[Fotos] Ahaz­tuak 1936 – 1977 sub­ra­yó en Zarautz su com­pro­mi­so prác­ti­co con todas las vic­ti­mas del fran­quis­mo y con todos los lucha­do­res antifascistas

En una com­ple­ta jor­na­da a la aso­cia­ción de vic­ti­mas del gol­pe de esta­do, de la repre­sión y del régi­men fran­quis­tas Ahaz­tuak 1936 – 1977 se reafir­mó ayer en Zarautz en su lucha por la Memo­ria His­tó­ri­ca Demo­cra­ti­ca y Anti­fas­cis­ta de Eus­ka­la Herria y en su deman­da de «ver­dad, repa­ra­ción y jus­ti­cia para todas las vic­ti­mas del fran­quis­mo y para todos los lucha­do­res con­tra ese régi­men».

Este recla­mo de inclu­sión de todas las vic­ti­mas y de todos los lucha­do­res ha sido el eje cen­tral del IV Oroi­me­na­ren Egu­na /​IV Dia de la Memo­ria que la aso­cia­ción cele­bró ayer en la loca­li­dad gipuz­koa­na y que comen­zó en el cemen­te­rio delan­te de la tum­ba de Jon Pare­des «Txi­ki», uno de los fusi­la­dos el 27 de Sep­tiem­bre de 1975 en loq ue fue­ron las ulti­mas con­de­nas a muer­te dic­ta­das y eje­cu­ta­das por los tri­bu­na­les franquistas.

Varias dece­nas de per­so­nas se con­cen­tra­ron en el lugar entre ellas su madre y her­ma­nos jun­to con vete­ra­nos lucha­do­res anti­fas­cis­tas como Mar­ce­lo Usa­bia­ga ‑mili­ciano en 1936, diri­gen­te de la JSU e his­tó­ri­co mili­tan­te comunista‑, Juan Mari Feliu ‑mili­tan­te de EGI Bata­su­na, exi­lia­do y pre­so en las cár­ce­les franquistas‑, Jesús de Cos ‑enla­ce en las mon­ta­ñas cán­ta­bras de la VI Bri­ga­da Gue­rri­lle­ra del Nor­te, cono­ci­da como «Bri­ga­da Macha­do»… y con todos ellos fami­lia­res de muchas otras per­so­nas repre­sa­lia­das por el franquismo.

El acto comen­zó con una alo­cu­ción por par­te de un repre­sen­tan­te de Ahaz­tuak 1936 – 1977 que remar­có la inequi­vo­ca volun­tad y deter­mi­na­ción de esta aso­cia­ción de decir alto y cla­ro «que cual­quier oposi­tor al régi­men ins­tau­ra­do en el esta­do espa­ñol tras el gol­pe de esta­do del18 deJu­lio de 1936, tras la impo­si­ción por las armas de un gobierno fas­cis­ta, tie­ne nues­tro pleno reco­no­ci­mien­to y nues­tra ple­na con­si­de­ra­ción de lucha­dor anti­fas­cis­ta, inde­pen­dien­te­men­te de la orga­ni­za­ción a la que per­ten­cie­se o de la for­ma de lucha que emplea­se». En este sen­ti­do sub­ra­yó que «no hacer­lo asi sería cola­bo­rar con el man­te­ni­mien­to del mode­lo espa­ñol de impu­ni­dad para con los crí­me­nes del fran­quis­mo ayu­dan­do a que la ver­dad, el reco­no­ci­mien­to y la jus­ti­cia de las que son acree­do­res sigan sien­do yan inexis­ten­tes hoy como en el franquismo».

Una ofren­da flo­ral, un aurres­ku de honor y el can­to del «Eus­ko Gua­da­riak» y «La Inter­na­cio­nal» pusie­ron el pun­to final al ecto en el cementerio.

MEMORIA Y DIGNIDAD, NECESARIAS PARA CONSTRUIR EL FUTURO

Estas fue la con­sig­na que el vete­rano comu­nis­ta Mar­ce­lo Usa­bia­ga lan­zó a las per­so­nas que a la una del medio­dia se con­cen­tra­ron en la Herri­ko Pla­za de Zarautz y que hicie­ro emo­cio­nar­se a muchos de los pre­sen­tes. En el acto toma­ron par­te algo más de dos­cien­tas per­so­nas y estu­vo pesi­di­do por una pan­car­ta con el lema «Borro­ka­la­ri guz­tiak, bik­ti­ma guz­tiak» (Todos los lucha­do­res, todas las víc­ti­mas) y una silla cubier­ta por la iku­rri­ña y la ban­de­ra repu­bli­ca­na, sobre las cua­les se habia depo­si­ta­do un ramo de cla­ve­les rojos.

Antes que él des­de los orga­ni­za­do­res se dedi­có al acto a toda la ciu­da­da­nía que «con una con­cien­cia y una memo­ria cla­ra de lo que han cos­ta­do las con­quis­tas socia­les y labo­ra­les de los tra­ba­jo­res y el pue­blo, habeis saca­do ade­lan­te la huel­ga del pasa­do dia 29 fren­te al ata­que de la dere­cha y el Capi­tal, los mis­mos que his­to­ri­ca­men­te han uti­li­za­do todos los meto­dos a su alcan­ce para acu­mu­lar mas rique­za y poder sin impor­tar­les nada la exclu­sión y la pobre­za de miles y miles de per­so­nas». Tam­bien hubo unas pala­bras de recuer­do y reco­no­ci­mien­to para David Pérez San­tin, que fue­ra mili­ciano socia­lis­ta del Bata­llón «Pablo Igle­sias» y para Mau­ri Iru­re­ta­goie­na, zarautz­ta­rra cola­bo­ra­dor de la aso­cia­ción, ambos falle­ci­dos recientemente.

Unos emo­ti­vos ber­tsos recor­dan­do la impor­tan­cia de la Memo­ria para «saber quie­nes somos, de don­de veni­mos y a don­de que­re­mos ir» die­ron paso a la inter­ven­ción de un miem­bro de la aso­cia­ción orga­ni­za­do­ra que seña­ló que «ya es hora de rom­per el pac­to de hablar a media voz de lo que fue el geno­ci­dio fran­quis­ta y de el sufri­mien­to y los dere­chos aún no reco­no­ci­dos de sus vic­timas» y plan­teó que «ya ha lle­ga­do la hora de denun­ciar con pala­bras y con hechos a aque­llos poli­ti­cos e ins­ti­ru­cio­nes que siguen escu­dan­do­se en «lo his­tó­ri­co», «lo téc­ni­co» o «lo ins­ti­tu­cio­nal» para seguir man­te­nien­do ope­ra­ti­va la impu­ni­dad de los crí­me­nes del fran­quis­mo y a sus autores».

Como en la ante­rior edi­ción del Oroi­me­na­ren Egu­na tam­bien esta vez se hizo entre­ga de una pla­ca de cerá­mi­ca con el logo de Aha­zuak 1936 – 1977 a varias de las per­so­nas asis­ten­tes, en este caso a Mar­ce­lo Usa­bia­ga, a Anto­nia Manot ‑madre de Txi­ki- y a Juan Mari Feliu ‑com­pa­ñe­ro de mili­tan­cia de Jokin Arta­jo y Alber­to Asur­men­di- reco­no­cien­do­les a tra­ves e este ges­to «su entre­ga o la de sus ami­lia­res o com­pa­ñe­ros a la cau­sa de la liber­tad y de la ver­da­de­ra democracia».
Tras ello nue­va­men­te los pasos y los sones de un aurres­ku en memo­ria y honor de vic­ti­mas y lucha­do­res lle­nó el espa­cio de la Herri­ko Pla­za de Zarautz y pos­te­rior­men­te y con la mayo­ria de los asis­ten­tes puño en alto las notas del «Eus­ko Guda­riak» y «La Inter­na­cio­nal» daria por fina­li­za­do el acto, tras el cual una comi­da popu­lar en el gaz­tetxe de la loca­li­dad y un con­cier­to de Sal­va­dor Amor y Gabriel Orte­ga con su dis­co «Rojo can­cio­ne­ro y ban­de­ras rotas» pon­dría el bro­che final a una jor­na­da que des­de los orga­ni­za­do­res han cata­lo­ga­do de «agra­da­ble y exitosa».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.