Pen­san­do a Zizek des­de Eus­kal Herria- Kat­tu Arko­na­da

En mar­zo de 2011 Sla­voj Žižek visi­tó Boli­via, invi­ta­do por la Vice­pre­si­den­cia en el mar­co de los semi­na­rios “Pen­san­do el mun­do des­de Boli­via”. Esto es, vino a dis­cu­tir su filo­so­fía y con­cep­tos polí­ti­cos, des­de la pers­pec­ti­va boli­via­na. En esos momen­tos me encon­tra­ba vivien­do y tra­ba­jan­do en La Paz con el Gobierno boli­viano. Des­de la vic­to­ria elec­to­ral de Evo Mora­les y el Movi­mien­to al Socia­lis­mo en diciem­bre de 2005, han sido innu­me­ra­bles los inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos que han visi­ta­do Boli­via para ense­ñar­nos, deba­tir y tam­bién apren­der de una lucha como la que se desa­rro­lla en este país andino-ama­zó­ni­co en el cora­zón de Suda­mé­ri­ca.

Hoy en día, un año des­pués y en Eus­kal Herria, el cora­zón de Euro­pa, un peque­ño país con una iden­ti­dad y un idio­ma tan mile­na­rio como el ayma­ra, el que­chua o el gua­ra­ní, pode­mos dis­fru­tar de los tex­tos de Žižek que nos ayu­dan tam­bién a pen­sar nues­tra pro­pia lucha des­de posi­cio­nes de izquier­da, con una base y orien­ta­ción mar­xis­ta.

Sla­voj Žižek nos plan­tea que vivi­mos tiem­pos intere­san­tes por­que a pesar de la cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, e inclu­so de las duras con­se­cuen­cias de la mis­ma, pode­mos apro­ve­char esta situa­ción como opor­tu­ni­dad para el cam­bio social. En Boli­via, las con­se­cuen­cias de la bru­tal imple­men­ta­ción del neo­li­be­ra­lis­mo gene­ra­ron las con­di­cio­nes para lle­gar al gobierno y dispu­tar el poder. No había mejo­res o más opti­mas cir­cuns­tan­cias, sino que estas eran con­se­cuen­cia de pro­fun­das cri­sis esta­ta­les. En Eus­kal Herria hoy en día, la pro­fun­da cri­sis de repre­sen­ta­ción, suma­da a la cri­sis terri­to­rial y polí­ti­ca ade­más de la imple­men­ta­ción del neo­li­be­ra­lis­mo tra­du­ci­do en la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía e innu­me­ra­bles recor­tes socia­les, per­mi­te gene­rar una opor­tu­ni­dad para cons­truir un pro­yec­to alter­na­ti­vo de izquier­da. Pro­ba­ble­men­te nos encon­tre­mos en mejor situa­ción de la que esta­ba Boli­via, por­que ade­más de la opor­tu­ni­dad antes men­cio­na­da, en Eus­kal Herria con­ta­mos con una fuer­za impor­tan­te con capa­ci­dad de movi­li­za­ción y de repre­sen­ta­ción, y por lo tan­to, con capa­ci­dad de cons­truir poder popu­lar y hege­mo­nía. Por eso, las y los aber­tza­les de izquier­da tene­mos que dar un paso ade­lan­te en la dis­cu­sión y cons­truc­ción de un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co, y en ese sen­ti­do, las pro­pues­tas, muchas veces en for­ma de pro­vo­ca­ción, que nos hace Žižek, nos ayu­dan a refle­xio­nar de mane­ra colec­ti­va, enri­que­cien­do la dis­cu­sión ideo­ló­gi­co-polí­ti­ca.

Este acti­vis­ta polí­ti­co, que ha sido can­di­da­to pre­si­den­cial en su país natal Eslo­ve­nia, pen­sa­dor mar­xis­ta y psi­co­ana­lis­ta que tra­ba­ja des­de Hegel a Lenin pasan­do por Marx, inte­gran­do en sus escri­tos el pen­sa­mien­to del teó­ri­co fran­cés del psi­co­aná­li­sis Jac­ques Lacan, nos ayu­da a pen­sar las con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes con tex­tos como los que vamos a leer en este libro. Las para­do­jas de la demo­cra­cia, la vio­len­cia, las iden­ti­da­des, el capi­ta­lis­mo… todo ello des­de ejem­plos y anéc­do­tas de la cul­tu­ra popu­lar –el cine, la músi­ca o la lite­ra­tu­ra – , que nos pue­den ayu­dar a enten­der mejor el mun­do en que vivi­mos, y por lo tan­to, a pre­pa­rar res­pues­tas y estra­te­gias más ade­cua­das para trans­for­mar­lo.

La izquier­da ante la cri­sis estruc­tu­ral

Es el col­mo de la iro­nía, socia­li­zar el sis­te­ma ban­ca­rio es acep­ta­ble si se tra­ta de esta­bi­li­zar el capi­ta­lis­mo.

Pri­me­ro como tra­ge­dia, lue­go como far­sa, Sla­voj Žižek

Fran­cis Fuku­ya­ma, poli­tó­lo­go libe­ral esta­dou­ni­den­se de ori­gen japo­nés y autor del libro El fin de la His­to­ria, escri­bía en 1992 que el mun­do tal y como lo cono­cía­mos, como una lucha entre ideo­lo­gías, se había ter­mi­na­do con la Gue­rra Fría y en su lugar está­ba­mos lle­gan­do a un mun­do ideal sin ideo­lo­gías don­de estas iban a ser sus­ti­tui­das por la Eco­no­mía, un mun­do bajo el sis­te­ma de la demo­cra­cia libe­ral. Dan­do una vuel­ta de tuer­ca a las tesis de Fuku­ya­ma, Žižek afir­ma que la mayo­ría de las per­so­nas son fuku­ya­mis­tas, por­que acep­tan el capi­ta­lis­mo libe­ral como fór­mu­la de la mejor socie­dad posi­ble, o en todo caso como la menos mala de las opcio­nes. Qui­zás es hora de pre­gun­tar­se si no ha lle­ga­do la izquier­da a una cier­ta cla­se de resig­na­ción fuku­ya­mis­ta al con­si­de­rar la social­de­mo­cra­cia y el Esta­do del Bien­es­tar como el menos malo de los esce­na­rios posi­bles. ¿Por qué actual­men­te se cues­tio­na la cri­sis pero no el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en sí?

Esto nos lle­va a otra de las ideas cen­tra­les del tra­ba­jo de Žižek, la de que exis­te la posi­bi­li­dad de que la prin­ci­pal víc­ti­ma de la cri­sis no sea el pro­pio capi­ta­lis­mo, sino la izquier­da, que se mues­tra inca­paz de cons­truir una alter­na­ti­va glo­bal via­ble. Hay un cier­to mie­do a enfren­tar esta situa­ción, recor­dán­do­nos al Gran Timo­nel Mao Zedong y una fra­se suya que vie­ne a expre­sar la idea del títu­lo de este libro, “Todo bajo el sol está en un caos abso­lu­to, la situa­ción es exce­len­te”. ¿Qué quie­re decir esto? Que si la cri­sis lle­ga inevi­ta­ble­men­te, a pesar de ser dolo­ro­sa y peli­gro­sa, tene­mos que ver­la como una opor­tu­ni­dad que debe ser apro­ve­cha­da al máxi­mo, sien­do el terreno en el que hay que librar (y ganar) las bata­llas.

En Boli­via por ejem­plo, en medio de una tre­men­da cri­sis de legi­ti­mi­dad polí­ti­ca y tras haber sopor­ta­do la impo­si­ción neo­li­be­ral y su dolo­ro­so impac­to en los sec­to­res popu­la­res, sien­do ade­más un país sus­ten­ta­do en la explo­ta­ción que el Nor­te ha hecho de los recur­sos del Sur, supie­ron gene­rar una opor­tu­ni­dad, pro­vo­can­do rup­tu­ras tan­to socio-polí­ti­cas –las famo­sas gue­rras del Agua en el 2000 o del Gas en el 2003 – , como epis­te­mo­ló­gi­cas –con una nue­va Cons­ti­tu­ción que con­sa­gra el Vivir Bien como un nue­vo para­dig­ma alter­na­ti­vo que ayu­da a pen­sar otro mode­lo de desa­rro­llo y de socie­dad, o los dere­chos de la Pacha­ma­ma, reco­gi­dos en la Ley de la Madre Tie­rra – .

Esta por ver si en Eus­kal Herria, en esa peri­fe­ria del Nor­te que debe­ría mirar y arti­cu­lar­se más con el Sur, somos capa­ces de apro­ve­char­nos de la cri­sis estruc­tu­ral que sufri­mos, de ver en esos inters­ti­cios y anta­go­nis­mos, jun­to con la heren­cia his­tó­ri­ca de lucha inhe­ren­te al pue­blo vas­co, un res­qui­cio para enfren­tar al sis­te­ma, y des­de una crí­ti­ca radi­cal al capi­ta­lis­mo, pro­po­ner un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co que se tra­duz­ca en un nue­vo mode­lo eco­nó­mi­co y polí­ti­co.

En ese sen­ti­do, el Esta­do del Bien­es­tar que aho­ra se apres­ta a des­mon­tar el neo­li­be­ra­lis­mo es una tram­pa para las y los mili­tan­tes de izquier­da. En uno de sus últi­mos tex­tos, Sla­voj Žižek nos habla del sur­gi­mien­to de una nue­va for­ma de bur­gue­sía que ha vis­to modi­fi­ca­da su fun­ción, y que ya no es pro­pie­ta­ria de los medios de pro­duc­ción, sien­do trans­for­ma­da en lo que podría­mos deno­mi­nar una “bur­gue­sía asa­la­ria­da”. Es decir, es posi­ble que la cri­sis pro­vo­que el retorno de una cier­ta lucha de cla­ses, pero esta lucha va adop­tan­do for­mas cam­bian­tes, estan­do tam­bién el con­cep­to de “bur­gue­sía” suje­to al cam­bio. Y si bien es obvio que la oli­gar­quía pro­pie­ta­ria de los medios de pro­duc­ción tie­ne más fuer­za y poder que nun­ca, no pode­mos des­de­ñar en nues­tros aná­li­sis el impac­to de esta nue­va for­ma de bur­gue­sía. En épo­cas de cri­sis, afir­ma Žižek, los estra­tos más bajos de esta cla­se social son los pri­me­ros afec­ta­dos por los recor­tes, y de ahí el recur­so a las pro­tes­tas polí­ti­cas como medi­da para evi­tar unir­se al pro­le­ta­ria­do. Las mani­fes­ta­cio­nes estu­dian­ti­les –cuya prin­ci­pal moti­va­ción es el mie­do a que la edu­ca­ción supe­rior deje de garan­ti­zar­les un sala­rio exce­den­te en el futu­ro – , o el pro­pio movi­mien­to 15‑M, con­tie­nen varios de estos fac­to­res de aná­li­sis. Cual­quier lucha popu­lar cuyo hori­zon­te sea trans­for­ma­dor no pue­de cen­trar­se en com­ba­tir los sín­to­mas del capi­ta­lis­mo, por el con­tra­rio, sus esfuer­zos deben situar­se en enfren­tar al sis­te­ma capi­ta­lis­ta como ideo­lo­gía domi­nan­te, ideo­lo­gía cuya tarea fun­da­men­tal es impo­ner un rela­to en el que la res­pon­sa­bi­li­dad del colap­so no sea del pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta, sino de otra serie de con­tin­gen­cias meno­res.

La bata­lla ideo­ló­gi­ca

En este pre­ci­so sen­ti­do, Badiou tenía razón en su afir­ma­ción de que, hoy por hoy, el enemi­go fun­da­men­tal no es el capi­ta­lis­mo ni el impe­rio ni la explo­ta­ción ni nada simi­lar, sino la demo­cra­cia: es la “ilu­sión demo­crá­ti­ca”, la acep­ta­ción de los meca­nis­mos demo­crá­ti­cos como mar­co final y defi­ni­ti­vo de todo cam­bio, lo que evi­ta el cam­bio radi­cal de las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas.

¡Bien­ve­ni­dos a tiem­pos intere­san­tes!, Sla­voj Žižek

Para ese com­ba­te con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta debe­mos ser muy cons­cien­tes del papel que hoy en día jue­ga la ideo­lo­gía en la impo­si­ción, domi­na­ción y repro­duc­ción del sis­te­ma en sí.

Enton­ces, ¿qué es la ideo­lo­gía? El pro­ce­so de pro­duc­ción de prác­ti­cas y cons­truc­ción de un sen­ti­do común cuyo fin últi­mo es la crea­ción, y sobre todo legi­ti­ma­ción, de las rela­cio­nes de poder. La ideo­lo­gía está con­for­ma­da tan­to por una red de ideas, teo­rías y creen­cias, como por el apa­ra­ta­je que sos­tie­ne ese entra­ma­do, su apa­rien­cia exter­na, mate­ria­li­za­da en los Apa­ra­tos Ideo­ló­gi­cos del Esta­do que tan bien defi­nió Louis Althus­ser. El Esta­do y el sis­te­ma capi­ta­lis­ta domi­nan­te se repro­du­cen en la socie­dad median­te la reli­gión, la edu­ca­ción, el apa­ra­to jurí­di­co-polí­ti­co, los medios de comu­ni­ca­ción o la cul­tu­ra, entre otras. Es decir, mas allá de la lucha de cla­ses y del mono­po­lio del uso legí­ti­mo de la fuer­za que tie­ne un Esta­do siguien­do la con­cep­tua­li­za­ción de Max Weber, todo eso se tie­ne que impo­ner median­te la cons­truc­ción de ideo­lo­gía en la super­es­truc­tu­ra.

Por lo tan­to, la lucha por la hege­mo­nía ideo­ló­gi­co-polí­ti­ca, es la lucha por la apro­pia­ción de aque­llos con­cep­tos que son vivi­dos como apo­lí­ti­cos, por­que tras­cien­den los lími­tes de la polí­ti­ca. O dicho de otra mane­ra, es la natu­ra­li­za­ción de una mira­da del mun­do que es pro­pia de una cla­se, pero que se pre­sen­ta como uni­ver­sal y úni­ca posi­ble.

Siguien­do enton­ces con esta argu­men­ta­ción, la ideo­lo­gía domi­nan­te no tra­ta tan­to de ofre­cer­nos un esca­pe de la reali­dad en la que vivi­mos, sino de ofre­cer­nos la pro­pia reali­dad en si mis­ma como esca­pe, vol­vién­do­nos per­so­nas con­for­mis­tas que acep­ten el sis­te­ma de domi­na­ción sin nin­gún tipo de cues­tio­na­mien­to estruc­tu­ral. Para decir­lo con una can­ción de Doc­tor Deseo, «soy feliz, pue­do ele­gir el color de mis barro­tes, vivo en el mejor de los mun­dos».

Enton­ces, si vol­ve­mos a Fuku­ya­ma y a la idea de que vivi­mos una épo­ca postideo­ló­gi­ca, abso­lu­ta­men­te prag­má­ti­ca, en la que redu­ci­mos la polí­ti­ca a la ges­tión tec­no­crá­ti­ca, nos pode­mos dar cuen­ta de cómo ope­ra la ideo­lo­gía en esta socie­dad de la tec­no­lo­gía y los medios de comu­ni­ca­ción. La eco­no­mía no es sim­ple­men­te pura eco­no­mía redu­ci­da al dic­ta­do de los mer­ca­dos, que ade­más se mue­ven de mane­ra natu­ral según las leyes de la ofer­ta y la deman­da. La eco­no­mía es polí­ti­ca. Pero para que no nos rebe­le­mos con­tra ella, la cla­se domi­nan­te nos impo­ne la ideo­lo­gía de un modo casi invi­si­ble. Lo mis­mo suce­de con nues­tro con­cep­to de demo­cra­cia: sabe­mos que no es real­men­te demo­cra­cia, sin embar­go, segui­mos cre­yen­do en ella.

No obs­tan­te, tene­mos que tener en cuen­ta un matiz bien impor­tan­te. Las ideas domi­nan­tes no son nun­ca direc­ta­men­te las de la cla­se domi­nan­te. Y ahí Žižek nos pone un ejem­plo muy grá­fi­co: ¿cómo lle­gó a con­ver­tir­se el Cris­tia­nis­mo en la ideo­lo­gía domi­nan­te? Incor­po­ran­do una serie de aspi­ra­cio­nes de los opri­mi­dos («la ver­dad está con los que sufren y con los humi­lla­dos», «la cul­pa y el arre­pen­ti­mien­to son con­di­cio­nes nece­sa­rias para alcan­zar la bon­dad», «el poder corrom­pe», «el paraí­so está en el cie­lo»…) para re-arti­cu­lar­las de tal mane­ra que fue­sen com­pa­ti­bles con las rela­cio­nes de poder exis­ten­tes. Si tene­mos este ejem­plo en cuen­ta al ana­li­zar cómo se cons­tru­ye ideo­lo­gía domi­nan­te, para pen­sar cómo enfren­tar­la y cons­truir ideo­lo­gía con­tra­he­ge­mó­ni­ca, debe­mos tener cla­ro que la cla­se domi­nan­te se apro­pia de cier­tas aspi­ra­cio­nes de los sec­to­res popu­la­res, degra­dán­do­las sutil­men­te, para des­pués legi­ti­mar su pro­pio pro­yec­to y res­tar­les, de este modo, la ini­cia­ti­va his­tó­ri­ca. Por con­si­guien­te, en la cons­truc­ción de cual­quier alter­na­ti­va de izquier­da debe­mos enfren­tar­nos al peli­gro de ser víc­ti­mas de una revo­lu­ción pasi­va –por colo­car­lo en tér­mi­nos grams­cia­nos – . Esta revo­lu­ción-res­tau­ra­ción de la que nos aler­ta­ba Grams­ci, es el prin­ci­pal muro que hay que derri­bar median­te una bata­lla de las ideas.

En Repe­tir a Lenin, Žižek nos pro­po­ne inver­tir la siguien­te afir­ma­ción: «Los filó­so­fos no han hecho más que inter­pre­tar de diver­sos modos el mun­do, pero de lo que se tra­ta es de trans­for­mar­lo» (XI tesis sobre Feuer­bach de Karl Marx). Nos pro­po­ne no sucum­bir a la ten­ta­ción inme­dia­ta de actuar, de hacer algo de mane­ra urgen­te como res­pues­ta a la cri­sis que esta­mos vivien­do, ya que corre­mos el ries­go de que­dar inmo­vi­li­za­dos ante la mag­ni­tud de la tarea. Ante esa urgen­cia de trans­for­mar el mun­do y la más que pro­ba­ble frus­tra­ción de no poder hacer­lo, qui­zás sea más estra­té­gi­co comen­zar por cues­tio­nar las coor­de­na­das de la hege­mo­nía ideo­ló­gi­ca.

En la ponen­cia polí­ti­ca «Urrats Berri», deba­ti­da y apro­ba­da por las bases de Herri Bata­su­na en 1992, se decía tex­tual­men­te: «Muchas gue­rras per­di­das en los cam­pos de bata­lla se han gana­do más tar­de en base al efec­to de las ideas. Pue­blos que no han sido ani­qui­la­dos por las armas han sido absor­bi­dos por la vía de la des­truc­ción de su iden­ti­dad, de la impo­si­ción de otra cul­tu­ra, de la pre­pon­de­ran­cia de una len­gua dife­ren­te». Si vamos un poco más lejos de esta afir­ma­ción, pode­mos plan­tear lo siguien­te: pro­yec­tos que no han logra­do una vic­to­ria mili­tar pue­den impo­ner­se en la bata­lla deci­si­va si explo­tan la posi­bi­li­dad de cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co sóli­do, un blo­que his­tó­ri­co que per­mi­ta dispu­tar la hege­mo­nía a la ideo­lo­gía domi­nan­te. Hoy en día y median­te la lucha ideo­ló­gi­ca, la bata­lla de las ideas, siem­pre uni­da por supues­to a la pra­xis –la acción colec­ti­va – , la vic­to­ria polí­ti­ca está más cer­ca que nun­ca.

De la cul­tu­ri­za­ción de la polí­ti­ca a la poli­ti­za­ción de la cul­tu­ra

Qui­zás haya lle­ga­do el momen­to de cri­ti­car esa acti­tud que domi­na nues­tro mun­do: el libe­ra­lis­mo tole­ran­te y mul­ti­cul­tu­ral. Qui­zás se deba recha­zar la actual des­po­li­ti­za­ción de la eco­no­mía. Qui­zás resul­te nece­sa­rio, hoy en día, sumi­nis­trar una bue­na dosis de into­le­ran­cia aun­que solo sea con el pro­pó­si­to de sus­ci­tar esa pasión polí­ti­ca que ali­men­ta la dis­cor­dia. Qui­zás con­ven­ga apos­tar por una reno­va­da poli­ti­za­ción.

En defen­sa de la into­le­ran­cia, Sla­voj Žižek

Y para ello, un pri­mer paso sería res­pon­der a las pre­gun­tas que Žižek nos for­mu­la: ¿por qué hay tan­tas cues­tio­nes hoy en día que se per­ci­ben como pro­ble­mas de into­le­ran­cia más que como pro­ble­mas de des­igual­dad, explo­ta­ción o injus­ti­cia? ¿Por qué cree­mos que la tole­ran­cia es el reme­dio en lugar de ser­lo la eman­ci­pa­ción, la lucha polí­ti­ca o la lucha arma­da? La res­pues­ta, nos dice él mis­mo, la encon­tra­mos en la ope­ra­ción ideo­ló­gi­ca bási­ca del libe­ra­lis­mo mul­ti­cul­tu­ra­lis­ta: la “cul­tu­ri­za­ción de la polí­ti­ca”, es decir, que las dife­ren­cias polí­ti­cas que se deri­van de la explo­ta­ción polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca son natu­ra­li­za­das y redu­ci­das a dife­ren­cias cul­tu­ra­les que deben ser tole­ra­das.

El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, en cuan­to expre­sión pos­mo­der­na del capi­ta­lis­mo para la dispu­ta ideo­ló­gi­ca en el ámbi­to cul­tu­ral, fue impues­to en Boli­via tiem­po atrás. Las cla­ses popu­la­res fue­ron gol­pea­das dura­men­te y el neo­li­be­ra­lis­mo tra­jo con­si­go el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo como prác­ti­ca inte­gra­cio­nis­ta para hacer más fácil la asi­mi­la­ción de los pue­blos indí­ge­nas. Todo ello bajo un supues­to res­pe­to a las dife­ren­cias, eso sí, siem­pre que no cues­tio­na­ran el mode­lo de esta­do, y sobre todo, el mode­lo eco­nó­mi­co.

En Eus­kal Herria, y en Euro­pa occi­den­tal en gene­ral, asis­ti­mos aho­ra a ese pro­ce­so. Supues­ta­men­te tene­mos más liber­ta­des que nun­ca, “tole­ran­cia” es la pala­bra de moda, y en teo­ría, se com­ba­te el racis­mo a la vez que se amplía nues­tra liber­tad sexual. Es decir, pode­mos ele­gir el color de nues­tros barro­tes…

Debe­mos afir­mar, enton­ces, que qui­zás la mejor for­ma de com­ba­tir el actual capi­ta­lis­mo glo­bal sea enfren­tar ese mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo des­po­li­ti­za­do, recha­zan­do la des­po­li­ti­za­ción de la eco­no­mía, asu­mien­do la nece­si­dad de poli­ti­zar la cul­tu­ra, reco­no­cien­do la diver­si­dad –por­que no somos igua­les cul­tu­ral­men­te – , pero arti­cu­lán­do­la con el deba­te de cla­se, con el reco­no­ci­mien­to de una estruc­tu­ra de cla­ses y de unas for­mas de domi­na­ción.

Es en la bata­lla de las ideas, en la cons­truc­ción de una ideo­lo­gía con­tra­he­ge­mó­ni­ca que enfren­te el sis­te­ma, que nos per­mi­ta pro­fun­di­zar en otro mode­lo de demo­cra­cia mas allá de la demo­cra­cia libe­ral y repre­sen­ta­ti­va, don­de se nos abre la posi­bi­li­dad de cons­truir la demo­cra­cia de alta inten­si­dad que nos pro­po­ne Boa­ven­tu­ra de Sou­sa San­tos. Y es aquí, de nue­vo, don­de las ideas de Žižek, que reto­man el deba­te grams­ciano de la cons­truc­ción de la cul­tu­ra como con­cep­to cen­tral para com­pren­der la hege­mo­nía y para cons­truir con­tra­he­ge­mo­nía, adquie­ren gran impor­tan­cia.

Hege­mo­nía

En tér­mi­nos más gene­ra­les, mi des­acuer­do con Laclau es que no acep­to que todos los ele­men­tos que entran en la lucha hege­mó­ni­ca sean en prin­ci­pio igua­les: en la serie de luchas (eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, femi­nis­ta, eco­ló­gi­ca, étni­ca, etcé­te­ra) siem­pre hay una que, si bien es par­te de esta cade­na, secre­ta­men­te sobre­de­ter­mi­na el hori­zon­te mis­mo. Esta con­ta­mi­na­ción de lo uni­ver­sal por lo par­ti­cu­lar es ”más fuer­te” que la lucha por la hege­mo­nía (es decir, por qué con­te­ni­do par­ti­cu­lar hege­mo­ni­za­rá la uni­ver­sa­li­dad en cues­tión): estruc­tu­ra de ante­mano el terreno mis­mo en el que la mul­ti­tud de con­te­ni­dos par­ti­cu­la­res luchan por la hege­mo­nía.

«Man­te­ner el lugar» en Hege­mo­nía, Con­tin­gen­cia, Uni­ver­sa­li­dad, Sla­voj Žižek

Lo ante­rior nos lle­va a tener que refle­xio­nar en torno al suje­to revo­lu­cio­na­rio que tie­ne que lide­rar ese com­ba­te –esa cons­truc­ción de una demo­cra­cia de alta inten­si­dad – , y en torno al tipo de alian­zas habrá que lle­var a cabo para con­for­mar un blo­que his­tó­ri­co sufi­cien­te­men­te sóli­do como para hacer fren­te a esa ardua tarea. Esto quie­re decir que hay que pen­sar tam­bién, aun­que la izquier­da esté acos­tum­bra­da a la resis­ten­cia más que a la pro­pues­ta, en la toma del poder.

Y la toma del poder solo pue­de tener un carác­ter revo­lu­cio­na­rio, o en caso con­tra­rio mejor no tomar­lo, aun­que ello no sig­ni­fi­que exclu­si­va­men­te lle­gar a él median­te las armas. En Boli­via por ejem­plo, y como lo expli­ca per­fec­ta­men­te Álva­ro Gar­cía Line­ra –Vice­pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via – , hay revo­lu­ción polí­ti­ca por­que la estruc­tu­ra del Esta­do es remo­vi­da, trans­for­ma­da; hay revo­lu­ción por­que se modi­fi­ca el ori­gen social del órgano eje­cu­ti­vo así como la com­po­si­ción de cla­se del Par­la­men­to, ade­más de la mane­ra de tomar deci­sio­nes, de defi­nir las polí­ti­cas publi­cas; hay revo­lu­ción polí­ti­ca por­que el orden sim­bó­li­co y la ense­ñan­za se modi­fi­can y trans­for­man. Lo que nos lle­va a poner enci­ma de la mesa las pre­gun­tas que en estos momen­tos se plan­tean en Boli­via: ¿cómo cons­truir hege­mo­nía revo­lu­cio­na­ria por enci­ma de las con­tra­dic­cio­nes? ¿Cómo cons­truir lide­raz­go inte­lec­tual y moral para aban­de­rar el sen­ti­do común de la socie­dad? ¿Cómo cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co para tomar real­men­te el poder si la lle­ga­da al gobierno no te lo ase­gu­ra? La teo­ría es fun­da­men­tal para pen­sar la hege­mo­nía, pero no pode­mos olvi­dar­nos de la pra­xis, del accio­nar polí­ti­co: ¿cómo expan­dir tu pro­yec­to polí­ti­co? ¿Cómo incor­po­rar otras cla­ses y otros sec­to­res socia­les, de tal mane­ra que cons­tru­yas hege­mo­nía, pero sin hacer tan­tas con­ce­sio­nes que tu núcleo duro, los sec­to­res popu­la­res que te han lle­va­do don­de estás, se sien­tan defrau­da­dos y te aban­do­nen?

En Eus­kal Herria, si pen­sa­mos dar una bata­lla ideo­ló­gi­ca no con la úni­ca inten­ción de con­ven­cer a la socie­dad de lo per­ver­so del sis­te­ma domi­nan­te, sino con el obje­ti­vo de gene­rar un sen­ti­do común y cons­truir ese blo­que his­tó­ri­co que nos per­mi­ta alcan­zar el poder para trans­for­mar las estruc­tu­ras exis­ten­tes, debe­re­mos hacer fren­te tam­bién a esas mis­mas, o pare­ci­das, con­tra­dic­cio­nes.

Y lle­ga­dos a este pun­to, y como se nos dirá más ade­lan­te en el capí­tu­lo 1, la tra­ge­dia es que nun­ca es un buen momen­to para tomar el poder, por­que la opor­tu­ni­dad se pre­sen­ta siem­pre en el peor momen­to posi­ble, cuan­do la cri­sis es más agu­da, cuan­do la cla­se polí­ti­ca ha per­di­do legi­ti­mi­dad…

Tomar el poder, pen­sar hege­mo­nía. Hege­mo­nía como posi­bi­li­dad de arti­cu­la­ción de luchas muy diver­sas, que están ahí, frag­men­ta­das y par­cia­li­za­das, pero que nece­si­tan ser dota­das de una direc­ción estra­té­gi­ca. Hege­mo­nía no úni­ca­men­te como con­sen­so –per­ver­sa lec­tu­ra que hizo de Grams­ci el euro­co­mu­nis­mo euro­peo – , sino como la posi­bi­li­dad de pen­sar y arti­cu­lar tan­to los meca­nis­mos de coer­ción (el Esta­do) como los de con­sen­so (socie­dad civil). Por­que, como nos recuer­da Nés­tor Kohan, la hege­mo­nía está suje­ta a la dispu­ta, a la con­fron­ta­ción, y por lo tan­to, quien la ejer­ce debe reno­var­la, defen­der­la y modi­fi­car­la.

Ade­más, debe­mos ser capa­ces de pen­sar e impul­sar la con­tra­he­ge­mo­nía, el con­tra­po­der, úni­ca mane­ra de que nues­tra inter­ven­ción polí­ti­ca sea sufi­cien­te­men­te efec­ti­va como para ser capa­ces de cons­truir y lide­rar una alter­na­ti­va fac­ti­ble al mar­co –polí­ti­co, eco­nó­mi­co…– actual.

¿Qué hacer?

El pro­ble­ma aho­ra es el estric­ta­men­te leni­nis­ta –cómo ACTUALIZAR las impu­tacio­nes de los medios de comu­ni­ca­ción: cómo inven­tar la estruc­tu­ra orga­ni­za­cio­nal que con­fe­ri­rá a esta inquie­tud la FORMA de una deman­da polí­ti­ca uni­ver­sal. De no ser así, el momen­to, la opor­tu­ni­dad se per­de­rá, y lo que per­ma­ne­ce­rá será una per­tur­ba­ción mar­gi­nal, qui­zás orga­ni­za­da como un nue­vo Green­pea­ce, con cier­ta efi­ca­cia, pero tam­bién con metas estric­ta­men­te limi­ta­das, con estra­te­gias de mar­ke­ting, etcé­te­ra. En otros tér­mi­nos, la lec­ción “leni­nis­ta” cla­ve hoy es: polí­ti­ca sin la FORMA orga­ni­za­cio­nal de par­ti­do es polí­ti­ca sin polí­ti­ca, de modo que la res­pues­ta para aque­llos que sim­ple­men­te quie­ren los (ati­na­da­men­te lla­ma­dos) “Nue­vos Movi­mien­tos SOCIALES” es la mis­ma res­pues­ta de los jaco­bi­nos a los com­pro­mi­sa­rios giron­di­nos: “Uste­des quie­ren la revo­lu­ción sin revo­lu­ción!”. El obs­tácu­lo de hoy es que pare­ce haber solo dos cami­nos abier­tos para el com­pro­mi­so socio-polí­ti­co: o jugar el jue­go del sis­te­ma, com­pro­me­ter­se en una “lar­ga mar­cha a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes”, o actuar en los nue­vos movi­mien­tos socia­les, des­de el femi­nis­mo a tra­vés de la eco­lo­gía al anti­rra­cis­mo. Y, de nue­vo, el lími­te de estos movi­mien­tos es que ellos no son POLÍTICOS en el sen­ti­do del Uni­ver­sal Sin­gu­lar: ellos son “un movi­mien­tos con­tra un solo pro­ble­ma”, que care­cen de la dimen­sión de la uni­ver­sa­li­dad, es decir, no se rela­cio­nan con la TOTALIDAD social.

Repe­tir Lenin, Sla­voj Žižek

Lenin, en Esta­do y Revo­lu­ción, decía que el obje­ti­vo revo­lu­cio­na­rio de la toma del poder era trans­for­mar­lo, cam­biar radi­cal­men­te su fun­cio­na­mien­to. Pero para eso nece­sa­ria­men­te hay que pen­sar el poder y el Esta­do.

Y en esa direc­ción pro­pues­ta, un pri­mer paso es par­tir de un aná­li­sis en pro­fun­di­dad de la his­to­ria y de las múl­ti­ples cri­sis que vivi­mos –eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra, eco­ló­gi­ca, ener­gé­ti­ca y ali­men­ta­ria– y de cómo se arti­cu­lan entre sí para con­for­mar la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo, una cri­sis civi­li­za­to­ria. Debe­mos pre­gun­tar­nos si el capi­ta­lis­mo –que tra­ta de con­ti­nuar su repro­duc­ción median­te la “acu­mu­la­ción por des­po­se­sión” que tan bien nos ha seña­la­do David Har­vey– con­tie­ne ele­men­tos sufi­cien­te­men­te fuer­tes y anta­gó­ni­cos que pue­dan evi­tar su mul­ti­pli­ca­ción infi­ni­ta. La vuel­ta del neo­li­be­ra­lis­mo trae apa­re­ja­da no solo el retro­ce­so de lo públi­co y la vuel­ta de una pro­pie­dad pri­va­da fuer­te –mer­ca­dos libres y liber­tad de comer­cio – , sino que asig­na al Esta­do la tarea de crear mer­ca­dos –para lue­go reti­rar­se y dejar­los en manos del capi­tal– en sec­to­res don­de no exis­tían, por­que has­ta aho­ra eran públi­cos: la edu­ca­ción, la salud, el agua o el medio ambien­te. Es decir, la olea­da neo­li­be­ral que sigue a la cri­sis va a fijar su accio­nar en ámbi­tos que has­ta aho­ra eran into­ca­bles. Por lo tan­to, nues­tros aná­li­sis deben ser más com­ple­jos, y ade­más mul­ti­di­men­sio­na­les, pues en Eus­kal Herria la opre­sión se tie­ne que pen­sar en tres nive­les: en una inter­re­la­ción entre la opre­sión de cla­se, de géne­ro, y la opre­sión nacio­nal que sufri­mos como pue­blo.

Un segun­do paso sería la rea­li­za­ción de una car­to­gra­fía de las resis­ten­cias, con el obje­ti­vo de ser cons­cien­tes de las luchas que hay que arti­cu­lar para la cons­truc­ción de la hege­mo­nía, defi­nien­do asi­mis­mo quié­nes son nues­tros alia­dos estra­té­gi­cos y quié­nes son nues­tros alia­dos tác­ti­cos.

En ter­cer lugar, y par­tien­do de esas resis­ten­cias, nece­si­ta­mos cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co sufi­cien­te­men­te sóli­do. Un pro­gra­ma que pase de la resis­ten­cia a la pro­pues­ta. Más allá de poli­ti­zar las dis­tin­tas luchas, debe estar basa­do en una crí­ti­ca radi­cal y pro­fun­da –estruc­tu­ral– al mode­lo capi­ta­lis­ta, pre­sen­tan­do alter­na­ti­vas que vayan más allá de la sim­ple defen­sa del Esta­do del Bien­es­tar. Asi­mis­mo, hay que colo­car sobre la mesa la crí­ti­ca a la estruc­tu­ra polí­ti­ca de la que se ha dota­do el capi­ta­lis­mo: la demo­cra­cia libe­ral.

Esta cons­truc­ción de un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co nos debe lle­var a un momen­to de tran­si­ción, entre lo cons­ti­tui­do y lo cons­ti­tu­yen­te, que nos empu­je a com­pli­car la demo­cra­cia, a rein­ven­tar­la. Una nue­va demo­cra­cia que cree rup­tu­ras con esta socie­dad post­po­lí­ti­ca de adiós a las ideo­lo­gías y que ayu­de a res­truc­tu­rar todo el espa­cio social, logran­do una cohe­sión que impi­da la natu­ra­li­za­ción y coop­ta­ción de las luchas por par­te del pro­pio sis­te­ma con el obje­ti­vo de reba­jar su poten­cial trans­for­ma­dor.

Todo lo ante­rior debe ser rea­li­za­do, ade­más, tenien­do que supe­rar el mie­do de nues­tra pro­pia sub­je­ti­vi­dad, no tan­to a la lucha, sino a la vic­to­ria. Sabe­mos resis­tir y sabe­mos luchar, y ante la resis­ten­cia y la lucha, la derro­ta es rela­ti­va­men­te más fácil de supe­rar. Pero el mie­do a la vic­to­ria, el mie­do a ganar en vano, a repe­tir lo que otros ya hicie­ron antes no con­si­guien­do trans­for­mar las cosas, sino sim­ple­men­te res­tau­ran­do, o en el mejor de los casos refor­man­do lo ya exis­ten­te, es un mie­do que para­li­za, que nos deja inmó­vi­les ante la mag­ni­tud del reto al que nos enfren­ta­mos. Como pode­mos por lo tan­to pen­sar en una vic­to­ria que abra nue­vos hori­zon­tes de trans­for­ma­ción es un dile­ma fun­da­men­tal que debe pen­sar la izquier­da en la tran­si­ción, pre­gun­ta nuclear de su pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te.

En Boli­via se lle­gó al gobierno a tra­vés de unas elec­cio­nes demo­crá­ti­cas (según el esque­ma de la demo­cra­cia libe­ral bur­gue­sa) y a par­tir de ese momen­to se ha ejer­ci­do el poder de una mane­ra no-esta­tal, for­ta­le­cien­do orga­ni­za­ti­va, orgá­ni­ca y eco­nó­mi­ca­men­te a los movi­mien­tos socia­les y pue­blos indí­ge­nas, para com­pen­sar, de algu­na mane­ra, el debi­li­ta­mien­to que pro­vo­ca ges­tio­nar el poder. Pero en cual­quier caso, se ha elu­di­do la red de repre­sen­ta­ción polí­ti­co-esta­tal, en una situa­ción que obje­ti­va­men­te no tie­ne sali­da, por­que no hay teo­ría escri­ta ni ten­den­cia obje­ti­va que mues­tre la for­ma de huir de esa con­tra­dic­ción. En Boli­via se ha opta­do por la hete­ro­do­xa sali­da de, en pala­bras de su vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra, cabal­gar esas con­tra­dic­cio­nes. En ese sen­ti­do, tene­mos que ser muy cons­cien­tes de que en Eus­kal Herria nos va a tocar lidiar con con­tra­dic­cio­nes, arti­cu­lar luchas, cons­truir pro­yec­to, mien­tras se pien­sa en el poder, el gobierno y el Esta­do, y enfren­tar­se, con res­pe­to pero sin mie­do, a esas con­tra­dic­cio­nes de la ges­tión del poder.

No esta­mos solos en ese camino. En tan­to peri­fe­ria del Nor­te, tene­mos un camino natu­ral que reco­rrer con los pue­blos del Sur, des­de el res­pe­to y una pro­fun­da con­vic­ción inter­na­cio­na­lis­ta, com­par­tien­do y apren­dien­do de las expe­rien­cias trans­for­ma­do­ras. La resa­ca de la impo­si­ción neo­li­be­ral ya esta comen­zan­do a lle­gar, y qui­zás la expe­rien­cia del Sur, que ya la sufrió con una déca­da de ade­lan­to pues allí no cons­tru­ye­ron Esta­do del Bien­es­tar que sir­vie­ra de col­chón (no por­que no lo desea­ran sino por­que el Nor­te cons­tru­yo el suyo gra­cias a la trans­fe­ren­cia de recur­sos y capi­tal des­de el Sur), nos pue­de dar algu­nas cla­ves de cómo enfren­tar el neo­li­be­ra­lis­mo, es decir, el capi­ta­lis­mo des­po­ja­do de cual­quier dis­fraz que pudie­ra tener ante­rior­men­te.

Estos son los retos futu­ros. Nadie dijo que fue­se fácil, pero la cri­sis estruc­tu­ral nos ha abier­to una opor­tu­ni­dad que no pode­mos dejar pasar. Esta­mos en un momen­to his­tó­ri­co, y debe­mos dar un paso ade­lan­te, la teo­ría sin pra­xis revo­lu­cio­na­ria no sir­ve de nada, sal­ga­mos a las calles a cons­truir ese pro­yec­to polí­ti­co que nos ayu­de a avan­zar en la libe­ra­ción nacio­nal y social de nues­tros pue­blos.

* Pro­lo­go a la edi­ción de ¡Bien­ve­ni­dos a tiem­pos intere­san­tes! de Sla­voj Žižek, edi­to­rial Txa­la­par­ta, Eus­kal Herria, abril 2012

** Gra­cias a Sla­voj Zizek por la cesión de los dere­chos de publi­ca­ción, a la Vice­pre­si­den­cia del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via por las faci­li­da­des otor­ga­das para la edi­ción de este libro, y a Ale­jan­dra San­ti­lla­na por los comen­ta­rios crí­ti­cos que han enri­que­ci­do este pro­lo­go

Biblio­gra­fía de Sla­voj Žižek uti­li­za­da

El subli­me obje­to de la ideo­lo­gía, Siglo XXI, Méxi­co, 1992.

Estu­dios Cul­tu­ra­les. Refle­xio­nes sobre el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, Pai­dós, Bue­nos Aires, 1998 (con Fre­dric Jame­son).

Con­tin­gen­cia, Hege­mo­nía, Uni­ver­sa­li­dad, Fon­do de Cul­tu­ra Eco­nó­mi­ca, Bue­nos Aires, 2003 (con Judith Butler y Ernes­to Laclau).

En defen­sa de la into­le­ran­cia, Sequi­tur, Madrid, 2007.

Sobre la vio­len­cia. Seis refle­xio­nes mar­gi­na­les, Pai­dós, Bar­ce­lo­na, 2009.

Lenin reac­ti­va­do. Hacia una polí­ti­ca de la ver­dad, Akal, Madrid, 2010.

¡Bien­ve­ni­dos a tiem­pos intere­san­tes!, Vice­pre­si­den­cia del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, La Paz, 2010.

Pri­me­ro como tra­ge­dia, des­pués como far­sa, Akal, Madrid, 2011.

En defen­sa de cau­sas per­di­das, Akal, Madrid, 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *