El amor, madre, a la patria (o la nece­si­dad de resi­tuar el nacio­na­lis­mo popu­lar cubano)- Julio César Guan­che

La cla­ve his­tó­ri­ca de la fuer­za del nacio­na­lis­mo popu­lar y la mar­ca de su capa­ci­dad de per­sua­sión radi­ca en defen­der una Cuba con todos y para el bien de todos.

I.

A pun­to de cum­plir 16 años, José Mar­tí publi­có su pri­mer poe­ma dra­má­ti­co en La Patria Libre. La pie­za, «Abda­la», con­tie­ne una estro­fa que ha sido memo­ri­za­da aca­so por todos los cuba­nos: «El amor, madre, a la patria/​/​No es el amor ridícu­lo a la tierra,//Ni a la yer­ba que pisan nues­tras plantas;//Es el odio inven­ci­ble a quien la oprime,//Es el ren­cor eterno a quien la ata­ca». La fra­se ha sido cita­da como la prue­ba ini­ciá­ti­ca del amor de Mar­tí por Cuba como nación libre e inde­pen­dien­te, pero mucho menos por lo que tie­ne otras reso­nan­cias en el tex­to: qué entien­de su autor por «patria».

Mar­tí no com­par­te la con­cep­ción orga­ni­cis­ta, al uso en el siglo xix, sobre la nación. Para él esta no es una comu­ni­dad here­da­da, un lega­do reci­bi­do por una his­to­ria o terri­to­rio com­par­ti­dos, según la visión con­ser­va­do­ra de Her­der o Renan. Por lo mis­mo, tam­po­co sería la suya, en tér­mi­nos de deba­tes con­tem­po­rá­neos, una espe­cie de comu­ni­ta­ris­mo, que defien­da una iden­ti­dad cerra­da para la nación res­pec­to a otros gru­pos, le otor­gue una iden­ti­dad esen­cia­li­za­da (a la que debe­rían adhe­rir­se todos sus miem­bros), y deven­ga al fin un nacio­na­lis­mo sec­ta­rio, en tan­to iden­ti­ta­rio.

Si aque­lla estro­fa se lee en rela­ción con otra del mis­mo poe­ma: «!Soy nubio! /​/​El pue­blo entero/​/​Por defen­der su liber­tad me aguarda://Un pue­blo extra­ño nues­tras tie­rras huella://Con vil escla­vi­tud nos ame­na­za;(…)», apa­re­ce otra noción de patria. Esta no sur­ge de la «volun­tad de los indi­vi­duos», como ase­gu­ra­ba la con­cep­ción libe­ral de Maz­zi­ni. La patria es cele­bra­da por Mar­tí, en con­tras­te, según la acep­ción repu­bli­ca­na del patrio­tis­mo: el lugar don­de se es libre.

Para la cul­tu­ra clá­si­ca, que Mar­tí estu­dia­ba con Rafael María de Men­di­ve, bajo cuya influen­cia pre­pa­ró La Patria Libre, el patrio­tis­mo no era un ardor «nacio­na­lis­ta» por «el sue­lo» ni un arre­ba­to «cul­tu­ral o his­tó­ri­co», sino una pasión «polí­ti­ca»: el amor por una repú­bli­ca libre y por su for­ma de vida: il vive­re libe­ro.

El patrio­tis­mo recla­ma­ba la lucha por los dere­chos impres­cin­di­bles para vivir y con­vi­vir como libres —lo que Mar­tí enla­za­ba con la rei­vin­di­ca­ción de la inde­pen­den­cia res­pec­to a Espa­ña— y la defen­sa del orden que hacía posi­ble esto últi­mo. La tesis de Abda­la es de todo pun­to repu­bli­ca­na: «el odio a quien la opri­me» y el «ren­cor a quien la ata­ca» se fun­dan en la pre­ten­sión del tirano de «hacer­se due­ño del aire» y de hacer ren­dir «fue­go y aire, tie­rra y agua» —o sea, de apro­piar­se de los recur­sos capi­ta­les para poder vivir. La tira­nía con­tra la que se rebe­la Abda­la ame­na­za con la escla­vi­tud polí­ti­ca y con la escla­vi­tud del ham­bre.

En esa con­cep­ción demo­crá­ti­ca, la patria-nación repre­sen­ta el inte­rés gene­ral fren­te al par­ti­cu­lar, el bien común —el ejer­ci­cio uni­ver­sal de los dere­chos de liber­tad y de pro­pie­dad nece­sa­rios para la exis­ten­cia— fren­te a la tira­nía del pri­vi­le­gio.

Ese patrio­tis­mo, al vin­cu­lar­se con la demo­cra­cia, alcan­zó mayor cala­do. No por azar el sub­tí­tu­lo dado por Mar­tí al sema­na­rio La Patria Libre —del que solo pudo edi­tar un núme­ro— fue «Demo­crá­ti­co-Cos­mo­po­li­ta». El Mar­tí ado­les­cen­te de la pelí­cu­la El ojo del cana­rio, de Fer­nan­do Pérez, cap­ta bien dicha creen­cia. Cuan­do sus con­dis­cí­pu­los dis­cu­ten sobre la demo­cra­cia en Gre­cia, él res­pon­de que era posi­ble encon­trar­la en el pre­sen­te, pues la lucha inde­pen­den­tis­ta cuba­na de la hora era una bata­lla «por la demo­cra­cia».

Mar­tí renie­ga del patrio­tis­mo des­de arri­ba que absor­be la patria en el pro­yec­to de eli­tes polí­ti­cas, y lo ela­bo­ra des­de aba­jo: la nación no per­te­ne­ce al Esta­do ni a un esta­do o cla­se de la socie­dad, sino al pue­blo todo, a la patria-nación. Es el «pue­blo ente­ro» el que aguar­da a Abda­la para «defen­der su liber­tad». Como el pue­blo todo es la patria, Mar­tí podrá decir lue­go que «patria es huma­ni­dad»: la huma­ni­dad libre e inde­pen­dien­te.

Esta acep­ción del patrio­tis­mo le per­mi­tió pro­ce­sar un nacio­na­lis­mo asi­mis­mo demo­crá­ti­co y popu­lar, que per­fi­ló en diá­lo­go con los valo­res y las for­mas de orga­ni­za­ción de los tra­ba­ja­do­res, emi­gra­dos y mayo­ri­ta­ria­men­te pobres, de Tam­pa y Cayo Hue­so, en la pre­pa­ra­ción de la gue­rra por la inde­pen­den­cia de Cuba y Puer­to Rico. Guia­do por el mis­mo obje­ti­vo, agre­gó la idea de una Cuba demo­crá­ti­ca como nación pos­ra­cial: «Cubano es más que blan­co, más que mula­to, más que negro». «Díga­se hom­bre, y ya se dicen todos los dere­chos».

Con ello, ela­bo­ró el núcleo de la ideo­lo­gía más pode­ro­sa del siglo xx cubano: el nacio­na­lis­mo, ora popu­lar ora popu­lis­ta, según sus dife­ren­tes ver­sio­nes, for­mu­la­das con­tra el libe­ra­lis­mo oli­gár­qui­co, y por ende proim­pe­ria­lis­ta y anti­po­pu­lar, que sos­tu­vo la pri­me­ra repú­bli­ca cuba­na de 1902 has­ta 1933. En ese con­tex­to, un patrio­tis­mo corrup­to podía ser­vir de excu­sa al sos­te­ni­mien­to del orden de pri­vi­le­gios vigen­te.

II.

El repu­bli­ca­nis­mo oli­gár­qui­co se afian­zó duran­te el siglo xix en Amé­ri­ca lati­na. Arri­bó a los 1930 espan­ta­do ante la polí­ti­ca de masas, el sufra­gio uni­ver­sal, los dere­chos labo­ra­les y la cre­cien­te legi­ti­mi­dad de las cos­tum­bres ple­be­yas e hizo todo lo posi­ble para evi­tar el ascen­so de las masas y exco­mul­gar su cul­tu­ra. Por ese camino, Juan Caru­lla, un influ­yen­te escri­tor argen­tino en la fecha, nacio­na­lis­ta y oli­gár­qui­co, lla­ma­ba al gobierno de Hipó­li­to Yri­go­yen «bano de pus y cieno». Las masas eran, para él, «una hedion­da tur­ba» sedien­ta de poder «mane­ja­da por negri­tos medio­cres y enfer­mi­zos».

Una de las pri­me­ras impug­na­cio­nes fuer­tes del orden naci­do en Cuba en 1902 —las deman­das del Par­ti­do Inde­pen­dien­te de Color (PIC)— reci­bió en con­tra esos argu­men­tos al uso en el con­ti­nen­te. Se le ha lla­ma­do «gue­rra de razas» al cri­men de esta­do que ase­si­nó en 1912, a raíz del levan­ta­mien­to del PIC, entre 3000 y 5000 cuba­nos negros por par­te del ejér­ci­to nacio­nal —que sufrió entre 12 y 16 bajas — . En efec­to, fue una gue­rra, pero de la repú­bli­ca oli­gár­qui­ca y blan­ca con­tra sus ciu­da­da­nos.

El PIC sos­te­nía un patrio­tis­mo cívi­co, no un nacio­na­lis­mo racial. Su pro­gra­ma no era «negris­ta»: «¿Somos los cuba­nos de hecho y de dere­cho ciu­da­da­nos de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca o no? (…)». «El día en que en este país todos los naci­dos en él pue­dan ser todo lo que haya que ser, des­de Pri­mer Magis­tra­do de la nación has­ta el últi­mo barren­de­ro, enton­ces y solo enton­ces, empe­za­rá a bri­llar la auro­ra repu­bli­ca­na para este mise­ra­ble pue­blo».

La pla­ta­for­ma nacio­na­lis­ta del PIC exi­gía dere­chos obre­ros; dere­chos ciu­da­da­nos; ins­truc­ción públi­ca y tie­rra para los cam­pe­si­nos; regu­la­ción legal del tra­ba­jo infan­til; el esta­ble­ci­mien­to de segu­ros con­tra acci­den­tes de tra­ba­jo; la gra­tui­dad de la ense­ñan­za e inclu­so de la Uni­ver­si­dad; el deses­tí­mu­lo a la inmi­gra­ción selec­ti­va, debi­do a los inten­tos de blan­quear el país; la opo­si­ción a la pena de muer­te; la refor­ma penal; el nom­bra­mien­to de ciu­da­da­nos de color en el cuer­po diplo­má­ti­co entre los nati­vos cuba­nos; entre otras. Era esta la «Repú­bli­ca de cha­rol» con­tra la cual la nación eli­ta­ria echó a andar la eter­na mito­lo­gía racis­ta: los negros eran «fie­ras dis­fra­za­das de hom­bres», aque­llo fue una «bulla racis­ta», «al negro no se le pue­de dar mucha ala».

El PIC com­pren­día que la exclu­sión del negro era una de las cla­ves de la cohe­sión del Esta­do nación oli­gár­qui­co —como suce­día en Amé­ri­ca lati­na con la exclu­sión del uni­ver­so indí­ge­na. De hecho, sus exi­gen­cias pre­fi­gu­ra­ron muchos de los con­te­ni­dos de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca de masas asu­mi­das por la ins­ti­tu­cio­na­li­dad cuba­na tras 1930.

III.

El hallaz­go de Mar­tí, rei­vin­di­ca­do a su mane­ra por el PIC, fue pri­mor­dial para hacer polí­ti­ca demo­crá­ti­ca en la Isla: el patrio­tis­mo debía defen­der un nacio­na­lis­mo popu­lar para una repú­bli­ca inclu­si­va, libre e inde­pen­dien­te.

Para Julio Anto­nio Mella el nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co no con­sis­tía en sus­ti­tuir «al rico extran­je­ro por el rico nacio­nal». El joven líder afir­ma­ba: «Ya no será ¡Cuba Libre…! para los nue­vos tira­nos sino para los tra­ba­ja­do­res. Quien se diga demó­cra­ta, pro­gre­sis­ta, revo­lu­cio­na­rio en el ver­da­de­ro sen­ti­do que la res­pe­ta (dirá): ¡Cuba Libre, para los tra­ba­ja­do­res!». Los «nue­vos tira­nos» de Mella eran los here­de­ros del repu­bli­ca­nis­mo oli­gár­qui­co tan cri­ti­ca­do por Mar­tí.

El pro­gra­ma que enfren­tó a esos «nue­vos tira­nos» incor­po­ró suje­tos plu­ra­les, más allá de los acto­res de la polí­ti­ca socia­lis­ta obre­ra. En rigor, todas las ideo­lo­gías anti­oli­gár­qui­cas cuba­nas pos­te­rio­res a los 1930, defen­die­ron dis­tin­tas ver­sio­nes del nacio­na­lis­mo. Des­de ahí obtu­vie­ron la mayor base de masas y la mayor capa­ci­dad para for­mu­lar deman­das y rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas en el cam­po polí­ti­co cubano has­ta 1959.

A tra­vés del nacio­na­lis­mo popu­lis­ta, el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Cubano (Autén­ti­co), de Ramón Grau San Mar­tín, logró ser el par­ti­do cubano más influ­yen­te des­de su fun­da­ción en 1934 has­ta el adve­ni­mien­to del Par­ti­do del Pue­blo Cubano (Orto­do­xo), de Eduar­do Chi­bás, un des­pren­di­do de aquel (en 1947) que ganó exis­ten­cia dife­ren­cia­da. Esa fue la ideo­lo­gía triun­fan­te en la Con­ven­ción cons­ti­tu­yen­te de 1940, que pro­du­jo una gran cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca.

El nacio­na­lis­mo popu­lar fue derro­ta­do en los 1930, pero dejó un sin­nú­me­ro de con­quis­tas, que encon­tra­ron con­fluen­cias con el pro­gra­ma popu­lis­ta: la crea­ción de la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo, el esta­ble­ci­mien­to de la fun­ción arbi­tral del gobierno en las rela­cio­nes obre­ro-patro­na­les, la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción del sin­di­ca­to, el sala­rio míni­mo, la pro­tec­ción de la mujer y del niño, la ley de acci­den­tes de tra­ba­jo, la jor­na­da de ocho horas, la con­tra­ta­ción colec­ti­va, la nacio­na­li­za­ción del empleo; el segu­ro y el reti­ro obre­ro, la regla­men­ta­ción de la usu­ra y el sufra­gio feme­nino.

El per­fil demo­crá­ti­co de ese nacio­na­lis­mo popular/​populista pue­de apre­ciar­se en esta fra­se de Juan Mari­ne­llo de 1940: «No el nacio­na­lis­mo de ban­de­ras ni de him­nos: el nacio­na­lis­mo como satis­fac­ción legí­ti­ma de las nece­si­da­des de la masa que enca­ra la nación». El espec­tro nacio­na­lis­ta bus­ca­ba incluir a todos los sec­to­res: reco­no­ció la igual­dad civil de la mujer casa­da, supri­mió las dife­ren­cias entre los hijos habi­dos den­tro y fue­ra del matri­mo­nio, con­de­nó la dis­cri­mi­na­ción racial y se pro­nun­ció sobre pro­ble­mas de la juven­tud estu­dian­til, des­de la ense­ñan­za pri­ma­ria has­ta la uni­ver­si­ta­ria. En lo cul­tu­ral, abo­gó por una «escue­la cuba­na» y cri­ti­có la exis­ten­cia de una «patria sin nación».

El nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co resul­ta­ba patrió­ti­co por denun­ciar el nexo entre oli­gar­quía e impe­ria­lis­mo en Cuba y pro­po­ner como hori­zon­te una nación más inclu­yen­te, pre­do­mi­nan­te­men­te den­tro de un mar­co bur­gués que defen­día el antim­pe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co (aquí se encuen­tra la posi­bi­li­dad y el lími­te de la Cons­ti­tu­ción de 1940).

Ese antim­pe­ria­lis­mo bur­gués com­pren­día el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción, a la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia nacio­nal y a la libe­ra­ción eco­nó­mi­ca, quie­re decir a «nacio­na­li­zar» las rique­zas, en el sen­ti­do de «cuba­ni­zar­las», de que fue­sen cuba­nos sus pro­pie­ta­rios.

Rami­ro Gue­rra sin­te­ti­zó el pro­gra­ma para esa Cuba bur­gue­sa pos­te­rior a 1930: luchar con­tra el lati­fun­dio, como régi­men de explo­ta­ción de la tie­rra, por des­truir la eco­no­mía, la orga­ni­za­ción social y, a la lar­ga, la sobe­ra­nía polí­ti­ca y la inde­pen­den­cia nacio­nal, sin que ello con­lle­va­ra una acción con­tra la indus­tria azu­ca­re­ra ni con­tra el capi­tal nacio­nal o extran­je­ro. Ese pro­gra­ma fue rela­bo­ra­do —fue­se por impug­nar­lo o por refor­mar­lo— por el nacio­na­lis­mo popu­lar o por el popu­lis­ta amplián­do­lo hacia una polí­ti­ca de masas.

El cam­po popu­lar apor­tó el cam­bio radi­cal a ese pro­yec­to. Jesús Menén­dez había afir­ma­do: «sin obre­ros no hay azú­car», con­tra la fra­se de la gran bur­gue­sía azu­ca­re­ra: «sin azú­car no hay país». Menén­dez que­ría decir: sin obre­ros no hay país. En los 1950, el Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio 26 de Julio lla­mó a que­mar caña y enar­bo­ló una con­sig­na más gene­ro­sa aún: «Sin liber­tad no hay país». Esa fue la con­fluen­cia que triun­fó en 1959: la del nacio­na­lis­mo con el socia­lis­mo en cla­ve demo­crá­ti­ca. Como es obser­va­ble, repi­ca aquí el prin­ci­pio mar­tiano: la patria es el lugar don­de se es libre.

IV.

Aho­ra, nóte­se un hecho: el esplen­dor del patrio­tis­mo cubano, con su cenit en 1959, estu­vo vin­cu­la­do a un den­so nacio­na­lis­mo, abier­to hacia todas las dimen­sio­nes, en defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal, la sobe­ra­nía popu­lar, la eco­no­mía demo­crá­ti­ca (que con­si­de­ra­ba a la pro­pie­dad como una fun­ción social, cons­ti­tu­cio­na­li­za­ba el tra­ba­jo y fomen­ta­ba la eco­no­mía nacio­nal y el mer­ca­do interno —hecho que expre­sa­ba de modo cabal el lema de la Feria Expo­si­ción de Pro­duc­tos Cubano de 1959: «con­su­mir pro­duc­tos cuba­nos es hacer patria» — , todo ello en lucha con­tra des­igual­da­des de cla­se, raza, géne­ro y edad. El nacio­na­lis­mo popu­lar se enten­dió siem­pre como espa­cio demo­crá­ti­co de inclu­sión, como una bre­ga para que todos los sec­to­res encon­tra­ran espa­cio y desa­rro­llo en una nación para todos.

¿Exis­ten ambos ele­men­tos hoy, de modo que uno sir­va para refor­zar el otro y hacer avan­zar a ambos?

En cin­cuen­ta años, muchas cosas han pasa­do en Cuba. Entre lo suce­di­do, la divi­sión ideo­lo­gi­za­da de la nación no es un pro­ble­ma menor, pues ha pro­du­ci­do nacio­na­lis­mos de trin­che­ra y patrio­tis­mos de esta­do.

Por lo dicho, el tema es más com­ple­jo que res­trin­gir el aná­li­sis a un cor­te en el cual de un lado están los patrio­tas y del otro los plat­tis­tas. Dicho sea de modo tajan­te: no es dable ser patrio­ta y defen­der al uní­sono espe­cie algu­na de agre­sio­nes polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas y mili­ta­res con­tra la nación cuba­na, y con­tra sus nacio­na­les, pero dicho sea tam­bién con énfa­sis: ago­tar el patrio­tis­mo en esa úni­ca dis­tin­ción deja fue­ra un con­jun­to de temas esen­cia­les que con­for­man el patrio­tis­mo como la pasión de los ciu­da­da­nos por vivir como libres.

Des­pués de déca­das de aban­dono, el nacio­na­lis­mo vino al res­ca­te de la ideo­lo­gía revo­lu­cio­na­ria tras la implo­sión de la Unión Sovié­ti­ca y del «mar­xis­mo-leni­nis­mo» pro­ve­nien­te de ella. No obs­tan­te, el nacio­na­lis­mo popu­lar tie­ne nece­si­da­des pro­pias para su desa­rro­llo: la cons­truc­ción polí­ti­ca del pue­blo como actor de su poder y sus pro­yec­tos, la iden­ti­dad del movi­mien­to popu­lar a par­tir de la exis­ten­cia de un teji­do de orga­ni­za­cio­nes capa­ces de repre­sen­tar autó­no­ma­men­te sus intere­ses; la fuer­za y pene­tra­ción de la cul­tu­ra popu­lar; la capa­ci­dad para cana­li­zar la diver­si­dad de deman­das popu­la­res den­tro de un espa­cio polí­ti­co inclu­si­vo; la expan­sión de un tipo de eco­no­mía com­pro­me­ti­da con la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de repro­duc­ción de la vida de los sec­to­res popu­la­res; y la expan­sión del poder popu­lar como movi­mien­to autó­no­mo de empo­de­ra­mien­to social, capaz de poner la polí­ti­ca —la posi­bi­li­dad de deci­dir sobre la vida per­so­nal, social y natu­ral— al alcan­ce de todos.

No hay espa­cio aquí para explo­rar estos pro­ble­mas. Solo afir­mo una nece­si­dad: es pre­ci­so resi­tuar el nacio­na­lis­mo popu­lar como el espa­cio de inclu­sión y desa­rro­llo del con­jun­to de la vida ciu­da­da­na, como el pre­su­pues­to del patrio­tis­mo de los ciu­da­da­nos fren­te a cual­quier for­ma de patrio­tis­mo eli­ta­rio, de esta­do, de par­ti­do o de cla­se.

Hoy se abre una épo­ca que pare­ce cla­mar otra vez el «Cuba para los cuba­nos» del nacio­na­lis­mo bur­gués de los 1940, como medio de jus­ti­fi­car, por ejem­plo, las inver­sio­nes de cuba­nos de la diás­po­ra en la Isla. Recuér­de­se aquí a Mella: no se tra­ta de sus­ti­tuir «al rico extran­je­ro por el rico nacio­nal». Es un dere­cho de los ciu­da­da­nos cuba­nos inver­tir en su país según lo regu­le la ley, pero es un deber de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca cons­truir al mis­mo tiem­po defen­sas con­tra la eco­no­mía capi­ta­lis­ta (la poten­cia de los dere­chos labo­ra­les, la fuer­za de los sin­di­ca­tos para dispu­tar deci­sio­nes empre­sa­ria­les, el ase­gu­ra­mien­to efi­caz de la sobe­ra­nía nacio­nal sobre los recur­sos estra­té­gi­cos, el carác­ter públi­co de los ser­vi­cios fun­da­men­ta­les para la vida y la cons­ti­tu­cio­na­li­za­ción y eco­lo­gi­za­ción de todo el fun­cio­na­mien­to empre­sa­rial para con­tro­lar­lo des­de aba­jo y des­de afue­ra), como, sobre todo, es un deber de la polí­ti­ca demo­crá­ti­ca poten­ciar la exis­ten­cia de múl­ti­ples for­mas de orga­ni­za­ción eco­nó­mi­ca popu­lar, no some­ti­das a las reglas de hie­rro de la ren­ta­bi­li­dad capi­ta­lis­ta.

La cla­ve his­tó­ri­ca de la fuer­za del nacio­na­lis­mo popu­lar y la mar­ca de su capa­ci­dad de per­sua­sión radi­ca en defen­der una Cuba con todos y para el bien de todos. «Cuba para los cuba­nos» sig­ni­fi­ca, como en Mar­tí, un ideal igua­li­ta­rio y por ello demo­crá­ti­co: el bien común sobre el pri­vi­le­gio: nin­gún pri­vi­le­gio para un cubano, por ser rico o pode­ro­so, y nin­gún pri­vi­le­gio para un extran­je­ro por enci­ma de un nacio­nal.

El nacio­na­lis­mo demo­crá­ti­co, afin­ca­do en Mar­tí, afir­ma que la nación per­te­ne­ce al pue­blo y el Esta­do per­te­ne­ce a sus ciu­da­da­nos y no per­mi­te cru­zar los tér­mi­nos de la ecua­ción: la nación no per­te­ne­ce al Esta­do ni el Esta­do per­te­ne­ce al «pue­blo» y menos a una par­te de él, per­te­ne­ce a quie­nes tie­nen dere­chos exi­gi­bles sobre el Esta­do: los ciu­da­da­nos.

Ese patrio­tis­mo podría ser hoy el valor polí­ti­co más con­vin­cen­te para los cuba­nos en la medi­da en que comu­ni­que el nacio­na­lis­mo con la demo­cra­cia y el cos­mo­po­li­tis­mo; impug­ne la nación como un pro­yec­to oli­gár­qui­co, patriar­cal o blan­co, en suma eli­ta­rio, y la defien­da como una reali­dad igua­li­ta­ria en la plu­ra­li­dad y la diver­si­dad; exclu­ya a quie­nes aten­ten con­tra ese orden, y defien­da por todas las vías el patrio­tis­mo como el amor por la con­vi­ven­cia entre seres libres y recí­pro­ca­men­te igua­les.

— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

La Haba­na, mayo de 2012
Julio César Guan­che es un juris­ta y filó­so­fo polí­ti­co cubano, miem­bro del con­se­jo edi­to­rial de Sin­Per­mi­so, muy repre­sen­ta­ti­vo de una nue­va y bri­llan­te gene­ra­ción de inte­lec­tua­les

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *