Nue­vas decla­ra­cio­nes sobre masa­cre del ejér­ci­to EEUU en Afganistán

robert-bales1sol­da­do nor­te­ame­ri­cano Robert Bales 

La espo­sa de uno de los afga­nos ase­si­na­dos en la masa­cre atri­bui­da a un ofi­cial con­de­co­ra­do del Ejér­ci­to de EE.UU. le dijo a una inves­ti­ga­do­ra mili­tar que había más de un sol­da­do pre­sen­te cuan­do su mari­do y otras 15 per­so­nas fue­ron acri­bi­lla­das a tiros en su aldea en mar­zo pasado.

El rela­to de la espo­sa, reve­la­do por la inves­ti­ga­do­ra cri­mi­nal del Ejér­ci­to Leo­na Man­sa­pit, pone en duda la acu­sa­ción del Gobierno de que el sol­da­do Robert Bales era el úni­co res­pon­sa­ble de las muertes.

Man­sa­pit dijo que la mujer de Moha­med Daud, que fue ase­si­na­do en el pue­blo de Naji­ban, recor­dó que un hom­bre arma­do entró en la habi­ta­ción de la pare­ja gri­tan­do algo sobre los tali­ba­nes, mien­tras que otro hom­bre, sol­da­do de EE.UU., se que­dó en la puerta.

Has­ta el momen­to no se sabe si este tes­ti­mo­nio será teni­do en cuen­ta duran­te las audien­cias pre­li­mi­na­res en el juz­ga­do mili­tar de la base Lewis-McChord, en el esta­do de Washington.

La decla­ra­ción de la peque­ña Robina

En la segun­da audien­cia, la peque­ña Robi­na, una niña de tan solo sie­te años, decla­ró cómo se escon­dió detrás de su padre cuan­do un hom­bre arma­do lle­gó a su pue­blo esa noche, cómo el des­co­no­ci­do dis­pa­ró, y la for­ma en que murió su padre mal­di­cien­do por el dolor y la ira.

“Yo esta­ba de pie detrás de mi padre”, tes­ti­fi­có a tra­vés de un video emi­ti­do des­de Afga­nis­tán el sába­do por la noche duran­te la audien­cia por el caso de Bales, acu­sa­do de la matan­za que inclu­yó la muer­te de nue­ve niños en la pro­vin­cia de Kandahar.

“Él mató a mi padre”. Una de las balas hirió a la peque­ña en la pier­na, pero ella no se dio cuen­ta de inme­dia­to, según declaró.

El tiro­teo en la pro­vin­cia afga­na de Kan­dahar ha sido el peor caso de masa­cre de civi­les atri­bui­da a un sol­da­do de EE.UU. des­de la Gue­rra de Viet­nam, hecho que dete­rio­ró las ya ten­sas rela­cio­nes entre Washing­ton y Afga­nis­tán. Los fis­ca­les mili­ta­res están bus­can­do la pena de muer­te para el sar­gen­to mayor Robert Bales.

(Toma­do de RT en: http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​v​i​e​w​/​5​8​3​7​5​-​m​a​s​a​c​r​e​-​a​f​g​a​n​i​s​t​a​n​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​d​o​r​a​-​d​i​c​e​-​s​o​l​d​a​d​o​-​e​e​u​u​-​a​c​tuo)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.