Una vie­ja tarea- Mikel Ari­za­le­ta

Como sabe­mos, en el esta­dio final de la rebe­lión Lope de Agui­rre escri­bió en 1561 tres car­tas, una en agos­to diri­gi­da a Fran­cis­co Mon­te­si­nos, pro­vin­cial de los domi­ni­cos en San­to Domin­go, y a cuyo lado se había pasa­do una par­te de la tro­pa. Agui­rre denun­cia a los deser­to­res y mues­tra has­ta qué pun­to estos están com­pro­me­ti­dos con la rebe­lión;

una segun­da, diri­gi­da al rey Feli­pe II:

“Rey Feli­pe, natu­ral espa­ñol, hijo de Car­los, inven­ci­ble:

Lope de Agui­rre, tu míni­mo vasa­llo, cris­tiano vie­jo, de media­nos padres, hijo-dal­go, natu­ral vas­con­ga­do, en el rei­no de Espa­ña, en la villa de Oña­te vecino…”;

y una ter­ce­ra des­ti­na­da a Pablo Colla­do, gober­na­dor por enton­ces de Vene­zue­la, recha­zan­do su ofre­ci­mien­to de amnis­tía.

El 16 de sep­tiem­bre del 2011 en Oña­ti, en el mar­co incom­pa­ra­ble del II Con­gre­so de his­to­ria­do­res vas­cos orga­ni­za­do por Naba­rral­de, la cate­drá­ti­ca ale­ma­na Ingrid Gals­ter pre­sen­tó, ante un nume­ro­so públi­co enten­di­do, su tesis a cáte­dra hecha libro cas­te­llano: Lope de Agui­rre o La pos­te­ri­dad arbi­tra­ria.

El libro, que sin duda es la mejor y más com­ple­ta apor­ta­ción sobre Lope de Agui­rre has­ta nues­tros días, plan­tea entre otras la cues­tión del vas­cuen­ce en Lope, reco­gien­do afir­ma­cio­nes de José de Arte­che hechas en su libro:Lope de Agui­rre, trai­dor: La tra­ge­dia del Fuer­te Cau­di­llo de los Inven­ci­ble Mara­ño­nes, San Sebas­tián 1951, pag. 210, don­de dice: “Hay en esta car­ta (a Mon­te­si­nos), así como en las otras dos de él con­ser­va­das, giros lite­ral­men­te tra­du­ci­dos del vas­cuen­ce”.

E Igna­cio Zumal­de sugie­re en Bati­bu­rri­llo oña­tia­rra, (Oña­te 1951, pág. 45 – 53) que un buen cono­ce­dor del vas­cuen­ce y del cas­te­llano del siglo XVI debie­ra ana­li­zar sis­te­má­ti­ca­men­te las car­tas de Agui­rre a la bús­que­da de patro­nes sin­tác­ti­cos comu­nes, para deter­mi­nar has­ta qué pun­to la redac­ción pro­ce­de del mis­mo Agui­rre.

Las car­tas pre­sen­tan un esti­lo pecu­liar e incon­fun­di­ble debi­do, entre otras cosas, al hecho de que la len­gua mater­na de Agui­rre no era el cas­te­llano sino el vas­co.

Y ésta es la cues­tión, como indi­ca Ingrid Gals­ter en su libro, pag. 25: “Has­ta don­de sabe­mos, esto no ha ocu­rri­do toda­vía”.

Con moti­vo de la Feria del Libro de Duran­go (del 4 al 8 de diciem­bre), acon­te­ci­mien­to que reúne a gen­tes aman­tes de libros e inves­ti­ga­do­res saga­ces de temas incon­clu­sos, y pues­to que el libro de Ingrid Gals­ter esta­rá pre­sen­te en el estand cuan­do menos de GITE-IPES, no sería malo que alguien toma­ra en serio la pro­pues­ta y nos ofre­cie­ra en la Feria de Duran­go del 2012, hecha libro, tan intere­san­te suge­ren­cia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *