Por qué hay que anu­lar la deu­da ile­gí­ti­ma- Damien Millet y Eric Tous­saint

La cri­sis sacu­de a la Unión Euro­pea has­ta sus cimien­tos. Para muchos paí­ses la soga de la deu­da públi­ca se cie­rra en torno a sus cue­llos, pre­sos de los mer­ca­dos finan­cie­ros. Con la com­pli­ci­dad acti­va de los gobier­nos, de la Comi­sión euro­pea, del Ban­co Cen­tral Euro­peo y del FMI, las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras que ori­gi­na­ron la cri­sis espe­cu­lan con las deu­das de los Esta­dos y exi­gen el reem­bol­so al pre­cio de una aus­te­ri­dad sal­va­je. Se ha lan­za­do una ofen­si­va bru­tal con­tra una serie de dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de la mayo­ría de la pobla­ción.

La reduc­ción de los défi­cit públi­cos no debe hacer­se redu­cien­do los gas­tos públi­cos socia­les, sino por medio del incre­men­to de los ingre­sos fis­ca­les, la lucha con­tra el frau­de fis­cal y gra­van­do más el capi­tal, las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras, el patri­mo­nio y las ren­tas de los ricos. Para redu­cir el défi­cit es nece­sa­rio tam­bién redu­cir radi­cal­men­te los gas­tos pro­du­ci­dos por el reem­bol­so de la deu­da públi­ca, cuya par­te ile­gí­ti­ma se debe anu­lar. El recor­te de los gas­tos debe apli­car­se tam­bién al pre­su­pues­to mili­tar, así como a los gas­tos social­men­te inú­ti­les y peli­gro­sos para el medio ambien­te. A cam­bio es fun­da­men­tal incre­men­tar los gas­tos socia­les, en par­ti­cu­lar para paliar los efec­tos de la depre­sión eco­nó­mi­ca. Tam­bién se deben incre­men­tar los gas­tos en las ener­gías reno­va­bles y en deter­mi­na­das infra­es­truc­tu­ras como los trans­por­tes públi­cos, los cen­tros edu­ca­ti­vos o los cen­tros públi­cos de salud. Una polí­ti­ca de relan­za­mien­to por la deman­da públi­ca y por la deman­da de la mayo­ría de los hoga­res tam­bién gene­ra­rá una mayor recau­da­ción de impues­tos. Pero, más allá, la cri­sis debe ser la opor­tu­ni­dad de rom­per con la lógi­ca capi­ta­lis­ta y de rea­li­zar un cam­bio radi­cal de socie­dad. La nue­va lógi­ca que hay que cons­truir debe­rá dar la espal­da al pro­duc­ti­vis­mo, incluir el fac­tor eco­ló­gi­co, erra­di­car las dife­ren­tes for­mas de opre­sión (racis­mo, patriar­ca­do…) y pro­mo­ver la pro­pie­dad común.

Para eso es nece­sa­rio cons­truir un amplio fren­te anti­cri­sis, tan­to a esca­la euro­pea como local, con el fin de agru­par las ener­gías para crear una rela­ción de fuer­zas favo­ra­ble a la pues­ta en prác­ti­ca de solu­cio­nes radi­ca­les cen­tra­das en la jus­ti­cia social y cli­má­ti­ca. La rea­li­za­ción de una audi­to­ría de la deu­da públi­ca efec­tua­da bajo con­trol ciu­da­dano, com­bi­na­da con una sus­pen­sión uni­la­te­ral y sobe­ra­na del reem­bol­so de la deu­da públi­ca, per­mi­ti­rá lle­gar a la anu­la­ción o repu­dio de la par­te ile­gí­ti­ma de la deu­da públi­ca y a una fuer­te reduc­ción del res­to de la deu­da.

En pri­mer lugar no hay que man­te­ner las leal­ta­des a la deu­da deci­di­das por los acree­do­res, en par­ti­cu­lar debi­do a las seve­ras con­tra­par­ti­das que impli­can. El plan de reduc­ción de una par­te de la deu­da grie­ga que se ha pues­to en mar­cha en mar­zo de 2012 se con­di­cio­na a la apli­ca­ción de otra dosis de medi­das que piso­tean los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les de la pobla­ción grie­ga y la sobe­ra­nía del país (1). Según un estu­dio rea­li­za­do por la Troi­ka, a pesar de la reduc­ción de la deu­da con­ce­di­da por los acree­do­res pri­va­dos, el endeu­da­mien­to públi­co de Gre­cia lle­ga­rá ¡al 164% del PIB en 2013! (2). Por lo tan­to hay que denun­ciar la ope­ra­ción de reduc­ción de la deu­da grie­ga tal como se está hacien­do en la actua­li­dad y opo­ner una alter­na­ti­va: la anu­la­ción de la deu­da, es decir, su repu­dio por par­te del país deu­dor, es un acto sobe­rano uni­la­te­ral muy fuer­te.

¿Por qué el Esta­do endeu­da­do debe redu­cir radi­cal­men­te su deu­da públi­ca pro­ce­dien­do a la anu­la­ción de las deu­das ile­gí­ti­mas? En pri­mer lugar por razo­nes de jus­ti­cia social, y ade­más por razo­nes eco­nó­mi­cas que todos y cada uno pue­den com­pren­der y hacer suyas. Para salir bien de la cri­sis no es sufi­cien­te el relan­za­mien­to de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca gra­cias a la deman­da públi­ca y de las fami­lias. Por­que si nos con­for­ma­mos con ese tipo de polí­ti­ca del relan­za­mien­to uni­da a una refor­ma fis­cal redis­tri­bu­ti­va, los ingre­sos fis­ca­les suple­men­ta­rios serían absor­bi­dos amplia­men­te por el reem­bol­so de la deu­da públi­ca. Las con­tri­bu­cio­nes que se impon­drían a los más ricos y a las gran­des empre­sas pri­va­das se com­pen­sa­rían con lar­gue­za con la ren­ta que sacan de las obli­ga­cio­nes del Esta­do de las cua­les son, con mucho, los prin­ci­pa­les posee­do­res y bene­fi­cia­rios (razón por la cual no quie­ren oír hablar de anu­la­ción de la deu­da).

Por lo tan­to está cla­ro que es nece­sa­rio anu­lar una gran par­te de la deu­da públi­ca. La ampli­tud de esa anu­la­ción depen­de­rá del gra­do de con­cien­cia de la pobla­ción víc­ti­ma del sis­te­ma de la deu­da (a ese nivel, la audi­to­ría ciu­da­da­na desem­pe­ña un papel cru­cial), de la evo­lu­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca y sobre todo de las rela­cio­nes de fuer­za con­cre­tas que se cons­tru­yan en la calle, en las pla­zas públi­cas y en los cen­tros de tra­ba­jo a tra­vés de las movi­li­za­cio­nes actua­les y futu­ras. En algu­nos paí­ses como Gre­cia, Por­tu­gal, Irlan­da y Hun­gría, la cues­tión de la anu­la­ción de la deu­da es un asun­to de ple­na actua­li­dad. Para Espa­ña e Ita­lia está a pun­to de ser­lo. Y pron­to este tema será un pun­to cen­tral del deba­te polí­ti­co en muchos paí­ses.

Las nacio­nes que ya están some­ti­das al chan­ta­je de los espe­cu­la­do­res, del FMI y de otros orga­nis­mos como la Comi­sión Euro­pea, con­vie­ne que recu­rran a una mora­to­ria uni­la­te­ral del reem­bol­so de la deu­da públi­ca. Esta pro­pues­ta se hizo popu­lar en los paí­ses más afec­ta­dos por la cri­sis. A fina­les de noviem­bre de 2010 en Dublín, una encues­ta rea­li­za­da a 500 per­so­nas indi­ca­ba que el 57% de los irlan­de­ses encues­ta­dos se pro­nun­ció a favor de sus­pen­der el pago de la deu­da (default, en inglés) antes que por la ayu­da de emer­gen­cia del FMI y de Bru­se­las. «Default!, say the peo­ple» (¡Sus­pen­sión!, dice el pue­blo) titu­la­ba el Sun­day Inde­pen­dent, prin­ci­pal sema­na­rio de la isla. Una mora­to­ria uni­la­te­ral de ese tipo debe com­bi­nar­se con la rea­li­za­ción de una audi­to­ría ciu­da­da­na de las deu­das públi­cas que debe per­mi­tir que se sumi­nis­tren a la opi­nión públi­ca las prue­bas y los argu­men­tos nece­sa­rios para repu­diar la par­te de la deu­da iden­ti­fi­ca­da como ile­gí­ti­ma. Como ha mos­tra­do en CADTM en varias publi­ca­cio­nes, el dere­cho inter­na­cio­nal y el dere­cho interno de los paí­ses ofre­cen una base legal para una acción de ese tipo, sobe­ra­na y uni­la­te­ral.

La audi­to­ría tam­bién debe per­mi­tir que se deter­mi­nen las diver­sas res­pon­sa­bi­li­da­des en el pro­ce­so de endeu­da­mien­to y que se exi­ja que los res­pon­sa­bles, tan­to nacio­na­les como inter­na­cio­na­les, rin­dan cuen­tas ante la jus­ti­cia. En todos los casos par­ti­cu­la­res es legí­ti­mo que las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das y las per­so­nas de altas ren­tas que poseen los títu­los de esas deu­das sopor­ten la car­ga de la anu­la­ción, por­que tie­nen una amplia res­pon­sa­bi­li­dad en la cri­sis, de la que por aña­di­du­ra se han bene­fi­cia­do. El hecho de que deban sopor­tar esa car­ga solo es una vuel­ta jus­ta hacia una mayor jus­ti­cia social. Por lo tan­to es impor­tan­te crear un regis­tro de los posee­do­res de títu­los con el fin de indem­ni­zar de entre ellos a las per­so­nas con ren­tas bajas y medias.

Si la audi­to­ría demues­tra la exis­ten­cia de deli­tos rela­cio­na­dos con el endeu­da­mien­to ile­gí­ti­mo, sus auto­res debe­rán ser con­de­na­dos con seve­ri­dad a pagar las repa­ra­cio­nes y no se les debe per­mi­tir que se libren de las penas de cár­cel en fun­ción de la gra­ve­dad de sus actos. Hay que lle­var ante la jus­ti­cia a las auto­ri­da­des que asu­mie­ron prés­ta­mos ile­gí­ti­mos.

En cuan­to a las deu­das que no estén afec­ta­das de ile­gi­ti­mi­dad según la audi­to­ría, con­ven­dría impo­ner un esfuer­zo a los acree­do­res en tér­mi­nos de reduc­ción del stock y de las tasas de inte­rés, así como una amplia­ción del perío­do de reem­bol­so. Tam­bién sería útil rea­li­zar una dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va a favor de los peque­ños posee­do­res de títu­los de deu­da públi­ca que habría que reem­bol­sar de for­ma nor­mal. Por otro lado, la par­te del pre­su­pues­to del Esta­do des­ti­na­da al reem­bol­so de la deu­da debe­rá tener un tope en fun­ción de la sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, la capa­ci­dad de los pode­res públi­cos de reem­bol­sar y el carác­ter irre­du­ci­ble de los gas­tos socia­les. Pode­mos ins­pi­rar­nos en lo que hizo Ale­ma­nia des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial: El acuer­do de Lon­dres de 1953, que con­sis­tía en par­ti­cu­lar en redu­cir el 62% del stock de la deu­da ale­ma­na, esti­pu­la­ba que la rela­ción entre el ser­vi­cio de la deu­da y los ingre­sos de las expor­ta­cio­nes no debía sobre­pa­sar el 5% (3). Se podría esta­ble­cer una ratio de este tipo: la suma asig­na­da al reem­bol­so de la deu­da no pue­de exce­der el 5% de los ingre­sos del Esta­do.

Tam­bién es nece­sa­rio crear un mar­co legal para evi­tar que se repi­ta la cri­sis que empe­zó en 2007 – 2008: prohi­bi­ción de socia­li­zar las deu­das pri­va­das, obli­ga­ción de orga­ni­zar una audi­to­ría per­ma­nen­te de la polí­ti­ca de endeu­da­mien­to públi­co con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, impres­crip­ti­bi­li­dad de los deli­tos rela­cio­na­dos con el endeu­da­mien­to ile­gí­ti­mo, anu­la­ción de las deu­das ile­gí­ti­mas, adop­ción de la regla de oro de que los gas­tos públi­cos que per­mi­ten garan­ti­zar los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les son irre­du­ci­bles y están por enci­ma de los gas­tos rela­ti­vos al reem­bol­so de la deu­da…

Los cami­nos alter­na­ti­vos no fal­tan.

Notas

(3) Véa­se http://​www​.cadtm​.org/​L​e​-​C​A​D​T​M​-​d​e​non…

(2) Véa­se Les Echos, http://​www​.lese​chos​.fr/​e​c​o​n​o​m​i​e​-​pol… . Ver tam­bién Reuters, http://​www​.reuters​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​2​012…

(3) Éric Tous­saint, Ban­que mon­dia­le…, op. cit., capí­tu­lo 4.

Damien Millet (pro­fe­sor de Mate­má­ti­cas, por­ta­voz de CADTM Fran­ce, www​.cadtm​.org ) y Eric Tous­saint (doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas, pre­si­den­te de CADTM Bél­gi­ca, miem­bro del Con­se­jo cien­tí­fi­co de ATTAC Fran­ce) han escri­to AAA , Audit, Annu­la­tion, Autre poli­ti­que , Seuil, 2012. Tam­bién diri­gie­ron el libro colec­ti­vo La Det­te ou la Vie, Aden-CADTM, 2011, que reci­bió el pre­mio del Libro Polí­ti­co en la Feria del Libro Polí­ti­co de Liè­ge en 2011.

Fuen­te: http://​www​.cadtm​.org/​P​o​u​r​q​u​o​i​-​a​n​n​u​l​e​r​-​l​a​-​d​e​tte

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *