Como res­ca­tar un Ban­co: la his­to­ria de Lands­ban­ki en Islan­dia

El 7 de octu­bre del 2008, mien­tras los mer­ca­dos finan­cie­ros glo­ba­les se sumían en el páni­co tras el colap­so de Leh­man Brothers, una peque­ña isla euro­pea cerra­ba un capí­tu­lo de su his­to­ria. En esta fecha, el gobierno de Islan­dia decre­tó la nacio­na­li­za­ción de las prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras del país cuyos acti­vos, tras un perio­do de des­re­gu­la­ción y rápi­da expan­sión des­de el comien­zo del nue­vo mile­nio, lle­ga­ron a alcan­zar un tama­ño equi­va­len­te a 10 veces el total de la eco­no­mía nacio­nal. Las medi­das adop­ta­das a par­tir dicho momen­to par­tían del enten­di­mien­to de que, en pala­bras de David Odd­son|1|, el Esta­do de Islan­dia no tenía nin­gu­na inten­ción ni obli­ga­ción de pagar las deu­das de ban­cos que habían sido «un poco des­cui­da­dos»|2|.

Una de las tres enti­da­des afec­ta­das por estas medi­das fue uno de los ban­cos más anti­guos y tra­di­cio­na­les del país: el Lands­ban­ki. La revi­sión de la his­to­ria y even­tos ocu­rri­dos alre­de­dor de este ban­co brin­da la opor­tu­ni­dad de enten­der mejor el alcan­ce y las con­se­cuen­cias prác­ti­cas de las medi­das adop­ta­das por el gobierno de Islan­dia para hacer fren­te a la peor cri­sis finan­cie­ra de su his­to­ria.

El Lands­ban­ki, cuyo nom­bre sig­ni­fi­ca ban­co nacio­nal, fue fun­da­do en 1886 y des­de el comien­zo de sus ope­ra­cio­nes se con­vir­tió en una de las bases del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del país. Este rol pro­mi­nen­te que­da refle­ja­do en el hecho de que ante la fal­ta de un Ban­co Cen­tral el Lands­ban­ki ejer­ció de fac­to esta fun­ción en Islan­dia entre 1927 y 1961|3|. A lo lar­go de su his­to­ria y has­ta los comien­zos de la déca­da de los noven­tas el ban­co se carac­te­ri­zó por el mane­jo esta­ble y con­ser­va­dor de su hoja de balan­ce. Sin embar­go la trans­for­ma­ción del entorno regu­la­to­rio del sec­tor finan­cie­ro en Islan­dia a par­tir de 1994 cam­bió de mane­ra fun­da­men­tal la estruc­tu­ra y ope­ra­cio­nes del ban­co. El cam­bio más impor­tan­te que tuvo lugar fue la pro­gre­si­va pri­va­ti­za­ción del ban­co que ini­ció en 1998, momen­to en el que este era una enti­dad bajo con­trol del Esta­do de Islan­dia, y que con­clu­yó en el 2003 con la ven­ta de las últi­mas par­ti­ci­pa­cio­nes públi­cas en la enti­dad finan­cie­ra.

La nece­si­dad de gene­rar ren­di­mien­tos para los nue­vos inver­so­res pri­va­dos lle­vó a un mar­ca­do incre­men­to de la agre­si­vi­dad en las ope­ra­cio­nes del ban­co. Faci­li­ta­do por la des­re­gu­la­ción finan­cie­ra y la eli­mi­na­ción de los con­tro­les de capi­tal, Lands­ban­ki ini­ció la imple­men­ta­ción de una estra­te­gia basa­da en la cap­ta­ción de recur­sos y depó­si­tos en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les de cré­di­to de cor­to pla­zo des­ti­na­dos a finan­ciar la expan­sión de su car­te­ra de cré­di­to en Islan­dia. Tan solo en el perio­do com­pren­di­do entre 2003 y 2005 dicha estra­te­gia le per­mi­tió tri­pli­car el tama­ño de su hoja de balan­ce y alcan­zar una cuo­ta de mer­ca­do del 40% en el sec­tor de cré­di­to cor­po­ra­ti­vo|4|. Sin embar­go dado el rit­mo de cre­ci­mien­to aun más rápi­do de Kaupthing, el otro gigan­te finan­cie­ro de Islan­dia, y la cons­tan­te ame­na­za de una fusión for­za­da impli­ca­ron que Lands­ban­ki debía aumen­tar aun más sus nive­les de apa­lan­ca­mien­to y ries­go para man­te­ner la com­pe­ten­cia.

De esta for­ma, a par­tir del 2005 Lands­ban­ki intro­du­jo cré­di­tos hipo­te­ca­rios deno­mi­na­dos en euros con tasas de inte­rés infe­rio­res a las ofre­ci­das por los cré­di­tos públi­cos y con un finan­cia­mien­to de has­ta el 80% del valor del inmue­ble|5|. En 2006, el ban­co comen­zó a uti­li­zar Colla­te­ra­li­zed Debt Obli­ga­tions (CDO), pro­duc­tos finan­cie­ros estruc­tu­ra­dos que le per­mi­tie­ron ven­der paque­tes de cré­di­tos ofre­ci­dos ini­cial­men­te en Islan­dia a inver­so­res inter­na­cio­na­les. En este mis­mo año, esta­ble­ce Ice­sa­ve, una enti­dad des­ti­na­da a cap­tar depó­si­tos de aho­rra­do­res en el Rei­no Uni­do y Holan­da a tra­vés de un esque­ma que com­bi­na­ba ban­ca en inter­net y tasas de inte­rés sen­si­ble­men­te más altas que las pre­sen­tes en los mer­ca­dos loca­les. Toma­das en su con­jun­to estas medi­das per­mi­tie­ron de for­ma simul­tá­nea redu­cir la cali­fi­ca­ción de ries­go del ban­co e incre­men­tar de for­ma expo­nen­cial la capa­ci­dad de cap­tar recur­sos en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les. A fina­les de 2007, el ban­co lle­gó a poseer acti­vos por 30 mil millo­nes de dóla­res, el equi­va­len­te a tres veces el tama­ño de la eco­no­mía de Islan­dia.

Has­ta ese momen­to, la rápi­da expan­sión del sec­tor finan­cie­ro y la eco­no­mía de Islan­dia fue­ron pre­sen­ta­dos como un éxi­to a nivel inter­na­cio­nal de prác­ti­cas inno­va­do­ras de admi­nis­tra­ción y mane­jo del ries­go finan­cie­ro. Sin embar­go, los des­equi­li­brios macro­eco­nó­mi­cos gene­ra­dos en este perio­do tenían un carác­ter cla­ra­men­te insos­te­ni­ble. Las nece­si­da­des de finan­cia­mien­to anua­les de Islan­dia, en la for­ma del défi­cit de cuen­ta corrien­te, supe­ra­ron el 20% del PIB en el 2007. En ese mis­mo año la deu­da de los hoga­res alcan­zó a repre­sen­tar un 240% de su ingre­so dis­po­ni­ble, mien­tras que la deu­da del sec­tor cor­po­ra­ti­vo supero el 250% del PIB. Gra­cias a la prác­ti­ca del carry tra­de, la Kro­na de Islan­dia (ISK) se con­vir­tió en una de las mone­das con mayor apre­cia­ción a nivel glo­bal. Mien­tras tan­to, la masi­va entra­da de capi­ta­les indu­jo a un incre­men­to sin pre­ce­den­tes de los pre­cios de los acti­vos en la isla. Entre los años 2000 y 2007, el índi­ce bur­sá­til cre­ció un 700%, mien­tras los pre­cios de la vivien­da lo hicie­ron en un 230%|6|.

A medi­da que la ines­ta­bi­li­dad apa­re­ció en los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les el 2008, Islan­dia se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les focos de ata­ques espe­cu­la­ti­vos. La inten­si­dad de estos, lle­vó efec­ti­va­men­te al cie­rre de las tran­sac­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les a fina­les de sep­tiem­bre. A su vez, la depen­den­cia de enti­da­des como Lands­ban­ki y Kaupthing al finan­cia­mien­to externo las dejó en una situa­ción extre­ma­da­men­te pre­ca­ria y tan solo una sema­na des­pués lle­vó a su nacio­na­li­za­ción.

La toma de deci­sio­nes del gobierno res­pec­to a la mejor for­ma de res­ca­tar al sis­te­ma finan­cie­ro del país tuvo lugar en un entorno suma­men­te com­ple­jo. En el caso de Lands­ban­ki, el gobierno se enfren­tó a tres pro­ble­mas rela­cio­na­dos. En pri­mer lugar, más del 80% de los cré­di­tos al sec­tor pri­va­do y una pro­por­ción simi­lar de su finan­cia­mien­to en las hojas de balan­ce del ban­co esta­ban en mone­das dife­ren­tes al ISK|7|. La fal­ta de acce­so a finan­cia­mien­to externo impli­ca­ba un serio pro­ble­ma de liqui­dez que ponía en entre­di­cho la sol­ven­cia mis­ma de Lands­ban­ki. Peor aun, una depre­cia­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del ISK for­za­ría una ban­ca­rro­ta gene­ra­li­za­da del sec­tor cor­po­ra­ti­vo y hoga­res de Islan­dia, toda vez que al estar sus cré­di­tos deno­mi­na­dos en euros o libras ester­li­nas el peso de estas se dis­pa­ra­ría en ISK. De esta for­ma el gobierno debía encon­trar un pun­to medio entre la nece­si­dad de depre­ciar la mone­da, para resol­ver los des­equi­li­brios macro­eco­nó­mi­cos exter­nos, y pro­te­ger a hoga­res y cor­po­ra­cio­nes de una situa­ción de ban­ca­rro­ta masi­va con las con­se­cuen­tes impli­ca­cio­nes en tér­mi­nos del cos­te de un posi­ble res­ca­te finan­cie­ro.

Un segun­do pro­ble­ma esta­ba rela­cio­na­do con los meca­nis­mos de reso­lu­ción de una enti­dad ban­ca­ria en ban­ca­rro­ta. De acuer­do a la ley inter­na­cio­nal, una vez han sido paga­dos los depó­si­tos con garan­tías, los tene­do­res de bonos y aho­rra­do­res tie­nen la mis­ma prio­ri­dad a la hora de dis­tri­buir los acti­vos rema­nen­tes en la hoja de balan­ce del ban­co. Des­de la pers­pec­ti­va de Islan­dia, el pro­ble­ma radi­ca­ba que dada la alta par­ti­ci­pa­ción de extran­je­ros en la estruc­tu­ra de finan­cia­mien­to de los ban­cos una reso­lu­ción de este tipo trae­ría con­si­go dos con­se­cuen­cias. Pri­me­ro, de for­ma efec­ti­va haría des­apa­re­cer los aho­rros de los ciu­da­da­nos de Islan­dia, ya que estos no esta­rían en capa­ci­dad de com­pe­tir legal­men­te con los gran­des acree­do­res inter­na­cio­na­les. Segun­do, tales acree­do­res toma­rían el con­trol de enti­da­des como Lands­ban­ki, y con ello del país en su con­jun­to. Nin­gu­na de estas era una opción real para el gobierno de Islan­dia.

El ter­cer ele­men­to a tener en cuen­ta eran los depó­si­tos de Ice­sa­ve en el Rei­no Uni­do y Holan­da. En sep­tiem­bre de 2008, Ice­sa­ve man­te­nía depó­si­tos de cer­ca de 300 mil per­so­nas y cor­po­ra­cio­nes de dichos paí­ses por un valor total de 12 mil millo­nes de dóla­res. Estos fon­dos que­da­ron efec­ti­va­men­te con­ge­la­dos a prin­ci­pios de octu­bre, y el gobierno de Islan­dia debía deci­dir como com­pen­sar a los aho­rra­do­res en caso de una decla­ra­ción de ban­ca­rro­ta. Tal deci­sión debía tener en cuen­ta que al ser una exten­sión de Lands­ban­ki, y no una enti­dad legal sepa­ra­da ope­ran­do en dichos paí­ses, el pago de las garan­tías a los depó­si­tos de Ice­sa­ve era res­pon­sa­bi­li­dad de las auto­ri­da­des de la isla. El pago de una garan­tía de depó­si­tos acor­de a los están­da­res de la Unión Euro­pea por un valor de 20.880 euros por cuen­ta impli­ca­ría una car­ga míni­ma equi­va­len­te al 40 – 60% del PIB del país, depen­dien­do de la evo­lu­ción de la tasa de cam­bio del ISK|8|.

Ante este com­pli­ca­do pano­ra­ma, el gobierno de Islan­dia decla­ró un esta­do de emer­gen­cia y citó un caso de fuer­za mayor para imple­men­tar una legis­la­ción espe­cial que per­mi­tie­ra pro­te­ger los intere­ses nacio­na­les ante los acree­do­res inter­na­cio­na­les. Los prin­ci­pios que guia­ron las medi­das adop­ta­das fue­ron la pro­tec­ción de los aho­rra­do­res por enci­ma de los tene­do­res de bonos, y pro­tec­ción de los resi­den­tes en detri­men­to de los no resi­den­tes. De esta for­ma el gobierno de Islan­dia asu­mió la admi­nis­tra­ción de Lands­ban­ki, divi­dien­do las ope­ra­cio­nes en dos enti­da­des dife­ren­tes. Una nue­va enti­dad legal fue esta­ble­ci­da para admi­nis­trar los depó­si­tos y cré­di­tos den­tro de Islan­dia. Los depó­si­tos de aho­rra­do­res den­tro de Islan­dia reci­bie­ron una pro­tec­ción del 100%, mien­tras que los tene­do­res de bonos se some­tie­ron a un pro­ce­di­mien­to espe­cial. Este con­sis­tía en la valua­ción a tra­vés una audi­to­ria de todos los acti­vos del ban­co y con base a los resul­ta­dos de esta, una emi­sión de nue­vos bonos para com­pen­sar a los anti­guos tene­do­res de títu­los|9|. Tras el pro­ce­so de capi­ta­li­za­ción ini­cia­do por el gobierno de Islan­dia, con el pro­pó­si­to de hacer fren­te a las futu­ras pér­di­das en la car­te­ra de cré­di­to domes­ti­ca, la nue­va ins­ti­tu­ción que­dó con un capi­tal esti­ma­do de 6 mil millo­nes de dóla­res|10|.

Mien­tras tan­to la segun­da enti­dad legal, que­dó a car­go de admi­nis­trar los acti­vos de Lands­ban­ki en el extran­je­ro con el obje­ti­vo de liqui­dar­los pro­gre­si­va­men­te y con los ingre­sos gene­ra­dos de dichas ven­tas com­pen­sar a los tene­do­res inter­na­cio­na­les de bonos. Debi­do a los con­tro­les de capi­tal esta­ble­ci­dos de for­ma para­le­la a la rees­truc­tu­ra­ción ban­ca­ria, y al hecho de que la mayor par­te de los acti­vos se encuen­tran den­tro de Islan­dia, este esque­ma tuvo como impli­ca­ción la impo­si­ción de per­di­das cer­ca­nas al 100% a todos los acree­do­res inter­na­cio­na­les. De tal for­ma esta segun­da enti­dad que­do con pasi­vos por un total supe­rior a los 25 mil millo­nes de dóla­res y un capi­tal nega­ti­vo cer­cano a los 11 mil millo­nes dóla­res|11|.

Toma­das en su con­jun­to, las medi­das adop­ta­das resul­ta­ron en el con­trol de un 95% del sec­tor finan­cie­ro por par­te del Esta­do. En el caso de Lands­ban­ki, el Esta­do asu­mió el 81,33 de las accio­nes de la nue­va enti­dad, dejan­do el res­to en manos de un comi­té de reso­lu­ción. Dicho comi­té tie­ne como pro­pó­si­to la admi­nis­tra­ción del pro­ce­so de reduc­ción de la hoja de balan­ce del ban­co, hacien­do énfa­sis en la nece­si­dad de maxi­mi­zar la recu­pe­ra­ción de efec­ti­vo des­ti­na­do al pago de tene­do­res de bonos. Tal enfo­que fue segui­do en el res­to de las ins­ti­tu­cio­nes inter­ve­ni­das en la isla. Los comi­tés de reso­lu­ción que­da­ron res­pon­sa­bles de deu­das por un valor de 86 mil millo­nes de dóla­res deja­das por el colap­so ban­ca­rio de Islan­dia|12|.

Como era de espe­rar, las medi­das adop­ta­das en Islan­dia cau­sa­ron una fuer­te reac­ción por par­te de los acree­do­res inter­na­cio­na­les, y de mane­ra espe­cí­fi­ca por par­te de los gobier­nos del Rei­no Uni­do y Holan­da. En su afán por con­tro­lar un posi­ble páni­co finan­cie­ro, los gobier­nos de dichos paí­ses se encar­ga­ron de pagar a los aho­rra­do­res con cuen­tas en Ice­sa­ve las garan­tías esta­ble­ci­das en cada país. Par­tien­do del enten­di­mien­to de que las medi­das adop­ta­das para pro­te­ger a los aho­rra­do­res con cuen­tas den­tro del sis­te­ma ban­ca­rio de Islan­dia tam­bién apli­ca­ban a los aho­rra­do­res en el extran­je­ro con cuen­tas en Ice­sa­ve, el Rei­no Uni­do y Holan­da exi­gie­ron a Islan­dia el reem­bol­so de los recur­sos que estos gobier­nos habían paga­do ini­cial­men­te a los aho­rra­do­res afec­ta­dos por el colap­so de Lands­ban­ki.

Así, se deman­do a un país con un PIB de 12 mil millo­nes de dóla­res, el reem­bol­so de 3,85 y 1,9 mil millo­nes de dóla­res por par­te del Rei­no Uni­do y Holan­da res­pec­ti­va­men­te|13|. Es decir que se le pidió a Islan­dia pagar de for­ma públi­ca y colec­ti­va el equi­va­len­te a la mitad de los ingre­sos gene­ra­dos anual­men­te por los 300.000 habi­tan­tes del país por el colap­so de una enti­dad pri­va­da diri­gi­da por un gru­po de tres indi­vi­duos. Vis­to des­de tal pers­pec­ti­va, una exi­gen­cia ile­gí­ti­ma y cla­ra­men­te des­me­su­ra­da.

Citan­do la inca­pa­ci­dad del país para hacer fren­te a una indem­ni­za­ción tan ele­va­da, en un momen­to ini­cial el gobierno de Islan­dia se negó tajan­te­men­te a acep­tar cual­quier tipo de res­pon­sa­bi­li­dad finan­cie­ra en el caso de Ice­sa­ve. La pri­me­ra medi­da de pre­sión para for­zar un cam­bio de posi­ción por par­te de Islan­dia, fue imple­men­ta­da por el Rei­no Uni­do el 8 de octu­bre del 2008. En esta fecho se inclu­yo a Lands­ban­ki y al gobierno de Islan­dia en una selec­ta lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, en com­pa­ñía de Al Qae­da y Corea del Nor­te entre otros. La uti­li­za­ción de la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta en con­tra de Islan­dia tenia como pro­pó­si­to la imple­men­ta­ción de un rígi­do blo­queo finan­cie­ro y el con­ge­la­mien­to de todos los recur­sos finan­cie­ros de la isla ubi­ca­dos en el exte­rior. Sin embar­go la isla no cedió. Tomó la pre­sión con­jun­ta por par­te del FMI, el Rei­no Uni­do y Holan­da, así como la ame­na­za de reten­ción de una línea de cré­di­to de emer­gen­cia, para que final­men­te a fina­les de octu­bre del 2008 Islan­dia acep­ta­ra a asu­mir el pago de un míni­mo esta­ble­ci­do como garan­tías a los depó­si­tos fija­das por la Comu­ni­dad Euro­pea.

A pesar de este acuer­do ini­cial, el Rei­no Uni­do y Holan­da siguie­ron pre­sio­nan­do a Islan­dia a incre­men­tar los mon­tos de la indem­ni­za­ción. Des­de el pun­to de vis­ta legal su argu­men­to se cen­tra­ba en el hecho que el res­ca­te de los aho­rra­do­res en Islan­dia vio­la­ba las leyes de no dis­cri­mi­na­ción basa­das en la nacio­na­li­dad esta­ble­ci­das por la Comu­ni­dad Euro­pea. Para evi­tar dicha vio­la­ción, Islan­dia esta­ba en la obli­ga­ción de ofre­cer el mis­mo tra­to a todos los aho­rra­do­res con depó­si­tos en ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias del país inde­pen­dien­te­men­te de su nacio­na­li­dad. En su defen­sa, Islan­dia argu­men­tó que de acuer­do a la legis­la­ción que rige la inte­gra­ción finan­cie­ra en el con­ti­nen­te, el país no tenía la obli­ga­ción de cum­plir con las garan­tías míni­mas esta­ble­ci­das en el Rei­no Uni­do y Holan­da, de 60.000 y 100.000 euros por depo­si­to res­pec­ti­va­men­te. En el mejor de los casos el país solo debía cum­plir con las garan­tías míni­mas por depó­si­to del sis­te­ma ban­ca­rio euro­peo por un valor de 20.880 euros.

Las nego­cia­cio­nes entre los tres paí­ses para lle­gar a un acuer­do sobre los mon­tos a ser reem­bol­sa­dos por Islan­dia se exten­die­ron a lo lar­go de 2009. A fina­les de este año se acor­dó el pago de 3,8 mil millo­nes de euros por par­te de Islan­dia en un perio­do de 14 años|14|. Ante la pre­sión públi­ca el Pre­si­den­te de Islan­dia, Ola­fur Grims­son, deci­dió some­ter el resul­ta­do de las nego­cia­cio­nes a un refe­ren­do públi­co. El acuer­do alcan­za­do fue recha­za­do de for­ma rotun­da por el pue­blo de Islan­dia, con un voto de 93% en con­tra del pago al Rei­no Uni­do y Holan­da|15|. Tras el recha­zo ini­cial, nue­vas nego­cia­cio­nes tuvie­ron lugar y con­clu­ye­ron en febre­ro del 2011, con un acuer­do en el cual Islan­dia se com­pro­me­te al pago en un perio­do de 30 años. Como en el pri­mer caso, el Pre­si­den­te Grims­son con­vo­có un refe­rén­dum para abril en el cual la pobla­ción vol­vió a recha­zar el pago, con un voto de 59% en con­tra de este|16|. El ago­ta­mien­to de otros medios dis­po­ni­bles para for­zar a Islan­dia a pagar en con­tra de la volun­tad del pue­blo de este país, lle­vó a una deman­da ante la Euro­pean Free Tra­de Asso­cia­tion por par­te del Rei­no Uni­do y Holan­da. Dicho tri­bu­nal está a car­go de diri­mir si exis­te la obli­ga­ción por par­te de Islan­dia, y en caso de exis­tir los mon­tos invo­lu­cra­dos, a com­pen­sar a los aho­rra­do­res afec­ta­dos por el colap­so de Lands­ban­ki y Ice­sa­ve. Se espe­ra un dic­ta­men del tri­bu­nal para abril del 2012|17|.

Si bien las dis­cu­sio­nes sobre Ice­sa­ve fue­ron un ele­men­to recu­rren­te en el ciclo de noti­cias a nivel inter­na­cio­nal, duran­te este perio­do Lands­ban­ki debió hacer fren­te a serios pro­ble­mas deri­va­dos del pro­ce­so de rees­truc­tu­ra­ción. La fuer­te caí­da de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, auna­da al colap­so del valor del ISK fren­te euro y otras mone­das, impli­có que más del 60% de los cré­di­tos otor­ga­dos se encon­tra­ra en situa­ción de mora. Entre 2009 y 2010, los ban­cos en Islan­dia se vie­ron obli­ga­dos a can­ce­lar deu­das de hoga­res y cor­po­ra­cio­nes insol­ven­tes por un valor de 4,2 mil millo­nes de dóla­res|18|. Dicha cifra se incre­men­tó tras un fallo de la Cor­te Supre­ma de Islan­dia en junio del 2010 en el cual se decla­ra que los prés­ta­mos rea­li­za­dos en ISK, pero inde­xa­dos a otras mone­das como el euro y el yen, eran ile­ga­les y por ende los deu­do­res no tenían la obli­ga­ción de pagar cré­di­tos reci­bi­dos bajo este tipo de con­di­cio­nes. Los cré­di­tos afec­ta­dos por esta medi­da alcan­zan la cifra de 27 mil millo­nes de dóla­res. En su con­di­ción de garan­te de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, el gobierno de Islan­dia pue­de lle­gar a per­der has­ta 781 millo­nes de dóla­res en cos­tos de reca­pi­ta­li­za­ción de los ban­cos afec­ta­dos por los cré­di­tos a ser can­ce­la­dos por el fallo judi­cial|19|.

La pers­pec­ti­va de mayo­res pér­di­das al gobierno a tra­vés de esta vía que­dó abier­ta, tras el anun­cio de la Pri­me­ra Minis­tra Johan­na Sigur­dar­dot­tir, en octu­bre de 2010, de pasar una ley para per­mi­tir a los deu­do­res anu­lar sus deu­das y eli­mi­nar las ban­ca­rro­tas per­so­na­les tras cua­tro años. La pro­pues­ta, rea­li­za­da ini­cial­men­te por el Inter­est Group of the Homes, bus­ca impe­dir que las fami­lias pier­dan sus hoga­res a con­se­cuen­cias de deu­das y espe­ra­ba lograr reduc­cio­nes en las hipo­te­cas del 39% de las fami­lias del país por un valor 1,8 mil millo­nes de dóla­res|20|. Sin embar­go la pro­pues­ta que­dó blo­quea­da por la opo­si­ción del FMI y los Fon­dos de Pen­sio­nes de Islan­dia. En el caso del FMI, la opo­si­ción par­te del impac­to nega­ti­vo que ten­dría en las finan­zas públi­cas la reca­pi­ta­li­za­ción reque­ri­da por los ban­cos tras asu­mir las pér­di­das deri­va­das de la reduc­ción de las deu­das. Por su par­te los Fon­dos de Pen­sio­nes, en su cali­dad de tene­do­res de bonos de los ban­cos insol­ven­tes, seña­la­ron que las nue­vas con­do­na­cio­nes iban a afec­tar exce­si­va­men­te la capa­ci­dad de los comi­tés de reso­lu­ción de recu­pe­rar las acreen­cias en manos de los Fon­dos.

Pasa­dos tres años del colap­so finan­cie­ro del país, Islan­dia avan­za len­ta­men­te hacia su recu­pe­ra­ción. La deva­lua­ción del ISK, a pesar de su efec­to devas­ta­dor sobre las hojas de balan­ce de los ban­cos, ha faci­li­ta­do la rápi­da recu­pe­ra­ción de las expor­ta­cio­nes del país y la gene­ra­ción de un exce­den­te externo. Mien­tras los paí­ses de la zona euro per­ma­ne­cen sumi­dos en pla­nes de aus­te­ri­dad inca­pa­ces de redu­cir los défi­cit públi­cos, des­de 2012 Islan­dia regis­tra un supe­rá­vit fis­cal. En tér­mi­nos de des­em­pleo, la isla pre­sen­ta una tasa del 8,1%, muy por deba­jo del pro­me­dio de los paí­ses de la OECD del 13,1%|21|. Final­men­te, y de for­ma apa­ren­te­men­te para­dó­ji­ca para un país que deci­dió enfren­tar­se a los mer­ca­dos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les para pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos, la coti­za­ción de los CDS sobre la deu­da de Islan­dia se encuen­tran por deba­jo de paí­ses como Gre­cia, Irlan­da y Por­tu­gal que por el con­tra­rio si han segui­do al pie de la letra los dic­tá­me­nes de la Comi­sión Euro­pea y el FMI.

Aun­que des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y legal, los even­tos en Islan­dia y Lands­ban­ki tie­nen un carác­ter extre­ma­da­men­te recien­te es posi­ble aven­tu­rar­se a obte­ner algu­nas lec­cio­nes bási­cas sobre res­ca­tes ban­ca­rios:

  • En pri­mer lugar, aun para una peque­ña isla en el Atlán­ti­co Nor­te es posi­ble adop­tar medi­das de carác­ter sobe­rano, en tér­mi­nos de anu­la­ción de deu­das y rees­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma finan­cie­ro, que pro­te­gen a la pobla­ción local en detri­men­to de los intere­ses de los mer­ca­dos finan­cie­ros. No sola­men­te es posi­ble adop­tar estas medi­das, sino que tam­bién se pue­de resis­tir a la pre­sión y al enfren­ta­mien­to con enti­da­des mul­ti­la­te­ra­les inter­na­cio­na­les que de dicha adop­ción de deri­van.
  • En segun­do lugar, sí es via­ble recha­zar el prin­ci­pio esta­ble­ci­do a nivel inter­na­cio­nal en la recien­te cri­sis que seña­la que el camino hacia la recu­pe­ra­ción pasa por la socia­li­za­ción de las pér­di­das gene­ra­das por el sec­tor finan­cie­ro sin cam­bios en la ges­tión y estruc­tu­ra del sis­te­ma. De hecho tenien­do en cuen­ta los resul­ta­dos obte­ni­dos por Islan­dia recien­te­men­te com­pa­ra­dos con otros paí­ses de la zona euro, tal recha­zo es desea­ble.
  • Ter­ce­ro, es cla­ve con­tar con un gran con­sen­so nacio­nal que per­mi­ta hacer fren­te tan­to a las pre­sio­nes inter­na­cio­na­les como a los cos­tos reales deri­va­dos de un pro­ce­so de reor­ga­ni­za­ción finan­cie­ra. La acti­va par­ti­ci­pa­ción del pue­blo de Islan­dia a tra­vés de refe­ren­dos y cons­tan­tes mani­fes­ta­cio­nes creó el espa­cio para el recha­zo de las cuen­tas de Ice­sa­ve y para man­te­ner fuer­tes con­tro­les de capi­ta­les a pesar de las obje­cio­nes del FMI.
  • Final­men­te, dados los altos cos­tos deri­va­dos del colap­so de un sis­te­ma finan­cie­ro que ha cre­ci­do sin con­trol, es pre­fe­ri­ble imple­men­tar fuer­tes regu­la­cio­nes que limi­ten el cre­ci­mien­to de este, a espe­rar su implo­sión e inten­tar res­ca­tar­lo. Esto es espe­cial­men­te cier­to cuan­do el sec­tor se con­vier­te en un múl­ti­plo del tama­ño de la eco­no­mía. Los cos­tos pue­den lle­gar a ser prohi­bi­ti­va­men­te altos para la eco­no­mía en su con­jun­to.

Daniel Mune­va

11 de mar­zo de 2012

http://​www​.cadtm​.org/

Notas

|1| Pri­mer Minis­tro de Islan­dia entre 1991 y 2004. Direc­tor de la Jun­ta de Gober­na­do­res del Ban­co Cen­tral de Islan­dia entre 2005 y 2009.

|2| WSJ, ¨Excer­pts: Iceland’s Odds­son¨, Octu­bre 17 del 2008, dis­po­ni­ble en: http://​onli​ne​.wsj​.com/​a​r​t​i​c​l​e​/​S​B​122…

|3| Jons­son A. (2009), ¨Why Ice­land? How one of the world´s sma­ller coun­tries beca­me the meltdown´s big­gest casualty¨, McGraw Hill – New York, Chap­ter 1.

|4| Op. cit. 3. Pg 65 – 66.

|5| Op. cit. 3. Pg 66 – 69.

|6| Ali­ber, R. (2011), ¨Mone­tary Tur­bu­len­ce and the Ice­lan­dic Eco­nomy¨, en Pre­lu­des to the Ice­lan­dic Finan­cial Cri­sis, Pal­gra­ve Mac­mi­llan – New York.

|7| Bui­ter, W. y Sibert, A. (2011), ¨The Ice­lan­dic Ban­king Cri­sis and What to Do about it: the Len­der of Last Resort Theory of Opti­mal Currency Areas¨, en Pre­lu­des to the Ice­lan­dic Finan­cial Cri­sis, Pal­gra­ve Mac­mi­llan – New York.

|8| Op. Cit. 3. Pg 176.

|9| A con­se­cuen­cia que dicho pro­ce­so se ha dado en un con­tex­to carac­te­ri­za­do por la pro­tec­ción a los depó­si­tos, una masi­va depre­cia­ción de la mone­da, colap­so de los pre­cios de pro­pie­da­des y bol­sa de valo­res, los tene­do­res de bonos espe­ran recu­pe­rar menos del 5% de su valor nomi­nal. Ver, Bloom­berg, Diciem­bre 7 del 2011, ¨Lands­ban­ki Islands Makes $3.6 Billion Pay­ment on Ice­sa­ve Claims¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​11-…

|10| IMF (2008), “Ice­land: Request for Stand-By Arran­ge­ment — Staff Report; Staff Sup­ple­ment; Press Relea­se on the Execu­ti­ve Board Dis­cus­sion; and Sta­te­ment by the Execu­ti­ve Direc­tor for Ice­land”, IMF Country Report No. 08362, Novem­ber 2008

|11| Op. Cit. 10.

|12| Bloom­berg, Noviem­bre 15 del 2010, ¨IMF Says More Time Is Nee­ded to Gau­ge Ice­land Debt-Relief Impact¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​10-…

|13| Bloom­berg, Abril 11 del 2011, ¨Ice­lan­ders Reject Foreign Depo­si­tor Claims, For­cing Year-Long Court Battle¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​11-…

|14| BBC, 31 de Diciem­bre del 2009, ¨Ice­land appro­ves new Ice­sa­ve deal¨ dis­po­ni­ble en: http://​news​.bbc​.co​.uk/​2​/​h​i​/​b​u​s​i​n​ess…

|15| Ice­news, 7 de Mar­zo 2010, ¨Offi­cial con­fir­ma­tion of huge Ice­land NO vote on ice­sa­ve refe­ren­dum¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.ice​news​.is/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​201…

|16| Op. Cit. 13.

|17| En Octu­bre de 2011 fue anun­cia­do por el comi­té de reso­lu­ción de Lands­ban­ki que tras una revi­sión exhaus­ti­va de la hoja de balan­ce del ban­co espe­ra­ban recu­pe­rar al menos 11 millar­dos de dóla­res. A pesar del com­pro­mi­so publi­co del gobierno de Islan­dia de des­ti­nar dichos recur­sos para la com­pen­sa­ción de los aho­rra­do­res de Ice­sa­ve, el liti­gio en la EFTA con­ti­nua. Bloom­berg, Abril 14 del 2011, ¨Ice­land Pre­si­dent Defends Pre-Cri­sis Tours Pro­mo­ting Bank Model¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​11-…

|18| Bloom­berg, Mayo 27 del 2011, ¨Ice­lan­dic Banks Wro­te Off $4.2 Billion in Debt in 2009, 2010¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​11-…

|19| Bloom­berg, Junio 24 de 2010, ¨Ice­land Cre­di­tor Risk Grows as Banks Face Los­ses on $28 Billion in Loans¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg​.com/​n​e​w​s​/​2​0​10-…

|20| Op. Cit. 12.

|21| Bloom­berg, Diciem­bre 2 de 2010, ¨Ice­land Ban­kruptcy-to-Rebound Reveals Models Ire­land Won’t Take¨, dis­po­ni­ble en: http://​www​.bloom​berg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *