El mar­xis­mo y la filo­so­fía polí­ti­ca- Ati­lio A. Borón

Este tra­ba­jo tie­ne por obje­to tra­tar de res­pon­der a una pre­gun­ta fun­da­men­tal. En vís­pe­ras del siglo XXI, y con­si­de­ran­do las for­mi­da­bles trans­for­ma­cio­nes expe­ri­men­ta­das por las socie­da­des capi­ta­lis­tas des­de la fina­li­za­ción de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y la casi com­ple­ta des­apa­ri­ción de los así lla­ma­dos “socia­lis­mos real­men­te exis­ten­tes”: ¿tie­ne el mar­xis­mo algo que ofre­cer a la filo­so­fía polí­ti­ca?

Este inte­rro­gan­te, cla­ro está, supo­ne una pri­mer deli­mi­ta­ción de un cam­po teó­ri­co que se cons­tru­ye a par­tir de una cer­te­za: que pese a todos estos cam­bios, el mar­xis­mo tie­ne toda­vía mucho por decir, y de que su luz aún pue­de ilu­mi­nar algu­nas de las cues­tio­nes más impor­tan­tes de nues­tro tiem­po. Con fina iro­nía recor­da­ba Eric Hobs­bawm en la sesión inau­gu­ral del Encuen­tro Inter­na­cio­nal con­me­mo­ra­ti­vo del 150o ani­ver­sa­rio de la publi­ca­ción del Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta, reu­ni­do en París en Mayo de 1998, que las lúgu­bres dudas sus­ci­ta­das por la salud del mar­xis­mo entre los inte­lec­tua­les pro­gre­sis­tas no se corres­pon­dían con los diag­nós­ti­cos que sobre éste tenía la bur­gue­sía. Hobs­bawm comen­ta­ba que en oca­sión del cita­do ani­ver­sa­rio el Times Lite­rary Sup­ple­ment , diri­gi­do por uno de los prin­ci­pa­les ase­so­res de la ex dama de hie­rro Mar­ga­ret That­cher, le dedi­có a Marx su nota de tapa con una foto y una leyen­da que decía “Not dead yet” (toda­vía no está muer­to) . Del otro lado del Atlán­ti­co, des­de Los Ange­les Times has­ta el New York Times tuvie­ron ges­tos simi­la­res. Y la revis­ta New Yor­ker – “un sema­na­rio inte­li­gen­te pero poco apa­sio­na­do por la revo­lu­ción social”, aco­ta­ba bur­lo­na­men­te Hobs­bawm –cul­mi­na­ba su cober­tu­ra del ses­qui­cen­te­na­rio del Mani­fies­to con una pre­gun­ta inquie­tan­te: “¿No será Marx el pen­sa­dor del siglo XXI?” Huel­ga acla­rar que esta reafir­ma­ción de la vigen­cia del mar­xis­mo se apo­ya ante todo y prin­ci­pal­men­te en argu­men­tos mucho más sóli­dos y de natu­ra­le­za filo­só­fi­ca, eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, los cua­les por supues­to no pasa­ron des­aper­ci­bi­dos para Hobs­bawm, y no vie­ne al caso intro­du­cir aquí. Sin embar­go, el his­to­ria­dor inglés que­ría seña­lar la para­do­ja de que mien­tras algu­nas de las men­tes más fér­ti­les (aun­que con­fun­di­das) de nues­tra épo­ca se des­vi­ven por hallar nue­vas evi­den­cias de la muer­te del mar­xis­mo con un entu­sias­mo simi­lar al que exhi­bían los anti­guos teó­lo­gos de la cris­tian­dad en su bús­que­da de reno­va­das prue­bas de la exis­ten­cia de Dios, el cer­te­ro ins­tin­to de los “perros guar­dia­nes” de la bur­gue­sía reve­la­ba, en cam­bio, que el más gran­de inte­lec­tual de sus enemi­gos de cla­se seguía con­ser­van­do muy bue­na salud.

Dicho esto, es pre­ci­so seña­lar con la mis­ma cla­ri­dad los lími­tes con que tro­pie­za esta reafir­ma­ción del mar­xis­mo: si bien éste es con­ce­bi­do como un saber vivien­te, nece­sa­rio e impres­cin­di­ble para acce­der al cono­ci­mien­to de la estruc­tu­ra fun­da­men­tal y las leyes de movi­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta, no pue­de des­pren­der­se de lo ante­rior la absur­da pre­ten­sión – aira­da­men­te recla­ma­da por el vul­go­mar­xis­mo – de que aquél con­tie­ne en su seno la tota­li­dad de con­cep­tos, cate­go­rías e ins­tru­men­tos teó­ri­cos y meto­do­ló­gi­cos sufi­cien­tes como para dar cuen­ta inte­gral­men­te de la reali­dad con­tem­po­rá­nea. Sin el mar­xis­mo, o de espal­das al mar­xis­mo, no pode­mos ade­cua­da­men­te inter­pre­tar, y mucho menos cam­biar, el mun­do. El pro­ble­ma es que sólo con el mar­xis­mo no bas­ta. Es nece­sa­rio pero no sufi­cien­te. La omni­po­ten­cia teó­ri­ca es mala con­se­je­ra, y ter­mi­na en el des­pe­ña­de­ro del dog­ma­tis­mo, el sec­ta­ris­mo y la este­ri­li­dad prác­ti­ca de la teo­ría como ins­tru­men­to de trans­for­ma­ción social.

El mar­xis­mo y la filo­so­fía polí­ti­ca

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *