Los pre­sos pales­ti­nos comen­za­rán el mar­tes una huel­ga de ham­bre masiva

Alre­de­dor de 1.600 pre­sos pales­ti­nos en cár­ce­les israe­líes comen­za­rán el pró­xi­mo mar­tes una huel­ga de ham­bre inde­fi­ni­da para mejo­rar sus con­di­cio­nes de encar­ce­la­mien­to, según infor­mó el minis­tro de Asun­tos de los pri­sio­ne­ros, Issa Qaraqe.

«La situa­ción den­tro de las pri­sio­nes se ha vuel­to extre­ma­da­men­te difí­cil y peli­gro­sa», denun­ció Qara­qe. El ini­cio de la huel­ga coin­ci­de con el Día del Pri­sio­ne­ro Palestino.

Los pri­sio­ne­ros exi­gen el fin de la polí­ti­ca de deten­ción admi­nis­tra­ti­va (sin jui­cio) y del cas­ti­go de ais­la­mien­to y que se per­mi­ta a los pri­sio­ne­ros con­ti­nuar con su edu­ca­ción secun­da­ria y bachi­lle­ra­to, así como las visi­tas de fami­lia­res y la mejo­ra de las con­di­cio­nes médi­cas, entre otras deman­das. Para con­me­mo­rar el Día del Pri­sio­ne­ro Pales­tino hay pro­gra­ma­das diver­sas acti­vi­da­des ofi­cia­les y popu­la­res en todo el terri­to­rio palestino.

Las aero­lí­neas ceden a Israel

Por otro lado, las pre­sio­nes de Israel sobre las com­pa­ñías aéreas euro­peas y esta­dou­ni­den­ses para evi­tar que embar­quen los acti­vis­tas soli­da­rios en la cam­pa­ña «Bien­ve­ni­dos a Pales­ti­na» han comen­za­do a pro­du­cir resul­ta­dos. Siguien­do una lis­ta pro­por­cio­na­da por las auto­ri­da­des israe­líes, las aero­lí­neas Air Fran­ce, Jet2 y Lufthan­sa han can­ce­la­do los bille­tes de las per­so­nas que tenían inten­ción de lle­gar a Cis­jor­da­nia a tra­vés del aero­puer­to de Tel Aviv.

«En el mar­co de la con­ven­ción de Chica­go, Air Fran­ce rehú­sa embar­car a todo pasa­je­ro no admi­si­ble para Israel», decla­ró un por­ta­voz de Air Fran­ce. «Si les auto­ri­za­mos a via­jar, sere­mos res­pon­sa­bles de su retorno inme­dia­to al Rei­no Uni­do, a la vis­ta de la posi­ción de las auto­ri­da­des israe­líes, no pode­mos auto­ri­zar que via­jen en este vue­lo», indi­có la bri­tá­ni­ca Jet2. En los mis­mos tér­mi­nos, Lufthan­sa dijo estar obli­ga­da a seguir las órde­nes de Israel por la direc­ti­va del país de entra­da al que envía sus pasajeros.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.