La peda­go­gía del opri­mi­do- Jesus Valen­cia

No cabe duda de que será colo­sal. Todo apun­ta a que la marea huma­na del día 7 des­bor­da­rá Bil­bao. Hace ya muchos días que miles de per­so­nas tra­ba­jan afa­no­sa­men­te para que así sea. Pue­blos y barrios se orga­ni­zan para lle­nar auto­bu­ses, los ayu­nos se suman a las con­cen­tra­cio­nes y estas a las mar­chas; incon­ta­bles pare­des de Eus­kal Herria están cubier­tas con car­te­les que pre­go­nan la cita.

¿Qué ha suce­di­do para que todo un pue­blo res­pal­de la con­vo­ca­to­ria? Pre­sas, exila­dos y depor­ta­dos han con­se­gui­do rom­per el cer­co de ais­la­mien­to en el que pre­ten­die­ron ence­rrar­los. Sus ros­tros están cada vez más pre­sen­tes y sus voces se escu­chan con mayor niti­dez. La socie­dad vas­ca recha­za las cana­lla­das que aca­rrea la dis­per­sión, la refi­na­da cruel­dad que rezu­man las cár­ce­les, los ultra­jes en que se pro­di­ga el sis­te­ma peni­ten­cia­rio. Tam­bién las fami­lias de los repre­sa­lia­dos han con­se­gui­do rom­per la mor­da­za que les impu­sie­ron auto­ri­da­des arbi­tra­rias. Han dado mues­tra de una ente­re­za ejem­plar. Se les ha prohi­bi­do exhi­bir las foto­gra­fías de sus seres que­ri­dos y ellos ‑con una dig­ni­dad a prue­ba de ultra­jes- han sido la ima­gen viva, el recor­da­to­rio actua­li­za­do de sus fami­lia­res ausen­tes. Entre tena­ci­da­des y com­pro­mi­sos han con­se­gui­do sen­si­bi­li­zar a una socie­dad tan­tas veces dema­sia­do indi­fe­ren­te. Eske­rrik asko.

Hoy, la situa­ción de los repre­sa­lia­dos ha des­bor­da­do el ámbi­to limi­ta­do de las per­so­nas y las fami­lias afec­ta­das. Su vida, sin pre­ten­der­lo, se ha con­ver­ti­do en una escue­la de apren­di­za­je para todos. Es la peda­go­gía del opri­mi­do que nos edu­ca como per­so­nas y como pue­blo. For­ja­dos en ella, vamos ponien­do las bases de una socie­dad dife­ren­te. En este ejer­ci­cio dia­léc­ti­co y peda­gó­gi­co vamos desa­rro­llan­do esa con­cien­cia colec­ti­va, huma­na y polí­ti­ca que cons­ti­tu­ye una exce­len­te garan­tía de futu­ro. Es mucho lo que nos juga­mos. No cabe duda de que la mar­cha del día 7 será colo­sal. Pero no sufi­cien­te. El com­pro­mi­so de ese día no pue­de ser una ges­ta her­mo­sa pero espo­rá­di­ca. Nos toca seguir zaran­dean­do los barro­tes tam­bién a par­tir del 8. Solo así trae­re­mos a los ausen­tes y cons­trui­re­mos con ellos la socie­dad socia­lis­ta con la que soña­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *