Hai­tí, país ocu­pa­do- Eduar­do Galeano

Con­sul­te usted cual­quier enci­clo­pe­dia. Pre­gun­te cuál fue el pri­mer país libre en Amé­ri­ca. Reci­bi­rá siem­pre la mis­ma res­pues­ta: Esta­dos Uni­dos. Pero Esta­dos Uni­dos decla­ró su inde­pen­den­cia cuan­do era una nación con 650 mil escla­vos, que siguie­ron sien­do escla­vos duran­te un siglo, y en su pri­me­ra Cons­ti­tu­ción esta­ble­ció que un negro equi­va­lía a las tres quin­tas par­tes de una persona.

Y si a cual­quier enci­clo­pe­dia pre­gun­ta usted cuál fue el pri­mer país que abo­lió la escla­vi­tud, reci­bi­rá siem­pre la mis­ma res­pues­ta: Ingla­te­rra. Pero el pri­mer país que abo­lió la escla­vi­tud no fue Ingla­te­rra sino Hai­tí, que toda­vía sigue expian­do el peca­do de su dignidad.

Los negros escla­vos de Hai­tí habían derro­ta­do al glo­rio­so ejér­ci­to de Napo­león Bona­par­te, y Euro­pa nun­ca per­do­nó esa humi­lla­ción. Hai­tí pagó a Fran­cia, duran­te un siglo y medio, una indem­ni­za­ción gigan­tes­ca, por ser cul­pa­ble de su liber­tad, pero ni eso alcan­zó. Aque­lla inso­len­cia negra sigue dolien­do a los blan­cos amos del mundo.

***

De todo eso sabe­mos poco o nada.

Hai­tí es un país invisible.

Sólo cobró fama cuan­do el terre­mo­to del año 2010 mató más de 200 mil haitianos.

La tra­ge­dia hizo que el país ocu­pa­ra, fugaz­men­te, el pri­mer plano de los medios de comunicación.

Hai­tí no se cono­ce por el talen­to de sus artis­tas, magos de la cha­ta­rra capa­ces de con­ver­tir la basu­ra en her­mo­su­ra, ni por sus haza­ñas his­tó­ri­cas en la gue­rra con­tra la escla­vi­tud y la opre­sión colonial.

Vale la pena repe­tir­lo una vez más, para que los sor­dos escu­chen: Hai­tí fue el país fun­da­dor de la inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca y el pri­me­ro que derro­tó a la escla­vi­tud en el mundo.

Mere­ce mucho más que la noto­rie­dad naci­da de sus desgracias.

***

Actual­men­te, los ejér­ci­tos de varios paí­ses, inclu­yen­do el mío, con­ti­núan ocu­pan­do Hai­tí. ¿Cómo se jus­ti­fi­ca esta inva­sión mili­tar? Pues ale­gan­do que Hai­tí pone en peli­gro la segu­ri­dad internacional.

Nada de nuevo.

Todo a lo lar­go del siglo xix , el ejem­plo de Hai­tí cons­ti­tu­yó una ame­na­za para la segu­ri­dad de los paí­ses que con­ti­nua­ban prac­ti­can­do la escla­vi­tud. Ya lo había dicho Tho­mas Jef­fer­son: de Hai­tí pro­ve­nía la pes­te de la rebe­lión. En Caro­li­na del Sur, por ejem­plo, la ley per­mi­tía encar­ce­lar a cual­quier mari­ne­ro negro, mien­tras su bar­co estu­vie­ra en puer­to, por el ries­go de que pudie­ra con­ta­giar la pes­te anti­es­cla­vis­ta. Y en Bra­sil, esa pes­te se lla­ma­ba «hai­tia­nis­mo».

Ya en el siglo xx, Hai­tí fue inva­di­do por los mari­nes, por ser un país «inse­gu­ro para sus acree­do­res extran­je­ros». Los inva­so­res empe­za­ron por apo­de­rar­se de las adua­nas y entre­ga­ron el Ban­co Nacio­nal al City Bank de Nue­va York. Y ya que esta­ban, se que­da­ron die­ci­nue­ve años.

***

El cru­ce de la fron­te­ra entre la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Hai­tí se lla­ma «El mal paso».

Qui­zás el nom­bre es una señal de alar­ma: está usted entran­do en el mun­do negro, la magia negra, la brujería…

El vudú, la reli­gión que los escla­vos tra­je­ron de Áfri­ca y se nacio­na­li­zó en Hai­tí, no mere­ce lla­mar­se reli­gión. Des­de el pun­to de vis­ta de los pro­pie­ta­rios de la civi­li­za­ción, el vudú es cosa de negros, igno­ran­cia, atra­so, pura supers­ti­ción. La Igle­sia Cató­li­ca, don­de no fal­tan fie­les capa­ces de ven­der uñas de los san­tos y plu­mas del arcán­gel Gabriel, logró que esta supers­ti­ción fue­ra ofi­cial­men­te prohi­bi­da en 1845, 1860, 1896, 1915 y 1942, sin que el pue­blo se die­ra por enterado.

Pero des­de hace ya algu­nos años las sec­tas evan­gé­li­cas se encar­gan de la gue­rra con­tra la supers­ti­ción en Hai­tí. Esas sec­tas vie­nen de Esta­dos Uni­dos, un país que no tie­ne piso 13 en sus edi­fi­cios, ni fila 13 en sus avio­nes, habi­ta­do por civi­li­za­dos cris­tia­nos que creen que Dios hizo el mun­do en una semana.

En ese país, el pre­di­ca­dor evan­gé­li­co Pat Rober­tson expli­có en la tele­vi­sión el terre­mo­to del año 2010. Este pas­tor de almas reve­ló que los negros hai­tia­nos habían con­quis­ta­do la inde­pen­den­cia de Fran­cia a par­tir de una cere­mo­nia vudú, invo­can­do la ayu­da del Dia­blo des­de lo hon­do de la sel­va hai­tia­na. El Dia­blo, que les dio la liber­tad, envió al terre­mo­to para pasar­les la cuenta.

***

¿Has­ta cuán­do segui­rán los sol­da­dos extran­je­ros en Hai­tí? Ellos lle­ga­ron para esta­bi­li­zar y ayu­dar, pero lle­van sie­te años des­ayu­dan­do y des­es­ta­bi­li­zan­do a este país que no los quiere.

La ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí está cos­tan­do a las Nacio­nes Uni­das más de 800 millo­nes de dóla­res por año.

Si las Nacio­nes Uni­das des­ti­na­ran esos fon­dos a la coope­ra­ción téc­ni­ca y la soli­da­ri­dad social, Hai­tí podría reci­bir un buen impul­so al desa­rro­llo de su ener­gía crea­do­ra. Y así se sal­va­ría de sus sal­va­do­res arma­dos, que tie­nen cier­ta ten­den­cia a vio­lar, matar y rega­lar enfer­me­da­des fatales.

Hai­tí no nece­si­ta que nadie ven­ga a mul­ti­pli­car sus cala­mi­da­des. Tam­po­co nece­si­ta la cari­dad de nadie. Como bien dice un anti­guo pro­ver­bio afri­cano, la mano que da está siem­pre arri­ba de la mano que recibe.

Pero Hai­tí sí nece­si­ta soli­da­ri­dad, médi­cos, escue­las, hos­pi­ta­les, y una cola­bo­ra­ción ver­da­de­ra que haga posi­ble el rena­ci­mien­to de su sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, ase­si­na­da por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, el Ban­co Mun­dial y otras socie­da­des filantrópicas.

Para noso­tros, lati­no­ame­ri­ca­nos, esa soli­da­ri­dad es un deber de gra­ti­tud: será la mejor mane­ra de decir gra­cias a esta peque­ña gran nación que en 1804 nos abrió, con su con­ta­gio­so ejem­plo, las puer­tas de la libertad.

(Este artícu­lo está dedi­ca­do a Gui­ller­mo Chif­flet, que fue obli­ga­do a renun­ciar a la Cáma­ra de dipu­tados cuan­do votó con­tra el envío de sol­da­dos uru­gua­yos a Haití.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *