Las ban­das nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res ope­ran en 31 depar­ta­men­tos de Colom­bia- Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

colombia_bracim.jpg

El para­mi­li­ta­ris­mo y el nar­co­trá­fi­co se extien­den en Colom­bia, aun­que el gobierno de San­tos diga lo con­tra­rio

Resu­men Latinoamericano/​AVN - Las ope­ra­cio­nes de nar­co­trá­fi­co y para­mi­li­ta­ris­mo eje­cu­ta­das por ban­da cri­mi­na­les (Bacrim) se han exten­di­do a 31 de los depar­ta­men­tos de Colom­bia, reve­ló el últi­mo infor­me del Ins­ti­tu­to de Estu­dio para el Desa­rro­llo y la Paz (Inde­paz).

Has­ta aho­ra, sola­men­te el depar­ta­men­to Ama­zo­nas está exen­to de Bacrim; las otras 31 enti­da­des han pade­ci­do el incre­men­to de estos gru­pos en los últi­mos tres años, espe­cial­men­te en 271 muni­ci­pios, don­de se han con­so­li­da­do.

En total, 496 muni­ci­pios neo­gra­na­di­nos están suje­tos a las acti­vi­da­des de las Bacrim, inte­gra­dos por des­mo­vi­li­za­dos y para­mi­li­ta­res; 147 muni­ci­pios más que en 2008, cuan­do obra­ban en 259 loca­li­da­des.

Los depar­ta­men­tos que con­cen­tran la mayo­ría­de las accio­nes de los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res son Antio­quia, con 71 muni­ci­pios; Bolí­var, con 34; Nari­ño, con 28; Valle, con 26 y Cór­do­ba, con 24.

«Los Ras­tro­jos» amplió su pode­río entre 2010 y 2011 de 185 a 247 muni­ci­pios, espe­cial­men­te en el Pací­fi­co y el sur de Colom­bia; la lis­ta la siguen «Los Ura­be­ños», de 160 a 211; «Las Águi­las Negras» de 99 muni­ci­pios a 112 y «Los Pai­sas», de 63 a 103.

¿Qué son las ban­da cri­mi­na­les?

El defen­sor de los dere­chos huma­nos y con­gre­sis­ta del Polo Demo­crá­ti­co Alter­na­ti­vo, Iván Cepe­da, ha dicho que la expre­sión «bacrim» no es más que un eufe­mis­mo uti­li­za­do por el gobierno nacio­nal para deno­mi­nar a una estruc­tu­ra más del para­mi­li­ta­ris­mo.

En una entre­vis­ta ofre­ci­da a prin­ci­pios de año a la Radio del Sur, Cepe­da deta­lló que estos gru­pos cri­mi­na­les «no son ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes sim­ple­men­te», sino que «cuen­tan con un res­pal­do polí­ti­co y eco­nó­mi­co de pode­ro­sos sec­to­res».

El pre­si­den­te Juan Manuel San­tos ha atri­bui­do el avan­ce de las Bacrim a «una tene­bro­sa mano de la extre­ma dere­cha en Colom­bia», recor­dó el tam­bién miem­bro de la orga­ni­za­ción Colom­bia­nos y Colom­bia­nas por la Paz, para lue­go adver­tir que estas estruc­tu­ras «fun­cio­nan en depar­ta­men­tos don­de ha teni­do tra­di­cio­nal­men­te gran influen­cia el ex pre­si­den­te Álva­ro Uri­be Vélez».

Para José Anto­nio Gutié­rrez, coor­di­na­dor del libro Orí­ge­nes Liber­ta­rios del Pri­me­ro de Mayo en Amé­ri­ca Lati­na, el paro arma­do es prue­ba de que «la des­mo­vi­li­za­ción no fue tal y que lo que se bus­có fue, en gran medi­da, la impu­ni­dad y la «nor­ma­li­za­ción» de la obra del para­mi­li­ta­ris­mo (expro­pia­ción, con­trol, con­so­li­da­ción de caci­caz­gos polí­ti­cos)».

Cepe­da ha adver­ti­do que tras la mili­ta­ri­za­ción se ocul­ta una con­cer­ta­ción «para evi­tar cual­quier pro­ce­so de res­ti­tu­ción de tie­rras, cual­quier pro­ce­so ten­dien­te a la paz en Colom­bia y cual­quier pro­ce­so que bene­fi­cie a cam­pe­si­nos, indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes en esta zona del país».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *