El Pro­yec­to Capri­les y la Nos­tal­gia de la vía capi­ta­lis­ta para el Agro Vene­zo­lano- Jes­se Chacòn

Artícu­los | Jes­se Cha­cón | Noti­cias | Pers­pec­ti­vas y Realidades

El Pro­yec­to Capri­les y la Nos­tal­gia de la vía capi­ta­lis­ta para el Agro Vene­zo­lano (Jes­se Cha­còn- GISXXI)

4 mar­zo, 2012 |Haga un comentario

La Vene­zue­la agra­ria ante­rior a 1930 tuvo como rela­ción social cen­tral el lati­fun­dio, deci­mos rela­ción social, pues esa inmen­sa exten­sión de tie­rra impro­duc­ti­va y acu­mu­la­da en pocas manos lla­ma­da lati­fun­dio, es la expre­sión de una for­ma par­ti­cu­lar de orga­ni­za­ción de la socie­dad y en par­ti­cu­lar de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos. Alre­de­dor de la impro­duc­ti­vi­dad de la tie­rra se arti­cu­lan rela­cio­nes de explo­ta­ción agra­ria que van des­de el vasa­lla­je expre­sa­do en for­mas de apar­ce­ría o arren­da­ta­rios de tie­rras, has­ta for­mas de escla­vis­mo y sobre­ex­plo­ta­ción, su lógi­ca es la des­po­se­sión y la con­cen­tra­ción de la rique­za, que es la tie­rra, en pocas manos.

Polí­ti­ca­men­te, el lati­fun­dio es repro­duc­tor de una men­ta­li­dad con­ser­va­do­ra y de for­mas des­pó­ti­cas en la con­fi­gu­ra­ción del régi­men. En lo social, su resul­ta­do es la pobre­za de inmen­sas masas cam­pe­si­nas y su con­de­na al analfabetismo.

Si bien la con­fi­gu­ra­ción del nue­vo patrón pro­duc­ti­vo alre­de­dor del petró­leo des­de 1930, des­pla­zó a la tie­rra como eje de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta, de poder y abo­len­go, no sig­ni­fi­có la diso­lu­ción del lati­fun­dio como ins­ti­tu­ción fun­da­men­tal en la tra­ma social vene­zo­la­na; por el con­tra­rio éste per­vi­vió y coexis­tió con la oli­gar­quía del dine­ro, con­fi­gu­ra­da alre­de­dor de la cap­tu­ra de la ren­ta petro­le­ra y de las rudi­men­ta­rias for­mas indus­tria­les, agro­in­dus­tria­les y comer­cia­les deri­va­das alre­de­dor de este proceso.

Tími­da­men­te y en la pers­pec­ti­va del desa­rro­llo de un raquí­ti­co mode­lo agro­in­dus­trial, la bur­gue­sía inten­tó des­de la déca­da del 60 un pro­ce­so de Refor­ma Agra­ria; sin embar­go, el cen­so de 1998 nos mues­tra un mapa agra­rio regi­do por el lati­fun­dio, el cual repre­sen­ta­ba aun, una exten­sión de 6.762.399 hec­tá­reas, jun­to a todas las secue­las de pobre­za rural e improductividad.

En la déca­da del 90, liga­da a la hege­mo­nía del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal y su nue­vo patrón de acu­mu­la­ción, deno­mi­na­do neo­li­be­ra­lis­mo, la bur­gue­sía vene­zo­la­na, sin afec­tar la estruc­tu­ra del lati­fun­dio, inten­tó inú­til­men­te des­de 1989 has­ta 1998, pro­fun­di­zar la vía capi­ta­lis­ta para el agro Vene­zo­lano, en esta direc­ción se sumó drás­ti­ca­men­te al mode­lo de des­re­gu­la­ción y aper­tu­ra eco­nó­mi­ca (Eli­mi­na­ción de aran­ce­les a las importaciones).

Dicho mode­lo, incor­po­ró ade­más, la eli­mi­na­ción de toda medi­da de pro­tec­ción inter­na a la pro­duc­ción agrí­co­la nacio­nal. Esta polí­ti­ca tra­jo como resul­ta­do una mayor cri­sis en el agro vene­zo­lano y no podía ser de otra mane­ra ante el ingre­so des­re­gu­la­do de los bie­nes agrí­co­las (Esos sí sub­si­dia­dos), que los paí­ses desa­rro­lla­dos ingre­sa­ban al mer­ca­do vene­zo­lano. Como com­ple­men­to de esta polí­ti­ca se dio un aumen­to en las tasas acti­vas de inte­rés y la caí­da en el cré­di­to agra­rio, el rit­mo de la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la cedió, de 15.915.235 de tone­la­das de ali­men­tos pro­du­ci­das en 1988, a 17.160.577 tone­la­das de ali­men­tos pro­du­ci­dos en 1998, lo cual repre­sen­ta solo un 8% de cre­ci­mien­to entre 1988 y 1998.

Pero la pre­ten­sión de la bur­gue­sía vene­zo­la­na de enton­ces y de hoy, repre­sen­ta­da visi­ble­men­te por los empo­rios Men­do­za y Capri­les Gar­cía, bus­ca­ban avan­zar en fun­cio­na­li­zar la tie­rra des­de el dis­cur­so capi­ta­lis­ta de la pro­duc­ti­vi­dad. Para lograr­lo se suma­rían igual que sus pares de amé­ri­ca lati­na al nego­cio de la agro­in­dus­tria y los agro­cul­ti­vos, lo cual sig­ni­fi­ca­ría un cam­bio radi­cal en la geo­gra­fía de rela­cio­nes agra­rias, pues la siem­bra de una hec­tá­rea de pal­ma afri­ca­na, soja o maíz diri­gi­dos a pro­du­cir eta­nol, trae un exce­den­te finan­cie­ro supe­rior a cual­quier otro rubro o uso del sue­lo agrí­co­la. Rápi­da­men­te las for­mas de pro­duc­ción de auto­con­su­mo y de otros bie­nes agrí­co­las diri­gi­dos a la ali­men­ta­ción nacio­nal, irían murien­do pues los agro­cul­ti­vos se con­fi­gu­ran en mono­cul­ti­vo con todas sus nega­ti­vas secuelas.

La vía capi­ta­lis­ta para el agro vene­zo­lano, jun­to con el hori­zon­te de con­cen­tra­ción de la tie­rra en manos de unos pocos, la cri­sis agro­ali­men­ta­ria y la depre­da­ción ambien­tal, fue trun­ca­da des­de 1998, por un mode­lo de vía socia­lis­ta para el agro vene­zo­lano. Este mode­lo ha sig­ni­fi­ca­do duran­te estos 12 años, un ascen­den­te pro­ce­so de demo­cra­ti­za­ción de la tie­rra y el cré­di­to agra­rio, a la par de la lucha por recu­pe­rar la pro­duc­ti­vi­dad agrí­co­la des­de la pers­pec­ti­va de pro­du­cir ali­men­tos para la gen­te, cons­ti­tu­yén­do­se en la vía revo­lu­cio­na­ria de la sobe­ra­nía agroalimentaria.

Los resul­ta­dos más allá de la matriz catas­tro­fis­ta que inten­tan posi­cio­nar los gran­des medios de comu­ni­ca­ción liga­dos a los intere­ses de la bur­gue­sía, son tan­gi­bles; la revo­lu­ción boli­va­ria­na ha liqui­da­do el lati­fun­dio en un 54%, de 6.762.399 ha en con­di­ción de lati­fun­dio, ha recu­pe­ra­do, dis­tri­bui­do y acti­va­do pro­duc­ti­va­men­te 3.654.681, res­tan­do aun por trans­for­mar 3.107.718 ha de lati­fun­dio, es decir el 46%.

Como vimos en un párra­fo ante­rior, de 1988 has­ta 1998, la pro­duc­ción agrí­co­la nacio­nal, ape­nas se incre­men­tó en 8%, a par­tir de 1998, como pro­duc­to del mode­lo de revo­lu­ción agra­ria, de 17.160.577 tone­la­das de ali­men­tos que se pro­du­cían, en el año 98, pasa­mos a 24.686.018 tone­la­das, en el año 2010; lo cual repre­sen­ta un incre­men­to del 44%.

La vía socia­lis­ta para el cam­po, ha sig­ni­fi­ca­do igual­men­te la demo­cra­ti­za­ción del cré­di­to agra­rio, según datos del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y tie­rras, el BAV pasó de entre­gar Bs 19.003.986, en el año 2006, a otor­gar Bs 1.226.190.113, en el año 2010. Lo que sig­ni­fi­ca un incre­men­to de 6.352%. Des­de 2008 has­ta diciem­bre de 2010, el Fon­do para el Desa­rro­llo Agra­rio Socia­lis­ta (Fon­das), liqui­dó más de 77.519 cré­di­tos, por un mon­to de Bs 3.758.944.157. El Fon­das pasó de entre­gar Bs 16.755.306, en el año 1998, a otor­gar Bs 1.165.871.704, en 2010. Lo que sig­ni­fi­ca un incre­men­to de 6.858%.

Otro hecho des­ta­ca­do en este ciclo, ha sido el desa­rro­llo de un Sis­te­ma Agro­in­dus­trial de Pro­pie­dad Social con más de 21.000 tra­ba­ja­do­res y 110 Uni­da­des de Pro­pie­dad Social Agro­in­dus­trial; entre ellas: plan­tas de cerea­les, leche, car­ne legu­mi­no­sas, olea­gi­no­sas, fru­tas, hor­ta­li­zas, azú­car, cacao, café y pescado.

Pero la nos­tal­gia bur­gue­sa por la vía capi­ta­lis­ta para el agro no des­apa­re­ce; por el con­tra­rio se trans­for­ma en pro­yec­to nacio­nal de res­tau­ra­ción y con­tra revo­lu­ción, es decir de rever­sión de todos los logros para la gen­te, pre­ten­den res­tau­rar la apro­pia­ción pri­va­da de la tie­rra y del con­jun­to de cade­nas agro­pro­duc­ti­vas, pro­mue­ven una vía reac­cio­na­ria y anti­na­cio­nal, pero extra­ña­men­te se lla­man pro­gre­sis­tas, vea­mos unas líneas des­ta­ca­das de este pro­pó­si­to que la bur­gue­sía due­ña de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Capri­les Radons­ki ha for­mu­la­do en su lla­ma­do pro­gra­ma de “uni­dad nacional”:

• “ La pri­me­ra acción debe ser la emi­sión de un níti­do y cohe­ren­te men­sa­je diri­gi­do al sec­tor pri­va­do pro­duc­tor y a los con­su­mi­do­res para rees­ta­ble­cer la con­fian­za. El gobierno de Uni­dad Nacio­nal debe­rá rea­li­zar refor­mas lega­les y apli­car polí­ti­cas des­ti­na­das a garan­ti­zar los dere­chos de pro­pie­dad y las liber­ta­des eco­nó­mi­cas con­sa­gra­das en la Cons­ti­tu­ción. Pro­ce­de­rá a revi­sar y corre­gir las medi­das ile­ga­les y los abu­sos admi­nis­tra­ti­vos que deter­mi­na­ron la adqui­si­ción ilí­ci­ta de empre­sas, tie­rras y otros bie­nes en la últi­ma déca­da”. Esto sig­ni­fi­ca que desa­rro­lla­rán una con­tra revo­lu­ción agraria.

• “ El gobierno de Uni­dad Nacio­nal toma­rá medi­das, nece­sa­ria­men­te gra­dua­les, para des­mon­tar la mara­ña de per­mi­sos, requi­si­tos admi­nis­tra­ti­vos y demás obs­tácu­los que entor­pe­cen la pro­duc­ción, el trans­por­te, pro­ce­sa­mien­to e impor­ta­ción de ali­men­tos, forra­jes, equi­pos, insu­mos y mate­rias pri­mas”. Recu­pe­ra­rán la des­re­gu­la­ción del agro y su entre­ga al libre jue­go del mer­ca­do, es decir, ven­ta­jas para los monopolios.

• “Se pon­drá en mar­cha el pro­ce­so de des­vin­cu­la­ción de los entes públi­cos de las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o comer­cia­les, sal­vo aque­llas indis­pen­sa­bles para aten­der a la pobla­ción de meno­res recur­sos o ase­gu­rar reser­vas téc­ni­cas que superen la capa­ci­dad de alma­ce­na­mien­to del sec­tor pri­va­do”. Rever­ti­rán las for­mas de pro­pie­dad social y la pri­va­ti­za­rán, entre­gán­do­le a los pri­va­dos el con­trol abso­lu­to de la cade­na agroalimentaria.

Lo ante­rior mues­tra con cla­ri­dad el radi­cal pro­ce­so de con­tra revo­lu­ción que enfren­ta­rá la socie­dad vene­zo­la­na si la opción de la bur­gue­sía repre­sen­ta­da en Capri­les Rados­ki lle­ga­ra a la pre­si­den­cia, lo que no esta cla­ro es, como pue­de lla­mar­se pro­gre­sis­ta a una polí­ti­ca que entre­ga­rá de nue­vo el agro al capi­tal, a las mino­rías y se lo arre­ba­ta­rá a la gen­te, a las mayorías.

Como lo ha repe­ti­do el pre­si­den­te Chá­vez, es un pro­ble­ma de mode­los, la socie­dad vene­zo­la­na debe­rá optar en este perío­do por el mode­lo que bene­fi­cia­rá a la bur­gue­sía o por el mode­lo que bene­fi­cie a las mayorías.

Jes­se Chacòn

Direc­tor GISXXI

www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.