PNV «in Fra­gan­ti»- Ando­ni Txas­ko, Lan­der Gar­cía, Aso­cia­ción de Vic­ti­mas 3 Mar­zo

La expre­sión vie­ne del latín in fla­gran­ti (delic­to), y en cas­te­llano ha evo­lu­cio­na­do a in fra­gan­ti, uti­li­zán­do­se cuan­do alguien es pilla­do en el mis­mo momen­to en que está rea­li­zan­do una acción cen­su­ra­ble. In Fra­gan­ti, con F de Fra­ga y pro­ta­go­ni­zan­do una acción cen­su­ra­ble para las víc­ti­mas del fran­quis­mo, así hemos pilla­do al PNV en el Con­gre­so de Madrid.

Se vota­ba refor­mar la Ley 461977, cono­ci­da como «Ley de Amnis­tía». Naci­da de las entra­ñas del régi­men, que se auto­in­dul­ta de «los deli­tos y fal­tas que pudie­ran haber come­ti­do las auto­ri­da­des, fun­cio­na­rios y agen­tes del orden públi­co con­tra el ejer­ci­cio de los dere­chos de las per­so­nas» (párra­fo lite­ral de su artícu­lo segun­do), en reali­dad es una autén­ti­ca ley de pun­to final que impi­de juz­gar los crí­me­nes de la dic­ta­du­ra. Un obje­ti­vo tan­tas veces escon­di­do por el rela­to ofi­cial que pre­ten­de hacer­nos creer que la amnis­tía era para los pre­sos polí­ti­cos a los que se les per­do­na­ba el inexis­ten­te deli­to de enfren­tar­se al fas­cis­mo.

PSOE, PP, CIU y PNV unie­ron sus votos nega­ti­vos y abs­ten­cio­nes para ava­lar esa ley que garan­ti­za la impu­ni­dad, con argu­men­tos que fue­ron más insul­tan­tes toda­vía. Sobre todo los del por­ta­voz del Gru­po Vas­co que tras anun­ciar la abs­ten­ción de su gru­po se pre­gun­tó «a quién se podría juz­gar», para con­tes­tar­se a con­ti­nua­ción: «como no este­mos pen­san­do en un sena­dor que era el junior del gobierno en los ester­to­res del fran­quis­mo», en lo que era una evi­den­te alu­sión al sena­dor Manuel Fra­ga Iri­bar­ne.

Si se tra­ta­ba de excul­par a Fra­ga de sus res­pon­sa­bi­li­da­des por el tema de la edad, lo de «junior» es cuan­do menos curio­so, por­que entró en el gobierno fran­quis­ta con 40 años, en 1962. Fue minis­tro de Infor­ma­ción y Turis­mo has­ta 1969 y en este pri­mer perio­do, ade­más de bañar­se en Palo­ma­res, tuvo la misión pro­pa­gan­dís­ti­ca de amor­ti­guar en el exte­rior la vul­ne­ra­ción sis­te­má­ti­ca de los dere­chos huma­nos que se pro­du­cía en el Esta­do espa­ñol. En este sen­ti­do se le acu­mu­ló el tra­ba­jo por­que el ase­si­na­to del diri­gen­te comu­nis­ta Julián Gri­mau en 1963 des­per­tó reac­cio­nes diplo­má­ti­cas en todo el mun­do y Fra­ga se con­vir­tió en un agen­te muy acti­vo para neu­tra­li­zar la reper­cu­sión de este fusi­la­mien­to en el pano­ra­ma inter­na­cio­nal. Otro tan­to con las eje­cu­cio­nes a garro­te vil per­pe­tra­das ese mis­mo año con­tra los anar­quis­tas Fran­cis­co Gra­na­dos y Joa­quín Del­ga­do. Los gue­rri­lle­ros anti­fas­cis­tas Ramón Vila Cara­cre­ma­da y José Cas­tro O Pilo­to tam­bién fue­ron ase­si­na­dos por las balas de su gobierno, en 1963 y 1965 res­pec­ti­va­men­te. Al igual que el joven Enri­que Ruano, que moría bajo cus­to­dia poli­cial a comien­zos de 1969 al «caer» mania­ta­do des­de un sép­ti­mo piso en Madrid tras ser bru­tal­men­te tor­tu­ra­do.

El balan­ce repre­si­vo en Eus­kal Herria de esa pri­me­ra fase (1962−1969) en la que el actual sena­dor par­ti­ci­pó en el gobierno y por tan­to es res­pon­sa­ble de esa vio­len­cia terro­ris­ta de esta­do, tam­bién es sufi­cien­te­men­te trá­gi­co como para que el PNV se per­mi­ta el lujo de pasar de pun­ti­llas. Más si cabe cuan­do dos miem­bros de EGI-Bata­su­na, orga­ni­za­ción con vin­cu­la­cio­nes direc­tas con las estruc­tu­ras del PNV, murie­ron en abril de 1969 cuan­do pre­pa­ra­ban una acción con explo­si­vos diri­gi­da a con­tra­rres­tar la pro­pa­gan­da del régi­men diri­gi­da por Fra­ga des­de su minis­te­rio. Pue­de que al PNV le inco­mo­de la memo­ria de Jokin Arta­jo y Alber­to Asur­men­di, pero somos muchos los que nun­ca olvi­da­re­mos su sacri­fi­cio y com­pro­mi­so. Por eso tam­bién que­re­mos recor­dar al res­to de víc­ti­mas y lucha­do­res anti­fran­quis­tas ase­si­na­dos en Eus­kal Herria duran­te esos años de «infor­ma­ción y turis­mo»: Vicen­te Lertxun­di (27−12−1962), Jesús do San­tos (22−01−1965), Goñi (6−06−1965), Manuel Tho­mas (13−3−1966), Miguel Itur­be (11−09−1967), José María Que­sa­da (17−01−1968), Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta (7−06−1968), Segun­do Urtea­ga (15−5−1969) y Félix Arnaiz (2−08−1969). El 29 octu­bre de 1969 Fra­ga aca­bó su pri­mer perio­do como minis­tro y pre­ci­sa­men­te dejó la car­te­ra en el mis­mo momen­to que en Eran­dio la poli­cía mata­ba a Antxon Fer­nán­dez y Josu Murue­ta en la repre­sión con­tra las pro­tes­tas por la con­ta­mi­na­ción atmos­fé­ri­ca.

Recién muer­to Fran­co, con las estruc­tu­ras del régi­men intac­tas, Fra­ga vol­ve­ría al gobierno el 12 de diciem­bre de 1975. Sólo en los 20 días ante­rio­res las balas fran­quis­tas ya habían deja­do cua­tro muer­tes en Eus­kal Herria: Ángel Espar­za (25 de octu­bre de 1975), Kol­do López de Gere­ñu (2 de diciem­bre de 1975), José Ramón Rekar­te (4 de diciem­bre de 1975) y Kepa Tolo­sa (9 de diciem­bre de 1975). En ese ambien­te com­pli­ca­do tras la muer­te de su dic­ta­dor favo­ri­to; Fra­ga entra a lo gran­de como vice­pre­si­den­te y minis­tro de Gober­na­ción.

Estu­vo en el car­go poco más de seis meses, has­ta julio de 1976. Acu­ñó la famo­sa fra­se «la calle es mía», y este es el regue­ro de san­gre que acom­pa­ñó a su estan­cia como res­pon­sa­ble de las fuer­zas de orden públi­co: Teó­fi­lo del Valle (Elda, 24 de febre­ro de 1976); Romual­do Barro­so, Pedro María Mar­tí­nez Ocio, Fran­cis­co Aznar, José Cas­ti­llo y Bien­ve­ni­do Pere­da (Gas­teiz, 3 de mar­zo de 1976), Juan Gabriel Rodri­go (Tarra­go­na, 6 de mar­zo de 1976), Vicen­te Antón Ferre­ro (Basau­ri, 8 de mar­zo de 1976), Oriol Solé (Auritz-Bur­ge­te, 7 de abril de 1976), Feli­pe Suá­rez (Zarautz, 12 de abril de 1976), Manuel Gar­men­dia Kor­ta (Bera, 18 de abril de 1976), Ber­nar­do Bidao­la Txi­rri­ta (Etxa­lar, 24 de abril de 1976); Ricar­do Gar­cía y Aniano Jimé­nez (Mon­te­ju­rra, 8 de mayo de 1976) y Alber­to Soli­ño (Eibar, 12 de junio de 1976).

El 5 de julio de 1976 dejó el car­go, pero la repre­sión no se aca­bó. Nor­mi Mentxa­ka es ase­si­na­da en San­tur­tzi a las 72 horas de que Mar­tín Villa cogie­ra su rele­vo en la car­te­ra de Inte­rior, con lo que ini­cia­ría otra lar­ga lis­ta de víc­ti­mas poli­cia­les y para­po­li­cia­les bajo su man­da­to. Esto deja en evi­den­cia que aun­que es una refe­ren­cia en la mate­ria, la impu­ni­dad espa­ño­la no es patri­mo­nio exclu­si­vo de Fra­ga. Son muchos los fran­quis­tas que siguen vivos y tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des en las actua­cio­nes de sus res­pec­ti­vos gobier­nos, así que no nos olvi­de­mos de la ver­da­de­ra dimen­sión de las atro­ci­da­des come­ti­das y de la impu­ni­dad rei­nan­te gra­cias entre otras cosas a la Ley 461977.

El PNV, antes de pre­gun­tar­se a quién vamos a juz­gar, debe­ría actuar con más cohe­ren­cia, que ya es mayor­ci­to (maña­na cum­ple 116 años, 27 más que Manuel Fra­ga).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *