Cóm­pli­ces de la tor­tu­ra- Xabier Maka­za­ga

Comi­sión de la Ver­dad median­te, tar­de o tem­prano van a que­dar al des­nu­do todas las men­ti­ras de las auto­ri­da­des espa­ño­las res­pec­to a la tor­tu­ra. Y tam­bién las men­ti­ras de los prin­ci­pa­les medios de comu­ni­ca­ción y de la (in)Justicia espa­ño­la, don­de son legión los cóm­pli­ces y encu­bri­do­res de esa terri­ble lacra.

Res­pec­to a los media, la mayor res­pon­sa­bi­li­dad recae en cier­tos perio­dis­tas espe­cia­li­za­dos en difun­dir noti­cias fil­tra­das por «fuen­tes anti­te­rro­ris­tas», entre los que sin duda se lle­va la pal­ma Jesús María Zuloa­ga, de «La Razón». No en vano fue el ele­gi­do para fil­trar las prin­ci­pa­les men­ti­ras de la Guar­dia Civil para excul­par a los tor­tu­ra­do­res de Por­tu y Sara­so­la.

Según esos perio­dis­tas tan espe­cia­li­za­dos en la into­xi­ca­ción, las fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las con­si­guen que los mili­tan­tes vas­cos dete­ni­dos e inco­mu­ni­ca­dos can­ten has­ta «La Tra­via­ta» y «dela­ten abier­ta­men­te» a sus com­pa­ñe­ros, emplean­do «téc­ni­cas no agre­si­vas». Lo malo para ellos es que, al mis­mo tiem­po, los media han veni­do sub­ra­yan­do una y otra vez el «mutis­mo habi­tual» de ese mis­mo tipo de mili­tan­tes cuan­do son some­ti­dos tam­bién a inco­mu­ni­ca­ción en el Esta­do fran­cés.

Cuan­do se cons­ti­tu­ya una Comi­sión de la Ver­dad, seme­jan­te con­tras­te entre ambos esta­dos les va a dejar muy en evi­den­cia no solo a ellos sino a innu­me­ra­bles medios de comu­ni­ca­ción que no podrán ale­gar igno­ran­cia sobre lo que real­men­te esta­ba suce­dien­do mien­tras guar­da­ban un silen­cio cóm­pli­ce.

Otro tan­to se pue­de decir de la (in)Justicia espa­ño­la que, ade­más de escu­dar­se en la fal­ta de prue­bas que pro­vo­ca la inco­mu­ni­ca­ción para archi­var las denun­cias de tor­tu­ras, insis­te en que esas denun­cias son fal­sas y obe­de­cen a con­sig­nas de «ETA y su entorno».

Esos jue­ces que hablan de manua­les para denun­ciar tor­tu­ras inexis­ten­tes no pue­den pre­ten­der que pen­se­mos que se creen esa infa­me men­ti­ra, por­que tie­nen delan­te de sus nari­ces una prue­ba fla­gran­te de cómo se arran­can esas con­fe­sio­nes según ellos obte­ni­das lim­pia­men­te: el mis­mo tipo de mili­tan­tes que ha guar­da­do siem­pre un abso­lu­to mutis­mo en depen­den­cias poli­cia­les fran­ce­sas lo cuen­tan todo con pelos y seña­les en las espa­ño­las. Y el res­to de jue­ces que nada hacen para ter­mi­nar con esa lacra y exi­gen prue­bas impo­si­bles a los tor­tu­ra­dos tam­po­co podrán ale­gar en un futu­ro una igno­ran­cia impo­si­ble. En esa com­pli­ci­dad y encu­bri­mien­to de la tor­tu­ra hay tam­bién dife­ren­tes gra­dos de res­pon­sa­bi­li­dad, y en este caso no voy a men­cio­nar al que se lle­va la pal­ma, por­que son muchos, entre ellos Gar­zón, sino a quien ocu­pa el pues­to más rele­van­te en la Jus­ti­cia del País Vas­co: Juan Luís Iba­rra Robles, Pre­si­den­te de su Tri­bu­nal Supre­mo.

Cuan­do Iba­rra era direc­tor gene­ral en el Minis­te­rio de Jus­ti­cia e Inte­rior, en 1995, fue el encar­ga­do de res­pon­der por pri­me­ra vez al Comi­té de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra, CPT, del Con­se­jo de Euro­pa, que des­de 1991 venía soli­ci­ta­do a las auto­ri­da­des espa­ño­las que imple­men­ta­ran varias medi­das pre­ven­ti­vas en caso de deten­cio­nes inco­mu­ni- cadas. Unas medi­das que más de 20 años des­pués siguen sin ser imple­men­ta­das. La más sen­ci­lla de todas esas medi­das es la de que se comu­ni­que a un fami­liar del dete­ni­do el lugar de cus­to­dia. Y como Iba­rra no podía expli­car por qué se nie­gan a decir dón­de se encuen­tra el dete­ni­do des­pués de que la deten­ción haya sido cono­ci­da públi­ca­men­te, recu­rrió a la men­ti­ra pura y dura. Ase­gu­ró que «es una prác­ti­ca habi­tual la de infor­mar a los fami­lia­res del hecho de la deten­ción y el lugar don­de se halla la per­so­na dete­ni­da cuan­do estos se diri­gen a depen­den­cias poli­cia­les». Lo cual era radi­cal­men­te fal­so.

Tam­bién pre­ten­dió que «esa medi­da legal [de no noti­fi­car la cus­to­dia a los fami­lia­res] en gran medi­da no se uti­li­za, ya que su pro­pó­si­to que­da seria­men­te afec­ta­do por el hecho habi­tual de que algu­nos medios de infor­ma­ción den a cono­cer la iden­ti­dad de las per­so­nas dete­ni­das». Es bien cier­to que la iden­ti­dad de los dete­ni­dos era y es casi siem­pre rápi­da­men­te cono­ci­da, pero no lo era en abso­lu­to que la medi­da no fue­se ape­nas uti­li­za­da. Vol­vió a men­tir con ale­vo­sía y pre­me­di­ta­ción, como lo han segui­do hacien­do las auto­ri­da­des espa­ño­las has­ta nues­tros días.

Y tam­bién han segui­do sus pasos en lo de pro­me­ter en fal­so que esa medi­da sería apli­ca­da «tan pron­to como una deten­ción inco­mu­ni­ca­da sea públi­ca­men­te cono­ci­da».

Casi 17 años des­pués, siguen sin cum­plir ni aque­lla pro­me­sa de Iba­rra ni las pos­te­rio­res. Y min­tien­do con el mis­mo des­ca­ro de siem­pre al CPT, para jus­ti­fi­car la increí­ble nega­ti­va a hacer obli­ga­to­ria una medi­da pre­ven­ti­va que no supo­ne abso­lu­ta­men­te nin­gún ries­go para las inves­ti­ga­cio­nes poli­cia­les.

Juan Luis Iba­rra Robles es un buen ejem­plo de cóm­pli­ce y encu­bri­dor de la tor­tu­ra situa­do en altas ins­tan­cias del Esta­do, pero no deja de ser uno más en un esta­do com­ple­ta­men­te car­co­mi­do por esa lacra. Por eso es tan nece­sa­ria una Comi­sión de la Ver­dad que pon­ga en su lugar a todos ellos y ofrez­ca por fin a los miles de víc­ti­mas de la tor­tu­ra el reco­no­ci­mien­to que se mere­cen. En nues­tras manos está el con­se­guir que se cons­ti­tu­ya cuan­to antes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *