El refor­ma­zo del PP, vuel­ta al fran­quis­mo- Manuel F. Tri­llo

Una pri­me­ra lec­tu­ra de la “refor­ma labo­ral” (Refor­ma­zo), no indi­ca que se ha vuel­to a las rela­cio­nes labo­ra­les del fran­quis­mo. Alguien pue­de con­si­de­rar que esta cali­fi­ca­ción es exa­ge­ra­da, pero si aten­de­mos a los aspec­tos que sub­ya­cen en la letra peque­ña –de la que no habla casi nadie- vere­mos que a par­tir de aho­ra los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res no podrán inter­po­ner recur­sos con­tra las deci­sio­nes judi­cia­les, y que ten­drá que hacer­lo cada tra­ba­ja­dor indi­vi­dual­men­te (y esto cuan­do el patrón ha des­pe­di­do colec­ti­va­men­te a la plan­ti­lla total o par­cial­men­te). Sabi­do es que en Magis­tra­tu­ra de Tra­ba­jo Fas­cis­ta era el tra­ba­ja­dor indi­vi­dual quien tenía que actuar, pues los sin­di­ca­tos de cla­se no exis­tían.

La segun­da razón, es que el empre­sa­rio o patrón tie­ne todo el poder en la empre­sa, bajan­do uni­la­te­ral­men­te el sala­rio a cada tra­ba­ja­dor –por que no es pro­duc­ti­vo- y si no lo acep­ta se le des­pi­de con una indem­ni­za­ción de 20 días por año, lle­ve el tiem­po que lle­ve en la empre­sa.

Una ter­cera razón es la impo­si­ción del arbi­tra­je cuan­do no hay acuer­do en cuan­to a los con­ve­nios colec­ti­vos, sacan­do del ámbi­to judi­cial el acuer­do al que hubie­ran lle­ga­do ante­rior­men­te (se extin­gue de este modo el prin­ci­pio de que el acuer­do entre las par­tes e ley para las par­tes, algo que ya hace dos mil años fue reco­gi­do en el bro­car­do: “pac­ta sum ser­van­da”).

Cuar­ta razón, se esta­ble­ce un perío­do de prue­ba de un año, un año sí, un año. Tan tre­men­da bar­ba­ri­dad es para des­pe­dir al tra­ba­ja­dor con un cos­te de cero euros. Sin dar expli­ca­cio­nes, sin moti­var el des­pi­do.

Quin­ta, no se nego­cia el “refor­ma­zo”, se uti­li­za el meca­nis­mo más dic­ta­to­rial el orde­na­mien­to jurí­di­co: el Decre­to-Ley, cuya redac­ción no se nego­cia, no se enmien­da en su trá­mi­te de con­va­li­da­ción. Bas­ta con una mayo­ría de votos en el Con­gre­so y ase­gu­ra­da esta mayo­ría ya se con­vier­te en Ley. Este meca­nis­mo legis­la­ti­vo tie­ne unos lími­tes esta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción de 1978: “en caso extra­or­di­na­ria y urgen­te nece­si­dad”. ¿Dón­de radi­ca la extra­or­di­na­rie­dad, dón­de está la urgen­cia? ¿Por qué no se tra­mi­ta como Pro­yec­to de Ley y con trá­mi­tes par­la­men­ta­rios que per­mi­ta su deba­te en Comi­sión y en el Pleno, dan­do así voz a todas las fuer­zas polí­ti­cas? Es el ordeno y man­do, ya lo hicie­ron con Javier Are­nas como minis­tro de Tra­ba­jo en 2002. Entra en vigor al día siguien­te de su publi­ca­ción (sin vaca­tio legis). Es, aquí te pillo, aquí te mato. No hay deba­te, así que no hay rui­do. Es un Gobierno auto­ri­ta­rio, pues pres­cin­de de la publi­ci­dad y deba­te par­la­men­ta­rio. “Estas son len­te­jas, y el sol sale por que yo ordeno”. El sol de las rela­cio­nes labo­ra­les se impo­ne, y no se dis­cu­ten. Auto­ri­ta­ris­mo mayor por cuan­to es el poder empre­sa­rial quien que­da legi­ti­ma­do para hacer lo que quie­ra en la empre­sa y con los tra­ba­ja­do­res. El diá­lo­go social, el Acuer­do inter­con­fe­de­ral que nego­cia­ron hace unos días ha que­da­do en papel moja­do, ha que­da­do dero­ga­do por­que así lo man­da­do el Gobierno en el Decre­to-Ley.

Sex­ta, se vuel­ve al fran­quis­mo por cuan­to se des­pre­cia la nego­cia­ción colec­ti­va en los nive­les supe­rio­res a la empre­sa. Des­pre­cio de los con­ve­nios colec­ti­vos de sec­tor o de ámbi­to terri­to­rial. Aho­ra es el patrón a tra­vés del meca­nis­mo de “des­cuel­gue” quien impon­drá las con­di­cio­nes de tra­ba­jo y sala­ria­les. Y si no estás de acuer­do te lar­gas con una indem­ni­za­ción de 20 días por año tra­ba­ja­do. Pode­mos decir que se aca­ba­ron los con­ve­nios colec­ti­vos que no intere­sen a los empre­sa­rios, y ten­go para mí que a los empre­sa­rios les moles­tan los con­ve­nios colec­ti­vos. La rela­ción será indi­vi­dual –obre­ro/­pa­trón- vul­ne­ran­do es prin­ci­pio en que el tra­ba­ja­dor era la par­te des­fa­vo­re­ci­da y por tan­to de nece­sa­ria pro­tec­ción legal. El empre­sa­rio es el úni­co dios en la empre­sa, los tra­ba­ja­do­res ya no podrán recu­rrir a los sin­di­ca­tos para bus­car pro­tec­ción. Los sin­di­ca­tos –con todas sus debi­li­da­des y erro­res- han muer­to. Ya no son inter­lo­cu­to­res en las rela­cio­nes labo­ra­les. Si hacían –y de eso nos que­ja­mos has­ta hoy- aho­ra ya no pin­tan nada. La siguien­te arre­me­ti­da será con­tra el dere­cho de huel­ga. Ya han dicho: “el dere­cho de huel­ga vul­ne­ra el inte­rés gene­ral” (Durán y Llei­da, bur­gue­sía cata­la­na). Los sin­di­ca­tos ten­drán exclu­si­va­men­te el poder que quie­ra el empre­sa­rio, pues cuan­do no este no esté acuer­do, sen­ci­lla­men­te des­pi­de a los tra­ba­ja­do­res, esta­ble­ce las con­di­cio­nes sus­tan­cia­les de tra­ba­jo, implan­ta el sala­rio a su capri­cho (inclu­so pue­de impo­ner un sala­rio dis­cri­mi­na­do para cada tra­ba­ja­dor aún tenien­do la mis­ma cate­go­ría por la sen­ci­lla decla­ra­ción de que “no eres pro­duc­ti­vo”).

Sép­ti­ma, se car­ga el artícu­lo 40.2 de la Cons­ti­tu­ción, al anu­lar la –has­ta aho­ra- nece­sa­ria inter­ven­ción de los pode­res públi­cos en las rela­cio­nes entre tra­ba­ja­do­res y empre­sa­rios. Han esta­ble­ci­do el ERE exprés, sin nece­si­dad de inter­ven­ción admi­nis­tra­ti­va, y se deja en manos del empre­sa­rio echar a toda la plan­ti­lla con una indem­ni­za­ción de 20 días por año. A par­tir de aquí pue­den tran­qui­la­men­te disol­ver el Minis­te­rio de Tra­ba­jo, pues todo el poder para el patrón sig­ni­fi­ca que en nada tie­ne inter­ve­nir el poder públi­co. Este es el paraí­so empre­sa­rial. Nin­gún con­trol admi­nis­tra­ti­vo es igual a “haré lo me dé la gana”. Vol­ve­rán por este camino las mis­mas rela­cio­nes que había jus­to hace cien años. El auto­ri­ta­rio Gobierno de Rajoy ha segui­do los dic­ta­dos de la ultra­de­re­cha polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca gua­re­ci­da detrás de Aznar. Adiós al artícu­lo 37 de la Cons­ti­tu­ción, que habla de la nego­cia­ción colec­ti­va como fuen­te del dere­cho labo­ral.

Octa­va, se ha dicho adiós al prin­ci­pio de dere­chos adqui­ri­dos. Esto es el col­mo, pues sólo los tra­ba­ja­do­res que tie­nen con­tra­to des­de hace 28 años (en 1984) serán los que cobren –y serán los úni­cos- la indem­ni­za­ción de 45 días por año tra­ba­ja­do con el lími­te de las 42 men­sua­li­da­des. Adiós tam­bién a la prohi­bi­ción de la irre­tro­ac­ti­vi­dad. Los demás tra­ba­ja­do­res ni lo sue­ñen. Se va redu­cien­do has­ta que lle­ga­mos a los tra­ba­ja­do­res que tie­nen con­tra­to de tra­ba­jo des­de 1996, y estos cobra­rán la indem­ni­za­ción de 33 días por año has­ta el máxi­mo de 24 men­sua­li­da­des.

Nove­na, han des­trui­do los prin­ci­pios de nor­ma más favo­ra­ble y el de con­di­ción más bene­fi­cio­sa. Ya no será el Con­ve­nio Colec­ti­vo la nor­ma pre­fe­ren­te para diri­mir enfren­ta­mien­tos entre empre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res. Pues sola­men­te se ten­drá en cuen­ta los que deci­da el empre­sa­rio, como nue­va fuen­te del dere­cho labo­ral se impo­ne “la deci­sión empre­sa­rial de carác­ter colec­ti­vo”. Vul­ne­ra de un modo cla­ro el dere­cho fun­da­men­tal 28 de la CE en que se reco­no­ce la liber­tad de acción sin­di­cal (LOLS). A par­tir de aquí ¿para qué ser­vi­rá la acción sin­di­cal?.

En resu­men –aun­que de este refor­ma­zo segui­re­mos hablando‑, es un retro­ce­so en las rela­cio­nes labo­ra­les, sen­ci­lla­men­te por­que ya no exis­ten “rela­cio­nes”, los tra­ba­ja­do­res y sus repre­sen­tan­tes han per­di­do toda capa­ci­dad de nego­cia­ción. Aho­ra es obe­de­cer o mar­char­se de la empre­sa. Con­si­de­ra­da en su jus­ta medi­da la nue­va reali­dad nos retro­trae a los tiem­pos ante­rio­res a la II Repú­bli­ca. Cues­tio­nes como el des­cuel­gue uni­la­te­ral de la empre­sa; el esta­ble­ci­mien­to de la dis­cri­mi­na­ción sala­rial en la mis­ma cate­go­ría; el hecho de que ya no se pue­da invo­car el con­ve­nio colec­ti­vo como fuen­te del dere­cho; el fin de prin­ci­pios que has­ta aho­ra eran into­ca­bles: dere­chos adqui­ri­dos, nor­ma más favo­ra­ble, con­di­ción más bene­fi­cio­sa, han des­pa­re­ci­do por arte de bir­li­birlo­que. La extra­ju­di­cia­li­dad de los con­flic­tos colec­ti­vos. La ele­va­ción de las ETT a la cate­go­ría de Agen­cias de Colo­ca­ción. El ERE exprés, indis­cu­ti­ble para el empre­sa­rio. El perio­do de prue­ba de un año para los con­tra­tos inde­fi­ni­dos. Y más.

La cla­se domi­nan­te ya no escon­de su triun­fo, no guar­da ni las for­mas. Con­si­de­ra que la cla­se obre­ra no exis­te como cla­se orga­ni­za­da, y des­pués de ins­tau­rar el mie­do como armas de des­truc­ción de con­cien­cias, se atre­ven a impo­ner por vía de Decre­to una modi­fi­ca­ción de las rela­cio­nes labo­ra­les en que apa­re­cen como lo que son: explo­ta­do­res de la fuer­za de tra­ba­jo. Capi­tal y tra­ba­jo, esta lucha anti­té­ti­ca, se ha resuel­to de momen­to a favor del capi­tal. Los sin­di­ca­tos ofi­cia­les ya no pin­tan abso­lu­ta­men­te nada en el ámbi­to de las empre­sas. Fin del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, sola­men­te sobre­vi­vi­rán los sin­di­ca­tos de cla­se capa­ces de enfren­tar­se al poder del capi­tal.

Insur­gen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *