Capi­ta­lis­mo, pobre­za y delin­cuen­cia- Nar­ci­so Isa Con­de

Las socie­da­des no son pobres de por sí: las empo­bre­cen los que se enri­que­cen explo­tán­do­las, saqueán­do­las, enve­ne­nán­do­las, enfer­mán­do­las, ena­je­nán­do­las y negán­do­les dere­chos vita­les.

Los empo­bre­ci­dos, mate­rial y espe­cial­men­te, que optan por la delin­cuen­cia como medio de vida, no lo hacen por­que quie­ran hacer­lo, sino por nece­si­dad de sobre­vi­vir, por efec­tos de la cul­tu­ra domi­nan­te y nega­ción de valo­res edu­ca­ti­vos.

El capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral ha lle­va­do esto al extre­mo: pre­ca­ri­zan­do el sala­rio, pri­va­ti­zan­do ser­vi­cios socia­les, redu­cien­do extra­or­di­na­ria­men­te el empleo esta­ble, mul­ti­pli­can­do el buho­ne­ris­mo y el chi­ri­peo, y expul­san­do del con­su­mo a miles de millo­nes de seres huma­nos.

La cuar­ta ola tec­no­ló­gi­ca (micro­elec­tró­ni­ca, infor­má­ti­ca, robó­ti­ca, inge­nie­ría gené­ti­ca…) ha sido usa­da por el gran capi­tal para supri­mir masi­va­men­te el tra­ba­jo remu­ne­ra­do, mul­ti­pli­car ganan­cias, empo­bre­cer a los/​as de aba­jo y del medio, y poten­ciar la espe­cu­la­ción y las prác­ti­cas delin­cuen­cia­les des­de el. Esta­do y las eli­tes socia­les.

Los ideó­lo­gos de la pri­va­ti­za­ción pro­me­tie­ron aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad para aumen­tar rique­za arri­ba y “derra­mar­la” hacia aba­jo; pero ésta se que­dó en el coho­llo opu­len­to que solo derra­ma un empo­bre­ci­mien­to masi­fi­ca­do, cada vez mas degra­da­do y des­com­pues­to, ame­na­zan­te y agre­si­vo en tan­to en su seno cre­cen las prác­ti­cas delin­cuen­cia­les de sobre­vi­ven­cia, ali­men­ta­das por una domi­na­ción vio­len­ta y mafio­sa.

Una loca carre­ra espe­cu­la­ti­va, la per­sis­ten­te iden­ti­fi­ca­ción del éxi­to con el ama­sa­mien­to de for­tu­nas fabu­lo­sas, el dis­fru­te del lujo y el con­su­mis­mo banal, arro­pa las eli­tes empre­sa­ria­les, par­ti­do­crá­ti­cas, mili­ta­res, poli­cia­les y tec­no­crá­ti­cas, y con­ta­gia la socie­dad.

El des­po­jo, el cri­men, el saqueo ‑pro­pios del perio­do de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria capi­ta­lis­ta- reapa­re­cen en dimen­sio­nes colo­sa­les.

El gangs­te­ris­mo polí­ti­co, la nar­co-corrup­ción, la expan­sión del lava­do de dine­ro sucio se ejer­cen tan­to des­de el Esta­do y sus ins­ti­tu­cio­nes civi­les y mili­ta­res, como des­de cúpu­las empre­sa­ria­les afi­nes, imbui­das de neo-mal­thu­sia­nis­mo fren­te a la masa cre­cien­te de pobre­za crea­das por ellas..

Por eso la lla­man pobla­ción “super­flua” o “sobran­te”, la iden­ti­fi­can como sinó­ni­mo de delin­cuen­cia, le hacen la gue­rra, la repri­men cruel­men­te en nom­bre de la demo­cra­cia y se empe­ñan en exter­mi­nar­la por múl­ti­ples vías, comen­zan­do por expul­sar­las de las áreas visi­bles aptas para los gran­des nego­cios inmo­bi­lia­rio del mega-capi­ta­lis­mo.

Estig­ma­ti­zar, aco­sar, atro­pe­llar, fusi­lar, extor­sio­nar… es tarea de una poli­cía delin­cuen­te que dice luchar con­tra la delin­cuen­cia y defen­der la demo­cra­cia.

Nada más falaz que ese dis­cur­so anti-delin­cuen­te pro­nun­cia­do por delin­cuen­tes mayo­res dis­fra­za­dos de alcal­des, dipu­tados, sena­do­res, pre­si­den­tes, can­di­da­tos, jefes de poli­cías y cuer­pos cas­tren­ses, y gran­des empre­sa­rios. Inclui­dos Giu­llia­ni y sus empren­de­do­res

Por eso, mien­tra más conoz­co al capi­ta­lis­mo, más lo abo­rrez­co.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *