Amaiur, el 20N y la repú­bli­ca socia­lis­ta de Eus­kal Herria- EHK

Eman botua AMAIUR.

Sabe­mos por expe­rien­cia, o al menos lo intui­mos, que las elec­cio­nes en si mis­mas no sir­ven para resol­ver los pro­ble­mas reales de nues­tro pue­blo y mucho menos para satis­fa­cer el anhe­lo de jus­ti­cia y liber­tad, por el cual tan­tas gene­ra­cio­nes de vas­cos y vas­cas han pade­ci­do la repre­sión más bru­tal. Las elec­cio­nes son uti­li­za­das por la bur­gue­sía para per­pe­tuar su poder polí­ti­co pero tam­bién sabe­mos que cual­quier resul­ta­do de las elec­cio­nes no es lo mis­mo.

Aún resue­na el eco de la escan­da­le­ra pro­ta­go­ni­za­da por PP y PSOE a con­se­cuen­cia de los resul­ta­dos obte­ni­dos por BILDU en las recien­tes elec­cio­nes muni­ci­pa­les y fora­les y la deci­sión ‚trans­mi­ti­da a tra­vés de sus medios de comu­ni­ca­ción, de poner coto en la for­ma apro­pia­da a tan “peli­gro­sa deri­va del esta­do de dere­cho”. Del suyo ‚se entien­de.

Las elec­cio­nes gene­ra­les espa­ño­las del pró­xi­mo 20N lle­gan en un momen­to en el que la cre­di­bi­li­dad del sis­te­ma polí­ti­co, inclu­yen­do su pro­pia Cons­ti­tu­ción de 1978 está bajo míni­mos. El man­te­ni­mien­to de la repre­sión polí­ti­ca y por supues­to social en un “esta­do de excep­ción” de hecho, sobre una gran par­te de la pobla­ción de nues­tro país, uni­do a las ame­na­zas reite­ra­das de actua­ción con­tun­den­te con­tra la disi­den­cia polí­ti­ca y social, expre­san el temor de los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos del Esta­do al for­ta­le­ci­mien­to de las opcio­nes inde­pen­den­tis­tas y sobe­ra­nis­tas de izquier­da.

Los comu­nis­tas aber­tza­les sabe­mos que la vía elec­to­ral, no sólo es que sea insu­fi­cien­te ais­la­da de otras for­mas de lucha, sino tam­bién que pre­sen­ta gra­ves ries­gos de asi­mi­la­ción por par­te de sis­te­ma. La trans­for­ma­ción social, e inclu­so el avan­ce par­cial en la situa­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sec­to­res popu­la­res, depen­den de la lucha social y no de los resul­ta­dos elec­to­ra­les. Estos, en el mejor de los casos, refle­jan los avan­ces pro­du­ci­dos en la lucha de cla­ses. El aban­dono de la lucha social por par­te de dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes de izquier­da para dedi­car­se exclu­si­va­men­te a acti­vi­da­des elec­to­ra­les es la expre­sión polí­ti­ca de la renun­cia a la trans­for­ma­ción social.

Pero la acu­mu­la­ción de fuer­zas, tam­bién expre­sa­da a tra­vés de las elec­cio­nes, per­mi­te a los sec­to­res menos com­pro­me­ti­dos y escép­ti­cos de nues­tro pue­blo a visua­li­zar que la con­se­cu­ción de un esta­do socia­lis­ta vas­co no sólo será nece­sa­rio, sino tam­bién posi­ble.

Por tan­to, la com­bi­na­ción de todas las for­mas de luchas polí­ti­cas y socia­les, sean lega­les o ile­ga­les, pací­fi­cas o vio­len­tas (cuan­do las impo­ne el enemi­go) es algo que tie­ne que ser admi­nis­tra­do con la inte­li­gen­cia pre­ci­sa para el avan­ce del Movi­mien­to en su con­jun­to hacia la con­se­cu­ción del obje­ti­vo final. En este sen­ti­do la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral, pue­de ser usa­da como un arma más en la lucha revo­lu­cio­na­ria, a con­di­ción de que la movi­li­za­ción de masas haya reco­no­ci­do, al menos en par­te, a un deter­mi­na­do refe­ren­te polí­ti­co como expre­sión de los obje­ti­vos de su lucha.

EUSKAL HERRIKO KOMUNISTAK (EHK), como orga­ni­za­ción que per­te­ne­ce al MLNV para la con­se­cu­ción de una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta, con­si­de­ra de todo pun­to nece­sa­rio el for­ta­le­ci­mien­to de la alian­za elec­to­ral en cur­so, repre­sen­ta­da por AMAIUR. Tam­bién cree­mos que es espe­cial­men­te impor­tan­te que aque­llos sec­to­res, colec­ti­vos o per­so­nas que alber­gan dudas o sus­pi­ca­cias sobre los ries­gos o insu­fi­cien­cias de la actual estra­te­gia polí­ti­ca, las mani­fies­ten y corri­jan en su acti­vi­dad polí­ti­ca inter­vi­nien­do acti­va­men­te en ella.

Ade­más tene­mos urgen­cias que resol­ver, en las que pue­den influir posi­ti­va­men­te la obten­ción de unos bue­nos resul­ta­dos. La pri­me­ra es la excar­ce­la­ción de [email protected] [email protected] polí­ti­cos y la vuel­ta a casa de los [email protected] para que ‚ade­más, sea posi­ble su par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so polí­ti­co.

La segun­da, el reco­no­ci­mien­to del dere­cho de auto­de­ter­mian­ción que posee todo pue­blo para poder cami­nar hacia la inde­pen­den­cia nacio­nal cuyo ejer­ci­cio es uno de los obje­ti­vos rea­li­za­bles a cor­to-medio pla­zo como ele­men­to espe­cial­men­te impor­tan­te en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas tan­to en el aspec­to cuan­ti­ta­ti­vo como cua­li­ta­ti­vo.

Y ter­ce­ro, tene­mos pen­dien­te la inten­si­fi­ca­ción de una pre­sión polí­ti­ca, a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes en las que esta­mos pre­sen­tes y en las calles para fre­nar el expó­leo al que se está some­tien­do a los [email protected] en bene­fi­cio de una mino­ría social gene­ra­do­ra y bene­fi­cia­ria a la vez, de la actual cri­sis eco­nó­mi­ca.

Des­pi­dos masi­vos, la des­es­pe­ran­za de quie­nes ven que se les aca­ba la pres­ta­ción por des­em­pleo, los desahu­cios, la angus­tia de no lle­gar a fin de mes, la ausen­cia de futu­ro para [email protected] jóve­nes, la explo­ta­ción cada vez más bru­tal de quie­nes tra­ba­jan, el pre­cio de las vivien­das y las hipo­te­cas que lle­van con­si­go, la des­truc­ción de ser­vi­cios públi­cos bási­cos como la sani­dad y la edu­ca­ción, la depre­da­ción del medio natu­ral, la opre­sión espe­cí­fi­ca de las muje­res y, en defi­ni­ti­va, de la bar­ba­rie ins­ta­la­da en las rela­cio­nes socia­les, nada de todo ello tie­ne solu­ción en el capi­ta­lis­mo.

Para ello es nece­sa­rio que la cla­se tra­ba­ja­do­ra de Eus­kal Herria recu­pe­re la ini­cia­ti­va y el papel pro­ta­go­nis­ta que en las déca­das de los seten­ta y ochen­ta lle­va­ron a a nues­tro pue­blo a arran­car con­quis­tas socia­les y polí­ti­cas que están en gra­ve peli­gro de ser lami­na­das defi­ni­ti­va­men­te por la acción com­bi­na­da de la oli­gar­quía espa­ño­la con la frac­ción de la bur­gue­sía autóc­to­na domi­nan­te, repre­sen­ta­da polí­ti­ca­men­te por el PNV-UPN.

Todas estas luchas no nos van a situar ya en el umbral de una repú­bli­ca inde­pen­dien­te y socia­lis­ta. El camino será lar­go, con avan­ces y retro­ce­sos, pero Eus­kal Herria, con su Pue­blo tra­ba­ja­dor al fren­te avan­za poco a poco, sin pri­sa pero sin pau­sa, hacia la Repú­bli­ca socia­lis­ta de Eus­kal Herria.

JO TA KE IRABAZI ARTE!!!

GORA EUSKAL HERRIA ASKATUTA!!!

GORA EUSKAL HERRIA SOZIALISTA!!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *