[Fotos] Fidel Cas­tro: “Esta­mos obli­ga­dos a ganar la bata­lla por la sobre­vi­ven­cia”

Fidel con los "hibacushas", sobrevivientes de Hiroshima y Nagasaki. Foto: Roberto ChileFidel con los «hiba­kushas», sobre­vi­vien­tes de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. Jun­to al Coman­dan­te, con blu­sa ver­de, Kenia Serrano, pre­si­den­ta del ICAP. A la dere­cha del líder de la Revo­lu­ción, Hiroshi Naka­mu­ra. Foto: Rober­to Chi­le

Fotos: Rober­to Chi­le

Va a ser difí­cil olvi­dar la ima­gen que cerró el encuen­tro. Fidel, con un kimono por enci­ma de la cha­que­ta depor­ti­va y de pie, muy serio, rodea­do por diez hiba­kushas, como lla­man en Japón a los sobre­vi­vien­tes de las bom­bas ató­mi­cas que lan­zó Esta­dos Uni­dos con­tra Hiroshi­maNaga­sa­ki. Cada uno lo salu­dó con una reve­ren­cia de cor­te­sía y una de las dos muje­res, Ritso­ku Ishi­ka­wa, no solo se incli­nó, sino que besó el dor­so de la mano del Coman­dan­te.

Aun­que difí­cil­men­te el Pala­cio de las Con­ven­cio­nes recuer­de otro encuen­tro en el que haya habi­do más cáma­ras foto­grá­fi­cas por metro cua­dra­do, ni los flashes se sin­tie­ron en ese ins­tan­te. Fue la emo­ción la que con­ge­ló la ima­gen para el peque­ño gru­po de cuba­nos y los 770 japo­ne­ses que lle­ga­ron en la maña­na del jue­ves al puer­to de La Haba­na a bor­do del Cru­ce­ro por la Paz, el bar­co que reco­rre el mun­do cada año con acti­vis­tas con­tra las ame­na­zas nuclea­res y medioam­bien­ta­les.

Por segun­do año con­se­cu­ti­vo se reúnen en este edi­fi­cio con el líder his­tó­ri­co de la Revo­lu­ción cuba­na, y por segun­da vez, no pudo ser más estre­me­ce­dor escu­char tes­ti­mo­nios del dolor que pade­cen millo­nes de per­so­nas víc­ti­mas de los efec­tos de la radia­ción nuclear. Pero no fue este un encuen­tro de cor­te­sía, sino la sesión prin­ci­pal del “Foro glo­bal por un mun­do libre de armas nuclea­res”, even­to que había sido uno de los acuer­dos del encuen­tro ante­rior en La Haba­na y cuyos orga­ni­za­do­res deci­die­ron cele­brar­lo aquí.

Las inter­ven­cio­nes de los par­ti­ci­pan­tes fue­ron de lujo e inclu­ye­ron la de un sobre­vi­vien­te del bom­ba­zo de Hiroshi­ma, un pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Fukushi­ma ‑don­de el terre­mo­to y el tsu­na­mi que devas­tó Japón pro­vo­có el acci­den­te de una electronuclear‑, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Víc­ti­mas Nuclea­res “Moru­rua e Tatou”, de Tahi­tí, y un médi­co cubano que narró la expe­rien­cia de la Isla en el tra­ta­mien­to de niños afec­ta­dos por el acci­den­te en la plan­ta de Cher­no­bil, Ucra­nia. “Las des­crip­cio­nes que uste­des hacen le rom­pen el alma a cual­quie­ra”, había reac­cio­na­do Fidel, nota­ble­men­te con­mo­vi­do ante lo que allí se dijo.

Tres días en el infierno

Sobre­co­ge el audi­to­rio. No solo por­que son más de 700 per­so­nas, no solo por­que se tra­ta de paci­fis­tas, enemi­gos decla­ra­dos de todas las armas. Es que sufrie­ron en car­ne pro­pia o en la de sus ante­pa­sa­dos, el infierno de un bom­bar­deo nuclear. Hiba­kushas lla­man a los sobre­vi­vien­tes de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki. En el Pea­ce Boat o Cru­ce­ro por la Paz, via­jan algu­nos que tenían un año, cua­tro, 13 ó 16, cuan­do se pro­du­jo el cri­mi­nal ata­que a las ciu­da­des japo­ne­sas don­de ellos vivían. Hoy cuen­tan entre 67 y 83 y como una dis­tin­ción se les sien­ta en la pri­me­ra fila. De cono­cer­se más y mejor sus his­to­rias, qui­zás el mun­do no fue­ra el lugar de mie­do en que lo han con­ver­ti­do las armas.

Hiroshi Naka­mu­ra tie­ne aho­ra 80 años y una figu­ra menu­da y res­pe­ta­ble como la sere­na natu­ra­le­za de su tie­rra. Pero su tes­ti­mo­nio es tan estre­me­ce­dor como un terre­mo­to o un tsu­na­mi, aun­que la com­pa­ra­ción no vale por­que su sufri­mien­to no es la con­se­cuen­cia de un fenó­meno natu­ral sino de un deli­be­ra­do acto de bar­ba­rie.

Él vivía a 8 kiló­me­tros del epi­cen­tro de una de las dos tra­ge­dias pro­vo­ca­das por la pre­po­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na aquel agos­to de 1945. “Sen­tí un rui­do ensor­de­ce­dor y vi un gran rayo de luz que me des­lum­bró y ya no supe qué hacer…”, cuen­ta y su tes­ti­mo­nio pare­ce el rela­to de una pelí­cu­la de fic­ción cuan­do todo arde alre­de­dor del niño de 13 años que, huyen­do del fue­go, solo se cru­za­ba con espec­tros de seres huma­nos sin cabe­llos, con el ros­tro enne­gre­ci­do y las ropas dese­chas. “Algu­nos iban des­nu­dos com­ple­ta­men­te, con los bra­zos cru­za­dos como tra­tan­do de cubrir­se el pecho y uno no podía saber si eran hom­bres o muje­res de tan defor­ma­dos que esta­ban…”

Tres días estu­vo Naka­mu­ra ayu­dan­do a mover cadá­ve­res. A él le toca­ba tomar­los por los tobi­llos y al prin­ci­pio no logra­ba alzar­los por­que se le corrían o se des­ga­rra­ban las car­nes. Alguien le gri­tó que metie­ra los dedos has­ta el hue­so. “Pero yo solo era un niño de 13 años y mi cuer­po esta­ba para­li­za­do ¿No eres un hom­bre japo­nés? me gri­ta­ron. Enton­ces me resig­né e intro­du­je mis dedos en las car­nes des­com­pues­tas y apre­té fuerte…Cargué alre­de­dor de 30 cuer­pos para los camio­nes y los lle­va­mos has­ta una gran fosa en las afue­ras de la ciu­dad y allí los deja­mos… Fue­ron tres días en el infierno.”

Para más horror, la tra­ge­dia de Naka­mu­ra, que es la de miles de ciu­da­da­nos de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, no ter­mi­nó con el fin de la II Gue­rra Mun­dial. A lo lar­go de su vida, el infierno se ha sos­te­ni­do en cons­tan­tes enfer­me­da­des que comen­za­ron por la caí­da total del cabe­llo a los pocos días del ata­que, encías san­gran­tes, adel­ga­za­mien­to abrup­to, ano­ma­lías hor­mo­na­les, cin­co ciru­gías por cán­cer… “Los daños que me pro­vo­ca­ron las radia­cio­nes me han hecho sufrir toda la vida…” Hoy mis­mo, mien­tras lle­ga­ba a La Haba­na, en Japón moría una her­ma­na, otra hiba­kusha, sobre­vi­vien­te de Hiroshi­ma.

“Esta pue­de ser la últi­ma vez que cuen­te mis expe­rien­cias”, afir­ma el hom­bre que, a pesar de los sufri­mien­tos, con­si­de­ra un honor haber vivi­do tan­tos años para con­tar­le al mun­do el pro­fun­do daño físi­co y psí­qui­co que pro­vo­ca el con­tac­to humano con la ener­gía nuclear. Y cita a una per­so­na alle­ga­da, cuyo pen­sa­mien­to com­par­te: “La ener­gía nuclear y la Huma­ni­dad no deben con­vi­vir…” Enton­ces, en nom­bre de los hiba­kushas le pide a Fidel que enca­be­ce un movi­mien­to para pro­mo­ver las zonas des­nu­clea­ri­za­das en todo el pla­ne­ta y que con­vo­que a los alcal­des del mun­do por la paz, pro­mo­vien­do la eli­mi­na­ción de todas las armas nuclea­res.

“El desas­tre que nos robó la natu­ra­le­za”

Fumi­no­ri Tam­ba, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Fukushi­ma expo­ne datos que, según afir­ma, esca­mo­tea­ron las auto­ri­da­des japo­ne­sas sobre la tra­ge­dia en la plan­ta nuclear de su ciu­dad tras el terre­mo­to y el tsu­na­mi del pasa­do año.

“Ese desas­tre nos robó la bella natu­ra­le­za de la región y obli­gó a dece­nas de miles a aban­do­nar sus hoga­res.

El exper­to cali­fi­ca la tra­ge­dia como un esca­pe gran­de de radia­ción que ha con­ta­mi­na­do la tie­rra y las aguas, dañan­do todos la agri­cul­tu­ra y la pes­ca. “El pro­ble­ma más gran­de es que el gobierno no infor­mó a tiem­po y muchas per­so­nas estu­vie­ron expues­tas a “una radia­ción inú­til”. Se le pasó infor­ma­ción inme­dia­ta al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano que no se les brin­dó a las per­so­nas expues­tas. El gobierno solo lo admi­tió la fusión de los reac­to­res dos meses des­pués del acci­den­te.

Los datos abru­man. Más de 60 mil per­so­nas se han ido de la pre­fec­tu­ra y aun más de 100 mil niños per­ma­ne­cen en refu­gios tem­po­ra­les. Los que no han sido eva­cua­dos viven en áreas con­ta­mi­na­das sin poder salir de aulas cerra­das bajo fuer­te calor en con­di­cio­nes alar­man­tes para su cre­ci­mien­to y salud.

De acuer­do con una encues­ta de la Uni­ver­si­dad, rea­li­za­da en un uni­ver­so de 30 mil per­so­nas, hay fami­lias que han cam­bia­do has­ta 10 veces de hogar en unos meses, hoga­res divi­di­dos en ins­ta­la­cio­nes pro­vi­sio­na­les. El des­em­pleo y el sub­em­pleo sobre­pa­sa el 50 por cien­to de la pobla­ción labo­ral­men­te acti­va. Cer­ca de la mitad de los meno­res de 35 años eva­cua­dos no tie­nen inte­rés en regre­sar a su lugar de ori­gen.

El abue­lo de Tam­ba es sobre­vi­vien­te de Hiroshi­ma. “Hace poco alguien me pre­gun­tó en la calle si era japo­nés, cuan­do le dije que sí me dijo: Fukushi­ma”, comen­tó con­mo­vi­do con la soli­da­ri­dad de los cuba­nos y a ellos pidió que los acom­pa­ñen en la lucha por la aten­ción a los sobre­vi­vien­tes y por un mun­do des­nu­clea­ri­za­do.

Al ter­mi­nar su expo­si­ción entre­gó a Fidel un sello don­de manos de niños sos­tie­nen una palo­ma.

Tam­bién expu­so sus expe­rien­cias el doc­tor Julio Medi­na, quien diri­ge el pro­gra­ma de aten­ción a los niños víc­ti­mas de la tra­ge­dia de Cher­no­bil, que en Cuba ha aten­di­do a más de 26 mil per­so­nas en 21 años.

Nues­tro deber es divul­gar estos tes­ti­mo­nios

Los her­ma­nos japo­ne­ses ‑comen­zó dicien­do Fidel tras escu­char a los par­ti­ci­pan­tes en el Foro- han aña­di­do un pro­ble­ma nue­vo, que tie­ne que ver no solo con el uso de la bom­ba ató­mi­ca o con el acci­den­te de Cher­no­bil, sino con acci­den­tes natu­ra­les o no que des­aten el uso no con­tro­la­do de la ener­gía nuclear.

“Es muy valio­so valo­rar lo que ocu­rrió en 1945 y lo que sobre­vino des­pués con el uso de esa ener­gía en aque­lla plan­ta sin mucha segu­ri­dad, Cher­no­bil, ori­gi­nan­do un gra­ve acci­den­te… Si segui­mos hur­gan­do, podría­mos cono­cer con más deta­lles las con­se­cuen­cias de aque­llas prue­bas que se hicie­ron en el Pací­fi­co Sur, entre ellas lo que pro­vo­ca­ron las llu­vias radiac­ti­vas. Aho­ra tene­mos nue­vas noti­cias, tras el acci­den­te en Fukushi­ma. Por ejem­plo, que Ale­ma­nia haya anun­cia­do que cerra­rá todas las plan­tas nuclea­res”, enume­ró.

Casi nadie ha medi­ta­do mucho sobre el hecho de que hoy la ener­gía nuclear está menos pro­te­gi­da que nun­ca. “Un avión peque­ño pue­de pro­vo­car una catás­tro­fe mucho mayor que la de Cher­no­bil. ¿Y cuál podría cau­sar un loco? ¿O un sui­ci­da? ¿Y aca­so no los hay? Pue­de crear una peor toda­vía un hom­bre con un botón nuclear. En la épo­ca de Hiroshi­ma y Naga­sa­ki nadie dis­po­nía de tal botón. Eran solo dos bom­bas las que se habían pro­du­ci­do, y fue­ron lan­za­das deli­be­ra­da­men­te… Nadie tenía enton­ces un botón nuclear, ni hacía fal­ta”, aña­dió Fidel.

Hoy ha cam­bia­do dra­má­ti­ca­men­te la situa­ción y la huma­ni­dad es mil veces más vul­ne­ra­ble. Fidel expli­có: “Son 25 000 armas nuclea­res las que tie­ne el mun­do y cada vez son más auto­má­ti­cas las res­pues­tas posi­bles, por­que no dis­po­nen de tiem­po los hom­bres para tomar las deci­sio­nes.”

El Coman­dan­te en Jefe recor­dó que Cuba sabe muy bien lo que es una cri­sis nuclear. “Nos tocó vivir la de Octu­bre de 1962, y sabe­mos lo cer­ca que estu­vo el mun­do de la catás­tro­fe. Aho­ra será peor: hay bom­bas de varios mega­to­nes y mucho más pre­ci­sas. Se han hecho prue­bas con bom­bas que alcan­zan dece­nas de veces la poten­cia de las que fue­ron lan­za­das en Hiroshi­ma y Naga­sa­ki, que ape­nas reba­sa­ban algu­nas dece­nas de kilo­to­nes. Nadie sabe qué efec­tos cau­sa­ron las llu­vias áci­das tras esas prue­bas”.

Por eso, dijo Fidel, “nues­tro deber ‑y es la mejor for­ma de apo­yar el esfuer­zo de las víc­ti­mas de aquel bár­ba­ro y bru­tal ata­que con­tra Hiroshi­ma y Naga­sa­ki- es divul­gar todo esto”. Por ello exhor­tó a los orga­ni­za­do­res del Foro a que escri­bie­ran un libro que narra­ra las his­to­rias e inclu­ye­ra los aná­li­sis que allí se habían com­par­ti­do. Que se edi­ta­ra “con un len­gua­je cla­ro, en favor de la paz, de la eli­mi­na­ción de estas armas, per­sua­dien­do al mun­do. El reto no es que esto lo conoz­ca un millón, sino millo­nes. Es una gran bata­lla de ideas y la con­cien­cia es fun­da­men­tal”.

Y con­clu­yó: “El mun­do tie­ne que defen­der la cau­sa más impor­tan­te de todas: la super­vi­ven­cia de la espe­cie.”

Un acto de racis­mo nuclear

En esos tér­mi­nos se expre­só Roland Olham, Pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Víc­ti­mas de las armas nuclea­res, de Tahi­tí, quien lue­go de expre­sar un pro­fun­do reco­no­ci­mien­to a Fidel por su lide­raz­go y al pue­blo cubano por haber resis­ti­do al blo­queo nor­te­ame­ri­cano por más de cin­co déca­das, reali­zó una poten­te denun­cia con­tra Fran­cia, por sus ensa­yos nuclea­res pri­me­ro en Arge­lia y, tras la inde­pen­den­cia de ese país, en la lla­ma­da Poli­ne­sia fran­ce­sa.

Por más de 30 años, entre 1960 y 1996, explo­ta­ron en ese peque­ño terri­to­rio del Pací­fi­co 133 bom­bas, la mayor con­cen­tra­ción de ensa­yos nuclea­res en un solo lugar del pla­ne­ta.

Los nor­te­ame­ri­ca­nos, los ingle­ses y los fran­ce­ses han uti­li­za­do el Pací­fi­co para sus ensa­yos nuclea­res. Algu­nas islas del Pací­fi­co como el Ato­lón de Muro­roa se siguen usan­do como alma­ce­nes de dese­chos nuclea­res. Allí se han hecho más de cien ensa­yos sub­te­rrá­neos y el ato­lón está a pun­to de frag­men­tar­se y pul­ve­ri­zar­se. Si se des­mo­ro­na, podría pro­vo­car un tsu­na­mi que cau­sa­ría una gran catás­tro­fe no solo para el Pací­fi­co sino para el mun­do por la gran can­ti­dad de mate­rial radiac­ti­vo, quí­mi­co, que con­ta­mi­na­ría la vida mari­na.

“Lo que han hecho los fran­ce­ses en mi país es un acto de agre­sión con­tra la mino­ría que somos. Es un acto de racis­mo que yo deno­mino “racis­mo nuclear”.

Oldham fue espe­cial­men­te agu­do en el aná­li­sis de la hipó­cri­ta polí­ti­ca occi­den­tal que mien­tras habla de la paz, come­te uno tras otros los más gran­des crí­me­nes. “Tie­nen san­gre en las manos”, denun­ció y ase­ve­ró: “No se pue­de obte­ner la paz a tra­vés de las armas nuclea­res. No se pue­de cuan­do un país tra­ta de agre­dir y domi­nar a otros…”

Un mun­do con armas nuclea­res no pue­de exis­tir

Tras escu­char la inter­ven­ción del tahi­tiano Roland Oldham, Fidel siguió el hilo de la narra­ción que había esbo­za­do antes: ¿Qué hacer? ¿Cómo ayu­dar en este gra­ví­si­mo pro­ble­ma que la huma­ni­dad tie­ne ante sí? El asun­to pri­mor­dial para el Coman­dan­te en Jefe es reco­no­cer que “un mun­do con armas nuclea­res no pue­de exis­tir. No es com­pa­ti­ble la paz con las armas nuclea­res, un hecho que cual­quie­ra pue­de com­pro­bar”.

La gran para­do­ja que se vive hoy es que el ser humano está más ame­na­za­do que nun­ca, y a su vez, es un hecho real que nun­ca la cien­cia ha avan­za­do “a un rit­mo tan fabu­lo­so”, aco­tó el Coman­dan­te. Cuba es un ejem­plo de cuán­to nos hemos bene­fi­cia­do de ella, par­ti­cu­lar­men­te de la cien­cia médi­ca, algo que ha com­par­ti­do con dece­nas de paí­ses sin hacer la más míni­ma publi­ci­dad, y des­de los pri­me­ros años de la Revo­lu­ción, cuan­do un equi­po médi­co de la Isla asis­tió a los arge­li­nos víc­ti­mas de la gue­rra con­tra la inva­sión fran­ce­sa. “Hay hechos que demues­tran las posi­bi­li­da­des reales de nues­tros paí­ses, aun­que no sea­mos ricos”, y más ade­lan­te aña­dió una cer­te­za: “Lidian­do con estos pro­ble­mas, la cien­cia es capaz de sal­var muchas vidas.”

Pero la pri­me­ra y gran preo­cu­pa­ción de Fidel ‑tema al que vol­vió mas de una vez en su inter­ven­ción en el Foro- es “qué hacer por la super­vi­ven­cia de la huma­ni­dad”. Hubo en torno a esta idea refle­xio­nes memo­ra­bles. Cita­mos una, que qui­zás expli­ca por qué los diez hiba­kushas rin­die­ron aquel emo­cio­na­do home­na­je a Fidel: “Nadie nos pue­de arre­ba­tar la liber­tad para influir en los demás, dan­do a cono­cer la ver­dad que es la úni­ca for­ma de cam­biar los acon­te­ci­mien­tos… Se tra­ta de una bata­lla que esta­mos obli­ga­dos a ganar, y habrá que hacer todo lo posi­ble para ganar­nos el dere­cho a seguir exis­tien­do.”

Lo diez hiba­kushas

Takaa­ki Kita­mu­ra
Nació en Naga­sa­ki el 3 de enero de 1929. Reci­bió el impac­to de la bom­ba a la edad de 16 años. Vive en Naga­sa­ki. Entró a esta cui­dad al día siguien­te de la agre­sión, como par­te del equi­po de soco­rro y fue tes­ti­go de las horro­ro­sas esce­nas. Varios años des­pués pre­sen­tó hemo­rra­gias en la encías y otros sín­to­mas debi­do a la expo­si­ción de las radia­cio­nes. Al con­cluir la gue­rra, tra­ba­jó en la Uni­ver­si­dad de Naga­sa­ki y en el hos­pi­tal de este cen­tro. Sufrió cán­cer de len­gua y bar­bi­lla y nece­si­tó de una ope­ra­ción.

Sho­kong Lee
Nació en Hiroshi­ma el 15 de agos­to de 1929. Reci­bió el impac­to de la bom­ba a la edad de 16 años. Actual­men­te vive en Hiroshi­ma. Per­te­ne­ce a la segun­da gene­ra­ción de corea­nos en Japón. Su papá fue traí­do a la fuer­za por la colo­ni­za­ción. Sho­kong tra­ba­jó en la Empre­sa Japo­ne­sa de Tre­nes y le impac­tó la bom­ba mien­tras se diri­gía a la ofi­ci­na. Sus padres entra­ron a la ciu­dad jus­to des­pués de la bom­ba y debi­do a ello pasa­ron bue­na par­te de su vida en hos­pi­ta­les.

Sadao Hara­gu­chi
Nació en Naga­sa­ki el 25 de junio de 1931. Tenía 14 años cuan­do lan­za­ron la bom­ba. Actual­men­te vive en Naga­sa­ki. Reci­bió el impac­to cuan­do se encon­tra­ba a 3 km del epi­cen­tro. Se dedi­có a la docen­cia.

Shi­zu­ko Matsu­na­ga
Nació el 1 de enero de 1932. Reci­bió el impac­to de la bom­ba a la edad de 13 años. Actual­men­te vive en Hiroshi­ma. Cuan­do la bom­ba fue lan­za­da, ella era estu­dian­te de secun­da­ria y esta­ba pre­pa­rán­do­se para eva­cuar la ciu­dad. Sufrió que­ma­du­ras en la cara y el cue­llo. Su abue­la, con quien vivía, fue aplas­ta­da por el arma­rio que calló a cau­sa de la onda expan­si­va y murió un mes des­pués. Ella mis­ma sufrió enfer­me­da­des a cau­sa de la radia­ción y duran­te 6 meses per­ma­ne­ció en cama luchan­do con­tra una gra­ve enfer­me­dad a la cual sobre­vi­vió mila­gro­sa­men­te.

Hiroshi Naka­mu­ra
Nació el 5 de enero de 1932 en Hiroshi­ma. Reci­bió el impac­to de la bom­ba a la edad de 13 años. Aho­ra vive en Fuchu-city, Hiroshi­ma. Duran­te la gue­rra tra­ba­ja­ba en la Empre­sa Japo­ne­sa de Tre­nes y cuan­do se pro­du­jo el hecho, se dedi­có a sal­var y ayu­dar a otros sobre­vi­vien­tes, ade­más de reco­ger cadá­ve­res. Un mes des­pués de la explo­sión, pre­sen­tó hemo­rra­gias en las encías y per­dió el cabe­llo. Tuvo que ser hos­pi­ta­li­za­do por reduc­ción de gló­bu­los blan­cos. Actual­men­te es el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de los Hiba­kushas de Fuchu-city.

Kazu­mi Yama­da
Nació el 3 de agos­to de 1922 y reci­bió el impac­to de la bom­ba en Naga­sa­ki, a la edad de 12 años. Actual­men­te vive en Naga­sa­ki. Nació en el noroes­te de Chi­na por el tra­ba­jo de su padre. Lle­gó a Naga­sa­ki para vivir con su abue­la. Reci­bió el impac­to de la bom­ba cuan­do se encon­tra­ba a 2,3 km del epi­cen­tro. Per­te­ne­ce a la Aso­cia­ción de la Pro­mo­ción de Paz de Naga­sa­ki tra­ba­ja como guía y con­ta­dor.

Masa­ka­zu Masu­ka­wa
Nació el 2 de abril de 1941. Tenía 4 años cuan­do reci­bió el impac­to de la bom­ba. Actual­men­te vive en Naga­sa­ki. Esta­ba a 3,4 km del epi­cen­tro. Su abue­lo y su padre, que esta­ban más cer­ca, murie­ron y jamás se encon­tra­ron sus cuer­pos. Pade­ció un tumor medu­lar cuan­to tenía 37 años. Tra­ba­ja en la emi­so­ra de radio Naga­sa­ki Hou­sou y se dedi­ca a pro­du­cir pro­gra­mas sobre expe­rien­cias Hiba­kushas. Es direc­tor del Museo para la paz en Naga­sa­ki.

Mitoshi Nagashi­ma
Nació el 13 de abril de 1941. Tenía 4 años cuan­do reci­bió el impac­to de la bom­ba. Actual­men­te vive en Usu­ki-city, Oita. Esta­ba a 2 km del epi­cen­tro y sufrió que­ma­du­ras en su bra­zo izquier­do y en ambas pier­nas, don­de aún tie­ne cica­tri­ces. Su padre había muer­to en la bata­lla de Chi­na y sus madre y sus abue­los reci­bie­ron la radia­ción, pero no sufrie­ron efec­tos gra­ves. Es direc­tor de la Aso­cia­ción de Hiba­kushas de Usu­ki-city.

Ritsu­ko Ishi­ka­wa
Nació el 15 de enero de 1944 en Hiroshi­ma, don­de resi­de. Reci­bió el impac­to de la bom­ba cuan­do tenía un año. Es la segun­da de tres her­ma­nas. Tras la bom­ba, per­dió a su padre y a dos tías con quie­nes vivía. Sie­te años des­pués, su madre falle­ció por las secue­las de la radia­ción y ella y sus her­ma­nas fue­ron cria­das por su abue­la. Actual­men­te es maes­tra de escue­la.

Tada­yoshi Oga­wa
Nació el 23 de mar­zo de 1944. Reci­bió el impac­to de la bom­ba cuan­do tenía 1 año, en Naga­sa­ki, don­de vive. El día en que cayó la bom­ba su fami­lia se encon­tra­ba fue­ra de la ciu­dad y cuan­do regre­sa­ron, reci­bie­ron los efec­tos de la radia­ción. Se dedi­ca a la foto­gra­fía y todos los años toma fotos de Naga­sa­ki a las 11.02 horas del día 9 de agos­to (momen­to exac­to en que EEUU lan­zó la bom­ba con­tra su ciu­dad).

Fidel Castro en el encuentro con integrantes del Crucero de la paz. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro en el encuen­tro con inte­gran­tes del Cru­ce­ro de la paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con los integrantes del Crucero por la paz, el 1 de marzo de 2012. Foto: Roberto ChileEn pri­me­ra fila, los hiba­ku­chas, inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz, el 1 de mar­zo de 2012. De dere­cha a izquier­da: Tada­yoshi Oga­wa, Mitoshi Nagashi­ma, Ritsu­ko Ishi­ka­wa y Masa­ka­zu Masu­ka­wa Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con los integrantes del Crucero por la paz, el 1 de marzo de 2012. Foto: Roberto ChileInte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz asis­ten a encuen­tro con Fidel, el 1 de mar­zo de 2012. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con integrantes del Crucero por la paz. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz. A su lado, Kenia Serrano, pre­si­den­ta del ICAP. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con integrantes del Crucero por la paz. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con integrantes del Crucero por la paz. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel Castro con integrantes del Crucero por la paz. Foto: Roberto ChileFidel Cas­tro con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con integrantes del Crucero por la Paz. Foto: Roberto ChileFidel con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la Paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con integrantes del Crucero por la Paz. Foto: Roberto ChileFidel con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la Paz. Foto: Rober­to Chi­le
Fidel con integrantes del Crucero por la Paz. Foto: Roberto ChileFidel con inte­gran­tes del Cru­ce­ro por la Paz. Foto: Rober­to Chi­le
Hiroshi Nakamura, sobreviviente de Hiroshima en el encuentro con Fidel. Foto: Roberto ChileHiroshi Naka­mu­ra, sobre­vi­vien­te de Hiroshi­ma en el encuen­tro con Fidel. Foto: Rober­to Chi­le

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *