Razo­nes eco­nó­mi­cas y mili­ta­res para la últi­ma agre­sión a Gaza- Ser­gio Yah­ni

Israel rom­pió el alto el fue­go y des­ató la últi­ma ola de vio­len­cia en la fran­ja de Gaza. Comen­zó el vier­nes 9 de mar­zo con los ase­si­na­tos de Zuheir Al Qai­si, secre­ta­rio gene­ral del los Comi­tés Popu­la­res de Resis­ten­cia, y de Ahmad Al-Hana­ni, apa­ren­te­men­te un alto miem­bro en la orga­ni­za­ción. El Ejér­ci­to jus­ti­fi­có estas muer­tes decla­ran­do que ambos se habían encon­tra­do para «pla­ni­fi­car un ata­que terro­ris­ta des­de la penín­su­la del Sinaí en los pró­xi­mos días». Los comi­tés res­pon­die­ron dis­pa­ran­do cohe­tes sobre el terri­to­rio israe­lí. Al mar­gen de las expli­ca­cio­nes ofi­cia­les. ¿Cuá­les son las ver­da­de­ras razo­nes de Tel Aviv para reabrir el con­flic­to? El nue­vo sis­te­ma de inter­cep­ta­ción de misi­les y los nego­cios arma­men­tís­ti­cos hebreos, que uti­li­zan Gaza como cam­po de prue­bas, podrían estar detrás de la nue­va agre­sión con­tra la Fran­ja.

Los man­dos mili­ta­res habían pre­vis­to que, ante un hipo­té­ti­co bom­bar­deo, se pro­du­ci­ría una res­pues­ta. Pero con­fia­ban en la capa­ci­dad de su nue­vo sis­te­ma de inter­cep­ta­ción de misi­les, «Iron Dome» (cúpu­la de hie­rro) para pro­te­ger a su pobla­ción y trans­for­mar el con­flic­to en una ofen­si­va uni­la­te­ral. Había muchas razo­nes para que­rer expe­ri­men­tar con este escu­do y esta ha sido la pri­me­ra oca­sión en la que se ha pro­ba­do en con­di­cio­nes de com­ba­te. Israel lo ven­de como un paso más en la pro­tec­ción del sur de su Esta­do, lugar don­de caen los cohe­tes lan­za­dos des­de Gaza. Pero no se pue­de pasar por alto los intere­ses de Israel en comer­cia­li­zar su escu­do anti­mi­si­les, pro­du­ci­do por la empre­sa «Rafael Advan­ced Defen­se Sys­tems Ltd».

¿Qué es «Iron Dome»? Se tra­ta de un sis­te­ma para con­tra­rres­tar misi­les de cor­to alcan­ce y pro­yec­ti­les de arti­lle­ría de 155 mm con un alcan­ce de has­ta 70 kiló­me­tros. Tie­ne tres com­po­nen­tes cen­tra­les: radar de detec­ción y segui­mien­to cons­trui­do por Elta, sis­te­ma de ges­tión de com­ba­te y con­trol de armas (BMC), desa­rro­lla­do por mPrest Sys­tems, com­pa­ñía de soft­wa­re israe­lí, sub­si­dia­ria de Rafael. El ter­ce­ro es la uni­dad que lan­za misi­les inter­cep­to­res, de tipo Tamir, equi­pa­dos con cen­so­res elec­tro-ópti­cos y ale­tas direc­cio­na­les de alta manio­bra­bi­li­dad. El radar detec­ta el lan­za­mien­to del cohe­te a ser inter­cep­ta­do y su tra­yec­to­ria. En ese momen­to, el BMC cal­cu­la el pun­to de impac­to y deci­de si un obje­ti­vo pre­de­ter­mi­na­do se encuen­tra ame­na­za­do. En caso afir­ma­ti­vo, se dis­pa­ra el misil.

«Iron Dome» fue desa­rro­lla­do tenien­do en men­te su ven­ta en el mer­ca­do inter­na­cio­nal. Des­de octu­bre del 2011 Rafael com­pi­te en un con­cur­so emi­ti­do por el Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos para el sumi­nis­tro de sis­te­mas de inter­cep­ción de misi­les de cor­to alcan­ce. En él, Rafael com­pi­te con las gigan­tes nor­te­ame­ri­ca­nas, Lockheed Mar­tin y North­rop Grum­man Spa­ce & Mis­sion Sys­tems. Según publi­ca­ba «Avia­tion Week» estas dos empre­sas reci­bie­ron, en febre­ro del 2008, un total de 8,6 millo­nes de dóla­res y 5,9 millo­nes de dóla­res res­pec­ti­va­men­te para el dise­ño de pro­to­ti­pos de sis­te­mas simi­la­res que debe­rían pre­sen­tar al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano has­ta fina­les de aquel mis­mo año. No obs­tan­te, estas no son las úni­cas com­pa­ñías que han desa­rro­lla­do sis­te­mas de inter­cep­ta­ción simi­la­res. Entre las más cono­ci­das se encuen­tra Raytheon, que ha ofre­ci­do el escu­do «Cen­tu­rión», pues­to en prác­ti­ca en Irak, don­de inter­cep­tó alre­de­dor de 110 pro­yec­ti­les.

Para­dó­ji­ca­men­te, la con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca de EEUU al desa­rro­llo del sis­te­ma «Iron Dome» es inclu­so supe­rior a la finan­cia­ción que se con­ce­dió a las pro­pias com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas, lle­gan­do has­ta los 205 millo­nes de dóla­res. Un mon­tan­te que ape­nas cubre el 20% del total gas­ta­do para poner en mar­cha el escu­do. De acuer­do a decla­ra­cio­nes rea­li­za­das por el direc­tor gene­ral de minis­te­rio de defen­sa israe­lí, Udi She­ni, al dia­rio «Haa­retz» del 9 de mayo del 2011, el cos­te del desa­rro­llo y absor­ción del sis­te­ma en las Fuer­zas Arma­das de Israel seria de 1.000 millo­nes de dóla­res. El obje­ti­vo: des­ple­gar has­ta 15 bate­rías en las fron­te­ras nor­te y sur del país.

Final­men­te, el sis­te­ma fue des­ple­ga­do ope­ra­cio­nal­men­te en mar­zo del 2011. Sin embar­go, ante las con­di­cio­nes de alto el fue­go, ape­nas pudo ser expe­ri­men­ta­do. Y las prue­bas no fue­ron del todo satis­fac­to­rias. Por ejem­plo, el 20 de agos­to de 2011 un resi­den­te de Beer She­va, al sur del Esta­do, murió tras ser alcan­za­do por un Grad que el «Iron Dome» no inter­cep­tó. Sin embar­go, y apro­ve­chan­do el nue­vo ciclo de vio­len­cia, el Ejér­ci­to defien­de que el sis­te­ma es capaz de inter­cep­tar entre el 80% y el 90% de los misi­les iden­ti­fi­ca­dos como ame­na­za.

Los altos man­dos mili­ta­res y los res­pon­sa­bles de las empre­sas arma­men­tís­ti­cas tie­nen mucho inte­rés en pre­sen­tar como exi­to­so el des­plie­gue de «Iron Dome». Comer­cia­li­zar este sis­te­ma en el extran­je­ro cons­ti­tui­ría una baza esen­cial para la indus­tria mili­tar de Tel Aviv, que com­po­ne un 14% de las expor­ta­cio­nes del país. Para mate­ria­li­zar esta posi­bi­li­dad, el Esta­do de Israel ha trans­for­ma­do a más de medio millon de israe­líes en cone­ji­llos de indias y dece­nas de pales­ti­nos han encon­tra­do su muer­te bajo los bom­bar­deos.

Ser­gio Yah­ni es Direc­tor del Alter­na­ti­ve Infor­ma­tion Cen­ter de Jeru­sa­lén.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *