Afro­cu­ba­nas: Voces de resistencia

La tra­di­ción inte­lec­tual y polí­ti­ca de las muje­res negras y mes­ti­zas en Cuba empie­za a dejar de ser un hecho des­co­no­ci­do. Un nue­vo libro ha veni­do a sub­ver­tir la doble subal­ter­ni­dad que dic­tan anti­guos pre­jui­cios moti­va­dos por una cul­tu­ra patriar­cal y racista.
Afro­cu­ba­nas. His­to­ria, pen­sa­mien­to y prác­ti­cas cul­tu­ra­les es una selec­ción de tex­tos rea­li­za­da por las inves­ti­ga­do­ras Day­si Rubie­ra e Inés María Mar­tia­tu, y pre­sen­ta­da por la edi­to­rial Cien­cias Socia­les en la XXI Feria Inter­na­cio­nal del Libro de La Habana.
El volu­men entre­ga enfo­ques mul­ti y trans­dis­ci­pli­na­res pro­du­ci­dos por muje­res de dis­tin­tas gene­ra­cio­nes, cuyo pun­to de con­fluen­cia radi­ca en «la enun­cia­ción de un con­tra­dis­cur­so que se opo­ne al que ha veni­do cir­cu­lan­do his­tó­ri­ca­men­te de y sobre la mujer afro­cu­ba­na», seña­la Mar­tia­tu en el prólogo.
Duran­te el lan­za­mien­to del tex­to en el Cen­tro Cul­tu­ral Dul­ce María Loy­naz, en La Haba­na, el 11 de febre­ro, Rubie­ra indi­có que el pen­sa­mien­to de las muje­res negras en Cuba ha sido prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do «debi­do al silen­cio que, sal­vo algu­na excep­ción, exis­te en los tex­tos sobre los dife­ren­tes acon­te­ci­mien­tos que apa­re­cen en la his­to­rio­gra­fía cuba­na, inclu­yen­do los estu­dios rea­li­za­dos, en los últi­mos años, sobre la pro­ble­má­ti­ca racial».
Para la rea­li­za­do­ra audio­vi­sual Glo­ria Rolan­do el libro invi­ta a reco­rrer el alma de esta par­te olvi­da­da de la nación. «Es hora ya de sacar a la luz y de con­jun­to his­to­rias tan intere­san­tes que ponen al des­cu­bier­to el apor­te y el pro­ta­go­nis­mo de las muje­res negras», confirmó.
Las tres sec­cio­nes que seña­la el sub­tí­tu­lo ayu­dan a visi­bi­li­zar la acción y par­ti­ci­pa­ción de las muje­res negras y mes­ti­zas en los dis­tin­tos espa­cios de la his­to­ria de Cuba, pero tam­bién a dilu­ci­dar los con­flic­tos de géne­ro y raza de la socie­dad cuba­na con­tem­po­rá­nea. Al mis­mo tiem­po, rom­pen el este­reo­ti­po clá­si­co de las muje­res negras, mos­trán­do­las como pro­ta­go­nis­tas de la acción, del pen­sa­mien­to y las artes.
En opi­nión de Rolan­do, el libro tie­ne la vir­tud de ayu­dar a cono­cer el pasa­do para deba­tir el pre­sen­te con obje­ti­vi­dad y valen­tía. Los ensa­yos sobre la reali­dad con­tem­po­rá­nea cuba­na miran al país sin edul­co­ra­mien­tos al abor­dar temas como la ima­gen físi­ca, el pelo, la par­ti­ci­pa­ción social, la cons­truc­ción y decons­truc­ción de mitos y la pre­sen­cia afro­fe­me­ni­na en las artes, la reli­gión y el depor­te, entre otros espacios.
«Son crea­do­ras cuba­nas que, des­de su per­cep­ción y espe­cia­li­dad, rom­pie­ron y rom­pen muchas iden­ti­da­des impues­tas a las muje­res negras, des­mon­tan este­reo­ti­pos de sumi­sión y obje­ti­va­ción, denun­cian nue­vas situa­cio­nes crea­das, visi­bi­li­zan lo silen­cia­do en el pasa­do, mar­can la con­ti­nui­dad de ese pen­sa­mien­to en los pro­ce­sos his­tó­ri­cos y cul­tu­ra­les, recor­dan­do, en un reto de afir­ma­ción y de iden­ti­fi­ca­ción ¡de dón­de veni­mos!; plan­tean­do, ¡a dón­de vamos!, y reafir­man­do ¡aquí esta­mos!», ale­gó Rubiera.
No fal­tan acer­ca­mien­tos des­de la viven­cia de las auto­ras a par­tir de su con­di­ción de no blan­cas, una mane­ra de con­ti­nuar «la tra­di­ción de lucha y cul­tu­ra de resis­ten­cia don­de las muje­res negras tie­nen tam­bién un lugar», indi­có Rolando.
La sec­ción dedi­ca­da a las prác­ti­cas cul­tu­ra­les se extien­de al mun­do de la poe­sía, la narra­ti­va, el ensa­yo, las imá­ge­nes, el cine, las artes plás­ti­cas, la músi­ca y el depor­te. Sin embar­go, Rolan­do advir­tió que toda­vía se pue­den estu­diar pro­fe­sio­nes y ofi­cios don­de las muje­res negras han sido des­ta­ca­das, como fue­ron las de maes­tras, enfer­me­ras, coma­dro­nas y otras.
Afro­cu­ba­nas… se con­vier­te en una obra pre­cur­so­ra en el reco­no­ci­mien­to del lega­do inte­lec­tual de las muje­res negras en Cuba, en pos de la com­pren­sión de sus par­ti­cu­la­res problemáticas.
«Rom­per ese silen­cio, dejar escu­char esas voces per­te­ne­cien­tes a un gru­po social nece­si­ta­do de mayor espa­cio de visi­bi­li­dad, es vali­dar ese pen­sa­mien­to, silen­cia­do fun­da­men­tal­men­te por con­si­de­ra­cio­nes de raza, géne­ro y el man­te­ni­mien­to en la con­cien­cia cul­tu­ral y colec­ti­va de una ima­gen este­reo­ti­pa­da de las muje­res negras», con­fir­mó Rubiera.
La cineas­ta Rolan­do lla­mó por últi­mo a sacu­dir fuer­te los pol­vos colo­nia­les de la dis­cri­mi­na­ción, tam­bién des­de las pro­pias muje­res, por­que «muchas no tene­mos inte­rio­ri­za­das las herra­mien­tas mora­les y el cono­ci­mien­to pleno para decir con orgu­llo que sí, soy negra, negra cuba­na y a mucha honra».
Fuen­te: Semlac

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *