La dic­ta­du­ra demo­crá­ti­ca prohi­be la resis­ten­cia- César Man­za­nos

Ya tene­mos par­ti­do úni­co que, al igual que a otros par­ti­dos tota­li­ta­rios en la trá­gi­ca y aún recien­te his­to­ria euro­pea, tam­bién ha sido apo­ya­do por una mayo­ría de la ciu­da­da­nía, sufi­cien­te para por fin tra­tar de impo­ner­nos su pro­yec­to auto­ri­ta­rio, para por fin poder actuar sin tener que dis­fra­zar su dic­ta­du­ra con ador­nos demo­crá­ti­cos. Aho­ra la dere­cha ya tie­ne en sus manos toda la maqui­na­ria del esta­do, su cola­bo­ra­ción impres­cin­di­ble para some­ter toda rela­ción social a la lógi­ca del mer­ca­do, del capi­tal, de un mer­ca­do que no nos olvi­de­mos tie­ne su motor de fun­cio­na­mien­to en la lógi­ca de la gue­rra per­ma­nen­te. Este pro­yec­to ya en fase de apli­ca­ción, se con­cre­ta en un cúmu­lo de medi­das rápi­das que bus­can inha­bi­li­tar median­te la ame­na­za puni­ti­va de la reclu­sión duran­te el mayor tiem­po posi­ble de encar­ce­la­mien­to, a quie­nes se atre­van a pro­tes­tar ante las refor­mas polí­ti­cas, labo­ra­les y socia­les que están con­vir­tien­do a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras en infra-cla­ses con­de­na­das a la depau­pe­ra­ción y la mise­ria.

Has­ta aho­ra han uti­li­za­do la lla­ma­da “vio­len­cia terro­ris­ta” para jus­ti­fi­car, con el supues­to fin de com­ba­tir­la, la nece­si­dad de endu­re­cer las penas de cár­cel o de man­te­ner la apli­ca­ción en la prác­ti­ca de la cade­na per­pe­tua a par­tir de la incons­ti­tu­cio­nal “Doc­tri­na Parot”. Cuan­do ya ha cesa­do la acción arma­da de ETA, se empe­ñan en hacer­se los incré­du­los con el úni­co fin de hacer de la ven­gan­za y la humi­lla­ción su ban­de­ra.

Pero sobre todo, tal y como no solo sos­pe­chá­ba­mos, sino que ya sabía­mos, el terro­ris­mo no era para ellos sino una mera coar­ta­da para exten­der la pena­li­za­ción a todo el cuer­po social. Prue­ba de ello son las nue­vas pro­pues­tas de refor­ma penal que nos recuer­dan a las de la épo­ca de Aznar y que con­sis­ten en alar­gar las penas para todo tipo de deli­tos, lo cual ni pre­ten­de, ni con­si­gue redu­cir­los o eli­mi­nar­los, sino que res­pon­de a intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos aje­nos a la pre­ven­ción y lucha con­tra el deli­to y las diver­sas for­mas de vio­len­cia en la socie­dad.

Efec­ti­va­men­te, aho­ra que no tie­nen la dis­cul­pa de la “vio­len­cia arma­da” para ejer­cer la repre­sión y cata­lo­gar de terro­ris­tas a quie­nes cri­ti­can y pro­tes­tan fren­te a sus impo­si­cio­nes tota­li­ta­rias. Amplían el eti­que­ta­mien­to, cri­mi­na­li­zan­do cual­quier for­ma de resis­ten­cia, inclu­so la “resis­ten­cia pasi­va”, estig­ma­ti­zan­do a otros suje­tos socia­les como enemi­gos de la segu­ri­dad median­te tér­mi­nos tales como “gue­rri­lla urba­na”, “vio­len­cia anti-sis­te­ma”, etcé­te­ra. Cuan­do quie­ran, no les hará fal­ta más que orde­nar a la poli­cía que se infil­tre o pre­sio­ne encen­dien­do los áni­mos (para lo cual está muy bien adies­tra­da), y lo pue­de hacer en cual­quier tipo de movi­li­za­ción o con­cen­tra­ción, para así poder encar­ce­lar arbi­tra­ria­men­te a quie­nes quie­ran acu­sar de “ejer­cer la vio­len­cia”, inclu­so a quie­nes sin nece­si­dad de estar pre­sen­tes hayan con­vo­ca­do las accio­nes en las que se pro­duz­ca el alter­ca­do.

El obje­ti­vo es muy cla­ro: pre­ten­den ate­rro­ri­zar a la pobla­ción en gene­ral y a la juven­tud en par­ti­cu­lar para que enci­ma de con­de­nar­nos al recor­te y/​o pri­va­ción del efec­ti­vo ejer­ci­cio de nues­tros dere­chos fun­da­men­ta­les (tra­ba­jo, edu­ca­ción, salud, etcé­te­ra) tam­bién se nos con­de­ne a la pri­va­ción del “dere­cho a rei­vin­di­car nues­tros dere­chos” (huel­ga, expre­sión, mani­fes­ta­ción, reu­nión, etcé­te­ra). Sus ase­so­res les han acon­se­ja­do que lo hagan. Saben que estas medi­das ser­vi­rán para crear un cli­ma de vio­len­cia, con­flic­to y des­or­den social y, ante los aplau­sos de sus tele­vi­den­tes, bus­can acha­car a quie­nes se atre­ven a pro­tes­tar, la res­pon­sa­bi­li­dad de los pro­ble­mas que sus polí­ti­cas de esta­do sub­si­dia­rias a la ini­cia­ti­va del capi­tal han crea­do.

Por eso no es casual que en situa­cio­nes de deva­lua­ción de los dere­chos y de las polí­ti­cas socia­les, se recu­rra a inten­si­fi­car la repre­sión y las polí­ti­cas cri­mi­na­les. El esta­do es una maqui­na­ria de vio­len­cia, no nos olvi­de­mos. Los recor­tes en mate­rias que afec­tan a segu­ri­dad social de la ciu­da­da­nía (tra­ba­jo, edu­ca­ción, sani­dad, etcé­te­ra) no afec­tan a mate­rias rela­cio­na­das con la segu­ri­dad del esta­do (gas­to mili­tar, poli­cial, penal, etcé­te­ra). Las cla­ses domi­nan­tes han cap­tu­ra­do y secues­tra­do al esta­do para pri­va­ti­zar­lo, han sepul­ta­do por fin la demo­cra­cia median­te el ase­si­na­to de la sobe­ra­nía popu­lar, prin­ci­pio bási­co de la demo­cra­cia, des­pla­zan­do la toma de deci­sio­nes a éli­tes de poder eco­nó­mi­co supra-esta­ta­les, con­vir­tien­do al esta­do en un ente mera­men­te admi­nis­tra­ti­vo que recau­da y uti­li­za nues­tro dine­ro para finan­ciar sus empre­sas des­pla­za­das a otros paí­ses, para finan­ciar nues­tra rui­na.

Con­tra este pro­yec­to tota­li­ta­rio pode­mos unir­nos y lan­zar nues­tra ofen­si­va. Es el momen­to de resis­tir y, al pare­cer, vamos por buen camino, por­que sino ni se preo­cu­pa­rían en armar­se penal y poli­cial­men­te con­tra la insur­gen­cia. Aho­ra es tiem­po de actuar sin que sepan cómo, con ima­gi­na­ción y efi­ca­cia. Así con­se­gui­mos en su momen­to con­quis­tar los dere­chos demo­crá­ti­cos y así lucha­mos aho­ra para que no nos los arre­ba­ten.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *