Des­en­mas­ca­ra­da la «liber­tad» de pren­sa en EE.UU.- Pepe Esco­bar

La sema­na pasa­da, el perio­dis­ta inde­pen­dien­te Sam Hus­sei­ni fue a una con­fe­ren­cia de pren­sa del prín­ci­pe Tur­ki al-Fai­sal de Ara­bia Sau­dí en el Club Nacio­nal de la Pren­sa de Washing­ton, del cual Hus­sei­ni es miem­bro. Enton­ces hizo algo que es extra­ño en la cul­tu­ra mediá­ti­ca cor­po­ra­ti­va en EE.UU. Se con­du­jo como un ver­da­de­ro perio­dis­ta e hizo una pre­gun­ta dura, per­ti­nen­te, sin nin­gún tipo de res­tric­cio­nes. Es la siguien­te, como la repro­du­ce el blog de Hus­sei­ni:

Qui­sie­ra saber qué legi­ti­mi­dad tie­ne su régi­men, señor. Usted se pre­sen­ta ante noso­tros como repre­sen­tan­te de uno de los regí­me­nes más auto­crá­ti­cos, misó­gi­nos, sobre la faz de la tie­rra. Human Rights Watch y otros infor­man de tor­tu­ras, deten­ción de acti­vis­tas, habéis aplas­ta­do el levan­ta­mien­to demo­crá­ti­co en Bah­réin, tra­tas­teis de derro­car el levan­ta­mien­to demo­crá­ti­co en Egip­to y por cier­to con­ti­nuáis opri­mi­do a vues­tro pro­pio pue­blo. ¿Qué legi­ti­mi­dad tie­ne su régi­men, fue­ra de miles de millo­nes de dóla­res y armas? [1]

El prín­ci­pe Tur­ki, ex jefe supre­mo de la inte­li­gen­cia sau­dí, ex ami­go del líder de al Qai­da, Osa­ma bin Laden, ex emba­ja­dor sau­dí en EE.UU., reac­cio­nó con un cam­bio de tema [2].

Si esto hubie­ra ocu­rri­do en Medio Orien­te, Hus­sei­ni habría sido debi­da­men­te secues­tra­do por la inte­li­gen­cia sau­dí, tor­tu­ra­do y eli­mi­na­do. Pre­gun­tad a los res­tos del coro­nel Mua­mar Gada­fi. Por mucho menos –por decir en alta voz en una reu­nión de la Liga Ára­be que el rey Abdu­llah era un trai­dor por alen­tar al gobierno de Geor­ge W Bush para que inva­die­ra Iraq– la Casa de Saud hizo todo lo posi­ble –duran­te años– para ase­gu­rar la eli­mi­na­ción de Gada­fi.

Tur­ki mues­tra todas las cre­den­cia­les demo­crá­ti­cas regis­tra­das de la Casa de Saud. Se refie­re al empu­je por la demo­cra­cia en el mun­do ára­be como “Pro­ble­mas ára­bes”.

Des­pués de la pre­gun­ta a Tur­ki

Según Hus­sei­ni, el mis­mo día de la con­fe­ren­cia de pren­sa, reci­bió una “car­ta que me infor­ma de que esta­ba sus­pen­di­do del Club Nacio­nal de la Pren­sa ‘debi­do a su con­duc­ta duran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa’. La car­ta, fir­ma­da por el direc­tor eje­cu­ti­vo del club, William McCa­rren, me acu­sa de vio­lar reglas que prohí­ben ‘con­duc­ta o len­gua­je albo­ro­ta­dor o inde­co­ro­so’.”

Hus­sei­ni, direc­tor de comu­ni­ca­cio­nes del Ins­ti­tu­to por la Vera­ci­dad Públi­ca, que refle­ja el perio­dis­mo crí­ti­co de todo el mun­do, es un hom­bre cal­ma­do, pen­sa­ti­vo, con cre­den­cia­les impe­ca­bles. La acu­sa­ción no solo es fal­sa, es direc­ta­men­te paté­ti­ca.

¿Fue un caso ais­la­do? Obvia­men­te no. De vuel­ta a enero de 2009, al mis­mo Club Nacio­nal de Pren­sa, duran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa de la enton­ces minis­tra de exte­rio­res israe­lí Tzi­pi Liv­ni. Cuan­do a Liv­ni le hicie­ron una pre­gun­ta difí­cil –tam­bién Hus­sei­ni– cor­ta­ron el micró­fono, y la con­fe­ren­cia ter­mi­nó abrup­ta­men­te. Mi cáma­ra, Sebas­tian Pitus­can, esta­ba con­mi­go [3].

Así fun­cio­na real­men­te el tan ala­ba­do mito de la “liber­tad de pren­sa” en EE.UU. Si se rea­li­za la tarea de un ver­da­de­ro perio­dis­ta, dicien­do la ver­dad al poder, no se pue­de asis­tir a con­fe­ren­cias de pren­sa en la Casa Blan­ca, el Pen­tá­gono o el Depar­ta­men­to de Esta­do. Ni siquie­ra te admi­ti­rán en el edi­fi­cio.

Si alguien es un fun­cio­na­rio de un “alia­do valio­so” –como la Casa de Saud o el régi­men en Israel– es segu­ro que obten­drá un púl­pi­to libre de pre­gun­tas en cual­quier sitio que quie­ra, espe­cial­men­te si su inglés es flui­do.

Pero si alguien es un fun­cio­na­rio de un régi­men “cana­lla”, lo mejor que le pue­de pasar es que le humi­llen en públi­co, como le ocu­rrió al pre­si­den­te ira­ní Mah­mud Ahma­di­ne­yad en la Uni­ver­si­dad Colum­bia en Nue­va York. Espe­cial­men­te si no habla inglés y la mayor par­te de lo que dice se pier­de en la tra­duc­ción.

Por otra par­te, si alguien es un perio­dis­ta via­je­ro de los medios cor­po­ra­ti­vos de EE.UU., pue­de hacer lo que le ven­ga en gana.

Por ejem­plo: duran­te la cri­sis finan­cie­ra asiá­ti­ca, en 1997 y 1998, fui a innu­me­ra­bles con­fe­ren­cias de pren­sa en las que perio­dis­tas esta­dou­ni­den­ses lle­va­dos con ese obje­ti­vo inti­mi­da­ban a los diri­gen­tes asiá­ti­cos como si fue­ran un mon­tón de hoo­li­gans (los perio­dis­tas, no los diri­gen­tes). Chi­cas des­pa­bi­la­das recién sali­das de una escue­la insig­ni­fi­can­te de perio­dis­mo tra­ta­ron al enton­ces pri­mer minis­tro mala­sio Mahathir Moha­mad como si fue­ra un vio­la­dor de niños, por­que había esta­ble­ci­do con­tro­les de capi­tal.

Resul­tó que Mahathir tenía razón, ya que Mala­sia superó la cri­sis mucho antes que aque­llos, como Indo­ne­sia, Tai­lan­dia y Corea del Sur que se rin­die­ron a los horren­dos ajus­tes del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal.

En 1989, estu­dian­tes chi­nos que pro­tes­ta­ban en la Pla­za Tia­nan­men fue­ron vito­rea­dos por los medios esta­dou­ni­den­ses como héroes que resis­tían a la tira­nía. En 2011, estu­dian­tes esta­dou­ni­den­ses que pro­tes­ta­ban en todo el país con­tra la tira­nía finan­cie­ra son “flo­jos”, “hijuepu­tas”, las dos cosas, o son direc­ta­men­te cri­mi­na­li­za­dos.

Los medios cor­po­ra­ti­vos de EE.UU. no podrían admi­tir que la repre­sión en la Pla­za Tah­rir por poli­cías anti­dis­tur­bios egip­cios es exac­ta­men­te lo mis­mo que la repre­sión en Nue­va York, Oakland, Portland o Bos­ton por poli­cías anti­dis­tur­bios esta­dou­ni­den­ses.

Toda­vía no se oye ni una pala­bra de la OTAN sobre el esta­ble­ci­mien­to de una zona de exclu­sión aérea “huma­ni­ta­ria” sobre una selec­ción de sitios de Ocu­pad en ciu­da­des de EE.UU. Toda­vía con­sul­tan con la Casa de Saud.

Notas

1. Vea el blog aquí.

2. Video aquí.

3. El inter­cam­bio se ve aquí.

Pepe Esco­bar es autor de “Glo­ba­lis­tan: How the Glo­ba­li­zed World is Dis­sol­ving into Liquid War ” (Nim­ble Books, 2007) y “ Red Zone Blues: a snapshot of Bagh­dad during the sur­ge ”. Su últi­mo libro es “ Oba­ma does Glo­ba­lis­tan ” (Nim­ble Books, 2009). Pue­de con­tac­tar­se con él en: [email protected]​yahoo.​com .

(Copy­right 2011 Asia Times Onli­ne (Hol­dings) Ltd. All rights reser­ved.)

Fuen­te: http://​www​.ati​mes​.com/​a​t​i​m​e​s​/​M​i​d​d​l​e​_​E​a​s​t​/​M​K​2​2​A​k​0​1​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *