Karl Marx gogoan zaitugu!!

Tal día como hoy, el 14 de mar­zo de 1883, murió en Lon­dres (Rei­no Uni­do) el fun­da­dor del ver­da­de­ro socia­lis­mo, Karl Marx, quien había naci­do en Tré­ve­ris, Ale­ma­nia, en 1818.

Par­ti­ci­pan­te acti­vo des­de joven en las luchas socia­les, Marx fue direc­tor de La Gace­ta Rena­na, en cuyas pági­nas some­tió a crí­ti­ca a las diver­sas ten­den­cias de la filo­so­fía y eco­no­mía bur­gue­sas. En unión con Frie­drich Engels, Marx cons­tru­yó una teo­ría revo­lu­cio­na­ria y crí­ti­ca que sir­vió de base a la redac­ción de El Mani­fies­to Comu­nis­ta y a un con­jun­to de obras, entre las cua­les sobre­sa­le El Capi­tal, con las que puso al des­cu­bier­to las leyes que rigen el naci­mien­to, desa­rro­llo y fin del sis­te­ma capitalista.

Marx demos­tró que la Huma­ni­dad se verá libe­ra­da de todas las cala­mi­da­des socia­les y eco­nó­mi­cas, no como resul­ta­do de las bue­nas inten­cio­nes y la cari­dad, sino de la lucha de los tra­ba­ja­do­res orga­ni­za­dos. Marx y Engels deja­ron sen­ta­do que el socia­lis­mo no es una uto­pía de soña­do­res sino el resul­ta­do inevi­ta­ble del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Por eso, al socia­lis­mo de Marx y Engels se le lla­ma cien­tí­fi­co, a dife­ren­cia del socia­lis­mo utópico.

Marx y Engels esta­ble­cie­ron que toda la his­to­ria de la Huma­ni­dad es la his­to­ria de la lucha de cla­ses, de las suce­si­vas derro­tas y vic­to­rias de una cla­se sobre otra. Esta lucha con­ti­nua­rá has­ta que des­apa­rez­ca la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta sobre los medios de pro­duc­ción; inevi­ta­ble debi­do a las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capi­ta­lis­mo. Al res­pec­to dijo Vla­di­mir Ilich Ulia­nov (Lenin): “La doc­tri­na de Marx es com­ple­ta y armó­ni­ca, dan­do a los hom­bres una con­cep­ción del mun­do ínte­gra, irre­con­ci­lia­ble con toda supers­ti­ción, con toda reac­ción y con toda defen­sa de la opre­sión bur­gue­sa; es la legí­ti­ma here­de­ra de lo mejor que creó la Huma­ni­dad en el siglo XIX: la filo­so­fía ale­ma­na, la eco­no­mía polí­ti­ca ingle­sa y el socia­lis­mo francés”.

Marx desa­rro­lló como base filo­só­fi­ca de su doc­tri­na el mate­ria­lis­mo, pero lo enri­que­ció con la dia­léc­ti­ca, es decir, la doc­tri­na del desa­rro­llo en su for­ma más com­ple­ta y libre de uni­la­te­ra­li­dad de la teo­ría de la rela­ti­vi­dad del cono­ci­mien­to humano que per­ci­be la mate­ria en cons­tan­te desa­rro­llo. Más aún, Marx empleó para el aná­li­sis de la socie­dad huma­na, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co. No hay caos ni arbi­tra­rie­dad en el desa­rro­llo social sino que éste está con­di­cio­na­do por el desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. El cono­ci­mien­to social del hom­bre refle­ja el régi­men eco­nó­mi­co de la socie­dad. Las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas son la super­es­truc­tu­ra que se levan­ta sobre la base económica.

Marx desa­rro­lló la eco­no­mía polí­ti­ca y puso en evi­den­cia que el valor de toda mer­can­cía se deter­mi­na por la can­ti­dad de tiem­po de tra­ba­jo social­men­te nece­sa­rio inver­ti­do en su pro­duc­ción. En el capi­ta­lis­mo, la fuer­za de tra­ba­jo del hom­bre y de las muje­res se con­vier­te en una mer­can­cía. El obre­ro asa­la­ria­do ven­de su fuer­za de tra­ba­jo al pro­pie­ta­rio de los ins­tru­men­tos de tra­ba­jo. El tra­ba­ja­dor emplea una par­te de la jor­na­da de tra­ba­jo en cubrir el cos­to de su sus­ten­to y de su fami­lia (el sala­rio), duran­te la otra par­te de la jor­na­da tra­ba­ja gra­tis para el pro­pie­ta­rio, crean­do para el capi­ta­lis­ta la plus­va­lía, fuen­te de las ganan­cias de la cla­se capitalista.

La teo­ría de la plus­va­lía es la base fun­da­men­tal de la doc­tri­na eco­nó­mi­ca de Marx. El socia­lis­mo utó­pi­co no podía des­cu­brir las leyes del desa­rro­llo de la socie­dad capi­ta­lis­ta ni le encon­tra­ba solu­ción real a los con­flic­tos socia­les, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos. El socia­lis­mo de Marx puso al des­cu­bier­to que nin­gún país capi­ta­lis­ta se for­mó sin una lucha entre las dife­ren­tes cla­ses socia­les. La con­clu­sión inevi­ta­ble de la doc­tri­na socia­lis­ta de Marx es la teo­ría de la lucha de cla­ses: “Los hom­bres han sido siem­pre y segui­rán sien­do, en polí­ti­ca, víc­ti­mas necias del enga­ño de los demás y del pro­pio, mien­tras no apren­dan a des­cu­brir detrás de todas las fra­ses, decla­ra­cio­nes y pro­me­sas mora­les, polí­ti­cas, reli­gio­sas y socia­les, los intere­ses de tales o cua­les cla­ses sociales”.

Marx aler­tó con­tra toda ten­ta­ti­va a con­ver­tir su doc­tri­na en un dog­ma, una letra muer­ta para secues­trar y hacer pri­sio­ne­ros a los revo­lu­cio­na­rios e impe­dir­les su ini­cia­ti­va y crea­ti­vi­dad. El mar­xis­mo es una guía para la acción. No es un cate­cis­mo ni un esque­ma inmu­ta­ble. El mar­xis­mo se enri­que­ce con las luchas y expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias de los tra­ba­ja­do­res; se enri­que­ce con las par­ti­cu­la­ri­da­des y pecu­lia­ri­da­des de cada situa­ción, con las raí­ces his­tó­ri­cas de cada pueblo.

Los mar­xis­tas que han sali­do vic­to­rio­sos de la dura y difí­cil con­fron­ta­ción con el sis­te­ma capi­ta­lis­ta lo han sido por­que han apli­ca­do el mar­xis­mo en el mar­co de las par­ti­cu­la­ri­da­des de sus paí­ses, sus pue­blos y sus his­to­rias y nun­ca lo asu­mie­ron dog­má­ti­ca­men­te como un gri­lle­te. Marx no sólo fue un teó­ri­co genial cuya doc­tri­na ha per­du­ra­do por los siglos. Tam­bién fue con­se­cuen­te­men­te orga­ni­za­dor. A él y a Engels se debió la crea­ción de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal. Marx unió al esfuer­zo crea­dor en el pen­sa­mien­to la acti­vi­dad prác­ti­ca para esti­mu­lar la orga­ni­za­ción y los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, como ocu­rrió en 1848 y lue­go en la comu­na de París (Fran­cia), en 1871.

Karl Marx!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *