La huel­ga: pro­ta­go­nis­ta del arte socia­lis­ta rumano

Un Valle­kano en Ruma­nía

La huel­ga ha sido des­de los prin­ci­pios mis­mos de la indus­tria­li­za­ción la prin­ci­pal arma de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para mejo­rar su nivel de vida, con­quis­tar dere­chos, y, en ulti­ma ins­tan­cia, pre­pa­rar el camino a la Revo­lu­ción con el obje­ti­vo de, final­men­te, con­ver­tir­se en due­ños de su tra­ba­jo y de su pro­duc­ción.

Por­ta­da de la Revis­ta Urzi­ca (18 de mayo 1949)

Entre los medios del con­flic­to con la patro­nal, la huel­ga es la máxi­ma expre­sión de la lucha obre­ra. Si tra­ba­jar es el dere­cho más sagra­do del tra­ba­ja­dor, renun­ciar a él volun­ta­ria­men­te, aun­que solo sea de for­ma tem­po­ral, tie­ne un sen­ti­do pro­fun­do de denun­cia de la alie­na­ción y la explo­ta­ción, de cues­tio­na­mien­to del sis­te­ma de cla­ses, de la injus­ti­cia sobre la que se orga­ni­za la socie­dad cla­sis­ta, que some­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra para favo­re­cer a otras capas socia­les para­si­ta­rias.

La auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra no es solo la con­di­ción de la vic­to­ria: es tam­bién la pro­me­sa de un mun­do nue­vo, de un orden social dife­ren­te, de la eman­ci­pa­ción huma­na y la jus­ti­cia res­ta­ble­ci­da.

Estos ulti­mos años de pos­tra­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, deri­va­da de la derro­ta tem­po­ral del pro­yec­to eman­ci­pa­to­rio socia­lis­ta en Euro­pa, son tam­bién, y no sin rela­ción con lo ante­rior, años de cri­sis eco­nó­mi­ca, corrup­ción polí­ti­ca y fri­vo­li­dad cul­tu­ral: son las bases del camino del fas­cis­mo, que de nue­vo vuel­ve a ins­ta­lar­se cre­cien­te y cada vez mas des­ca­ra­da­men­te en la socie­dad, adu­la­do por mer­ce­na­rios media­ti­cos y artis­tas ven­di­dos al mejor pos­tor.

Los capi­ta­lis­tas saben que la uni­ca opcion de seguir dis­frun­do de pri­vi­le­gios y lujos a cos­ta del tra­ba­jo de la mayo­ria pasa por seguir con­ven­cien­do a los tra­ba­ja­do­res, con las mis­mas o nue­vas men­ti­ras y enga­ños, de que la lucha de cla­ses no exis­te y que todos somos igua­les ante la ley y com­par­ti­mos intere­ses, y que por lo tan­to, y de ahí de la cri­mi­na­li­za­ción de la lucha y de la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro (inclu­yen­do la cons­truc­ción del pri­mer esta­do de los tra­ba­ja­do­res de la his­to­ria, la URSS), la huel­ga no sir­ve de nada o per­ju­di­ca a todos.

Duran­te la Repú­bli­ca Popu­lar Ruma­na, y des­pues en la Repú­bli­ca Socia­lis­ta de Ruma­nia, el arte, al ser­vi­cio de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y no de intere­ses eco­no­mi­cos par­ti­cu­la­res o del ego hue­co del artis­ta, nun­ca dejo de recor­dar­se el papel esen­cial de la huel­ga como prin­ci­pal arma para la eman­ci­pa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, por lo tan­to, de la lucha para la cons­truc­ción de ese mun­do nue­vo don­de nin­gún hom­bre explo­ta­ra a otro, y en el cual nadie pudie­ra dis­fru­tar de pri­vi­le­gios y lujos a cos­ta del sudor y el sufri­mien­to de la mayo­ria.

Una lucha de cla­ses en la que, como defen­dia Sta­lin fren­te a otros que creian que ya esta­ba todo hecho, no se pue­de bajar jamas la guar­dia, y en la que siem­pre que­da mucho por con­quis­tar y defen­der. Por otro, a pesar de que se ampli­fi­que por doquier que es inutil y equi­vo­ca­da, la reali­dad es que los capi­ta­lis­tas nun­ca aban­do­nan la lucha para aumen­tar el bene­fi­cio extra­ido expri­mien­do el tra­ba­jo de los que ellos, por mucho que cacareen eti­que­tas vacias como «demo­cra­cia» , «dere­chos huma­nos» o «liber­tad», siem­pre con­si­de­ra­ron, y segui­ran hacien­do­lo, sola­men­te escla­vos.

A con­ti­nua­ción, se reco­pi­lan algu­nas expre­sio­nes artis­ti­cas de los prin­ci­pa­les crea­do­res ruma­nos del siglo XX, cen­tra­das en el recuer­do y el home­na­je a la huel­ga y los tra­ba­ja­do­res com­ba­ti­vos, cons­cien­tes, en su lucha y sus con­se­cuen­cias (car­cel, repre­sión, ase­si­na­to), en aque­llos que nun­ca baja­ron la guar­dia has­ta con­se­guir derro­tar al capi­ta­lis­mo fas­cis­ta y cons­truir la demo­cra­cia popu­lar (con espe­cial pre­sen­cia de una de las huel­gas mas impor­tan­tes de la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro rumano, la de los talle­res ferro­via­rios de Gri­vi­ta en 1933):

Como recuer­do y lla­ma­da de anten­ción sobre el úni­co camino que siguen tenien­do los tra­ba­ja­do­res del mun­do para lograr su liber­tad, en estos tiem­pos en los que con la excu­sa de la cri­sis eco­no­mi­ca los capi­ta­lis­tas dan cons­tan­tes vuel­tas de tuer­ca sobre el cue­llo de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, vein­te años des­pues de que esta se que­da­ra sin refe­ren­cia, y de que el capi­ta­lis­mo apro­ve­cha­ra para inten­tar con­ven­cer a todos, y asi de paso lograr su defi­ni­ti­vo some­ti­mien­to y resig­na­ción, de que habia lle­ga­do el final de la his­to­ria:

Noel Roni
Vasi­le Dobrian
Jules Perahim
Zol­tan Andrassy
Mihail Gion
Mar­cel Chir­noa­ga
Traian Vas­sai
Mihail Gion
Geta Bra­tes­cu
Mihail Gion
Jules Perahim
Gheorghe Naum
Ste­fan Szon­yi
Gheorghe Adoc
Alma Red­lin­ger
Mar­cel Chir­noa­ga
Iuca
Mar­cel Chir­noa­ga
Mar­cel Chir­noa­ga

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *