Eus­kal Herria nece­si­ta polí­ti­cas que real­men­te garan­ti­cen el dere­cho a una vivien­da dig­na- LAB Sin­di­ka­tua

Inter­ven­ción de Bea Martxue­ta, secre­ta­ria de poli­ti­cas socia­les de LAB

Las polí­ti­cas actua­les para la gran mayo­ría supo­nen pobre­za, pre­ca­rie­dad, exclu­sión social, desahu­cios… y, para una mino­ría finan­cie­ra, nego­cio redon­do

«La situa­ción en las que nos encon­tra­mos es muy gra­ve, gra­ví­si­ma. Y, esta situa­ción, es resul­ta­do de las polí­ti­cas de empo­bre­ci­mien­to que se están impo­nien­do. Polí­ti­cas de des­truc­ción de empleo, de des­man­te­la­mien­to del sis­te­ma de pro­tec­ción social, polí­ti­cas de vivien­da basa­das en la espe­cu­la­ción que han con­ver­ti­do la vivien­da en un nego­cio pri­va­do…

Las con­se­cuen­cias de estas polí­ti­cas tie­nen dos caras: para la gran mayo­ría supo­nen pobre­za, pre­ca­rie­dad, exclu­sión social, desahu­cios… y, para una mino­ría finan­cie­ra, nego­cio redon­do. Mien­tras el sec­tor ban­ca­rio reci­be dine­ro públi­co, dine­ro que está hipo­te­can­do el futu­ro del sis­te­ma públi­co, las per­so­nas que com­pra­ron vivien­das a pre­cios desor­bi­ta­dos están sien­do des­hau­cia­das, y miles de per­so­nas siguen sin poder acce­der a una vivien­da.

Es urgen­te cam­biar estas polí­ti­cas. Las ins­ti­tu­cio­nes deben adop­tar medi­das que resuel­van de raíz esta situa­ción. El dere­cho a la vivien­da no pue­de seguir sien­do ele­men­to para el nego­cio de los ban­cos, por­que el resul­ta­do lamen­ta­ble­men­te ya lo cono­ce­mos.

Y, las medi­das adop­ta­das ayer en Madrid, no cam­bian abso­lu­ta­men­te nada. Es cla­ri­fi­ca­dor lo que está pasan­do con este asun­to. La Ban­ca dice lo que hay que hacer dos días antes, y el Gobierno se limi­ta a redac­tar­lo. Con­si­de­ra­mos que estas medi­das, res­pon­den a una cam­pa­ña de mar­ke­ting con la que el Gobierno ha que­ri­do ganar tiem­po, pro­te­gien­do a la Ban­ca y a sus intere­ses; y ade­más cree­mos que son meros par­ches, que no resuel­ven el pro­ble­ma por­que ni tocan la Ley hipo­te­ca­ria y siguen garan­ti­zan­do que la Ban­ca se que­de con la pro­pie­dad de la vivien­da. La para­li­za­ción de los des­hau­cios sólo se da en casos muy con­cre­tos. La cues­tión es que el des­hau­cio se atra­sa, los intere­ses de usu­ra con­ti­nuan, pero la expro­pia­ción aca­ba­rá dán­do­se. Y con la excu­sa de dedi­car la vivien­da expro­pia­da a alqui­ler social, se garan­ti­za que esa vivien­da pase a manos de la ban­ca y nos pre­gun­ta­mos si para el caso de estos alqui­le­res socia­les, se cos­tea­rá con dine­ro públi­co.

Hay que cam­biar el sis­te­ma de raíz. Las ins­ti­tu­cio­nes deben de ela­bo­rar polí­ti­cas de vivien­da que aca­ben con el mono­po­lio de la Ban­ca y que garan­ti­cen efec­ti­va­men­te el dere­cho a la vivien­da. Polí­ti­cas en las que, por ejem­plo, el dine­ro públi­co se dedi­que a la pro­mo­ción direc­ta de vivien­da públi­ca en alqui­ler social, garan­ti­zan­do así el apro­ve­cha­mien­to de los recur­sos públi­cos, don­de haya tole­ran­cia cero con los des­hau­cios o don­de la ges­tión del sue­lo esté social­men­te con­tro­la­da para que se ase­gu­re su empleo en fun­ción del inte­rés social. En defi­ni­ti­va, polí­ti­cas don­de el dine­ro públi­co se des­ti­ne a garan­ti­zar el inte­rés de la mayo­ría.

Por lo tan­to, exi­gi­mos que aquí y aho­ra, se adop­ten con urgen­cia polí­ti­cas que garan­ti­cen este dere­cho. Que deje­mos de mirar a Madrid, y que des­de las ins­ti­tu­cio­nes y sec­tor públi­co vas­co se garan­ti­ce el acce­so a la vivien­da de todas las per­so­nas, dejan­do de ser un bien espe­cu­la­ti­vo.

Y, en este sen­ti­do, es más nece­sa­rio que nun­ca una Ban­ca públi­ca vas­ca. El mode­lo de pri­va­ti­za­ción de cajas en favor de un Kutxa­bank pri­va­do qe están impo­nien­do PNV y PP será un nue­vo maza­zo con­tra la pobla­ción, que empeo­ra­rá el pro­ble­ma de la vivien­da. Debe­mos dotar­nos de una ban­ca públi­ca vas­ca como ins­tru­men­to de socia­li­za­ción del cré­di­to y el aho­rro vas­co, que par­ti­ci­pe acti­va­men­te en el desa­rro­llo del teji­do pro­duc­ti­vo, la crea­ción de empleo y una red públi­ca de vivien­das de alqui­ler. »

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *