Mega­mi­ne­ría y Mal­vi­nas. El neo­co­lo­nia­lis­mo del siglo XXI- MPR Que­bra­cho

Pre­ten­der cons­truir sobe­ra­nía en el tema Mal­vi­nas cuan­do a la vez se ena­je­nan las pro­pias rique­zas en un cir­cui­to neo­co­lo­nial como es el caso de la mine­ría, es atro­fiar las posi­bi­li­da­des his­tó­ri­cas de cons­truir una sobe­ra­nía ple­na en nues­tra Patria.

No alcan­zan las ínfu­las con que tar­día­men­te se cues­tio­na des­de el esta­do argen­tino la mili­ta­ri­za­ción del Atlán­ti­co Sur defi­nien­do errá­ti­ca­men­te al colo­nia­lis­mo como “un ana­cro­nis­mo”. [1] Y esta refle­xión ini­cial sería sim­ple­men­te un aná­li­sis sobre la retó­ri­ca ofi­cial y un sim­ple des­atino en la lec­tu­ra de la situa­ción actual si uno no advir­tie­ra que hay ele­men­tos estruc­tu­ra­les sobre los que se asien­ta la repro­duc­ción de la gober­na­bi­li­dad actual en Argen­ti­na que son de neto cor­te colo­nia­lis­ta, o podría­mos defi­nir como neo­co­lo­nia­lis­tas ya que si bien impor­tan los mis­mos obje­ti­vos tie­nen for­mas más suti­les para la depre­da­ción y el saqueo. Pero ade­más lejos de ser un ana­cro­nis­mo, dis­tan­te de ser una manio­bra a‑histórica, la apro­pia­ción de los recur­sos del Atlán­ti­co Sur con su pro­yec­ción sobre Antár­ti­da por par­te de Gran Bre­ta­ña es per­fec­ta­men­te com­pren­si­ble en la lógi­ca neo­co­lo­nial depre­da­do­ra con que se desa­rro­lla la eta­pa de la deses­pe­ra­ción en la decli­na­ción his­tó­ri­ca del capi­ta­lis­mo.

El saqueo y explo­ta­ción de los recur­sos ener­gé­ti­cos, ictí­co­las, de bio­di­ver­si­dad, como ade­más la pro­yec­ción sobre el con­ti­nen­te vir­gen res­pon­den a una reorien­ta­ción estra­té­gi­ca del mis­mo tenor que aque­lla con que se expli­ca el rear­ma­do del mapa del orien­te Medio y los luc­tuo­sos can­tos de gue­rra con­tra Irán.

La repen­ti­na mal­vi­ni­za­ción del dis­cur­so ofi­cial en Argen­ti­na se pro­du­ce, a nues­tro enten­der, como reac­ción a la esca­la­da agre­si­va que el Rei­no Uni­do de Gran Bre­ta­ña aco­me­te. Por eso no pode­mos dejar de seña­lar lo remi­sa y equí­vo­ca que resul­tó la polí­ti­ca exte­rior argen­ti­na que estos últi­mos años lejos de cen­tra­li­zar su polí­ti­ca en el recla­mo de sobe­ra­nía y denun­cia de lo que aho­ra pue­de ver en die­ci­séis encla­ves colo­nia­lis­tas en el mun­do, se limi­tó a hacer­le de coro al mon­ta­je sio­nis­ta impe­ria­lis­ta para estig­ma­ti­zar a la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, ocu­pan­do más lugar en sus dis­cur­sos los ana­te­mas con­tra Irán acu­sán­do­lo de los aten­ta­dos de DAIA-AMIA que los recla­mos con­tra la ocu­pa­ción colo­nial bri­tá­ni­ca, sin alcan­zar a com­pren­der que resul­ta­ba a la vez vec­tor y víc­ti­ma de la mis­ma tram­pa de neo­co­lo­ni­za­ción.

Este camino errá­ti­co que el gobierno argen­tino reco­rre está per­ma­nen­te­men­te expues­to a las ten­sio­nes pro­pias del nue­vo esce­na­rio que se va con­fi­gu­ran­do en nues­traa­mé­ri­ca y de las luchas popu­la­res que inten­tan impo­ner orien­ta­cio­nes; así enton­ces como pue­de ser pilar de Una­sur, pero no tie­ne en su agen­da ni remo­ta­men­te la posi­bi­li­dad de inte­grar­se al ALBA, o así como ali­men­ta la Celac no deja de seña­lar su ads­crip­ción y fe en la OEA.

La dispu­ta por Mal­vi­nas es la más gran­de con­tro­ver­sia terri­to­rial y de sobe­ra­nía marí­ti­ma que exis­te actual­men­te en el mun­do, Gran Bre­ta­ña dispu­ta a la Argen­ti­na más de 3.000.000 de km2 de pla­ta­for­ma con­ti­nen­tal en Mal­vi­nas, Geor­gias, Orca­das, Sánd­wich y Antár­ti­da. Impli­ca una enor­me super­fi­cie mari­na y sub­ma­ri­na que se extien­de des­de áreas adya­cen­tes a las cos­tas pata­gó­ni­cas y el sur de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, a tra­vés del Atlán­ti­co Sur y sus islas has­ta el Polo Sur. No exis­te en el mun­do con­tro­ver­sia algu­na de esta mag­ni­tud. [2]

En 1990 Argen­ti­na y Gran Bre­ta­ña fir­man el Tra­ta­do de Madrid por el cual Argen­ti­na se com­pro­me­te a “dejar de lado la cues­tión de la sobe­ra­nía” y logar coope­ra­ción comer­cial entre ambas par­tes. Esta ver­da­de­ra capi­tu­la­ción que el gobierno neo­li­be­ral de Menem fir­mó con Gran Bre­ta­ña no sólo sus­pen­dió ver­gon­zo­sa­men­te los recla­mos argen­ti­nos sino que ade­más per­mi­tió un nivel de pene­tra­ción comer­cial neo­co­lo­nial bri­tá­ni­ca como sólo se había pro­du­ci­do en el mar­co del Tra­ta­do Anglo-Argen­tino de la épo­ca riva­da­via­na en 1825. [3] Este nue­vo tra­ta­do de capi­tu­la­ción con­tem­pla la pro­tec­ción recí­pro­ca de las inver­sio­nes pri­va­das a la vez que se rubri­ca un Acuer­do de Pro­mo­ción y Pro­tec­ción de Inver­sio­nes bri­tá­ni­cas en Argen­ti­na. Dicho Tra­ta­do aún está en vigen­cia y en tan­to no se renun­cie y deplo­re al mis­mo, es impo­si­ble dis­cu­tir seria­men­te sobre sobe­ra­nía.

La cues­tión de sobe­ra­nía no debie­ra limi­tar­se a las reac­cio­nes fren­te a los ata­ques, no debie­ra arrin­co­nar­se en la lumi­no­si­dad de la retó­ri­ca encen­di­da, sino que debie­ra ser estruc­tu­ran­te en la cons­truc­ción de una patria jus­ta y libre, que no pue­de ser tal sin ser sobe­ra­na.

Per­sis­ten­cias neo­co­lo­nia­les, la mega­mi­ne­ría depre­da­do­ra

No sólo el Tra­ta­do de Madrid es la heren­cia neo­co­lo­nial que aún per­sis­te en Argen­ti­na y que mania­ta sus inten­cio­nes de recu­pe­ra­ción de sobe­ra­nía. En 1994 la cla­se polí­ti­ca argen­ti­na mayo­ri­ta­ria­men­te con­va­li­da el Pac­to de Oli­vos que otor­ga­rá una Cons­ti­tu­ción Nacio­nal de neto cor­te neo­li­be­ral que ade­más al “pro­vin­cia­li­zar” los bie­nes comu­nes vehi­cu­li­za­rá la explo­ta­ción extran­je­ra de los mis­mos a expen­sas de los humo­res de los cau­di­llos pro­vin­cia­les. Los ante­ce­den­tes cons­ti­tu­cio­na­les pre­vios rei­vin­di­ca­ban los recur­sos natu­ra­les y bie­nes comu­nes como pro­pie­dad de la nación. El artícu­lo 40 de la Cons­ti­tu­ción nacio­na­lis­ta pero­nis­ta de 1949 no sólo con­tem­pla­ba la pro­pie­dad nacio­nal sino ade­más los con­si­de­ra­ba valor impres­crip­ti­ble e inalie­na­ble del pue­blo. [4]
Esta herra­mien­ta cons­ti­tu­cio­nal y el Códi­go Mine­ro son los ins­tru­men­tos jurí­di­cos que posi­bi­li­ta­rán y faci­li­ta­rán una for­ma de explo­ta­ción depre­da­do­ra y saquea­do­ra como es la mine­ría a cie­lo abier­to. [5] Y ade­más el saqueo hidro­car­bu­rí­fe­ro faci­li­ta­do por el des­gua­ce y pri­va­ti­za­ción neo­li­be­ral de la empre­sa esta­tal YPF [6] para ofre­cer con­ce­sio­nes de explo­ta­ción a las mul­ti­na­cio­na­les.

El Tra­ta­do de com­ple­men­ta­ción mine­ra argen­tino-chi­leno fir­ma­do en el año 2000 es una de las expre­sio­nes más abyec­tas de cipa­yis­mo. Las cor­po­ra­cio­nes mine­ras que pro­mo­vie­ron este acuer­do bus­ca­ban tres obje­ti­vos fun­da­men­ta­les: Pri­me­ro que los mine­ra­les argen­ti­nos pudie­ran salir a tra­vés de puer­tos del pací­fi­co; segun­do crear una suer­te de “esta­do vir­tual” den­tro de los lími­tes terri­to­ria­les de los dos esta­dos median­te lo que lla­man “Área de Ope­ra­cio­nes” que está bajo la órbi­ta admi­nis­tra­ti­va e inclu­so mili­tar de las cor­po­ra­cio­nes y por últi­mo levan­tar las res­tric­cio­nes a la pro­pie­dad extran­je­ra en zonas limí­tro­fes.

Según el “Mining Jour­nal”, voce­ro de las cor­po­ra­cio­nes mine­ras, Argen­ti­na se ubi­ca entre los diez pri­me­ros paí­ses por su poten­cial mine­ro. Toda la mine­ría argen­ti­na está en manos de cor­po­ra­cio­nes pri­va­das sien­do la prin­ci­pal la Barricks Gold y sus “empre­sas facha­das”.

Una sim­ple mira­da sobre las estruc­tu­ras de pro­pie­dad de las empre­sas que explo­tan y saquean nues­tro país nos per­mi­te adver­tir un entra­ma­do per­ver­so que recu­rren­te­men­te nos lle­va a los capi­ta­les bri­tá­ni­cos y esta­dou­ni­den­ses.

Los capi­ta­les que con­tro­lan más del 52% de las accio­nes de la Barrick Gold per­te­ne­cen a sie­te com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas e ingle­sas:

1. The Capi­tal Group (prin­ci­pal fon­do de inver­sión esta­dou­ni­den­se);
2. Tra­de­winds Glo­bal Inves­tors (USA);
3. Ban­co Bar­clays (UK) es el prin­ci­pal accio­nis­ta de Desire Petro­leum Plc, otra de las empre­sas ingle­sas que explo­ran en Mal­vi­nas;
4. NWQ Invest­ment Mana­ge­ment (USA) ade­más de en la Barrick Gold tie­ne accio­nes en Citi­group, Moto­ro­la, Lockheed Mar­tin y JP Mor­gan Cha­se & Co.;
5. Lord Abbett & Co. (USA) uno de sus direc­to­res es el repu­bli­cano William “Bucky” Bush, es accio­nis­ta de la empre­sa Halli­bur­ton;
6. Blac­krock (USA) es el prin­ci­pal accio­nis­ta de la petro­le­ra anglo­nor­te­ame­ri­ca­na BP. Blac­krock es accio­nis­ta de Fal­kland Oil and Gas y Bor­ders & Southern Petro­leum, las otras dos com­pa­ñías petro­le­ras que bus­can cru­do en Mal­vi­nas ;
7. Fide­lity Mana­ge­ment & Research (USA) actual­men­te es uno de los prin­ci­pa­les accio­nis­tas, jun­to el Bar­clays, de Occi­den­tal Petro­leum (Oxy), pan­ta­lla de Barricks. [7]

En las tres prin­ci­pa­les petro­le­ras que explo­tan y saquean ile­gal­men­te el petró­leo nues­tro­ame­ri­cano del Atlán­ti­co Sur ( Southern Petro­leum, Fal­kland Oil, Desire Petro­leum) hay capi­ta­les rela­cio­na­dos con la Barricks y las mine­ras que depre­dan y saquean el terri­to­rio con­ti­nen­tal. El veto a la ley que pro­te­gía los gla­cia­res (ley 26418) en 2008 expon­drá dra­má­ti­ca­men­te la pene­tra­ción y sobre­de­ter­mi­na­ción que la Barricks Gold tie­ne en el esta­do argen­tino.

No ver esta aso­cia­ción es negar inge­nua­men­te la situa­ción de neo­co­lo­nia­lis­mo que pade­ce­mos. El pro­ble­ma de la mega­mi­ne­ría no es sólo por los desas­tres que en mate­ria ambien­tal pro­du­cen en nues­tras tie­rras o por el saqueo de rique­zas que supo­nen sino tam­bién por­que com­bi­nan y refuer­zan un teji­do de depen­den­cia y colo­nia­lis­mo.

No nos resul­ta difi­cul­to­so expo­ner enton­ces a par­tir de lo escri­to la pene­tra­ción neo­co­lo­nial en nues­tro país y seña­lar jus­ta­men­te esto como una de las debi­li­da­des que sufri­mos para plan­tear un pro­ce­so genuino de recu­pe­ra­ción de sobe­ra­nía nacio­nal. Si tene­mos acuer­dos de pro­tec­ción comer­cial pre­fe­ren­cial con quie­nes depre­dan y saquean nues­tros bie­nes comu­nes con el acuer­do de los gober­na­do­res es muy difí­cil plan­tear una polí­ti­ca de auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía.

En los últi­mos 20 años Ingla­te­rra des­co­no­cien­do los dere­chos sobe­ra­nos argen­ti­nos ha avan­za­do des­ver­gon­za­da­men­te en la apro­pia­ción de nues­tro terri­to­rio, exten­dien­do fron­te­ras de pla­ta­for­ma sub­ma­ri­na. La inclu­sión de una por­ción terri­to­rial argen­ti­na como terri­to­rios de ultra­mar en el Tra­ta­do de Lis­boa (2008) por par­te de los miem­bros de Unión Euro­pea no sólo es una con­cep­tua­li­za­ción neo­co­lo­nial que des­de­ña nues­tra sobe­ra­nía de par­te de los pode­ro­sos del mun­do sino que nos seña­la el camino de la cons­truc­ción de la pro­pia sobe­ra­nía; Mal­vi­nas por ser argen­ti­nas son nues­tro­ame­ri­ca­nas y como tales deben con­tem­plar­se y defen­der­se.

El camino nues­tro­ame­ri­cano

Varias y con­tun­den­tes son las seña­les que los gobier­nos y pue­blos de nues­traa­mé­ri­ca mani­fies­tan en con­tra de la usur­pa­ción bri­tá­ni­ca.
Los gobier­nos de la Unión de Nacio­nes Sur­ame­ri­ca­nas (Una­sur) acor­da­ron impe­dir que atra­quen en sus puer­tos buques que enar­bo­len la “ban­de­ra ile­gal de las islas Mal­vi­nas”. La deci­sión tam­bién impli­ca que los gobier­nos fir­man­tes infor­ma­rán a la Argen­ti­na sobre el movi­mien­to de buques hidro­car­bu­rí­fe­ros que se diri­jan a las Islas Mal­vi­nas, Geor­gias y Sand­wich del Sur.
La Celac emi­tió una decla­ra­ción de fuer­te res­pal­do a los recla­mos argen­ti­nos con­tra la usur­pa­ción terri­to­rial bri­tá­ni­ca.

Los gobier­nos de Uru­guay [8] y Bra­sil [9] alter­na­ti­va­men­te han impe­di­do atra­car buques de ban­de­ra ingle­sa que se diri­gían a apor­tar logís­ti­ca para el saqueo de Mal­vi­nas. Pero el gobierno argen­tino a tra­vés del Minis­te­rio de Pla­ni­fi­ca­ción auto­ri­zó en 2011 abas­te­ci­mien­to de com­bus­ti­ble a los buques que van rum­bo a Mal­vi­nas y legi­ti­ma que buques de ban­de­ra ingle­sa tra­ba­jen en la cuen­ca Mal­vi­nas para Rep­sol, Pan Ame­ri­can y Petro­bras. [10] Seme­jan­te con­duc­ta des­ati­na­da auto­ri­zan­do a buques bri­tá­ni­cos tra­ba­jos de per­fo­ra­ción en bus­ca de petró­leo en aguas terri­to­ria­les argen­ti­nas de la cuen­ca Mal­vi­nas está al bor­de de la con­tra­dic­ción de las decla­ra­cio­nes de Una­sur y Celac.

Las mue­cas mal­vi­ne­ras de algu­nos altos fun­cio­na­rios del gobierno argen­tino reco­men­dan­do no nego­ciar con empre­sas de ori­gen bri­tá­ni­co son sim­ple­men­te eso, mue­cas patrio­te­ras, des­po­ja­das de efec­ti­vi­dad, pues­to que están for­mu­la­das en el mar­co de un gobierno que no ter­mi­na de resol­ver un replan­teo real de las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas y comer­cia­les fren­te a una poten­cia colo­nial que está usur­pan­do terri­to­rio nacio­nal.

La cum­bre de ALBA mos­tra­rá a varios pre­si­den­tes nues­tro­ame­ri­ca­nos plan­tean­do su fir­me deci­sión de apo­yar a la Argen­ti­na e inclu­so será el pre­si­den­te de Ecua­dor Rafael Correa quien pro­pon­drá ana­li­zar la posi­bi­li­dad de san­cio­nes “más con­tun­den­tes, más efec­ti­vas” como podría ser un blo­queo comer­cial lati­no­ame­ri­cano a Gran Bre­ta­ña.

Decía­mos que el Tra­ta­do de Lis­boa ade­más de ofen­der nues­tra sobe­ra­nía mues­tra un camino a reco­rrer. Para avan­zar en la solu­ción de estos pro­ble­mas debe­mos comen­zar a tra­ba­jar en los tér­mi­nos de sobe­ra­nía com­par­ti­da, en soli­da­ri­dad con todos los paí­ses de Nues­tra­mé­ri­ca, dado que las afren­tas que se cier­nen sobre unos, impli­can una ame­na­za hacia el res­to. Esto lo seña­la­ba Lula cuan­do habla­ba del Atlán­ti­co Sur como Ama­zo­nas azul. Son tiem­pos estos de inte­gra­cio­nis­mo regio­nal nues­tro­ame­ri­cano, son tiem­pos don­de el pan­ame­ri­ca­nis­mo pro impe­ria­lis­ta está en ple­na decli­na­ción. Es la hora his­tó­ri­ca la que empu­ja a redi­men­sio­nar las nocio­nes de sobe­ra­nía y terri­to­ria­li­dad gran­na­cio­na­les, de Sura­mé­ri­ca uni­da.

No podrá poner­se fin al pilla­je bri­tá­ni­co en Mal­vi­nas sin la recu­pe­ra­ción de la pro­pie­dad y sobe­ra­nía sobre nues­tros bie­nes comu­nes, su explo­ta­ción esta­tal, la com­pren­sión de su poten­cia­li­dad como herra­mien­tas de desa­rro­llo, com­ple­men­ta­rie­dad e inte­gra­ción regio­na­les. Mien­tras per­sis­tan acuer­dos que vehi­cu­li­zan y repro­du­cen situa­cio­nes de depre­da­ción y saqueo neo­co­lo­nial como se da con el Tra­ta­do de Madrid de pro­tec­ción de inver­sio­nes bri­tá­ni­cas, en las áreas de la mine­ría, de la ener­gía (que ade­más son áreas en manos de capi­ta­les cóm­pli­ces del pilla­je pira­ta en Mal­vi­nas) será muy débil la posi­ción argen­ti­na para recu­pe­rar Mal­vi­nas.

Recu­pe­rar Mal­vi­nas no sola­men­te se tra­ta de sobe­ra­nía y rique­za sino ade­más se tra­ta de des­ba­ra­tar la mili­ta­ri­za­ción del Atlán­ti­co Sur como uno de los pasos nece­sa­rios en la recon­fi­gu­ra­ción estra­té­gi­ca de la alian­za blan­ca anglo­nor­te­ame­ri­ca­na por sos­te­ner su hege­mo­nía mun­dial, en ple­na eta­pa de deses­pe­ra­ción y cri­sis capi­ta­lis­ta. Se tra­ta enton­ces de una lucha anti­im­pe­ria­lis­ta.

Notas

[1] Dis­cur­so Cris­ti­na Kirch­ner en el salón de los Patrio­tas Lati­no­ame­ri­ca­nos, Casa Rosa­da, BS AS. 7 de febre­ro de 2012
[2] Libro Habla Que­bra­cho: Patria o Saqueo, ed el río Sue­na, BS AS 2010.
[3] Tra­ta­do anglo-argen­tino del 2 de febre­ro de 1825 que inclu­ye un artícu­lo de “nación más favo­re­ci­da” a Ingla­te­rra res­pec­to de ter­ce­ros paí­ses que pre­ten­dan inver­tir en Argen­ti­na.
[4] Artícu­lo 40 – (…)Los mine­ra­les, las caí­das de agua, los yaci­mien­tos de petró­leo, de car­bón y de gas, y las demás fuen­tes natu­ra­les de ener­gía, con excep­ción de los vege­ta­les, son pro­pie­dad impres­crip­ti­bles e inalie­na­bles de la Nación, con la corres­pon­dien­te par­ti­ci­pa­ción en su pro­duc­to que se con­ven­drá con las pro­vin­cias(…)
Los ser­vi­cios públi­cos per­te­ne­cen ori­gi­na­ria­men­te al Esta­do, y bajo nin­gún con­cep­to podrán ser ena­je­na­dos o con­ce­di­dos para su explo­ta­ción. Los que se halla­ran en poder de par­ti­cu­la­res serán trans­fe­ri­dos al Esta­do, median­te com­pra o expro­pia­ción con indem­ni­za­ción pre­via, cuan­do una ley nacio­nal lo deter­mi­ne.(…)
[5] Es la extrac­ción de mine­ra­les de baja ley (poca con­cen­tra­ción en gran­des exten­sio­nes de roca). La extrac­ción de los meta­les comien­za con la vola­du­ra de la mon­ta­ña, qui­tan­do la capa super­fi­cial de vege­ta­ción y extra­or­di­na­rias can­ti­da­des de sue­lo y sub­sue­lo, usan­do explo­si­vos y gigan­tes­cas palas que pue­den reti­rar 50 m³ de roca de una vez. Los explo­si­vos requie­ren de gran­des can­ti­da­des de ener­gía y agua, y se pro­du­cen miles de tone­la­das de dese­chos que se vier­ten en las escom­bre­ras. Para extraer solo 0.01 onzas de oro, las com­pa­ñías mine­ras nece­si­tan remo­ver y des­truir una tone­la­da de sue­lo. Un sólo ani­llo de oro (menos de 28 gra­mos), se obtie­ne de 3 tone­la­das de roca (3000 kilo­gra­mos) y deja 20 tone­la­das de escom­bros. Para sepa­rar el metal con­te­ni­do en la roca así frag­men­ta­da, se emplean subs­tan­cias quí­mi­cas tóxi­cas, que se van acu­mu­lan­do en el ambien­te. Este pro­ce­so que sepa­ra la mate­ria desea­da del cuer­po que lo con­tie­ne, se deno­mi­na lixi­via­ción. El líqui­do disol­ven­te emplea­do para sepa­rar el oro, la pla­ta u otros mine­ra­les de la roca, es el cia­nu­ro de sodio. Es lle­va­do a cabo en gran­des pla­ta­for­mas que pue­den medir has­ta más de 50 hec­tá­reas. Lue­go de haber cum­pli­do su fun­ción, ese cia­nu­ro es derra­ma­do en los ríos y arro­yos, los que irán con­ta­mi­nan­do a su paso pai­sa­jes y pobla­cio­nes.
[6] Yaci­mien­tos Petro­lí­fe­ros Fis­ca­les (YPF) se pri­va­ti­za en 1989 duran­te el gobierno de Car­los Menem. Argen­ti­na se con­vier­te así en el pri­mer y úni­co país en el con­ti­nen­te que des­ar­ti­cu­ló la capa­ci­dad esta­tal de regu­lar, ges­tio­nar y pla­ni­fi­car la explo­ta­ción de uno de los recur­sos natu­ra­les más pre­cia­dos, no reno­va­ble, esca­so y estra­té­gi­co del mun­do, el petró­leo; y lo hizo con una cele­ri­dad e irres­pon­sa­bi­li­dad inusi­ta­das en lo que a los aná­li­sis y pre­vi­sión de sus con­se­cuen­cias refe­ría, sub­va­lua­da y dejan­do a las zonas don­de pro­du­cía total­men­te devas­ta­das. La valua­ción de estos yaci­mien­tos no debía bajar de 4.300 millo­nes de dóla­res; la ven­ta final­men­te se pac­to en alre­de­dor de 1.800 y los índi­ces de des­ocu­pa­ción en la zona de influen­cia de la empre­sa ascen­die­ron a más del 30% de la pobla­ción local.
[7] www​.noa​la​mi​na​.org
[8] Se tra­ta de la fra­ga­ta HMS Glou­ces­ter D‑96, había pedi­do auto­ri­za­ción para entrar al puer­to de la capi­tal uru­gua­ya para abas­te­cer­se de víve­res y com­bus­ti­bles mien­tras iba de trán­si­to a las islas.En 2006, Argen­ti­na había pedi­do a los paí­ses veci­nos que no faci­li­ten el uso de sus puer­tos o aero­puer­tos a buques o aero­na­ves mili­ta­res bri­tá­ni­cos que con­tri­bu­yen a sos­te­ner la ocu­pa­ción de terri­to­rios en dispu­ta con el Rei­no Uni­do. En 2007 el gobierno del ex pre­si­den­te Taba­ré Váz­quez impi­dió al des­truc­tor HMS Not­tingham, que patru­lla­ba en las Mal­vi­nas, hacer esca­la en el puer­to de Mon­te­vi­deo.
[9] El buque de gue­rra bri­tá­ni­co HMS Cly­de, pro­ce­den­te de las Islas Mal­vi­nas, en enero de 2011 no pudo ama­rrar en el puer­to de Río de Janei­ro lue­go que el fla­man­te gobierno de Dil­ma Rous­seff le nega­ra el per­mi­so.
[10] Es el caso del bar­co de ban­de­ra Bri­tá­ni­ca “Ste­na Drill”, de explo­ra­ción petro­le­ra, auto­ri­za­do por el gobierno argen­tino a tra­ba­jar den­tro de las aguas juris­dic­cio­na­les argen­ti­nas en el pro­gra­ma don­de la com­pa­ñía Rep­sol YPF, en socie­dad con la bra­si­le­ña Petro­bras y Pan Ame­ri­can Energy, explo­ra­rá en la cuen­ca de Mal­vi­nas, a 300 kiló­me­tros de Río Gran­de, Tie­rra del Fue­go, fue­ra de la zona con­tro­la­da por Ingla­te­rra. Los buques “Nor­mand Bal­tic” y “Nor­mand Skar­ven” de ori­gen bri­tá­ni­co se abas­te­cen en puer­tos argen­ti­nos y tra­ba­jan en explo­ra­ción en la cuen­ca oes­te de Mal­vi­nas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *