La Ver­dad sobre la muer­te de Gad­da­fi y la Gran Jamahi­ri­ya Libia – Rei­nal­do Boli­var

El jue­ves 20 de 0ctubre, con el patro­ci­nio de EEUU, la OTAN y la Liga de Esta­dos Ára­bes azu­za­da por el Foro de Coope­ra­ción del Gol­fo Ára­be, un gru­po apá­tri­das cazó y ase­si­nó cruel­men­te al Mayor Líder Espi­ri­tual que haya teni­do esa nación ára­be – afri­ca­na. En la actua­li­dad los ana­lis­tas deli­mi­tan, de allí sus erro­res, sus con­si­de­ra­cio­nes a la his­to­ria Libia des­de 2003, cuan­do el Gobierno de Gad­da­fi se vio obli­ga­do para garan­ti­zar la super­vi­ven­cia de la nación a rea­li­zar acuer­dos de coope­ra­ción eco­nó­mi­ca en el mar­co del dere­cho inter­na­cio­nal para supe­rar el férreo blo­queo que des­de los años 80 del siglo XX man­tu­vo occi­den­te. No se tra­ta­ba de una entre­ga ni de un cam­bio en la orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca, se tra­tó de una estra­te­gia que has­ta han usa­do paí­ses ami­gos. Cla­ro está hubo extra limi­ta­cio­nes o inge­nui­da­des como el haber acep­ta­do entre­gar las armas de alto poder defen­si­vo, en espe­cial los misi­les tie­rra aire. Lo mis­mo que hizo el gobierno de Hus­sein. Que­dar a mer­ced de la mise­ri­cor­dia de sus cap­to­res. O con­se­jos mal inten­cio­na­dos de su entorno ya com­pra­do, para ene­mis­tar­lo con corrien­tes pro­gre­sis­tas afri­ca­nas, las cua­les están muy ador­me­ci­das en la actua­li­dad. Gobier­nos cons­cien­tes de las ame­na­zas como Irán, Corea del Nor­te y Siria no han caí­do en esta tram­pa del “arri­ba las manos y entre­ga las armas”, fra­gua­da en el seno del Con­se­jo de Segu­ri­dad. La Gran Jamahi­ri­ya Libia Ára­be Popu­lar Socia­lis­ta, sí cayó. Tal vez pen­san­do que al con­ver­tir­se en un supli­dor segu­ro de com­bus­ti­ble, en un gran inver­sio­nis­ta en occi­den­te y en un segu­ro com­pra­dor de la pro­duc­ción manu­fac­tu­ra­da occi­den­tal era sufi­cien­te para con­te­ner la sed de ven­gan­za impe­rial. Todo indi­ca que los inte­lec­tua­les libios, lea­les a la Revo­lu­ción Ver­de, no con­fron­ta­ron la his­to­ria de paí­ses del Sur que tras derro­tar a los ocu­pan­tes fue­ron con­de­na­dos al con­tra­ata­que impe­rial. No estu­dia­ron a Hai­tí, a Yugos­la­via, y dudo si se aso­ma­ron al modo como Euro­pa Occi­den­tal y EEUU aca­ba­ron con el socia­lis­mo afri­cano ase­si­nan­do a los cabe­zas de los movi­mien­tos. Si lo hicie­ron no fue­ron escu­cha­dos y se impu­sie­ron las voces de la quin­ta colum­na en el gobierno, que hoy com­pro­ba­mos, era más fuer­te que los hijos de Gad­da­fi, en cuya vida cen­tra­ba la aten­ción los crí­ti­cos de la izquier­da gla­mo­ro­sa del mun­do, des­cui­dan­do el ver­da­de­ro peli­gro: el entorno buró­cra­ta que con­tro­la­ba la varia­ble de la for­ma­ción ideo­ló­gi­ca y las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les. ¿Aca­so por qué mata­ron a Lumum­ba, Cabral, San­ka­ra, Machel, Mod­la­ne? La his­to­ria de que tenían muchos años en el poder no les cua­dra a ellos, ni la inva­sión por petró­leo, ni la patra­ña de que eran dic­ta­do­res. Eran nacio­na­lis­tas, socia­lis­tas, se opo­nían a la colo­ni­za­ción, a los mul­ti­la­te­ra­les neo­li­be­ra­les y lucha­ban por un Áfri­ca Uni­da y en coor­di­na­ción con Amé­ri­ca y Asia. El más recien­te de estos már­ti­res fue John Garang, Vice­pre­si­den­te en Sudán del Sur en 2005, que pre­di­ca­ba la inte­gri­dad de país de mayor tama­ño terri­to­rial en el con­ti­nen­te. “Mis­te­rio­sa­men­te” el heli­cóp­te­ro que los tras­la­da­ba se estre­lló, algo simi­lar a lo que pasó con Samo­ra Machell en Mozam­bi­que. Para los que no les con­vie­ne la pre­di­ca de la inte­gra­ción y la uni­dad del Sur, no hay otra sali­da que matar a los pre­di­ca­do­res. Más aún si están ejer­cien­do el poder. ¿No siguió Usted el aco­so con­tra el Pre­si­den­te de Lau­rent Gba­bo de Cos­ta de Mar­fil a quien aho­ra pre­ten­den juz­gar en la igno­mi­nio­sa Cor­te Penal Inter­na­cio­nal? ¿No recuer­da los bom­bar­deos que hacían con­tra la casa de Yaser Ara­faf en Pales­ti­na? El mag­ni­ci­dio es una polí­ti­ca de esta­do (de EEUU, Euro­pa Occi­den­tal, Israel, entre otros) para ani­qui­lar las ideas. Pri­me­ro decla­ra al obje­ti­vo como “Dic­ta­dor”, le abren un expe­dien­te en la arro­di­lla­da Cor­te Penal Inter­na­cio­nal y lue­go lo ajus­ti­cian. Caso con­tra­rio lo encar­ce­lan a per­pe­tui­dad.
LA HISTORIA DE LIBIA
En las pági­nas web tipo Wiki­pe­dia, a la que inex­pli­ca­ble­men­te citan inves­ti­ga­do­res muy serios y le hacen copia y pega cien­tos y cien­tos, apa­re­ce el rey Idris como el fun­da­dor de Libia. Y como a veces se lee por leer se repi­te la men­ti­ra. Es impor­tan­te com­pren­der quien fue el señor Idris para la hoy malo­gra­da Libia. Su nom­bre com­ple­to Sidi Muham­mad Idris al-Mah­di al-Sanu­si, y nació en Bengha­zi, Cire­nai­ca, en 1890. Ya en 1911, Idris era Rey de Cire­nai­ca, y como tal fir­mó un tra­ta­do de paz y coope­ra­ción con Ita­lia, la poten­cia inva­so­ra. Con tal acuer­do el rey Idris reci­be dine­ro de los ita­lia­nos quie­nes de esa for­ma ase­gu­ra­ban la paz de los terri­to­rios con­quis­ta­dos. Pero los ita­lia­nos no que­rían ser menos que Fran­cia y Rei­no Uni­do, y reme­mo­ran­do su pasa­do impe­rial deci­den inva­dir a toda Libia. Usur­pan Tri­po­li­ta­nia en 1922. Vien­do Idris el peli­gro de que los ita­lia­nos toma­ran sus feu­dos y se olvi­da­ran de su pac­to de coope­ra­ción, valien­te­men­te huye del país y se exi­lia en Egip­to, bajo el ampa­ro de sus nue­vos ami­gos, los bri­tá­ni­cos. El joven rey no tenía pro­ble­ma alguno en nego­ciar con los impe­rios de Euro­pa siem­pre que se le garan­ti­za­ra su vida feliz.
El valien­te reye­zue­lo pasa 25 años vivien­do cual emir en El Cai­ro. Des­de allí con­tro­la­ba a Cire­nai­ca a tra­vés de sus hom­bres de con­fian­za, radi­ca­dos en Bengha­zi. Espe­ra­ba pacien­te­men­te su momen­to. Cuan­do los alia­dos ganan a la Ale­ma­nia Nazi y al eje la gue­rra, Idris se ale­gra de ver derro­ta­dos a los ita­lia­nos. Sin per­der tiem­po se pone a la orden de Gran Bre­ta­ña y como vie­jo rey de papel les recuer­da que el trono le per­te­ne­ce, y no impor­ta que ellos se que­den con el país. El hom­bre­ci­to es regre­sa­do a Libia en 1947. Ingla­te­rra se lo echa al hom­bro y le da pre­ci­sas ins­truc­cio­nes. Aten­ción lec­tor, aun­que la his­to­ria de hoy es simi­lar a la 1949, no estoy hablan­do toda­vía del CNT, fie­les here­de­ros de aquel laca­yo. El dis­fraz de rey, siguien­do el libre­to bri­tá­ni­co, da el pri­mer paso y pro­cla­ma la Inde­pen­den­cia de Cire­nai­ca, mien­tras los bri­tá­ni­cos coci­nan ante la recién naci­da ONU la uni­fi­ca­ción libia sin oír los pare­ce­res de las tri­bus de Tri­po­li­ta­nia y Fez­zan que pre­fe­rían una con­fe­de­ra­ción y no una unión. En 1949 la ONU resuel­ve la crea­ción del nue­vo esta­do libio. Idris es nom­bra­do rey del esper­pen­to de Monar­quía Fede­ral Inde­pen­dien­te de Libia y reci­be el total bene­plá­ci­to de la ONU, tal como en agos­to de este año se lo dio al pro­cla­ma­do por la OTAN como “CNT”. Cuan­tas coin­ci­den­cias en tan sólo 61 años. De plano Idris se apar­ta de la tra­di­ción ára­be al asu­mir como rey y aban­do­nar su esta­tus de emir. Pre­fie­re ser rey como gus­ta en Rei­no Uni­do. Obsér­ve­se que el señor Sidi Idris no movió un dedo para inde­pen­di­zar a Libia, ni siquie­ra a Cire­nai­ca. Libia no fue inde­pen­dien­te en 1949, ni en 1951, fue mera­men­te un pro­tec­to­ra­do bri­tá­ni­co ava­la­do por la ONU. Pasa­rían 20 años para que la anhe­la­da inde­pen­den­cia se pro­du­je­ra y la dis­fru­ta­ran por 42 años cuan­do de nue­vo el tra­ma­do de impe­rial vol­vie­ra sobre su paso para res­ti­tuir a los here­de­ros del laca­yo Idris en el poder. Del 47 al 60, Idris revi­vió su rei­na­do al ser­vi­cio de Gran Bre­ta­ña y de un her­mano de ésta, EEUU. Des­de el terri­to­rio beduino era fácil con­tro­lar el Medi­te­rrá­neo y la entra­da a Áfri­ca. Los alia­dos ingle­ses esta­ble­cen allí bien equi­pa­das bases mili­ta­res. Esas bases des­apa­re­cie­ron con Gad­da­fi que des­de 2004 cons­truía en su lugar un puer­to de aguas pro­fun­das para ser­vir a Áfri­ca, así como ini­cia­ba una súper carre­te­ra que aspi­ra­ba sur­ca­ra todo el con­ti­nen­te de Nor­te a Sur, es decir de Libia a Sudá­fri­ca, y avi­zo­ra­ba ade­más un ferro­ca­rril de esas dimen­sio­nes. Locu­ras de un ára­be afri­ca­nis­ta que había abra­za­do des­de 2001 la idea de una Fede­ra­ción de Esta­dos de Áfri­ca.
Idris esta­ba tran­qui­lo con el con­trol auto­ri­ta­rio sobre las tri­bus, ayu­da­do por el poder de fue­go de Occi­den­te. Pero en 1960 del terri­to­rio desér­ti­co ema­na a bor­bo­to­nes petró­leo. Las tri­bus recla­man que la nue­va rique­za debe dis­tri­buir­se en las pro­vin­cias que cons­ti­tu­yen la Monar­quía Fede­ral. Idris reci­be nue­vas órde­nes: apa­gar las jus­tas aspi­ra­cio­nes de las pro­vin­cias. Así que sin per­di­da de tiem­po hace apa­re­cer una nue­va cons­ti­tu­ción que crea la Monar­quía Uni­fi­ca­da, vale decir bajo su úni­co man­do (que es otro decir, pues no man­da­ba sino que eje­cu­ta­ba). Las tras­na­cio­na­les petro­le­ra no tar­dan en ins­ta­lar­se. La ganan­cia irá direc­ta­men­te a ellas, y a cam­bio man­tie­nen los capri­chos del rey y una guar­dia repre­si­va que se encar­ga de callar por las balas cual­quier pro­tes­ta tri­bal. Idris des­ata, jun­to a la mayor corrup­ción de la que es capaz, la más cruel repre­sión con­tra el pue­blo.
De cos­tum­bres euro­peas, el cruel rey gene­ró un ver­da­de­ro racis­mo con­tra los sub­saha­ria­nos o la gen­te negra como iro­ni­za­ba. Esa gen­te esta­ba prohi­bi­da en su rei­no y paga­ba con la muer­te cru­zar las fron­te­ras de la Monar­quía Uni­fi­ca­da de Libia. Una lim­pie­za étni­ca sin pre­ce­den­tes en el Nor­te de Áfri­ca se efec­tuó en su tira­nía tute­la­da. Las matan­zas que hoy rea­li­zan los del CNT y la OTAN con­tra los emi­gran­tes de Níger, Mali, Chad, Mau­ri­ta­nia y Sudán que viven en Libia des­de la Revo­lu­ción Ver­de son tam­bién lega­do de aquel tris­te­men­te cele­bre rey. Para Idris, Libia no era un país ára­be ni afri­cano, era del Medi­te­rrá­neo euro­peo por tan­to no podía con­ver­tir­se en un refu­gio de emi­gran­tes de color. La vio­la­ción a los dere­chos huma­nos por la monar­quía de Idris, era públi­ca y nota­ria. Era el títe­re fuer­te des­de 1911, ósea gober­nò 58 años, pri­me­ro al ser­vi­cio de Ita­lia y lue­go a las órde­nes de Gran Bre­ta­ña. La ban­de­ra que adop­ta en 1949, que hoy vemos repe­ti­da­men­te, era su sím­bo­lo, que evo­ca­ba al impe­rio Bri­tá­ni­co y con nada que ver con el mun­do Ára­be. Idris odia­ba el pan­ara­bis­mo, detec­ta­ba a Nas­ser y al socia­lis­mo. Solo va a tener rela­cio­nes de coope­ra­ción con los paí­ses ára­bes al fun­dar­se la OPEP.
LOS OFICIALES JÓVENES Y GADDAFI
El des­con­ten­to era gene­ral. El petró­leo no había traí­do nin­gún pro­gre­so a Libia. Nin­gu­na infra­es­truc­tu­ra físi­ca, ni carre­te­ras. Menos escue­las y uni­ver­si­da­des. Para 1968 un 80 % de la pobla­ción sabía leer y escri­bir, y eso gra­cias a las escue­las isla­mi­tas. Ape­nas una cen­te­na había logra­do ingre­sar a algu­na uni­ver­si­dad euro­pea, pues­to que en Libia no había estas ins­ti­tu­cio­nes. Entre los pri­vi­le­gia­dos estu­vo el joven beduino mili­tar Gad­da­fi, quien estu­dio la secun­da­ria en Bengha­zi, cuna del tirano y par­te de la uni­ver­si­dad en Lon­dres, capi­tal del impe­rio opre­sor. La mor­ta­li­dad infan­til ron­da­ba las 100 muer­tes por 1000 naci­dos. Impo­si­ble para la pobla­ción ver un medi­co y el agua pota­ble sólo era posi­ble en los oasis. Solo Idris y su entorno vivían bien, muy bien. En 1969, un gru­po de jóve­nes ofi­cia­les enca­be­za­dos por el Coro­nel Muam­mar Gad­da­fi, derro­ca­ron al gobierno de Idris median­te un gol­pe de esta­do incruen­to en sep­tiem­bre de 1969. El vie­jo rey se encon­tra­ba en Tur­quía reci­bien­do tra­ta­mien­to médi­co, no regre­só al país. Fijó, pri­me­ro, su resi­den­cia en Gre­cia para lue­go soli­ci­tar asi­lo polí­ti­co en Egip­to, país del que obtu­vo la nacio­na­li­dad en 1972.
Nin­guno, léa­se bien, nin­guno de los fie­les a Idris fue per­se­gui­do, tor­tu­ra­do y menos aún muer­to. El gobierno revo­lu­cio­na­rio no dio al mun­do y menos a la ONU moti­vo alguno para acu­sar­lo de vio­len­to: Que dife­ren­cia a la mor­tan­dad, al holo­caus­to de la OTAN y los idri­si­tas con­tra los libios en el recien­te gol­pe de esta­do dado des­de el 19 de mar­zo de 2011 que inclu­yo el mag­ni­ci­dio y el ase­si­na­to con­se­cu­ti­vo de la fami­lia Gad­da­fi. Toda una ven­gan­za pre­pa­ra­da en Bengha­zi al mejor esti­lo del rey laca­yo y con el poder de fue­go de la OTAN.
El gobierno revo­lu­cio­na­rio reali­zó un jui­cio trans­pa­ren­te que duró 5 años con­tra el rey títe­re. Muy dife­ren­te a los jui­cios suma­rios ha los que han sido some­ti­dos líde­res en Irak, Ruma­nia, por ejem­plo. La diri­gen­cia idri­sis­ta fue juz­ga­da con el debi­do pro­ce­so, no se come­tió un solo ase­si­na­to. No se des­tru­yó nin­gu­na pro­pie­dad. No se que­mo un solo retra­to. Toda la fami­lia del monar­ca tirano fue res­pe­ta­da. Cire­nai­ca no sufrió veja­cio­nes. Nin­gún pro monar­ca fue las­ti­ma­do. No exis­te nin­gu­na denun­cia o tes­ti­mo­nio que diga lo con­tra­rio. Gad­da­fi res­pe­to los dere­chos huma­nos de quie­nes habían lle­va­do a su pue­blo al bor­de de la des­apa­ri­ción. En 1974, Idris fue con­de­na­do car­gos de corrup­ción y apro­pia­ción inde­bi­da. Mori­ría, tran­qui­la­men­te en su segun­do hogar en El Cai­ro, sin per­se­cu­cio­nes polí­ti­cas el 15 de mayo de 1983, a los 93 años, de muer­te natu­ral. Pero en sus últi­mos 11 años de exi­lio dora­do, des­puès de la muer­te de Gamal Nas­ser acti­vo una diplo­ma­cia per­so­nal y su incon­ta­ble for­tu­na para tor­pe­dear al gobierno de la Revo­lu­ción Ver­de. Tal como en 1922, no dejo de influir en su tri­bu de Cire­nai­ca y des­de fue­ra alen­tó a Bengha­zi para man­te­ner­lo como bas­tión con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. Con el aval de sus padri­nos de Gran Bre­ta­ña e Ita­lia logró que occi­den­te blo­quea­ra a la Gran Jamahi­ri­ya y decla­ran a Gad­da­fi terro­ris­ta, comu­nis­ta, tirano. Idris actúo como lo hicie­ron hoy los que alzan la ban­de­ra monár­qui­ca, bus­có el apo­yo de los paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal. Fue muy fácil. Gad­da­fi se había alia­do a Nas­ser, su padre polì­ti­co, y come­tió el gran peca­do de nacio­na­li­zar la indus­tria petro­le­ra y mine­ra, expul­san­do a las tras­na­cio­na­les. Eso era imper­do­na­ble, hicie­ra lo que hicie­ra. Tal con­duc­ta solo se paga con la muer­te, como lo paga­ron los már­ti­res afri­ca­nos cita­dos al prin­ci­pio de este estu­dio. Con Gad­da­fi, Libia salió de las pági­nas de los bue­nos mucha­chos pro impe­ria­lis­ta. Los que cono­cen del Blo­queo a Cuba, pue­den ima­gi­nar­se lo que le ocu­rría a la Libia Revo­lu­cio­na­ria. Un blo­queo trae muer­tes. La lucha con­tra un blo­queo requie­re estra­te­gias que a veces rayan en la sobre viven­cia del pue­blo. Quien no lo com­pren­da así, se equi­vo­ca­rá de plano al inten­tar juz­gar al Gad­da­fi pos des­blo­queo y si vamos más cer­ca se equi­vo­ca­ra al ana­li­zar los cam­bios que en la actua­li­dad rea­li­za la revo­lu­cio­na­ria Cuba. Y se equi­vo­ca­ran radi­cal­men­te al pun­to de jus­ti­fi­car la tra­ge­dia que hoy vive la Gran Jamahi­ri­ya Libia. Cui­da­do con eso, no se dejen lle­var por la inme­dia­tez y el que­rer ser el pri­me­ro en decir algo dife­ren­te. El esce­na­rio inter­na­cio­nal actual es esca­bro­so como para estu­diar­lo con oxi­da­das o nove­do­sas pre­mi­sas comu­ni­ca­cio­na­les.
REVOLUCION VERDE
Como varios afri­ca­nos que lucha­ban por la inde­pen­den­cia, Gad­da­fi se pre­pa­ró has­ta los nive­les uni­ver­si­ta­rios, aún recu­rrien­do a hacer­lo en Euro­pa, pero con la con­vic­ción de libe­rar de ver­dad a su país. Por­que Libia no se inde­pen­di­zo en 1949 cuan­do la ONU la con­vir­tió en un pro­tec­to­ra­do de Gran Bre­ta­ña, tal como lo ha hecho en 2011, esta vez aumen­tan­do los amos a más paí­ses de Euro­pa. Libia fue real­men­te inde­pen­dien­te a par­tir del 2 de sep­tiem­bre de 1969. Así lo cele­bra­ron los libios en 2009, con actos lle­nos de ale­gría, de ver­de espe­ran­za, de ver­de isla­mi­ta, de ver­de agra­rio. Con des­fi­le espec­ta­cu­la­res don­de par­ti­ci­pó todo el pue­blo y repre­sen­ta­cio­nes de todos los paí­ses de Áfri­ca e invi­ta­dos de Euro­pa, Amé­ri­ca y Áfri­ca. En ese enton­ces Hugo Chá­vez se pre­sen­tó en la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de la Unión Afri­ca­na rea­li­za­da en Trí­po­li y en la sede del Libro Ver­de, de la que hoy sólo que­dan fotos pues fue des­apa­re­ci­da por com­ple­to por las bom­bas ase­si­nas de la OTAN.
Gad­da­fi miró hacia el mun­do ára­be y al Sur. De hecho la revo­lu­ción adop­ta pri­me­ro la ban­de­ra ára­be y al morir Nas­ser una con varia­bles, sin aban­do­nar el pan ara­bis­mo. Será en 1977 cuan­do se esta­ble­ce la Ban­de­ra Ver­de. Entre moti­vos por su visión afri­ca­nis­ta, por la refor­ma agra­ria y por alu­sión direc­ta al Islam, prin­ci­pal reli­gión del país. Gad­da­fi tie­ne su legi­ti­mi­dad al haber gana­do el lide­raz­go de su tri­bu Gadad­fa, la mayor del país. A par­tir de allí el res­to de las tri­bus lo pro­cla­ma maes­tro y guía espi­ri­tual. Tal pro­ce­der cul­tu­ral es muy difí­cil de com­pren­der por los occi­den­ta­les que al hablar de demo­cra­cia lo hacen a ima­gen de su reali­dad y cir­cuns­tan­cias, sin dete­ner­se a revi­sar la cul­tu­ra de otros pue­blos ori­gi­na­rios. El mode­lo mul­ti­par­ti­dis­ta occi­den­tal imple­men­ta­do a san­gre y fue­go en Áfri­ca por Euro­pa no res­pon­de a la con­cep­ción espi­ri­tual y cul­tu­ra de aque­llos pue­blos. Noso­tros los occi­den­ta­les nos nega­mos a enten­der­lo. La demo­cra­cia tie­ne varias inter­pre­ta­cio­nes, impo­ner­la des­de un solo pun­to de vis­ta es inter­ven­cio­nis­mo. Al con­sa­grar­se la Revo­lu­ción, Gad­da­fi plas­ma sus ideas fuer­zas socia­lis­tas en el Libro Ver­de. El libro de con­te­ni­do cla­ra­men­te socia­lis­ta, es uno de los pocos docu­men­tos escri­tos des­de una revo­lu­ción para seña­lar el camino, en espe­cial, en un pue­blo musul­mán don­de la con­duc­ta pasa muchas veces por el dis­cer­ni­mien­to a dis­cre­ción que hacen los que deten­tan el poder del Coran. La Revo­lu­ción Ver­de siem­pre la tuvo muy cla­ra con aquel docu­men­to de pocas pági­nas y fácil lec­tu­ra. Pocos en occi­den­te han estu­dia­do el fun­cio­na­mien­to de la demo­cra­cia libia. El gobierno libio de la revo­lu­ción superó con cre­ces las monar­quías pro occi­den­tal del mun­do ára­be, que de mane­ra insó­li­ta apo­ya­ron y finan­cia­ron a la OTAN bajo la pre­mi­sa de dar­le demo­cra­cia a Libia. Para los que cono­cen el fun­cio­na­mien­to del gobierno de la Gran Jamahi­ri­ya (gobierno de las masas), podrán dar fe de la pro­li­fe­ra­ción de movi­mien­tos socia­les de ese país y de los con­tac­tos con simi­la­res en el mun­do. Mucha gen­te de la que este tra­ba­jo de segu­ro com­par­tió en Libia con gen­te de avan­za­da de otros paí­ses. El apo­yo has­ta finan­cie­ro de la Revo­lu­ción Ver­de lle­gó a nume­ro­sas agru­pa­cio­nes socia­les de Áfri­ca, Amé­ri­ca y Asia. La for­mas de orga­ni­za­ción popu­lar están defi­ni­das den el Libro Ver­de y no eran letra muer­ta. El Gobierno Ver­de dio un apo­yo incon­di­cio­nal a los paí­ses más pobres de Áfri­ca, al menos 20 de ellos reci­bían coope­ra­ción para el desa­rro­llo, mucho más alta que la dada por Euro­pa, Japón y EEUU. Paí­ses que inex­pli­ca­ble­men­te deja­ron sólo a la Revo­lu­ción de Gad­da­fi, como los de Áfri­ca Occi­den­tal, en par­ti­cu­lar los de gobier­nos islá­mi­cos que se bene­fi­cia­ron de la coope­ra­ción soli­da­ria de Libia en diver­sas áreas. En lo mul­ti­la­te­ral corres­pon­dió a la visión de Gad­da­fi dar­le un deci­si­vo impul­so a la Orga­ni­za­ción para la Uni­dad Afri­ca­na, que reu­ni­da en Sir­te en 2001, cam­bio a Unión Afri­ca­na, con una ener­gía nue­va para la reso­lu­ción de con­flic­tos y con el apo­yo finan­cie­ro del gobierno libio, que apos­ta­ba a un gobierno úni­co afri­cano, que de tan sólo ima­gi­nar­lo cau­sa páni­co a Occi­den­te. En la Cum­bre Extra­or­di­na­ria de la UA en sep­tiem­bre de 2009, esta orga­ni­za­ción deci­dió cam­biar su Comi­sión de la UA, por una Auto­ri­dad Úni­ca Afri­ca­na, pro­pues­ta impul­sa­da con vigor por Gad­da­fi. La Unión Euro­pea y EEUU pren­die­ron las alar­mas, nun­ca Áfri­ca había esta­do tan cer­ca del sue­ño de los padres fun­da­do­res.
LA NUEVA LIBIA PAZ Y PROGRESO
La ONU siem­pre estu­vo ensa­ña­da con­tra la Libia de Gad­da­fi. Tras las nego­cia­cio­nes de Idris y Gran Bre­ta­ña la some­tió a terri­bles blo­queos eco­nó­mi­cos que sin embar­go no detu­vie­ron el pro­gre­so del país. Para la monar­quía bri­tá­ni­ca, Libia les per­te­ne­ce des­de 1947, Idris se encar­gó de hacér­se­lo sen­tir así. La revo­lu­ción cam­bio defi­ni­ti­va­men­te la cara del país. De 80 % en tiem­pos de los idri­si­tas el anal­fa­be­tis­mo bajo a 5 %, de 100 x 1000 la mor­ta­li­dad infan­til e redu­jo a 16 X mil con la Revo­lu­ción. El PIB Per Capi­ta se cata­pul­tó a 12 dóla­res anua­les y para 2010 Libia ocu­pa­ba un índi­ce de desa­rro­llo humano (edu­ca­ción, salud y eco­no­mía) de 54, el más alto de Áfri­ca; más alto que los paí­ses del Gol­fo Ára­be. Para que ten­ga una idea, Vene­zue­la está en el pues­to 75. El acce­so al agua pota­ble subió casi al 100 % gra­cias a la cons­truc­ción de 4500 Kms de tube­rías de 7 metros de diá­me­tros que lle­van agua del sub­sue­lo a todo el país. Y podrían hacer­lo por 4000 millo­nes de años. Aun­que actual­men­te tan monu­men­tal obra, con­si­de­ra­da la Octa­va Mara­vi­lla del Mun­do, está par­cial­men­te des­trui­da por los bom­bar­deos huma­ni­ta­rios de la OTAN, al pun­to que Trí­po­li se encuen­tra sin sumi­nis­tro cons­tan­te de agua. La Libia que no tenía uni­ver­si­da­des en 1969, reci­bía en la Revo­lu­ción Ver­de a miles de estu­dian­tes de todo el con­ti­nen­te, de Asia y Amé­ri­ca total­men­te gra­tis. Hace poco un buen gru­po de jóve­nes Saha­rauis que cur­sa­ban estu­dio allí debie­ron salir apre­su­ra­da­men­te del país por ries­go a per­der su vida, igual lo hicie­ron jóve­nes de Nica­ra­gua que había lle­ga­do con gran entu­sias­mo en octu­bre de 2010. Con todo segu­ro, entre los sub­saha­riano que cru­za­ban la fron­te­ra hacia el Sur, huyen­do de las bom­bas esta­ban los estu­dian­tes que aho­ra que­dan sin espe­ran­za. No eran mer­ce­na­rios, son jóve­nes que aspi­ran a pre­pa­rar­se para ayu­dar a Áfri­ca. La OTAN no tuvo remor­di­mien­to en dejar caer sus bom­bas “solo mata gad­da­fis­tas” sobre las uni­ver­si­da­des. Total allí con toda segu­ri­dad podía haber uno de a tri­bu de los Gadad­fa estu­dian­do. Gue­rra pre­ven­ti­va.
Y cómo si fue­ra una pre­gun­ta de revis­ta ¿Sabía Usted que has­ta febre­ro 2010 Libia tenía una sobre ofer­ta de vivien­das? ¿Qué en el año 2009, por el alza de los pre­cios del petró­leo, cada fami­lia del país reci­bió 15 mil dóla­res en efec­ti­vos para que cubrie­ra cual­quier défi­cit medi­co u otra nece­si­dad? ¿Qué en caso de que algu­na enfer­me­dad no pudie­ra ser aten­di­da en el país el gobierno se hacía, sin mayor buro­cra­cia, car­go de los tra­ta­mien­tos en exte­rior, inclu­yen­do pasa­jes y manu­ten­ción? ¿Qué exis­tía un pro­gra­ma de becas en el exte­rior para aque­llas carre­ras que no se ofer­ta­ban en el país? Por supues­to aho­ra las gran­des com­pa­ñías euro­peas ten­drán que cons­truir vivien­das, carre­te­ras, hos­pi­ta­les, cam­pos depor­ti­vos, edi­fi­cios edu­ca­ti­vos des­trui­dos por la OTAN, con la úni­ca fina­li­dad de recons­truir y cobrar por ello. Los libios no tenían razón para aca­bar con su paraí­so. Eran feli­ces. La ven­gan­za de los idri­si­tas vino como ani­llo al dedo a la OTAN y a la ONU. El ague­rri­do ejér­ci­to de la Revo­lu­ción com­ba­tió con el últi­mo de sus hom­bres. Nadie da par­te de las dece­nas de miles de jóve­nes sol­da­dos y ofi­cia­les que caye­ron bajo el peso de las moder­nas bom­bas. Los pro­pios CNTrai­do­res se les esca­pó el dato de 50 mil. En la Libia se ha per­pe­tra­do un geno­ci­dio que aún no ter­mi­na. En ciu­da­des don­de se dor­mía a puer­tas abier­tas, hoy sus habi­tan­tes ate­mo­ri­za­dos son asal­ta­dos cons­tan­te­men­te por “rebel­des” que dis­pa­ran ale­gres sobre los “gad­da­fis­tas” y lo expro­pian de sus pro­pie­da­des, vio­lan muje­res y matan a hom­bres para evi­tar “insu­bor­di­na­cio­nes” o cobrar el hecho de seguir a Gad­da­fi. Son los idri­sis­tas, aque­llos a quie­nes la revo­lu­ción no tocó ni un cabe­llo en 1969.
PARA SUPERAR EL BLOQUEO
Para supe­rar el blo­queo y seguir por la sen­da del pro­gre­so, el Gobierno Ver­de idea una estra­te­gia para eli­mi­nar el blo­queo y per­mi­tir que las impor­ta­cio­nes de ali­men­tos, medi­ca­men­tos, bie­nes de capi­tal regre­sen al país. Gra­cias a ello pue­de cons­truir­se el gran río arti­fi­cial con empre­sas de Euro­pa Occi­den­tal y Corea del Sur. Si no se rom­pía el blo­queo en 2003, la sed hubie­se mer­ma­do la pobla­ción. Sin rom­per el blo­queo no se hubie­sen cons­trui­do los gran­des puer­tos y aero­puer­tos, ni hubie­se esta­do Libia arman­do una de las líneas aéreas más fuer­tes del Sur, que ya con­ta­ba con 40 avio­nes de últi­ma gene­ra­ción que ya vola­ban a 23 paí­ses afri­ca­nos y esta­ban pró­xi­mo a hacer un vue­lo sema­nal a Vene­zue­la, con­tri­bu­yen­do a derri­bar el pea­je de tener que trian­gu­lar por Euro­pa para ir a la Madre Áfri­ca. Las inver­sio­nes libias lle­ga­ron a Ita­lia cuyo Pri­mer Minis­tro de mane­ra hipó­cri­ta ofre­ció pagar los daños por la cruel ocu­pa­ción ita­lia­na de 1911 a 1947. Son 25 mil millo­nes de dóla­res que debe Ita­lia a Libia, que pue­den dar por sen­ta­do que no paga­rá, como si se los debie­ra a Gad­da­fi y no al pue­blo libio. Gad­da­fi logró rom­per el blo­queo. Libia se cata­pul­tó por las vías del desa­rro­llo. La indus­tria turís­ti­ca nació con fuer­za. De los paí­ses veci­nos vinie­ron los sub­saha­ria­nos y egip­cios a bus­car tra­ba­jo, no de mer­ce­na­rios sino a tra­ba­jar. Más de 3 millo­nes des­de Egip­to y un núme­ro simi­lar de los paí­ses del Sur. Todas las emba­ja­das afri­ca­nas repre­sen­ta­das en Trí­po­li. Si algún país her­mano no podía cubrir los gas­tos, el gobierno libio, com­pren­dien­do la impor­tan­cia de las rela­cio­nes regio­na­les esta­ba pres­to a auxi­liar­le. La Libia Socia­lis­ta de un país pau­pé­rri­mo pasó a ser una poten­cia media, la quin­ta eco­no­mía afri­ca­na en ascen­so.
Por el lado inter­na­cio­nal el gobierno hizo una gran avan­za­da diplo­má­ti­ca. En Sir­te se cons­tru­yó la mejor ciu­dad de con­ver­sio­nes de Áfri­ca, y de las mejo­res del mun­do. Gad­da­fi en per­so­na salió a pre­di­car al mun­do la nece­si­dad de un nue­vo orden mun­dial. De una trans­for­ma­ción radi­cal de la ONU y de una defen­sa del Sur con­tra el nor­te, segu­ra­men­te al tan­to de error mili­tar que había come­ti­do al des­ar­mar­se.
En 2009 estu­vo en la ONU para gri­tar­les que era hora de refor­mar­la, de qui­tar­le el poder al Con­se­jo de Segu­ri­dad y dár­se­lo todo a la Asam­blea Gene­ral. Ante los gober­nan­tes del mun­do lanzó+o con­tra el piso la hipó­cri­ta car­ta de la ONU. Se enfren­ta­ba de nue­vo a su archi enemi­ga, la mis­ma que lo había gol­pea­do y que no levan­tó la voz para con­de­nar el bom­bar­deo de su resi­den­cia en la cual murió una de sus hijas. Igno­ra­ba Gad­da­fi que ape­nas dos años des­pués de su pre­sen­cia en la ONU está orde­na­ría bom­bar­dear­les a los hijos y ami­go y al mis­mo has­ta la muer­te. Ya en Julio había esta­do en uno de las tan­tas cum­bres de los paí­ses no ali­nea­dos para recla­mar­les tan­ta pasi­vi­dad ante las poten­cias. Ese día comen­zó a hablar des­de el cen­tro del esce­na­rio has­ta lle­gar al pre­si­dio el cual el can­ci­ller egip­cio le nega­ba soli­ci­tán­do­le “hable des­de su pues­to Señor Pre­si­den­te”. Gad­da­fi inmen­so, le habló con su voz ron­ca “Soy el Pre­si­den­te de la Unión Afri­ca­na, debo hablar des­de el Pre­si­dium. Cuan­do le toque a la Gran Jamahi­ri­ya, habla­ré des­de mi pues­to”. Era una for­ma de plan­tear­le al NOAL que era hora de hablar­le de pie a Occi­den­te y sen­tar­se orgu­llo­so cuan­do se es oído.
Ese mis­mo año vino a Vene­zue­la a la II Cum­bre Amé­ri­ca del Sur Áfri­ca. Ejer­cía la Pre­si­den­cia Pro Tem­po­re de la Unión Afri­ca­na, y lo hacía con ente­re­za y fuer­za. En Mar­ga­ri­ta mos­tró su pro­yec­to de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Sur, para la defen­sa mili­tar y tec­no­ló­gi­ca de las dos regio­nes. Por­que el Sur está vació de trans­por­te, de saté­li­tes, de defen­sas. Mien­tras el Nor­te lo tie­ne todo. Expli­ca­ba Gad­da­fi con su mano sobre un gran mapa que sos­te­nía el Pre­si­den­te Chá­vez en Mar­ga­ri­ta. Y en diciem­bre, de nue­vo en Sir­te, rea­li­za la Cum­bre Unión Euro­pea – Unión Afri­ca­na, y cie­rra exi­gien­do la des­apa­ri­ción de los mons­truos del Bret­ton Wood, el FMI y el Ban­co Mun­dial. Defi­ni­ti­va­men­te Gad­da­fi era peli­gro­so. Allá estu­vie­ron sus ver­du­gos de Gran Bre­ta­ña y Fran­cia. Ya los había pues­to en su lugar cuan­do obli­gó a Sui­za a dis­cul­par­se por el tra­to a uno de sus hijos, o cuan­do ame­na­zó a la Unión Euro­pea con no ven­der­le más petró­leo por el mal tra­to con­tra Libia.
Fue en la Cum­bre de la Liga Ára­be en Sir­te en mar­zo de 2010, ejer­cien­do Gad­da­fi la Pre­si­den­cia Pro Tem­po­re de esa orga­ni­za­ción. Por­que es bueno recor­dar que al momen­to, mar­zo de 2011, de la Liga Ára­be com­por­tar­se como Idris ante la ONU, no invi­ta­ron a Libia que este año ejer­cía la Pre­si­den­cia. Gad­da­fi había anun­cia­do que la Liga Ára­be debía subir el per­fil y ser más com­ba­ti­va en la defen­sa de sus miem­bros ante el impe­rio e Israel. Los ára­bes del Gol­fo no sopor­ta­ban las acti­tu­des anti­im­pe­ria­lis­tas del beduino. Para ellos la uni­dad es sólo un asun­to de decla­ra­cio­nes. Para enton­ces Euro­pa había inclui­do a 188 ciu­da­da­nos libios en una lis­ta de terro­ris­tas. Gad­da­fi, que com­pren­de el poder del petró­leo y la fal­ta que le hace a Euro­pa les dio un ulti­má­tum: “o eli­mi­nan esa lis­ta injus­ta o no les ven­do más petró­leo”. La Pre­si­den­cia Pro Tem­po­re de la UE, ejer­ci­da por Espa­ña, se dis­cul­pó y de inme­dia­to inva­li­dó la lis­ta. Gad­da­fi los hizo arro­di­llar. No olvi­den esto los que insis­ten en decir que este hom­bre se puso al ser­vi­cio de Occi­den­te. Den­se su tiem­po de inves­ti­gar, Inter­net no muer­de. Gad­da­fi fue con­se­cuen­te has­ta al final con sus idea­les y posi­cio­nes. Com­pren­día a cabal­men­te su poder de nego­cia­ción basa­do en el petró­leo y lo uti­li­za­ba Lo que si es cier­to es que Occi­den­te se la juró. Los impe­rios no per­do­nan las humi­lla­cio­nes. Allí está Hai­tí El gran error de Gad­da­fi en esta nego­cia­ción para supe­rar el blo­queo fue la de entre­gar todas las armas disua­si­vas. De haber con­ser­va­do un ter­cio de ella apun­tan­do sobre los ocu­pan­tes de anta­ño y de aho­ra de Libia, ni un avión hubie­se atra­ve­sa­do el cie­lo beduino. No hubo en su abur­gue­sa­do entorno quien se lo advir­tie­ra. Gad­da­fi con­ser­vó el poder terres­tre. Jamás hubie­se per­di­do una gue­rra en tie­rra, y de no haber inter­ve­ni­do la ase­si­na OTAN hubie­se recu­pe­ra­do al menor cos­to todo el país. Lec­cio­nes. Otro error del Líder Libio fue man­te­ner duran­te mucho tiem­po en el gobierno a ele­men­tos que se hicie­ron éli­tes y comie­ron de las mie­les del capi­ta­lis­mo. Muchos de ellos están aho­ra al fren­te de algu­na frac­ción del CNT. Pero los man­tu­vo de con­se­je­ros y has­ta le hicie­ron repe­tir una fal­sa apre­cia­ción sobre la rebe­lión en la veci­na Túnez. Por algo su últi­mo can­ci­ller sal­tó la talan­que­ra. Un can­ci­ller que colo­có a los prin­ci­pa­les emba­ja­do­res de la Gran Jamahi­ri­ya Libia en misio­nes tan noda­les como la ONU. Unión Afri­ca­na, las capi­ta­les euro­peas, EEUU y otras. Un ser­vi­cio diplo­má­ti­co a las órde­nes de la trai­ción, con sus ban­de­ras monár­qui­cas lis­tas para cuan­do lle­ga­rá el momen­to.
Se le recuer­da en Kam­pa­la, Ugan­da, apa­re­cién­do­se con los pre­si­den­tes del Cari­be y los reyes étni­cos de Áfri­ca, para decir­le al mun­do que la uni­dad y la inte­gra­ción deben ser más que dis­cur­so. Y que de sor­pre­sa nos ten­dría en noviem­bre con la III Cum­bre ASA que toca­ba en Libia. Con él se va un peda­zo de los sue­ños de Amé­ri­ca del Sur – Áfri­ca.

LA CONSPIRACION
Le arma­ron la patra­ña a la Revo­lu­ción Ver­de. SI algo le fal­tó a la Gran Jamahi­ri­ya Libia fue con­for­mar un buen equi­po publi­ci­ta­rio de sus logros. Los medios occi­den­ta­les posi­cio­na­ron la ima­gen de dic­ta­dor y vio­la­dor de dere­chos huma­nos de este hom­bre. Pero en los infor­mes de la ONU de los últi­mos 10 años no apa­re­ce una sola denun­cia con­tra aquel gobierno. Libia había sus­cri­to bajo Gad­da­fi todas las con­ven­cio­nes y pro­to­co­los inter­na­cio­na­les sobre el tema. Esta­ba al día con los orga­nis­mos con­tro­la­do­res de los dere­chos huma­nos, Y cum­plía con las metas del mile­nio. Se ha demos­tra­do que Gad­da­fi no man­dó a bom­bar­dear la Pla­za Ver­de, que no hay fosas comu­nes en Libia, que hay par­ti­ci­pa­ción de la mujer, que los dere­chos fun­da­men­ta­les esta­ban garan­ti­za­dos. Gad­da­fi ni siquie­ra per­si­guió al cana­lla de Idris y sus secua­ces, Y en la ciu­dad de Bengha­zi la opo­si­ción actuó a sus anchas, arma­da has­ta los dien­tes. A esa ciu­dad tam­bién lle­gó el pro­gre­so de la mano de la Revo­lu­ción Ver­de. En Libia, Occi­den­te ha ensa­ya­do todas sus tác­ti­cas moder­nas de gue­rra, que inclu­yen esce­no­gra­fías gigan­tes para simu­lar la toma de Trí­po­li y así des­mo­ra­li­zar al enemi­go.
La cons­pi­ra­ción lle­va­ba años fra­guán­do­se. El Gobierno fue mina­do. Los prin­ci­pa­les car­gos fue­ron toma­dos como el Pri­mer Minis­tro, Can­ci­ller, Inte­rior y Jus­ti­cia, Inte­li­gen­cia, Petró­leo y Mine­ría. Hila­ri Clin­ton, cono­ce­do­ra de esto, dio la par­ti­da en aquel dis­cur­so de abril cuan­do “ordeno” disi­mu­la­da­men­te a las per­so­nas que acom­pa­ña­ban al Líder a dejar­lo. Y allí vino el goteo. Los que se man­tu­vie­ron fir­mes fue­ron los hijos Esos de los que varios ana­lis­tas que caen en la farán­du­la y dicen “los hijos de Gad­da­fi se des­via­ron” y toda esa can­ta­le­ta que los ale­ja de la pro­fun­di­dad del caso, cayen­do en lo que los medios quie­ren que se cai­ga. La cons­pi­ra­ción bus­có apo­yo en la reale­za ára­be y la encon­tró rápi­da­men­te. Les con­ve­nía pues gran par­te de las reser­vas inter­na­cio­na­les de Libia se encuen­tra en el Gol­fo, muchí­si­mo más que la que esta­ba en Euro­pa. Los paí­ses ára­bes patro­ci­na­ron la inva­sión con el pro­pio dine­ro aho­rra­do para su país por la admi­nis­tra­ción Gad­da­fi. Eso en su momen­to debe salir a la luz públi­ca. Aho­ra bien, ase­si­na­ron al hom­bre que tal vez admi­nis­tró mejor a país alguno en la tie­rra. Por­que lo doto de infra­es­truc­tu­ra y de un IDH Alto, lo for­mó y es capaz de tener en reser­va 200 mil millo­nes de dóla­res, sufi­cien­te para que su pue­blo pudie­ra cum­plir pagos inter­na­cio­na­les por unos 50 años.
LA DOCTRINA CONTRA EL TERRORISMO A LA DOCTRINA ANTI DICTADURA
El terro­ris­mo ha muer­to. Ya no hace fal­ta que pon­ga­mos el repe­ti­ti­vo párra­fo de “con­de­na­mos el terro­ris­mo en cual­quie­ra de su for­ma y ven­ga de don­de ven­ga”. Ya EEUU dice que mató al fan­tas­ma de Bin Laden. Ya lo que lla­man Al Qae­da se unió a EEUU y tie­ne su peda­zo de poder en Trí­po­li Ya ETA tiró la toa­lla. Aho­ra hay que seguir luchan­do con­tra algo. Que mejor que los dic­ta­do­res. EEUU creó muchos con su Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal en Amé­ri­ca. Euro­pa los tuvo bien pode­ro­sos como Fran­co, Hitler y Mus­so­li­ni. Ya el inefa­ble Sar­ko­zi lo ha dicho “Bus­ca­re­mos a los dic­ta­do­res estén don­de estén”. Y para que no haya lugar a dudas, en Inter­net ya apa­re­cen mapas guías que seña­lan quien es dic­ta­dor y quien es gober­nan­te. Si alguien inco­mo­da los obje­ti­vos impe­ria­les, no impor­ta que haya gana­do elec­cio­nes lim­pias y obser­va­das, será dic­ta­dor. Y esos emi­res y reyes que gobier­nan des­de que nacie­ron son gober­nan­tes. Van vien­do. La cali­fi­ca­ción es de los mis­mos que entro­na­ron a Idris y ase­si­na­ron a Gad­da­fi. Aun­que, cui­da­do, por­que hay izquier­das exqui­si­tas como la fran­ce­sa que es capaz de cri­ti­car a Gad­da­fi y has­ta de repro­char por­que los demó­cra­tas no salie­ron corrien­do a apo­yar al CNT. O algu­nos altos polí­ti­cos no cui­dan sus pala­bras y dicen “a pesar de las cri­ti­cas a Gaddafi…bla, bla”. ¿Cuá­les crí­ti­cas? ¿Haber hecho una estra­te­gia para supe­rar el blo­queo? ¿Haber fir­ma­do acuer­dos con Occi­den­te? Si eso lo han hecho muchos de nues­tros paí­ses para diver­si­fi­car­se, para supe­rar le depen­den­cia. La aler­ta está en que occi­den­te es ven­ga­ti­vo y ava­ro. Gad­da­fi siem­pre man­tu­vo sus idea­les huma­ni­ta­rios y su posi­ción anti­im­pe­ria­lis­ta. Cayó en su tie­rra, tal como lo dijo uno y otra vez. Vio morir por goteo a sus hijos. Cuán­to dolor de padre en el pecho del aquel valien­te hom­bre de 69 años. Supli­có una y otra vez a las poten­cias como Rusia, Chi­na que hicie­ran dete­ner los bom­bar­deos, no para sal­var­se él sino para evi­tar que siguie­ran matan­do a su gen­te, como la mata­ba en el blo­queo. Sería cobar­día diplo­má­ti­ca no pre­gun­tar en este momen­to ¿Por qué Chi­na y Rusia no veta­ron la reso­lu­ción 1973? Tenían que hacer­lo. Y con dolor pre­gun­ta­mos ¿Por qué Sudá­fri­ca, Nige­ria y Gabón no vota­ron en con­tra de aque­lla abe­rra­ción inter­ven­cio­nis­ta? Le deben esta expli­ca­ción al pue­blo malo­gra­do de Libia, a los pue­blos del mun­do. Los afri­ca­nos deben vol­ver al camino de la uni­dad que tran­si­ta­ba con Gad­da­fi.
Gad­da­fi, en su estra­te­gia para dar­le vida a su pue­blo acep­tó nego­ciar con los trai­do­res del CNT, hacer el jue­go occi­den­tal de las elec­cio­nes, dis­tri­buir el poder. Por­que ni siquie­ra poder nece­si­ta­ban los trai­do­res que ya eran sus minis­tros y ocu­pan­tes de altos car­go en el sis­te­ma. Pero el CNT y la OTAN no lo que­rían a él, que­ría a toda Libia, como la tuvie­ron hace 42 años.
“En el mun­do actual, la tota­li­dad de los regí­me­nes polí­ti­cos son el resul­ta­do de la lucha que libran los dis­tin­tos sis­te­mas de Gobierno para alcan­zar el poder, ya sea esta lucha pací­fi­ca o arma­da, como la lucha de cla­ses, de sec­tas, de tri­bus, de par­ti­dos o de indi­vi­duos se liqui­da siem­pre por éxi­to de uno de esos sis­te­mas, indi­vi­duos, gru­po, par­ti­do o cla­se y por la derro­ta del pue­blo, en con­se­cuen­cia, la derro­ta de la ver­da­de­ra demo­cra­cia” (Moham­mad Gad­da­fi, en el Libro Ver­de).
“Hice todo lo que pude para ayu­dar a la gen­te a enten­der el con­cep­to de demo­cra­cia real, don­de comi­tés popu­la­res diri­gen nues­tro país. Pero eso no alcan­zó, como algu­nos, inclu­so las per­so­nas que tenían casas de 10 habi­ta­cio­nes, nue­vos tra­jes y mue­bles me dije­ron, nun­ca estu­vie­ron satis­fe­chos y tan egoís­tas eran que aun que­rían más. Fue­ron ellos quie­nes dije­ron a los esta­dou­ni­den­ses y otros extran­je­ros, que nece­si­ta­ban «demo­cra­cia» y «liber­tad» sin reco­no­cer que es un sis­te­ma sal­va­je, don­de el pez gran­de se come al chi­co, pero esta­ban encan­ta­dos con esas pala­bras, sin tener en cuen­ta que en EEUU, no hay medi­ci­na gra­tis, no hay hos­pi­ta­les gra­tis, no tie­nen vivien­das gra­tis, no hay edu­ca­ción gra­tis y no tie­nen comi­da gra­tis, excep­to cuan­do la gen­te tie­ne que men­di­gar o ir a lar­gas colas para obte­ner un pla­to de sopa”. Tes­ta­men­to de Gad­da­fi, 27 de mayo de 2011.
Que­da Gad­da­fi como maes­tro eterno de los libios, ver­da­de­ro Padre Fun­da­dor de la Nación. El impe­rio y la monar­quía han hecho retro­ce­der a la Gran Jamahi­ri­ya Libia 42 años, que es como decir diez siglos. Los laca­yos has­ta le han cam­bia­do arbi­tra­ria­men­te el nom­bre al país (obran igual en todas par­tes).
Nece­sa­rio es estu­diar la vida y obra de este gigan­te afri­cano de tras­cen­den­cia mun­dial. Que la Gran Jamahi­ri­ya Libia Ára­be Popu­lar no espe­re un ciclo de Idris para reto­mar la sen­da de la Inde­pen­den­cia La lucha con­ti­núa.
“No hay alter­na­ti­va para mí, ten­go que sos­te­ner mi posi­ción y si Dios quie­re mori­ré siguien­do Su camino, el camino que ha hecho a nues­tro país rico, con tie­rras de cul­ti­vo, con ali­men­tos y salud y que ha per­mi­ti­do inclu­so ayu­dar a nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas afri­ca­nos y ára­bes a tra­ba­jar aquí con noso­tros, en la Jamahi­ri­ya Libia.”. 

Tes­ta­men­to de Gad­da­fi, el 27 de mayo de 2011.

Honor y glo­ria a Moham­mad Gad­da­fi, Padre Fun­da­dor de Libia, impul­sor de la Unión Afri­ca­na. Már­tir por la Revo­lu­ción de los Pue­blos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *