Si no pue­des con­ven­cer­los, con­fún­de­los- Patxi Zamo­ra

Ante la inevi­ta­ble caí­da del impe­rio, los máxi­mos res­pon­sa­bles polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos inten­tan per­sua­dir a la ciu­da­da­nía de que “dolo­ro­sas” refor­mas son nece­sa­rias para la recons­truc­ción de sus rui­nas. El mie­do y la incer­ti­dum­bre se con­vier­ten en alia­dos de los cau­san­tes de este desa­gui­sa­do, que ame­na­zan y alu­den a la inexis­ten­cia de alter­na­ti­vas y al estú­pi­do argu­men­to de que el capi­ta­lis­mo es el menos malo de los sis­te­mas cono­ci­dos. A lo lar­go de la his­to­ria no recor­da­mos solu­cio­nes mági­cas, pero sí exis­ten medi­das de sen­ti­do común que cami­nan jus­to en la direc­ción con­tra­ria a las que nos impo­ne un sis­te­ma, con un nota­ble défi­cit demo­crá­ti­co, y que está blin­da­do por fuer­zas arma­das dis­pues­tas a emplear otra de las vio­len­cias sin con­tem­pla­cio­nes.

Lord Key­nes decía que “la difi­cul­tad no es tan­to con­ce­bir nue­vas ideas como saber librar­se de las anti­guas”. A pesar de la evi­den­te cri­sis del sis­te­ma, los gurús de la deba­cle apli­can la máxi­ma del ex pre­si­den­te de E.E.U.U., Harry Tru­man, “si no pue­des con­ven­cer­los, con­fún­de­los”, de la que se han hecho exper­tos a lo lar­go de las últi­mas déca­das, mani­pu­lan­do nues­tra per­cep­ción de la reali­dad. Han crea­do una opi­nión públi­ca fal­sa, com­pra­da a tra­vés de “agen­cias inde­pen­dien­tes”, y nos la repi­ten en los medios de comu­ni­ca­ción, per­ver­ti­dos has­ta el pun­to de que “los perio­dis­tas viven obse­sio­na­dos con des­cu­brir hechos reales, a fin de poder con­tar una men­ti­ra” (N. Mai­ler).

Vol­va­mos al siglo XXI. John Per­kins, que fue­ra res­pon­sa­ble eje­cu­ti­vo de una gran com­pa­ñía mul­ti­na­cio­nal, expli­ca en su libro “Con­fe­sio­nes de un sica­rio eco­nó­mi­co” cómo fun­cio­na el impe­rio capi­ta­lis­ta: “se bus­ca un país con recur­sos natu­ra­les, se le pres­ta para que cree infra­es­truc­tu­ras y se le endeu­da. Cuan­do, inevi­ta­ble­men­te, no pue­de devol­ver el dine­ro, le exi­gen la explo­ta­ción de sus rique­zas, le impo­nen bases mili­ta­res, votos en la ONU, pri­va­ti­za­cio­nes, más refi­nan­cia­ción, más deuda…y una apa­ren­te demo­cra­cia que obe­dez­ca al FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal) y al BM (Ban­co Mun­dial)”. Des­de que en 1944 la Con­fe­ren­cia de Bret­ton Woods impu­so el dólar como mone­da de comer­cio inter­na­cio­nal y creó esos orga­nis­mos, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta man­tie­ne a una sex­ta par­te de los habi­tan­tes del mun­do des­nu­tri­da de for­ma cró­ni­ca, a 884 millo­nes sin acce­so a agua pota­ble, a 924 en vivien­das pre­ca­rias, a 2500 sin cloa­cas y a 1600 que care­cen de elec­tri­ci­dad. Ade­más, 774 millo­nes de adul­tos son anal­fa­be­tos, siem­pre según datos de la OMS (Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud). El empo­bre­ci­mien­to de los más nece­si­ta­dos, acom­pa­ña­do del aumen­to de la rique­za de los más opu­len­tos, es uno de los fac­to­res que ha pro­vo­ca­do la actual cri­sis del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Es decir, su inna­ta ava­ri­cia. El mun­do requie­re de un urgen­te repar­to de la “tar­ta”. No se tra­ta de uto­pías inal­can­za­bles ya que, tan solo con los bene­fi­cios del 1% más rico en los últi­mos 10 años, deján­do­les sus for­tu­nas intac­tas, sería sufi­cien­te para dupli­car los ingre­sos del 70 % de la pobla­ción mun­dial, sal­van­do vidas y redu­cien­do penu­rias de for­ma inme­dia­ta. Y ya no se le pue­de echar la cul­pa al comu­nis­mo. Aún así, los líde­res polí­ti­cos de este mori­bun­do capi­ta­lis­mo insis­ten en que, para­fra­sean­do a El Roto, “es nece­sa­rio recu­pe­rar la con­fian­za de los inver­so­res en los esta­fa­do­res”.

“Para esca­par de su mise­ra­ble suer­te el pue­blo tie­ne tres cami­nos, dos ima­gi­na­rios y uno real, los dos pri­me­ros son la taber­na y la igle­sia y el ter­ce­ro es la revo­lu­ción social”, escri­bió Mijail Baku­nin. No debe­ría­mos malin­ter­pre­tar estas pala­bras, sino, con la nece­sa­ria adap­ta­ción a esta nue­va épo­ca, ana­li­zar la pro­fun­di­dad de la pro­pues­ta. No nos deje­mos enga­ñar ni ame­dren­tar. La huma­ni­dad no pue­de corre­gir los hechos del pasa­do, pero sí anti­ci­par los del futu­ro y cla­ro que se pue­den ir toman­do medi­das que palien la actual cri­sis y empe­zar a crear un sis­te­ma nue­vo. Para ello se hace impres­cin­di­ble un repar­to digno de las “pose­sio­nes terre­na­les”, ‑las mis­mas que tan­to des­pre­cia la igle­sia cató­li­ca mien­tras mul­ti­pli­ca su patrimonio‑, a tra­vés de polí­ti­cas fis­ca­les hon­ra­das: el que más posee, paga en con­se­cuen­cia; des­apa­ri­ción de pri­vi­le­gios para los millo­na­rios, como las SICAV; cam­bio del sis­te­ma penal para cas­ti­gar a eva­so­res fis­ca­les (el 69% de las empre­sas del Ibex 35 tie­ne nego­cios en esos paraí­sos), a los defrau­da­do­res, a los polí­ti­cos corrup­tos y a quie­nes les pagan la mor­di­da (no se cono­cen eje­cu­ti­vos de gran­des empre­sas que, habien­do corrom­pi­do a polí­ti­cos, hayan aca­ba­do en pri­sión). Otra medi­da es el repar­to del tra­ba­jo exis­ten­te, aun­que requie­ra un esfuer­zo de la ya vapu­lea­da cla­se asa­la­ria­da. Así como la inver­sión en recur­sos públi­cos, que es lo que están hacien­do los paí­ses nór­di­cos a los que alu­de aho­ra el pos­fran­quis­mo his­pano, como ejem­plo a seguir, sin con­tar­nos cuá­les son las pres­ta­cio­nes socia­les, sala­rio míni­mo y jubi­la­cio­nes de estos paí­ses. Y una nue­va cul­tu­ra, impul­sa­da de for­ma peda­gó­gi­ca por las ins­ti­tu­cio­nes, diri­gi­da a una socie­dad que trans­for­me poco a poco sus hábi­tos y bus­que la feli­ci­dad, con sus nece­si­da­des fun­da­men­ta­les cubier­tas, en el ocio y no en el con­su­mo.

Por nues­tra par­te, en Eus­kal Herria, este com­ple­jo obje­ti­vo de trans­for­mar, de alte­rar el actual esta­do de las cosas, requie­re de la sobe­ra­nía como paso pre­vio nece­sa­rio. Pre­ci­sa­mos de una repú­bli­ca con herra­mien­tas de poder para tomar nues­tras pro­pias deci­sio­nes, sin olvi­dar que la eco­no­mía y sus auto­ri­da­des están glo­ba­li­za­das, pero sabien­do tam­bién que con­ta­mos con un poten­te y com­ba­ti­vo inde­pen­den­tis­mo de izquier­das, con una ciu­da­da­nía que está demos­tran­do su capa­ci­dad de movi­li­za­ción y con una pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal más que nota­ble (basa­da, ¡ya era hora!, en la uni­dad de acción). Para for­ta­le­cer ese anhe­lo de cam­bios sus­tan­cia­les y aco­tar el poder de la delin­cuen­cia eco­nó­mi­ca, la izquier­da vas­ca debe­ría apo­yar, des­de su rei­vin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta, las ini­cia­ti­vas popu­la­res en el esta­do espa­ñol y en toda Euro­pa, como el 15M, con res­pe­to y empa­tía. Por­que como afir­mó Jor­ge Otei­za, «hoy aber­tza­le, si no quie­re decir revo­lu­cio­na­rio, no quie­re decir nada».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *