ra lo podrán hacer con todas las faci­li­da­des ima­gi­na­bles por par­te de La Haba­na. En su inmen­sa mayo­ría son emi­gra­dos eco­nó­mi­cos y sus posi­cio­nes polí­ti­cas están muy lejos de las de la rabio­sa con­tra­rre­vo­lu­ción de Miami.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *