Nue­vas decla­ra­cio­nes sobre masa­cre del ejér­ci­to EEUU en Afganistán

robert-bales1sol­da­do nor­te­ame­ri­cano Robert Bales 

La espo­sa de uno de los afga­nos ase­si­na­dos en la masa­cre atri­bui­da a un ofi­cial con­de­co­ra­do del Ejér­ci­to de EE.UU. le dijo a una inves­ti­ga­do­ra mili­tar que había más de un sol­da­do pre­sen­te cuan­do su mari­do y otras 15 per­so­nas fue­ron acri­bi­lla­das a tiros en su aldea en mar­zo pasado.

El rela­to de la espo­sa, reve­la­do por la inves­ti­ga­do­ra cri­mi­nal del Ejér­ci­to Leo­na Man­sa­pit, pone en duda la acu­sa­ción del Gobierno de que el sol­da­do Robert Bales era el úni­co res­pon­sa­ble de las muertes.

Man­sa­pit dijo que la mujer de Moha­med Daud, que fue ase­si­na­do en el pue­blo de Naji­ban, recor­dó que un hom­bre arma­do entró en la habi­ta­ción de la pare­ja gri­tan­do algo sobre los tali­ba­nes, mien­tras que otro hom­bre, sol­da­do de EE.UU., se que­dó en la puerta.

Has­ta el momen­to no se sabe si este tes­ti­mo­nio será teni­do en cuen­ta duran­te las audien­cias pre­li­mi­na­res en el juz­ga­do mili­tar de la base Lewis-McChord, en el esta­do de Washington.

La decla­ra­ción de la peque­ña Robina

En la segun­da audien­cia, la peque­ña Robi­na, una niña de tan solo sie­te años, decla­ró cómo se escon­dió detrás de su padre cuan­do un hom­bre arma­do lle­gó a su pue­blo esa noche, cómo el des­co­no­ci­do dis­pa­ró, y la for­ma en que murió su padre mal­di­cien­do por el dolor y la ira.

“Yo esta­ba de pie detrás de mi padre”, tes­ti­fi­có a tra­vés de un video emi­ti­do des­de Afga­nis­tán el sába­do por la noche duran­te la audien­cia por el caso de Bales, acu­sa­do de la matan­za que inclu­yó la muer­te de nue­ve niños en la pro­vin­cia de Kandahar.

“Él mató a mi padre”. Una de las balas hirió a la peque­ña en la pier­na, pero ella no se dio cuen­ta de inme­dia­to, según declaró.

El tiro­teo en la pro­vin­cia afga­na de Kan­dahar ha sido el peor caso de masa­cre de civi­les atri­bui­da a un sol­da­do de EE.UU. des­de la Gue­rra de Viet­nam, hecho que dete­rio­ró las ya ten­sas rela­cio­nes entre Washing­ton y Afga­nis­tán. Los fis­ca­les mili­ta­res están bus­can­do la pena de muer­te para el sar­gen­to mayor Robert Bales.

(Toma­do de RT en: http://​actua​li​dad​.rt​.com/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​/​v​i​e​w​/​5​8​3​7​5​-​m​a​s​a​c​r​e​-​a​f​g​a​n​i​s​t​a​n​-​i​n​v​e​s​t​i​g​a​d​o​r​a​-​d​i​c​e​-​s​o​l​d​a​d​o​-​e​e​u​u​-​a​c​tuo)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *