Dos- Julen Arzua­ga

Elec­cio­nes gene­ra­les a la vis­ta. Dos son los can­di­da­tos con opcio­nes en el sis­te­ma bipar­ti­dis­ta encu­bier­to espa­ñol. El dato: ambos ex minis­tros de Inte­rior. Nadie se atre­ve­rá a con­si­de­rar el hecho casual. Menos aún irre­le­van­te.

Es sin­to­má­ti­co que en el Esta­do espa­ñol el currí­cu­lum mejor valo­ra­do para optar a pre­si­den­te sea haber­se situa­do al man­do de la tro­pa. No de la que actúa con­tra enemi­gos extran­je­ros en glo­rio­sas gue­rras leja­nas. Ese otro ejér­ci­to de uni­for­ma­dos dedi­ca­dos a man­te­ner a raya a la ciu­da­da­nía den­tro de casa. Cier­to que no es difí­cil tener mejor valo­ra­ción que quie­nes hayan ocu­pa­do minis­te­rios de Eco­no­mía, Cul­tu­ra o de Asun­tos Socia­les, pero no deja de ser demos­tra­ti­vo del nivel socio­po­lí­ti­co que un esta­do deba regir­se por quie­nes osten­ta­ron res­pon­sa­bi­li­da­des en el con­trol interno del país, al man­do de sus apa­ra­tos de coer­ción más rele­van­tes: las Fuer­zas y Cuer­pos de Segu­ri­dad del Esta­do ‑inclui­dos empre­sas y per­so­nal de segu­ri­dad pri­va­da- y los esta­ble­ci­mien­tos de puni­ción por exce­len­cia: las pri­sio­nes. Con­clu­ya­mos, pues, que es para­dig­má­ti­ca la bue­na valo­ra­ción social espa­ño­la del minis­tro de la boca­cha, pica­na, cun­das y cho­pano para posi­cio­nar­lo al fren­te del Esta­do.

Rea­li­zan­do una rápi­da disec­ción de los can­di­da­tos, Mariano Rajoy cogía la car­te­ra con dis­tin­ti­vo dora­do de Inte­rior de manos de Jai­me Mayor Ore­ja en febre­ro de 2001. ETA había dado por fina­li­za­da la tre­gua del pro­ce­so de Liza­rra-Gara­zi y el enton­ces pre­si­den­te, José María Aznar, pre­ci­sa­ba de mano dura. Le dan la bien­ve­ni­da al car­go las foto­gra­fías de las mar­cas de elec­tro­dos en el cuer­po de Iratxe Sor­za­bal y le des­pi­de el ros­tro amo­ra­ta­do de Unai Romano. Rajoy ele­vó el núme­ro de dete­ni­dos, sobre todo en las filas de la disi­den­cia social ‑ope­ra­ti­vos con­tra Hai­ka, Ges­to­ras, Bata­su­na- al tiem­po que dise­ña­ba la Ley de Par­ti­dos. Apos­tan­do por la vía de la repre­sión, dijo aque­llo de que «Quien nego­cia, pre­ten­de ceder. En estas cir­cuns­tan­cias, pier­de siem­pre». Amnis­tía Inter­na­cio­nal e ins­ti­tu­cio­nes de la ONU denun­cian el incre­men­to de la vul­ne­ra­ción de dere­chos.

Pérez Rubal­ca­ba por su par­te, entra en el minis­te­rio en pleno pro­ce­so de Loio­la. Nue­va­men­te, entre sus meda­llas se encuen­tra la del méri­to anti­te­rro­ris­ta ‑caso Fai­sán mediante‑, entor­pe­cien­do un pro­ce­so de deli­ca­da salud des­de el minu­to uno. Más deten­cio­nes, casos de tor­tu­ra con vio­la­ción en comi­sa­ría, en momen­tos en que la lógi­ca impo­ne des­ac­ti­va­ción de vio­len­cias: «el esta­do no está en tre­gua». Habien­do nega­do cien­tos de oca­sio­nes que el ante­rior Gobierno del PSOE capi­ta­nea­do por Feli­pe Gon­zá­lez, en el que tam­bién él par­ti­ci­pó como por­ta­voz, no esta­ba invo­lu­cra­do en el GAL, Rubal­ca­ba no ten­drá remor­di­mien­tos para espe­tar al PP que «los ciu­da­da­nos espa­ño­les mere­cen un Gobierno que no les mien­ta». Amnis­tía Inter­na­cio­nal e ins­ti­tu­cio­nes de la ONU denun­cian el incre­men­to de la vul­ne­ra­ción de dere­chos.

No sólo ambos dos. Los ges­to­res de tra­mas de alcan­ta­ri­lla y fon­dos reser­va­dos han esta­do sal­pi­ca­dos por todo tipo de escán­da­los vin­cu­la­dos con la vio­len­cia y el abu­so del poder. En poco menos de 200 años de his­to­ria, des­de que se ins­tau­ró este minis­te­rio en 1814 bajo dife­ren­te nomen­cla­tu­ra ‑de Gober­na­ción, de Orden Públi­co, de Inte­rior- la res­pon­sa­bi­li­dad de man­te­ner el orden ante disi­den­tes polí­ti­cos, sin­di­ca­les o socia­les ha cam­bia­do de manos en 209 oca­sio­nes ‑siem­pre hom­bres-. Entre los 14 emu­la­do­res del duque de Ahu­ma­da que han ocu­pa­do este pues­to bajo el man­da­to del actual Bor­bón, nin­guno se ha des­ta­ca­do pre­ci­sa­men­te por la mesu­ra y la mode­ra­ción. No tene­mos espa­cio para reco­pi­lar el lis­ta­do de agra­vios de per­so­nas de la cata­du­ra de Fra­ga Iri­bar­ne, Mar­tín Villa, Ibá­ñez Frei­re, Rosón, Barrio­nue­vo, Cor­cue­ra… Segu­ra­men­te será algo inhe­ren­te al car­go de cha­rol, capa y pis­to­la Astra al cin­cho.

Entre las com­pe­ten­cias que acu­mu­la el Minis­te­rio, según el Real Decre­to que lo ins­ti­tu­ye y que no pare­ce que haya des­per­ta­do dema­sia­do inte­rés en sus inqui­li­nos, se encuen­tra la «pro­mo­ción de las con­di­cio­nes para el ejer­ci­cio de los dere­chos fun­da­men­ta­les, espe­cial­men­te en rela­ción con la liber­tad y segu­ri­dad per­so­nal». Una com­pe­ten­cia garan­tis­ta que, sim­ple­men­te, todos olvi­da­ron según acu­den a su pri­me­ra revis­ta en el cuar­tel.

Decía que sería intere­san­te valo­rar ‑pro­ba­ble­men­te, más que polí­ti­ca o socio­ló­gi­ca­men­te, psi­co­ló­gi­ca­men­te- por qué el car­go de Inte­rior da lus­tre a ojos de la ciu­da­da­nía espa­ño­la. Qué tipo de obse­sio­nes se diri­gen a sos­te­ner esa popu­la­ri­dad. Será odio, resen­ti­mien­to, mie­do, sumi­sión… Y des­de el tram­po­lín de Inte­rior, aho­ra se enfren­tan a un nue­vo pano­ra­ma polí­ti­co en Eus­kal Herria. Pano­ra­ma que ambos han inten­ta­do tor­pe­dear por todos los medios. La pre­sa a batir aho­ra no es tan­to ETA, a la que des­de sus des­pa­chos con­si­de­ra­ban tener encon­tra­da la medi­da, sino que apun­tan a Bil­du en par­ti­cu­lar y al inde­pen­den­tis­mo en gene­ral como el peli­gro a con­ju­rar. El can­di­da­to del PSOE indi­ca que se les bati­rá en las urnas ‑de no ser así es de enten­der que se les debe­ría per­mi­tir a los inde­pen­den­tis­tas lle­var a la prác­ti­ca su pro­yec­to polí­ti­co-. El del PP, más expe­di­ti­vo, apues­ta por la ile­ga­li­za­ción. En cual­quier caso, sea quien sea final­men­te el ven­ce­dor, afron­tan una opor­tu­ni­dad sin pre­ce­den­tes, que ten­drán que ges­tio­nar con más habi­li­dad que con la que se emplea­ron en dicho minis­te­rio: la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca. No de Eus­kal Herria, sino del Esta­do que diri­gi­rán, que lo ase­gu­ran de dere­cho. Releo en un libro edi­ta­do en 1966 por un cate­drá­ti­co de dere­cho sal­man­tino: «cuan­do fal­tan garan­tías pro­ce­sa­les, cuan­do los dete­ni­dos y pro­ce­sa­dos no son res­pe­ta­dos, cuan­do hay amplias zonas de la acti­vi­dad públi­ca a las que injus­ti­fi­ca­da­men­te no lle­gan los recur­sos jurí­di­cos, cuan­do el poder polí­ti­co se inmis­cu­ye bajo for­mas dife­ren­te en la actua­ción de los Tri­bu­na­les, cuan­do las juris­dic­cio­nes espe­cia­les actúan con dema­sia­da fre­cuen­cia en sus­ti­tu­ción de la juris­dic­ción ordi­na­ria… enton­ces pue­de decir­se que no exis­ten en modo alguno Esta­do de Dere­cho». Se escri­bió eso augu­rán­do­se enton­ces un cam­bio tras­cen­den­tal, en el que se pudie­ran fijar las bases de un Esta­do de Dere­cho. 45 años más tar­de, esos prin­ci­pios tie­nen abso­lu­ta vigen­cia, pero no plas­ma­ción prác­ti­ca. El desa­fío que tie­nen cual­quie­ra de los dos can­di­da­tos es, pre­ci­sa­men­te, rege­ne­rar un esta­do mal­tre­cho en liber­ta­des, ero­sio­na­do en garan­tías, des­ca­la­bra­do en dere­chos ciu­da­da­nos.

En ese con­tex­to se han seña­la­do las elec­cio­nes gene­ra­les para el día 20 de noviem­bre. Espa­ña se deba­ti­rá entre dos can­di­da­tos: el nos­tál­gi­co y el des­me­mo­ria­do. En Eus­kal Herria lle­na­re­mos las urnas de ansias de liber­tad y demo­cra­cia. Ese día lo hare­mos hon­ran­do la memo­ria de dos com­pa­ñe­ros que no pudie­ron ver esas aspi­ra­cio­nes con­su­ma­das, pero apun­ta­la­ron sus cimien­tos: San­ti Brouard y Josu Mugu­ru­za. ¡Por ellos dos!

Imprimatu

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *