Bie­tan jarrai: Eus­kal Herria ya está ganan­do- Jon Kere­je­ta

Hoy vemos con más cla­ri­dad el tron­co y las ramas que las raí­ces de 52 años de lucha han dado la luz de nues­tro pue­blo. Y aun­que silen­cio­sa­men­te el Pue­blo tra­ba­ja­dor ya ha empe­za­do a agra­de­cer a quie­nes le hicie­ron ser.

.…har­mak ken­du­ko diz­ki­da­te

eta eskua­re­kin defen­di­tu­ko dut

nire aita­ren etxea

eskuak éba­ki­ko diz­ki­da­te

eta besoa­re­kin defen­di­tuk dut

nire aita­ren etxea (G.Aresti)

Deci­di­da­men­te pare­ce que Eus­kal Herria ha empe­za­do a ganar. No lo digo yo, es la reac­ción de quie­nes “jauntxos”poderosos domi­na­do­res y vio­len­tos están tenien­do ante un posi­ble cam­bio de esce­na­rio.

Posi­ble­men­te des­co­no­ce­mos el rigor de los capí­tu­los con que en nues­tra infan­cia nos adoc­tri­na­ban vacu­nán­do­nos con­tra “la leyen­da negra” de la anti-Espa­ña. Pero por tris­te suer­te, en Eus­kal Herria cono­ce­mos en nues­tra piel los años vivi­dos.

Escu­cho otra vez la vie­ja can­ti­ne­la de “ven­ce­do­res y ven­ci­dos”. Veo la arro­gan­cia de quie­nes ser­vi­les siem­pre al gran poder, exi­gen pedir per­dón y con­de­na­ción. Es un dis­cur­so entre arro­gan­te y vic­ti­mis­ta que en mi pue­blo no se entien­de.

Con­de­nar es una deci­sión con volun­tad eje­cu­ti­va con­tra un suje­to, que ejer­ce un mal incues­tio­na­ble e insu­pe­ra­ble en su actua­ción y que se supo­ne, de acuer­do con una moral uni­ver­sal y úni­ca.

La con­de­na pre­su­po­ne aná­li­sis de todas las cau­sas, cir­cuns­tan­cias y con­se­cuen­cias tras la com­pro­ba­ción de todas las varia­bles en ellas con­te­ni­das, es decir, supo­ne infa­li­bi­li­dad, cosa de dio­ses.

Las legis­la­cio­nes huma­nas, todas ellas naci­das de con­te­ni­do his­tó­ri­co inter­pre­ta­do a tra­vés de la “ideo­lo­gía” (ver­sión limi­ta­da de la reali­dad), con­cen­tran exclu­si­va­men­te en el juez (tris­te pro­fe­sión), la capa­ci­dad de juz­gar y de con­de­nar. Ello supon­dría en el juez, cosa que no ocu­rre en tiem­pos y espa­cios cono­ci­dos, su total inde­pen­den­cia de la socie­dad, la total sabi­du­ría de la reali­dad ana­li­za­da, y la total ecua­ni­mi­dad del “buen juez”. Son valo­res total­men­te cues­tio­na­dos hoy por una abso­lu­ta mayo­ría de pobla­ción uni­ver­sal, que pisa tie­rra y recuer­da lo pasa­do. Juz­gar y con­de­nar supo­ne ven­ce­do­res y ven­ci­dos, domi­nan­tes y domi­na­dos.

La expe­rien­cia de nues­tra área cul­tu­ral ha reco­gi­do la negra his­to­ria de la Inqui­si­ción cas­te­lla­na, en nom­bre de un lla­ma­do cris­tia­nis­mo, que bajo el man­do de la Coro­na de Cas­ti­lla-Ara­gon des­de 1478, ejé­cu­tó a miles de ino­cen­tes de los sec­to­res popu­la­res más bajos, acu­dien­do a las más increi­bles dis­cul­pas. Aque­llas terri­bles racias, la caza de cien­tos de bru­jas en Zuga­rra­mur­di, Endaia, Hon­da­rri­bia, Duran­go, los tri­bu­na­les espe­cia­les de Baio­na, Calaho­rra y Logro­ño. Aque­llos inqui­si­do­res como Pie­rre de L’An­cre y demás per­so­na­jes del “eje del bien” que tan­tas vidas des­tro­za­ron, ino­cu­la­ron en la “gené­ti­ca social” la cla­si­fi­ca­ción dis­cri­mi­na­to­ria.

Y “había bue­nos por­que había malos”. ¿Cómo no apun­tar­se a los bue­nos que casual­men­te coin­ci­dían en su “bon­dad” con la hon­ra­da lim­pie­za de san­gre y con ben­di­cio­nes y pre­ben­das pro­gre­si­vas? Aque­llos mise­ra­bles mani­pu­la­do­res de moral ocul­ta­ban que el de Naza­ret era un mal­di­to, que anda­ba con “malas gen­tes” y fue con­de­na­do y eje­cu­ta­do como delin­cuen­te per­de­dor. Y todo ello había supues­to des­de 1478, bajo la domi­na­ción de Isa­bel y Fer­nan­do, el modo de asi­mi­la­ción de los terri­to­rios vas­cos al alma cas­te­lla­na.

El prag­ma­tis­mo anglo­sa­jón faci­li­tó la cuan­ti­fi­ca­ción kel­vi­nia­na de toda acción huma­na y sus con­se­cuen­cias, en resu­men, “a cada cosa …su pre­cio”. La moral se ini­cia­ría más tar­de por la ram­pa del mer­ca­do. Toda actua­ción ten­dría un pre­cio y, en con­se­cuen­cia, los de aba­jo de la raya, ten­drán que ele­gir, como con­se­cuen­cia de sus actos, entre la pér­di­da de su alma (la iden­ti­dad), con la “hon­ra­da sumi­sión” o la pér­di­da de su honor y demás atri­bu­tos socia­les, polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, con la mal­di­ción de la con­de­na.

En resu­men, la vie­ja domi­na­ción había supues­to la linea divi­so­ria entre pode­ro­sos, arro­pa­dos con sumi­sos des­al­ma­dos, en el lado del “honor” y domi­na­dos rebel­des pero mal­di­tos. Des­de los pri­me­ros tiem­pos, pobre­za, rebel­día y des­ho­nor, iban en el mis­mo carro, al otro lado y direc­ción del camino del poder, la rique­za y la hon­ra, feti­ches de las pri­me­ras for­mas de domi­na­ción.

Des­de 1844 (Manus­cri­tos de Paris) has­ta 1859 (tomo I del Capi­tal) cono­ce­mos el pro­ce­so de la socie­dad moder­na naci­da al ser­vi­cio del mer­ca­do. El tra­ba­ja­dor que ven­de en el mer­ca­do de tra­ba­jo, no solo par­te de su vida, sino su pro­yec­to vital (iden­ti­dad) en el pro­ce­so de pro­duc­ción a cam­bio de un sala­rio, con­vi­tién­do­se en obje­to pacien­te de la rique­za y for­ma­ción social (pen­sa­mien­to inclui­do) crea­da por su pro­pio tra­ba­jo.

Todo ello deri­ba en el enca­de­na­mien­to a una vida y valo­res que supo­nen la nueva”identidad impues­ta”.

Alie­na­ción o iden­ti­dad, sumi­sión o rebel­día, bue­nos o malos, hono­ra­bles o con­de­na­dos. Es la his­to­ria de la huma­ni­dad, la de los con­de­na­dos de la tie­rra, la idea que ini­cia en 1848 el Mani­fies­to Comu­nis­ta.

Y de aque­llos pol­vos estos lodos. Ade­más de la bes­tial cri­sis eco­nó­mi­ca con­sus­tan­cial con el sis­te­ma, ade­más de las con­se­cuen­cias polí­ti­cas en un mun­do sis­te­má­ti­ca­men­te inmer­so en la gue­rra laten­te, ade­más de las trá­gi­cas con­se­cuen­cias del masi­vo dete­rio­ro de los eco­sis­te­mas por el sal­va­je cre­ci­mien­to, nos encon­tra­mos a estas altu­ras de la his­to­ria con un ejér­ci­to mun­dial de sumi­sos pro­duc­to­res que cam­bian su alma ven­di­da en el tra­ba­jo por la bara­ta reali­dad ador­me­ce­do­ra que ven­de un mun­do ajeno que orde­na a su medi­da el obje­to humano. Más duro que la mar­gi­na­ción de la rique­za y el poder, más duro que la pér­di­da de la exis­ten­cia es la pér­di­da de la razón de exis­tir.

Hoy en Eus­kal Herria, des­de los pode­res negros y sus voce­ros, se está pre­ten­dien­do recon­du­cir el cre­cien­te torren­te de rebel­de liber­tad para asi­mi­lar­lo por las estre­chas cañe­rías de la “for­mal democracia”a la corrup­ción del esta­do y sis­te­ma .

Medio millar de ase­si­na­dos vas­cos, más de 3000 heri­dos en mani­fes­ta­cio­nes, los más de 50.000 pre­sos vas­cos en el últi­mo medio siglo, los cien­tos de tor­tu­ra­dos, las cam­pa­ñas de demo­ni­za­ción, mani­pu­la­ción y per­se­cu­ción con­tra nues­tro pue­blo… ¿Mere­cen el olvi­do? Más aún, ¿mere­cen la con­de­na his­tó­ri­ca? El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co no pue­de renun­ciar al com­po­nen­te his­tó­ri­co de su iden­ti­dad.

Vivi­mos un ata­que sal­va­je (del sis­te­ma) en todos los fren­tes. No hay pie­dad algu­na. Y muy posi­ble­men­te, esta­mos asis­tien­do al gol­pe más defi­ni­ti­vo que haya teni­do la iden­ti­dad huma­na en la his­to­ria. Posi­ble­men­te esta­mos lle­gan­do a un pun­to sin retorno. ¿Se les pue­de parar los pies?

En este mun­do que algu­nos opti­mis­tas lla­man aldea glo­bal, los cen­tros de deci­sión del poder son algo inal­can­za­ble. Los Zapa­te­ro, Sarz­kozy, Mer­kel, Oba­ma… le lla­man mer­ca­do y obe­de­cen cie­ga­men­te. Lopez , Urku­llu y alguno más, obe­de­cen a los que le obe­de­cen y… son “demó­cra­tas” y algu­nos has­ta “sobe­ra­nis­tas”.

Empe­za­mos uni­la­te­ral­men­te. Cada dia somos más los que hemos deci­di­do rom­per la cade­na de la sumi­sión, de pode­res, esta­dos, patro­nos y leyes. No vamos a obe­de­cer.

No vamos a comer­nos el mun­do noso­tros solos. Pero nos sen­ti­mos una chis­pa entre las muchas chis­pas que aca­ben en gran incen­dio. La vie­ja Eus­kal Herria siem­pre ha sido una chis­pa de rebel­día y liber­tad.

No vamos a renun­ciar a las raí­ces de quie­nes nos pre­ce­die­ron en todas las luchas liber­ta­rias de la his­to­ria. No vamos a renun­ciar a las luchas de nues­tro pue­blo por la inde­pen­den­cia inte­gral.

La lucha vie­ne de lar­go. Y tras más de medio siglo en que nues­tro pue­blo ha ini­cia­do su auto­de­ter­mi­na­ción defi­ni­ti­va, nos acer­ca­mos a momen­tos crí­ti­cos para ini­ciar pasos defi­ni­ti­vos.

La orga­ni­za­ción socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria EUSKADI TA ASKATASUNA ha des­tro­za­do la fal­sa con­tra­dic­ción “vio­len­tos ver­sus demó­cra­tas” con que la ocul­ta maqui­na­ria del esta­do espa­ñol y los eter­nos pode­res negros, pre­ten­den y has­ta con­si­guen tapar, las ver­da­de­ras con­tra­dic­cio­nes de la domi­na­ción en todas sus for­mas.

Hoy vemos con más cla­ri­dad el tron­co y las ramas que las raí­ces de 52 años de lucha han dado la luz de nues­tro pue­blo. Y aun­que silen­cio­sa­men­te el Pue­blo tra­ba­ja­dor ya ha empe­za­do a agra­de­cer a quie­nes le hicie­ron ser.

Quie­nes han lucha­do han sido par­te, una par­te dura­men­te sacri­fi­ca­da que sabe y ha sabi­do res­pe­tar el dolor y sacri­fi­cio de los otros. Y nun­ca admi­ti­rán nin­gu­na domi­na­ción. Quien no ha con­de­na­do no tie­ne que per­do­nar ni pedir per­dón.

En nues­tro lado no hay jue­ces, ni dio­ses. Hay muje­res y hom­bres que con acier­tos y des­acier­tos, resis­tie­ron gene­ro­sa­men­te; lucha­do­res por la liber­tad, por todas las liber­ta­des, que que­re­mos para todosy todas. Cada quien tuvo sus moti­va­cio­nes para arran­car. Y gene­ro­sa­men­te nos abrie­ron un paso a la liber­tad que muy pron­to nos pare­ce­rá natu­ral.

Hemos empe­za­do a escu­char en el otro lado las que­jas limos­ne­ras de quie­nes, posi­ble­men­te, pron­to año­ra­rán años pasa­dos que qui­sie­ran recrear. Has­ta hace bien poco toda­vía, sen­tia­mos su arro­gan­cia de jauntxos, de ven­ce­do­res. Ellos se sen­tían bue­nos por­que noso­tros éra­mos malos. Ellos tenían que man­dar para que los demás fué­ra­mos sumi­sos. Noso­tros éra­mos vio­len­tos, incul­tos, pobres y malos. Ellos eran ríca­men­te “demó­cra­tas”.

Des­pués de tan­tos años de resis­ten­cia, de una gene­ra­ción heroi­ca que luchó en soli­ta­rio, Eus­kal Herria ha empe­za­do a ganar.

Nun­ca renun­cia­re­mos a las raí­ces que nos hicie­ron ser.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *