Por la libe­ra­ción de cla­se, nacio­nal y de géne­ro- Manuel M. Nava­rre­te

No es infre­cuen­te escu­char a mili­tan­tes mar­xis­tas decir que el nacio­na­lis­mo y el femi­nis­mo divi­den a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, por lo que ambas temá­ti­cas deben disol­ver­se en un difu­so cos­mo­po­li­tis­mo pro­le­ta­rio cen­tra­do en “la úni­ca” con­tra­dic­ción real: la que divi­de al capi­tal y al tra­ba­jo.

En reali­dad, el mar­xis­mo superó hace mucho esta visión estre­cha, eco­no­mi­cis­ta y obre­ris­ta de la lucha por la eman­ci­pa­ción social. Por dos moti­vos fun­da­men­ta­les:

1) La con­tra­dic­ción entre capi­tal y tra­ba­jo es la más deter­mi­nan­te, pero no la úni­ca. La divi­sión entre los Esta­dos opre­so­res y las nacio­nes opri­mi­das, o entre el patriar­ca­do y las muje­res, exis­te de mane­ra pre­via a su enun­cia­ción cons­cien­te. Negar­la no es supe­rar­la.

2) El socia­lis­mo no sub­sa­na por sí mis­mo, de mane­ra mági­ca y auto­má­ti­ca, el res­to de con­tra­dic­cio­nes exis­ten­tes en el cuer­po social (exis­ten­tes, de hecho, mucho antes de la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo). Cada una de ellas ha de tener, pues, un tra­ta­mien­to espe­cí­fi­co.

El mar­xis­mo (que des­de su mis­ma fun­da­ción por Marx se enri­que­ció de los apor­tes de diver­sas dis­ci­pli­nas) es por tan­to para noso­tros la teo­ría y pra­xis de la eman­ci­pa­ción de cla­se, nacio­nal y de géne­ro por par­te de la huma­ni­dad. Eso no sig­ni­fi­ca que estas tres con­tra­dic­cio­nes estén situa­das al mis­mo nivel teó­ri­co (aun­que sus efec­tos se cons­ta­ten casi siem­pre de mane­ra inter­re­la­cio­na­da y trans­ver­sal). Real­men­te, la con­tra­dic­ción de cla­se es la más deter­mi­nan­te, pero no por­que lo diga una con­cep­ción eco­no­mi­cis­ta de la exis­ten­cia, sino por moti­vos de otra índo­le. Por ejem­plo, no debe des­de­ñar­se el hecho de que sea la que incum­be y abar­ca a más seres huma­nos.

Un 20% de los seres huma­nos pue­de per­te­ne­cer a pue­blos sin Esta­do o colo­ni­za­dos, un 50% per­te­ne­ce al géne­ro feme­nino, opri­mi­do por el patriar­ca­do. Pero al menos un 80% de la huma­ni­dad per­te­ne­ce a aque­llos que, en las más diver­sas áreas pro­duc­ti­vas, cuen­tan tan solo con su fuer­za de tra­ba­jo, la cual han de ven­der a la oli­gar­quía o los capi­ta­lis­tas (o bien dedi­car­se al tra­ba­jo domés­ti­co sin per­ci­bir sala­rio alguno) para poder sub­sis­tir.

Bien es cier­to que, para Marx, hay algo más que hace que la con­tra­dic­ción capital/​trabajo sea la más deter­mi­nan­te, la que mar­ca de mane­ra más inde­le­ble y trans­ver­sal el fun­cio­na­mien­to de todo el edi­fi­cio social, sub­su­mien­do de for­ma real al res­to de estruc­tu­ras socia­les, ponién­do­las a su ser­vi­cio. Aho­ra bien, dado que el socia­lis­mo no sub­sa­na de mane­ra auto­má­ti­ca todos los pro­ble­mas, pues no todos los pro­ble­mas tie­nen su ori­gen en la estruc­tu­ra de la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción, estas diver­sas con­tra­dic­cio­nes han de tener, como decía­mos, su pro­pio tra­ta­mien­to espe­cí­fi­co y dife­ren­cia­do.

En reali­dad, el mar­xis­mo (excep­tuan­do qui­zá al mar­xis­mo vul­gar, si se me per­mi­te el oxí­mo­ron) com­pren­dió todo esto hace muchí­si­mo tiem­po. Lenin se negó a equi­pa­rar el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta de las nacio­nes opre­so­ras y el nacio­na­lis­mo de libe­ra­ción de las nacio­nes opri­mi­das. Más recien­te­men­te, Car­lo Fra­bet­ti decía con acier­to que el orgu­llo sólo debe ser enar­bo­la­do como reac­ción fren­te a la domi­na­ción. Por eso no es lo mis­mo enor­gu­lle­cer­se de ser gay que enor­gu­lle­cer­se de ser hom­bre. Por eso tam­po­co es lo mis­mo enor­gu­lle­cer­se de ser vas­co o irlan­dés que enor­gu­lle­cer­se de ser espa­ñol o esta­dou­ni­den­se.

A des­pe­cho de cier­tos obre­ris­tas, Fidel Cas­tro com­pren­dió tam­bién todo esto hace mucho, al hacer del “Patria o muer­te” el lema fun­da­men­tal de la revo­lu­ción cuba­na. Tam­bién Hugo Chá­vez, con su “Patria, socia­lis­mo o muer­te”, es un ejem­plo de patrio­tis­mo revo­lu­cio­na­rio. Sin embar­go, el nacio­na­lis­mo de Fidel o de Chá­vez no ha sido en abso­lu­to con­tra­dic­to­rio con el inter­na­cio­na­lis­mo (aun­que sí con el cos­mo­po­li­tis­mo bur­gués que algu­nos se empe­ñan en con­fun­dir con el inter­na­cio­na­lis­mo).

Cuba ha sido siem­pre una nación soli­da­ria, que man­dó tro­pas gue­rri­lle­ras a Ango­la y que orga­ni­zó los coman­dos del Che Gue­va­ra en el Con­go y Boli­via, en bus­ca de la revo­lu­ción mun­dial. Fidel cla­mó siem­pre por una alian­za del Ter­cer Mun­do para hacer valer sus dere­chos y sus ansias de sobe­ra­nía. Su nacio­na­lis­mo inter­na­cio­na­lis­ta cubano será siem­pre un ejem­plo para todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do. Pero ya mucho antes, des­de Lenin, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos sin Esta­do era una máxi­ma defen­di­da por los mar­xis­tas de todo el pla­ne­ta.

Defen­der el dere­cho a la libre sepa­ra­ción esta­tal y, a la vez, el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio sólo pue­de sonar­le con­tra­dic­to­rio a quien no haya com­pren­di­do una sola pala­bra del mar­xis­mo (y a quien no haya sufri­do nun­ca una ocu­pa­ción extran­je­ra o la nega­ción for­zo­sa de su len­gua madre como len­gua vehi­cu­lar). Por otro lado, en la prác­ti­ca, no fue el mono­azu­lis­mo cos­mo­po­li­ta y abs­trac­to el que reali­zó revo­lu­cio­nes por todo el pla­ne­ta, des­de la Amé­ri­ca Lati­na has­ta el Asia pro­fun­da: fue­ron los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­les y de libe­ra­ción nacio­nal.

Lo mis­mo cabe decir del femi­nis­mo socia­lis­ta. Ale­xan­dra Kollon­tai no fue jamás una hem­bris­ta (el antó­ni­mo de machis­ta, por más que algu­nos, en su igno­ran­cia, se empe­ñen en pata­lear el dic­cio­na­rio, es hem­bris­ta, no femi­nis­ta), no fue jamás una mujer que defen­die­ra la supre­ma­cía de las muje­res o que ansia­ra “eli­mi­nar al otro”, al hom­bre. Kollon­tai com­ba­te una ideo­lo­gía, el machis­mo, que com­par­ten muchos hom­bres y muje­res y a la cual se opo­nen otros muchos hom­bres y muje­res.

No toda afir­ma­ción iden­ti­ta­ria supo­ne la nega­ción de la otre­dad. Los Black Panthers jamás plan­tea­ron la nega­ción o la eli­mi­na­ción del hom­bre blan­co. Por otro lado, si recha­zá­ra­mos la con­ve­nien­cia de tener rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cí­fi­cas de las muje­res (o de los negros, o de los vas­cos, kur­dos e irlan­de­ses), sólo esta­ría­mos impi­dien­do o difi­cul­tan­do la supera­ción de pro­ble­má­ti­cas socia­les que no deben “pos­po­ner­se has­ta des­pués de la revo­lu­ción”. Tra­tar de pos­po­ner esas pro­ble­má­ti­cas es, de nue­vo, negar­se a com­pren­der la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción. Ser revo­lu­cio­na­rio no impli­ca recha­zar las refor­mas, sino con­tex­tua­li­zar­las como pasos hacia la revo­lu­ción. Por otro lado, tra­tar de negar la nece­si­dad de un tra­ta­mien­to espe­cí­fi­co, des­de la fe en que el socia­lis­mo o el “lais­sez fai­re” sub­sa­na­rán por sí solos el asun­to, es direc­ta­men­te anti­mar­xis­ta.

Entre muchos com­pa­ñe­ros obser­vo un gran recha­zo hacia las polí­ti­cas de cuo­tas y otras medi­das de dis­cri­mi­na­ción posi­ti­va. No com­par­to ese recha­zo. Las cuo­tas son medi­das refor­mis­tas que no sir­ven para supe­rar el patriar­ca­do, de igual modo que ven­cer en una huel­ga sala­rial no sir­ve para supe­rar el capi­ta­lis­mo. Pero las cuo­tas pue­den dig­ni­fi­car a muchas muje­res que están tan capa­ci­ta­das como los hom­bres para desem­pe­ñar deter­mi­na­das tareas.

La fe en el lais­sez fai­re, en los con­cur­sos pura­men­te meri­to­crá­ti­cos, encie­rra un radi­cal anti­mar­xis­mo, al no com­pren­der los meca­nis­mos ocul­tos de per­pe­tua­ción del poder por par­te de los gru­pos socia­les domi­nan­tes, que en tan “igua­li­ta­ria” y “libre” carre­ra par­ten en una situa­ción de pri­vi­le­gio, muchos metros por delan­te. Marx era con­tra­rio a la idea del igua­li­ta­ris­mo bur­gués, según el cual, si con­ce­de­mos legal­men­te la “igual­dad de opor­tu­ni­da­des”, enton­ces las con­tra­dic­cio­nes des­apa­re­ce­rán por sí solas. ¿Des­de cuán­do es mar­xis­mo, y no libe­ra­lis­mo, defen­der que diri­jan “los mejo­res”, en lugar de tra­tar de ele­var el nivel for­ma­ti­vo de todo el cuer­po social? ¿Es para el mar­xis­mo casua­li­dad que esos “mejo­res” sue­lan ser en su mayo­ría hom­bres, o qui­zá es con­se­cuen­cia de una gené­ti­ca supe­rior, y no de deter­mi­na­das con­di­cio­nes socia­les que deben ser com­ba­ti­das des­de el poder ins­ti­tu­cio­nal?

Sin ir más lejos, en la Crí­ti­ca del Pro­gra­ma de Gotha, Marx nos recuer­da que, dado que unos indi­vi­duos son físi­ca­men­te más pode­ro­sos que otros (por ejem­plo, aña­di­ría yo, los hom­bres son de media físi­ca­men­te más fuer­tes que las muje­res), “el dere­cho igual es un dere­cho des­igual para tra­ba­jo des­igual. No reco­no­ce nin­gu­na dis­tin­ción de cla­se, por­que aquí cada indi­vi­duo no es más que un tra­ba­ja­dor como los demás; pero reco­no­ce, táci­ta­men­te, como otros tan­tos pri­vi­le­gios natu­ra­les, las des­igua­les apti­tu­des indi­vi­dua­les y, por con­si­guien­te, la des­igual capa­ci­dad de ren­di­mien­to. En el fon­do es, por tan­to, como todo dere­cho, el dere­cho de la des­igual­dad”.

Nues­tro mar­xis­mo (como el de Marx) no es, pues, un eco­no­mi­cis­mo vul­ga­ris, que con­fíe (negan­do, por cier­to, toda la his­to­ria del siglo XX) en que, una vez colec­ti­vi­za­dos los medios de pro­duc­ción, el res­to de pro­ble­má­ti­cas socia­les des­apa­re­ce­rán como por arte de magia, de mane­ra auto­má­ti­ca o mer­ced a un “lais­sez fai­re socia­lis­ta”. El nacio­na­lis­mo y el femi­nis­mo no divi­den a la cla­se obre­ra, sino que cons­ta­tan la nece­si­dad de afron­tar de una mane­ra sana divi­sio­nes que, de hecho, ya exis­ten en el cuer­po social y que no pue­den ser supe­ra­das median­te la nega­ción o la impo­si­ción.

Sí, todos deben com­par­tir las rei­vin­di­ca­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas… pero tam­bién todos (hom­bres y muje­res, en la metró­po­li y en la colo­nia) deben com­par­tir las rei­vin­di­ca­cio­nes anti­pa­triar­ca­les y anti­im­pe­ria­lis­tas. Sólo sobre esta base será posi­ble la uni­dad y la cons­truc­ción del ser humano nue­vo, ya que la uni­dad de cla­se jamás podrá venir de una nega­ción idea­lis­ta de la diver­si­dad exis­ten­te en la cla­se obre­ra real (a menos que pre­fi­ra­mos olvi­dar­nos de la reali­dad y basar nues­tro aná­li­sis en aquel obre­ro for­ni­do que por­ta­ba una ban­de­ra en los car­te­les de la Unión Sovié­ti­ca).

Nues­tro mar­xis­mo es una teo­ría de la eman­ci­pa­ción huma­na: de cla­se, nacio­nal y de géne­ro. Esa es, ade­más, mal que le pese a algu­nos, nues­tra his­to­ria: los comu­nis­tas siem­pre fui­mos la van­guar­dia de los movi­mien­tos anti­co­lo­nia­les y femi­nis­tas, y no úni­ca­men­te del movi­mien­to obre­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *