¿Por qué pro­vo­can el caos?- Luis Ocampo

Des­de hace años veni­mos com­pro­ban­do como la frac­ción más depre­da­do­ra y cri­mi­nal del capi­ta­lis­mo anglo-ame­ri­cano, apo­ya­da, sin ape­nas fisu­ras, por el poder mili­tar y mediá­ti­co de esa expre­sión del impe­ria­lis­mo pro­vo­ca el Caos a nivel inter­na­cio­nal, inclu­yen­do en algún gra­do a sus pro­pios territorios.

En esa empre­sa cuen­tan con diver­sos socios a nivel regio­nal o local y casi siem­pre, de algu­na u otra mane­ra, con la coabo­ra­ción del Esta­do sio­nis­ta de Israel, espe­cial­men­te de sus ser­vi­cios secretos.

La inva­sión de Irak y la con­si­guien­te des­truc­ción del entra­ma­do ins­ti­tu­cio­nal y admi­nis­ra­ti­vo de aque­lla socie­dad, fue la pri­me­ra gran expe­rien­cia de esta “nue­va era” del imperialismo.

Hubo quien pen­só que los Esta­dos Uni­dos se habían equi­vo­ca­do de estra­te­gia al no con­se­guir una vic­to­ria mili­tar total en un cor­to perio­do de tiem­po, tal como ellos mis­mos anun­cia­ban que ocu­rri­ría. Pero era evi­den­te que ese obje­ti­vo que nos con­ta­ban era fal­so, que de lo que real­men­te se tra­ta­ba era de des­truir las bases socia­les de Irak, para impo­si­bi­li­tar su recu­pe­ra­ción como Esta­do sobe­rano en varias deca­das, des­es­ta­bi­li­zar la región, abrir un fren­te de gue­rra pro­lon­ga­do que per­mi­tie­ra nego­cios, y simul­ta­nea­men­te mejo­rar el pode­río mili­tar cua­li­ta­ti­va y cuantitativamente.

Esa es des­de enton­ces su polí­ti­ca estra­té­gi­ca de una for­ma cada vez más descarnada.

Los estra­te­gas yan­kees pre­veían que con la cai­da de la Unión Sovié­ti­ca se con­for­ma­ría un mun­do uni­po­lar en el que no habría com­pe­ten­cia algu­na, en nin­gun fren­te, con el impe­ria­lis­mo anglo-americano.

Pero las cosas no han dis­cu­rri­do exac­ta­men­te así. Hubo un perio­do de tiem­po en que la his­to­ria pare­cía dar­les la razón, el pode­río de Esta­dos Uni­dos era incues­tio­na­ble e indis­cu­ti­ble, la Rusia ex-sovié­ti­ca había caí­do en manos de una cama­ri­lla diri­gi­da por un alcohó­li­co, anti­pa­trio­ta ven­di­do a la CIA.

Lati­noa­mé­ri­ca, sal­vo Cuba, esta­ba en manos de gobier­nos entre­ga­dos al impe­rio. Euro­pa orien­tal esta­ba sumi­da en pro­fun­dos pro­ce­sos de des­com­po­si­ción social y huma­na, con­se­cuen­cia del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral impues­to; y Chi­na en una situa­ción inter­na y exter­na com­ple­ja, con bas­tan­tes incertidumbres.

Pero las cosas des­de fina­les de los noven­ta del pasa­do siglo y muy espe­cial­men­te con la entra­da del nue­vo, han ido cam­bian­do sustancialmente.

Rusia, recom­pu­so su sobe­ra­nía y su Esta­do. En lati­noa­mé­ri­ca las fuer­zas pro­gre­sis­tas han ido avan­zan­do de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, actual­men­te con­for­man el gobierno de bue­na par­te de los pai­ses de esa región del mundo.

Pero lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo, en lo que afec­ta a la cues­tión que esta­mos tra­tan­do, Chi­na expe­ri­men­tó un avan­ce eco­nó­mi­co y tec­no­ló­gi­co impre­sio­nan­te que la ha con­ver­ti­do for­mal­men­te el la segun­da eco­no­mía del mun­do, con la segu­ra expec­ta­ti­va de que será la pri­me­ra en pocos años, lugar que de fac­to ya ocupa.

Ade­más de ese pro­ta­go­nis­mo eco­nó­mi­co, Chi­na ha demos­tra­do que tie­ne un pro­yec­to de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les y de orga­ni­za­ción glo­bal mun­dial, en él que el mul­ti­la­te­ra­lis­mo está pre­sen­te, pro­yec­to que avan­za de for­ma impor­tan­te, ello al mar­gen de todas las crí­ti­cas que legi­ti­ma­men­te se pue­dan hacer a ese modelo.

Esa es la gran nove­dad con que la frac­ción más letal y pode­ro­sa del impe­ria­lis­mo yan­kee no con­ta­ba; y lo que le hace reorien­tar sus estra­te­gias a pri­me­ros del siglo XXI.

Esta­dos Uni­dos ha per­di­do ya la pri­ma­cía eco­nó­mi­ca a nivel mun­dial, es impres­cin­di­ble recu­pe­rar­la, para ese sec­tor ultra­reac­cio­na­rio de su blo­que domi­nan­te, que va pro­gre­san­do, como hemos podi­do com­pro­bar estos días, en la con­quis­ta de la hege­mo­nía polí­ti­ca. Y que cuen­ta, des­de lue­go, con el apo­yo mili­tar mayo­ri­ta­rio. Recu­pe­rar la pri­ma­cía eco­nó­mi­ca a nivel mun­dial, para el mode­lo neo­li­be­ral, impues­to a lo lar­go de estas últi­mas déca­das, es una cues­tión vital para la frac­ción del capi­ta­lis­mo defen­so­ra de ese mode­lo. Sin recu­pe­rar ese pri­ma­cía no pue­de sobrevivir.

Para ello uti­li­zan los ins­tru­men­tos en los que sin duda man­tie­ne una cla­ra hege­mo­nía a nivel mun­dial: el mili­tar, la gue­rra, el terro­ris­mo, sin renun­ciar a la acción polí­ti­ca y mediá­ti­ca como com­ple­men­to de la primeras.

Estas acti­vi­da­des gue­rre­ris­tas y terro­ris­tas que uti­li­zan aquí y allá, pare­cie­ran no tener un patrón lógi­co, cohe­ren­te, pero es sólo una pri­me­ra fal­sa impresión.

Todo tie­ne un obje­ti­vo, gene­rar una situa­ción de Caos a nivel inter­na­cio­nal, para éso uti­li­zan pre­fe­ren­te­men­te accio­nes terro­ris­tas que les per­mi­tan influir mediá­ti­ca y polí­ti­ca­men­te para, lle­ga­do el caso, jus­ti­fi­car inter­ven­cio­nes mili­ta­res o cam­bios de régimen.

Cada vez lo hacen más ace­le­ra­da­men­te, por­que son muy cons­cien­tes de que con el paso del tiem­po la situa­ción será más difí­cil de revertir.

Una opción teó­ri­ca sería el ata­que mili­tar direc­to a Chi­na, pero para eso las cosas no están madu­ras en nin­gún terreno. La opción aho­ra es sem­brar el mayor Caos en el table­ro mundial.

El aten­ta­do de Norue­ga, asi como la impo­si­ción del Tea Party al con­jun­to del sis­te­ma polí­ti­co de Esat­dos Uni­dos para alcan­zar un acuer­do que per­mi­te subir el techo de la deu­da públi­ca esta­dou­ni­den­se y por tan­to apla­zar la sus­pen­sión de pagos, son dos cla­ros ejem­plos de lo que decimos.

Es la mis­ma mano la que agi­ta las diver­sas aguas.

La his­to­ria de la huma­ni­dad ha entra­do en una eta­pa espe­cial­men­te crí­ti­ca. La inten­si­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses será bru­tal en los pró­xi­mos tiem­pos. [email protected] des­de lue­go somos mejo­res que ellos , pero eso no es sufi­cien­te, tam­bién hay que ser más capa­ces. Ganar o per­der la gue­rra en la que nos han meti­do es deter­mi­nan­te para el futu­ro de la humanidad.

[email protected] [email protected] supi­mos enfren­tar­nos en el siglo XVI al pri­mer pro­ce­so de domi­na­ción impe­rial-capi­ta­lis­ta, en su eta­pa mer­can­til, con carác­ter glo­bal, al mis­mo tiem­po que defen­día­mos un pro­yec­to sobe­rano, demo­crá­ti­co y de jus­ti­cia social para nues­tro Pueblo.

En esta oca­sión apor­ta­re­mos todo lo que poda­mos y más para con­se­guir con­jun­ta­men­te con otros muchos Pue­blos del mun­do la derro­ta final del imperialismo.

Luis Ocam­po

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Twitter
Facebook
Telegram

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *