Nue­vos esce­na­rios- Mikel Sorau­ren

La des­apa­ri­ción de la lucha arma­da de nues­tro hori­zon­te pare­ce abrir paso a un nue­vo esce­na­rio en el que resul­ta­rá más efi­caz la acción polí­ti­ca de los sobe­ra­nis­tas. Con­ven­dría que no nos pre­ci­pi­tá­ra­mos espe­ran­do resul­ta­dos inme­dia­tos. Lo impor­tan­te de este acon­te­ci­mien­to es la posi­bi­li­dad de que se con­si­ga la deter­mi­na­ción de una estra­te­gia que favo­rez­ca la máxi­ma impli­ca­ción del con­jun­to de los sobe­ra­nis­tas en el queha­cer polí­ti­co, diri­gi­do a lo que ten­drían que ser nues­tros obje­ti­vos de mayor alcan­ce.

Es posi­ble que las expec­ta­ti­vas que tie­nen muchos no sean lle­na­das de mane­ra inme­dia­ta. La des­apa­ri­ción del enfren­ta­mien­to fron­tal con Espa­ña –lucha arma­da- no obe­de­ce úni­ca­men­te a la actua­ción poli­cial, sino pri­mor­dial­men­te a la des­afec­ción exis­ten­te en nues­tra colec­ti­vi­dad nacio­nal nava­rra con res­pec­to a una prác­ti­ca que se ha reve­la­do inefi­caz y que sus­ci­ta un fuer­te rece­lo por sus impli­ca­cio­nes huma­nas y socia­les en gene­ral. Sin que se pue­da recha­zar abso­lu­ta­men­te, es cla­ro que no exis­te jus­ti­fi­ca­ción para su uti­li­za­ción sal­vo en casos lími­te. A este res­pec­to, con­ven­drá recor­dar a quie­nes acu­san a los nava­rros de uti­li­zar­la, de que el uso de la vio­len­cia cons­ti­tu­ye la mayor pre­rro­ga­ti­va que se atri­bu­ye un Esta­do –des­de lue­go el espa­ñol-. La legi­ti­mi­dad de su uti­li­za­ción será para­le­la a la que ten­ga cual­quier Esta­do para orde­nar una socie­dad. A los espa­ño­les en gene­ral –y en mayor medi­da a su inte­lec­tua­li­dad y gober­nan­tes- será nece­sa­rio recor­dar­les que ellos han dado por bue­na de hecho la actua­ción vio­len­ta del Esta­do fran­quis­ta y acep­ta­do que los defen­so­res de tal Esta­do for­men par­te del actual sis­te­ma par­la­men­ta­rio.

Des­de la pers­pec­ti­va de los sobe­ra­nis­tas nava­rros se tie­ne cla­ro que la razón del con­flic­to que nos enfren­ta con Espa­ña, es resul­ta­do de la nega­ti­va espa­ño­la a reco­no­cer nues­tra reali­dad nacio­nal. No es un hecho de hoy, pero resul­ta obli­ga­do reafir­mar esta pers­pec­ti­va ante la nega­ti­va espa­ño­la a reco­no­cer su exis­ten­cia. Esta sim­ple acti­tud cons­ti­tu­ye la mues­tra más aca­ba­da de la impo­si­ción espa­ño­la, por­que supo­ne la nega­ti­va a admi­tir el dere­cho indi­vi­dual a deci­dir la colec­ti­vi­dad nacio­nal que corres­pon­de al ser humano. Es más gra­ve la acti­tud espa­ño­la cuan­do vie­ne pre­ce­di­da de una prác­ti­ca de impo­si­ción his­tó­ri­ca, que ha afec­ta­do a tan­tos terri­to­rios a nivel mun­dial a los que se obli­gó a for­mar par­te del Impe­rio espa­ñol a lo lar­go del los últi­mos 500 años. Entre los Pue­blos some­ti­dos a este Impe­rio vie­ne sien­do reco­no­ci­do de mane­ra uni­ver­sal el terri­to­rio del anti­guo Esta­do de Nava­rra; terri­to­rio que siem­pre ha mani­fes­ta­do resis­ten­cia a ser asi­mi­la­do.

En el momen­to pre­sen­te Espa­ña sien­te el ago­bio de una cri­sis nacio­nal a la que pone fon­do la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial. El fra­ca­so nacio­nal que se per­ci­be se tra­du­ce en la reafir­ma­ción de todos los vicios que carac­te­ri­zan his­tó­ri­ca­men­te la iden­ti­dad espa­ño­la. Siem­pre ha esta­do mar­ca­da por el acom­ple­ja­mien­to ante otros impe­rios más exi­to­sos. Ha inten­ta­do ocul­tar su sen­ti­mien­to de infe­rio­ri­dad en la alti­vez y este ras­go últi­mo vuel­ve a inten­si­fi­car­se, cuan­do el actual impe­rio –de dimen­sio­nes penin­su­la­res- es cues­tio­na­do por las aspi­ra­cio­nes nacio­na­les de nava­rros y cata­la­nes. Esta alti­vez se mani­fies­ta en el momen­to pre­sen­te en los plan­tea­mien­tos de los gru­pos polí­ti­cos espa­ño­les con mayor peso social. No obs­tan­te es ali­men­ta­da por la mul­ti­tud de pro­fe­sio­na­les de la infor­ma­ción a la que sumi­nis­tran mate­ria los inte­lec­tua­les orgá­ni­cos, recon­ver­ti­dos a los idea­les de la Espa­ña tra­di­cio­nal de la que el Fran­quis­mo cons­ti­tu­ye la mues­tra más aca­ba­da y recien­te.

El desa­rro­llo de la lucha arma­da duran­te los últi­mos dece­nios ha per­mi­ti­do a la ideo­lo­gía espa­ño­la pre­sen­tar­se como una colec­ti­vi­dad agre­di­da hacia el exte­rior. Hacia den­tro de la pro­pia socie­dad espa­ño­la le ha sumi­nis­tra­do soli­da­ri­dad fren­te a la bru­ta­li­dad vas­ca. Los espa­ño­les han uni­ver­sa­li­za­do la ima­gen del nacio­na­lis­ta vas­co vio­len­to. La per­ti­na­cia de quie­nes han insis­ti­do en pro­se­guir con la lucha arma­da ha faci­li­ta­do las cosas a Espa­ña. Espa­ña ha con­ta­do con el apo­yo del entorno euro­peo y va resul­tar muy difí­cil con­se­guir la modi­fi­ca­ción de esta pers­pec­ti­va en un pla­zo inme­dia­to. Con­ven­dría que no se plan­tea­ran exi­gen­cias des­me­su­ra­das des­de las filas sobe­ra­nis­tas nava­rras. En defi­ni­ti­va la renun­cia de E.T.A. a su prác­ti­ca tra­di­cio­nal repre­sen­ta su fra­ca­so como orga­ni­za­ción. Los espa­ño­les pre­ten­den que este paso se con­vier­ta en una derro­ta extra­po­la­ble al con­jun­to del sobe­ra­nis­mo nava­rro. No es posi­ble olvi­dar que –más allá de la derro­ta de la orga­ni­za­ción arma­da- el obje­ti­vo final espa­ñol lo cons­ti­tu­ye la des­apa­ri­ción del sobe­ra­nis­mo en cuan­to tal.

Espa­ña bus­ca la derro­ta de esta corrien­te y sus diri­gen­tes tie­nen con­cien­cia de la vic­to­ria par­cial que están a pun­to de alcan­zar. De ahí el inte­rés que mues­tran en que apa­rez­can ven­ce­do­res y ven­ci­dos. No insis­ten en la paz, sino en la ren­di­ción. En nin­gún momen­to se plan­tean los espa­ño­les la posi­bi­li­dad de hacer con­ce­sio­nes y resul­ta posi­ble que man­ten­gan su polí­ti­ca de repre­sión segui­da has­ta el momen­to, como el modo más efi­caz de des­man­te­lar cual­quier estra­te­gia sobe­ra­nis­ta. Por lo demás, la inter­ven­ción de ins­tan­cias inter­na­cio­na­les que tra­ba­jan para con­se­guir un acuer­do, no van más allá de la des­apa­ri­ción de las actua­les ten­sio­nes y esta­ble­ci­mien­to de un mar­co de rela­cio­nes polí­ti­cas como los que se deno­mi­nan demo­crá­ti­cos.

En este mar­co en que se le con­ce­de a Espa­ña la com­pe­ten­cia de orga­ni­za­ción elec­to­ral y par­la­men­ta­ria, resul­ta difí­cil que el sobe­ra­nis­mo pue­da con­se­guir sus rei­vin­di­ca­cio­nes. Por otra par­te, es obli­ga­do aten­der los pro­ble­mas deri­va­dos de la exis­ten­cia de pre­sos polí­ti­cos, que con el pre­tex­to de la actua­ción vio­len­ta han per­mi­ti­do a Espa­ña gol­pear con dure­za al sobe­ra­nis­mo ¡Aquí se encuen­tra el prin­ci­pal esco­llo y obje­ti­vo a sal­var y con­se­guir por par­te de los nava­rros! Espa­ña va a jugar con esta baza y enco­nar cual­quier tipo de nego­cia­ción. Los esfuer­zos por alcan­zar la libe­ra­ción de los pre­sos y des­apa­ri­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des pue­den ago­tar la capa­ci­dad de lucha de los sobe­ra­nis­tas. Se pue­de enten­der las resis­ten­cias hacia una solu­ción de amnis­tía –dada la gra­ve­dad de muchas de las accio­nes arma­das- en todo caso se impo­ne la exi­gen­cia de supera­ción de los agra­vios. En defi­ni­ti­va en el ori­gen de toda esta vio­len­cia se encuen­tra la res­pon­sa­bi­li­dad espa­ño­la por haber impues­to su domi­na­ción y repre­sión a Nava­rra. En el caso de que se pre­ten­da esta­ble­cer cuan­ti­ta­ti­va­men­te los sufri­mien­tos es cla­ro que los nava­rros son y han sido las víc­ti­mas prin­ci­pa­les ¡Poco impor­ta! Espa­ña pre­ten­de­rá abru­mar­nos con la espe­ran­za de con­se­guir nues­tro des­áni­mo y ren­di­ción.

La inter­ven­ción de ins­tan­cias inter­na­cio­na­les con expe­rien­cia en la reso­lu­ción de con­flic­tos repre­sen­ta una baza que a la lar­ga pue­de recon­du­cir la situa­ción, pero des­de esas ins­tan­cias se plan­tea­rán igual­men­te exi­gen­cias que pare­ce­rán fre­nar nues­tras aspi­ra­cio­nes. Lo cier­to es que a cor­to y medio pla­zo los esfuer­zos a rea­li­zar en el cam­po sobe­ra­nis­ta son muy con­si­de­ra­bles. Es obli­ga­do la revi­sión de actua­cio­nes pasa­das y el esfuer­zo por con­se­guir pun­tos de acuer­do que faci­li­ten el plan­tea­mien­to de una estra­te­gia ade­cua­da. Siem­pre será nece­sa­rio no dar pasos en fal­sos y evi­tar pre­ci­pi­ta­cio­nes con la mira­da pues­ta en el triun­fo futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *