Insu­rrec­ción popu­lar y lucha arma­da. La gene­ra­ción de los sesen­ta- Car­los A. Das­so

Cuan­do la dic­ta­du­ra mili­tar de Onga­nía, ade­más de pros­cri­bir a todos los par­ti­dos polí­ti­cos y supri­mir la auto­no­mía uni­ver­si­ta­ria, empe­zó a desa­rro­llar una esca­la­da de inter­ven­cio­nes sobre los sin­di­ca­tos, des­ac­ti­van­do pro­gre­si­va­men­te la nego­cia­ción colec­ti­va, el con­flic­to social se ten­só a tal pun­to que sólo dejó mar­gen para una reso­lu­ción vio­len­ta del mis­mo.

En la pri­me­ra eta­pa de opo­si­ción a la dic­ta­du­ra mili­tar, cuan­do las for­mas de nego­cia­ción cor­po­ra­ti­vas (entre sin­di­ca­lis­tas y empre­sa­rios, con arbi­tra­je del gobierno fue­ron clau­su­ra­das por el gobierno, los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos empe­za­ron a movi­li­zar­se, para resis­tir los emba­tes auto­ri­ta­rios con­tra sus dere­chos socia­les, civi­les y polí­ti­cos. En un segun­do momen­to, cuan­do se agra­va el con­flic­to social y se pro­du­cen las insu­rrec­cio­nes de masa lide­ra­das por la cla­se obre­ra, es cuan­do sur­gen orga­ni­za­cio­nes de mili­tan­tes que abrie­ron en la his­to­ria recien­te de nues­tro país, la expe­rien­cia colec­ti­va de la lucha arma­da, como for­ma com­ple­men­ta­ria o supe­rior –según las inter­pre­ta­cio­nes- de la lucha de masas.

Las adver­si­da­des socia­les y polí­ti­cas que tuvo que sopor­tar la mayo­ría del pue­blo, gene­ró un sen­ti­mien­to colec­ti­vo de soli­da­ri­dad que favo­re­ció el sur­gi­mien­to de un fren­te opo­si­tor a la dic­ta­du­ra mili­tar. En ese con­tex­to, la gene­ra­ción de los sesen­ta dio sus pri­me­ros pasos polí­ti­cos a tra­vés de prác­ti­cas semi­clan­des­ti­nas y clan­des­ti­nas. En los dife­ren­tes terre­nos de lucha don­de se desa­rro­lló la resis­ten­cia a la dic­ta­du­ra mili­tar, esa nue­va gene­ra­ción se encon­tró con la mili­tan­cia com­ba­ti­va pro­ve­nien­te de gene­ra­cio­nes ante­rio­res, de la que recu­pe­ró valio­sos apren­di­za­jes polí­ti­cos, que la con­du­jo a rom­per con anti­guos para­dig­mas libe­ra­les y con prác­ti­cas par­ti­do­crá­ti­cas.

Leer tex­to com­ple­to [PDF]

www​.cede​ma​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *